Canario Negro: Fuego

Dinah Lance tiene 13 años y está a punto de descubrir que su vida no es lo que parece.

Por
0
1191

Edición original: Black Canary – Ignite.
Edición nacional/ España:.
Guion: Meg Cabot.
Dibujo: Cara McGee.
Entintado: Cara Mcgee.
Color: Caitlin Quirk.
Formato: Tomo rústica, 144 páginas.
Precio: 9,95 euros.

Tras la primera oleada de novelas gráficas de DC Ink, editadas por Hidra, compuesta por Superhero Girls, Harley Quinn y Hola Liga de la Justicia, llegan dos nuevas incorporaciones, Raven y Canario Negro, para aumentar un catálogo ya de por si interesante, con el que continuar la senda abierta de obras enfocadas a un público juvenil.

La fórmula que se utiliza en estos comics es ya bien conocida, pues con la llegada a España de estos trabajos, ha quedado patente que se pone foco sobre importantes personajes de la editorial de Burbank, a los que se les somete a un severo tratamiento de adaptación, fuera de continuidad, pero sin perder la coherencia del personaje. Y es que algo fundamental que el personaje o personajes sean perfectamente reconocibles dentro de este tipo de obras si no se quiere perder el factor de adherencia del lector hacia los personajes.

Con el objetivo marcado y con tres obras ya publicadas, que demuestran lo anteriormente descrito, encaramos la reseña de Canario Negro – Fuego, de Meg Cabot con dibujos de Cara McGee, para ver si continúa adscrita a esta línea de trabajo.

Canario Negro – Fuego centra su atención en una Dinah Lance de 13 años, que va al instituto, que tiene claro quién es y lo que desea hacer con su vida, pues de alguna forma siente el impulso de ser policía, como su padre, y poder resolver crímenes en la peligrosa ciudad de Gotham.

En esta historia autoconclusiva de presentación se plantea no solo el propio estatus del personaje, sino también como debe enfrentarse a su pasado familiar y a una misteriosa persona que parece tener un especial interés en su familia y en Dinah en particular.

Meg Cabot, para todos aquellos que no puedan situar su nombre, es la escritora de la exitosa serie de novelas, Diario de una Princesa, de las cuales la propia Disney ha producido dos películas. Entre los años 2000 y 2009 se publicaron 10 entregas, colocándose entre los primeros puestos de la lista de libros juveniles más vendidos del New York Times. Sin embargo, Meg Cabot, no se ha limitado a explotar esta franquicia de forma activa, sino que tiene obras para adultos, series netamente infantiles, libros ilustrados, historias cortas, novelas románticas, así como varias sagas más como son Avalon High y 1-800 ¿dónde estás? En resumen, una autora prolífica, capaz de enfrentarse con solvencia a todo tipo de géneros y con capacidad de abordar obras para un amplio espectro de lectores.

Con semejante currículo dentro de las letras su incursión en el noveno arte se traduce en un trabajo sin florituras, centrado en plasmar una historia de corte directo, en la que la caracterización es su baza más fuerte, sin entrar en disertaciones profundas que puedan disgregar las intenciones de la obra. Un trabajo sencillo, que no simple, fluido y enérgico. Cabot, trabaja bien la traslación de la adolescencia a los personajes que son el eje central de la historia, con un ejercicio de clara diferenciación entre Dinah y sus dos amigas, mientras busca que avance en su autoconocimiento personal. Y es que un lector afín al personaje verá como Dinah vive situaciones que le resultan muy cercanas en esa búsqueda del yo, del individuo, que se vive al inicio de la adolescencia y que marca una de las fases más relevantes, complejas y determinantes de la experiencia de vida de toda persona.

La obra puede resultar superficial a un lector más rodado y asentado ya en la madurez, pues no va dirigida a su perfil y si a alguien más preocupado por saber cuál es su sitio en el mundo. Dicho mensaje existe, pero no se traslada, ni proyecta, de forma paternalista, sino de manera muy soterrada a través de la propia historia que derrocha en todo momento el sabor de la inocencia.

Dicha inocencia se ve reforzada por el trabajo de Cara McGee, que realiza una puesta en escena en la que se perciben a la perfección el uso de efectos gráficos propios del manga que permiten crear una interesante fusión visual. Una fusión que se traslada a un dibujo ágil, sencillo, muy expresivo, que se integra bien con la propuesta general de la obra y permite acercarse al lector tipo al quien va dirigido este trabajo.

Canario Negro – Fuego es una novela gráfica de rápida digestión, con suficiente poso como para resultar interesante a sus lectores y sin exceso de moralina, que además llega con una cuidada edición y un precio contenido que la hace más atractiva para el lector medio al que va dirigida. Una propuesta muy necesaria en el actual mercado.

Edición original: Black Canary - Ignite. Edición nacional/ España:. Guion: Meg Cabot. Dibujo: Cara McGee. Entintado: Cara Mcgee. Color: Caitlin Quirk. Formato: Tomo rústica, 144 páginas. Precio: 9,95 euros. Tras la primera oleada de novelas gráficas de DC Ink, editadas por Hidra, compuesta por Superhero Girls, Harley Quinn y Hola…

Interesante propuesta.

Guion - 7
Dibujo - 7
Interés - 8

7.3

Un trabajo muy focalizado y con intenciones muy concretas que se manifiestan abiertamente para llegar a un lector muy concreto. Un primer paso en la historia de esta Dinah que funciona gracias a una puesta en escena sencilla, centrada en plasmar los pormenores de la adolescencia dentro del género superheroico.

Vosotros puntuáis: 7.32 ( 7 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments