Body Bags: Teorías de la violencia

Por
13
1362
 

Edición original: Body Bags v.1 Father’s Day, Body Bags v.2 Theories of violence (Image)
Edición nacional/ España: Aleta Ediciones. Diciembre 2013.
Guión: Jason Pearson.
Dibujo: Jason Pearson.
Entintado: Jason Pearson.
Color: Jason Pearson, Dave Stewart, Stine Walsh.
Formato: Rústica. 240 págs.
Precio: 24,95€.

 

Aleta Ediciones recupera una de los cómics más polémicos de los 90, el Body Bags del espectacular (e increíblemente lento) Jason Pearson, que narra las aventuras de un padre y una hija que trabajan juntos como cazarrecompensas. Una historia llena de violencia recopilada en un único tomo que reúne todas las apariciones hasta la fecha de esta peculiar pareja.

Los años 90 vieron florecer multitud de estudios donde se juntaban artistas de sensibilidades artísticas similares y producían obras de creación personal de los autores. Quizás los más conocidos fueron los que se crearon al amparo del sello Image como los Extreme Studios, con Rob Liefeld como cabeza visible, o Homage Studio, de donde surgieron Jim Lee, Marc Silvestri o Whilce Portaccio que luego crearon sus propios estudios y sellos editoriales. Posiblemente uno de los estudios que reunió más talento de todos fue el Gaijin Studios, un grupo de artistas con sede en Atlanta formado por nombres tan ilustres como Brian Stelfreeze, Adam Hughes, Cully Hammer, Dave Johnson, Tony Harris, Karl Story, Laura Martin o el propio Jason Pearson. Lamentablemente, el talento de estos artistas era inversamente proporcional a su capacidad de producir cómics de forma regular, y la producción del estudio fue más bien escasa durante sus casi 20 años de existencia (el estudio se disolvió oficialmente en el 2010).

Body Bags fue una de las series que el estudio produjo durante los años 90 y se puede considerar una hija de su tiempo. Originalmente la historia iba a ser incluida en una serie antológica de los Gaijin Studios distribuida por Image pero el proyecto no cuajó y finalmente Body Bags acabó publicada por Dark Horse en 1996 como una miniserie de cuatro números. La historia, escrita y dibujada por Jason Pearson, tiene todas las características de las obras “molonas” surgidas a la estela del éxito de Image, donde el dibujo tiene más importancia que la historia y en el que la actitud de los personajes sustituye al desarrollo de los mismos. Además, la serie contó con su buena dosis de polémica debido al uso que hace Pearson de la violencia y la sensualidad durante todo el relato.

Arte de Jason Pearson para Body Bags #1Interior_body_bags_teorias_violencia_2Interior_body_bags_teorias_violencia_3
Arte de Jason Pearson para Body Bags #1

En la primera miniserie, Pearson nos presenta a Mack “Carapayaso” y al “Abuelo” Sekula, dos de los Body Baggers (cazarrecompensas homologados por ley) más importantes de ciudad Terminus, que están enfrascados en un enfrentamiento con un Body Bagger rival que quiere sacarlos del negocio. Las cosas se complicarán para Mack cuando entre en escena Panda, su hija de 14 años a la que no veía desde hace 10 años y que ha regresado a la ciudad para aprender el trabajo de su padre. Juntos tendrán que sobrevivir a los intentos de asesinato de sus rivales si antes no se matan entre ellos.

Como comentaba un poco más arriba, la historia de esta miniserie es lo de menos, ya que apenas sirve para presentar a los personajes y mostrar un poco del mundo en el que se mueven, aunque esto último apenas queda vislumbrado por un par de referencias que se hacen a lo largo de la historia. Lo importante de esta miniserie es mostrar unos personajes llamativos y dar la oportunidad de lucirse con el dibujo a Jason Pearson y en ambos casos el resultado se cumple y con creces. El apartado gráfico es sobresaliente y el arte de Pearson, enormemente detallado, destaca sin problemas. Con un estilo poco realista y casi caricaturesco consigue un gran dinamismo en las escenas de acción y una excelente caracterización y expresividad de los personajes. En este apartado Pearson demuestra una excelente mano para el diseño ya que tanto el aspecto de Panda como, sobre todo, el de Carapayaso son llamativos e icónicos. En el personaje de Carapayaso consigue sacarle un gran partido al diseño de la máscara, un enorme smiley, con el que logra dotar al personaje de un toque perturbador a partir de un elemento muy simple.

Uno de los aspectos que más llamativos de esta historia es el elevado grado de violencia presente en todo el relato. Esto de por si no debería ser motivo de polémica ya que otras obras de la misma época también contaban con mucha violencia en sus páginas, como por ejemplo Sin City de Frank Miller, pero en el caso de Body Bags, Pearson se excede con el grado de crueldad en algunos momentos. El más impactante de ellos es, sin duda, ese en el que Carapayaso apuñala a una mujer embarazada para conseguir cierta información. Otro ejemplo es la crudeza con la que Pearson muestra una pelea entre Carapayaso y Panda cuando ésta le cuestiona sus actos. No hay que olvidar que el personaje de Panda sólo tiene 14 años por lo que resulta perturbador ese grado de violencia ejercida contra una menor de edad. Este uso de la violencia en la miniserie hace que el lector no acabe de entender muy bien el tono de la serie, ya que la falta de profundidad de los personajes y su diseño exagerado hace que no se pueda tomar en serio pero si pretende ser una obra dotada de humor (negrísimo) resulta fallida al extralimitarse en la forma de reflejar el mundo violento en el que viven los personajes.

Arte Jason Pearson para Body Bags: 3 the Hard Way, donde se aprecia la evolución del artista
Arte Jason Pearson para Body Bags: 3 the Hard Way, donde se aprecia la evolución del artista

El tomo incluye otras historias protagonizadas por los personajes, Dale a la palanca y Una bala, que aparecieron como sendos números únicos en 2006 y 2008 respectivamente. En estas dos historias en tono del relato es decididamente humorístico (aunque siga siendo humor muy negro) y la violencia, aunque siga siendo muy alta, está usada de una forma menos perturbadora que en la miniserie original. Ambas historias aprovechan mejor la química entre ambos personajes y éstos quedan mejor caracterizados, Panda como una bocazas temeraria y Carapayaso como un expeditivo tipo duro. Aunque las dos historias son simples entretenimientos que no pretenden ir más allá, funcionan mejor que la miniserie ya que parecen más fieles a la imagen que trasmiten los personajes. El hecho que pasaran 10 años entre la publicación de la miniserie y la aparición de estos números únicos permite apreciar la evolución del dibujo de Jason Pearson en este tiempo. En las obras más recientes, el trazo de Pearson se ha vuelto más preciso sin perder ni un ápice de su detallismo y dinamismo característicos, utilizando un entintado de línea más fina que permite resaltar aun más los detalles de su dibujo.

Estamos ante una obra que es puro disfrute visual gracias al talento de un autor, Jason Pearson, que lamentablemente no se prodiga más dibujando historias completas por lo que siempre es de agradecer que aparezca material suyo, aunque sea un divertimento tan inquietante como el que ofrece esta serie.

13 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ocioso
Ocioso
Lector
21 diciembre, 2013 13:38

“…donde el dibujo tiene más importancia que la historia”

Y donde las perolas de la enana tienen mas importancia que el dibujo.
Vaya churro de reseña. Lo mas importante de la serie y ni una sola mención.

Aruso
Aruso
Lector
21 diciembre, 2013 14:01

¿La cría del dibujo se supone que tiene 14 años? Vaya tela. Después son los japoneses los que se llevan la fama de pervertidos con el loli y tal XD

elrulo
elrulo
Lector
21 diciembre, 2013 14:10

Aruso, creo que no conoces muchas crías de 14 años de hoy en día… XD

Aruso
Aruso
Lector
21 diciembre, 2013 14:20

¿Me estas diciendo que ahora las crías de 14 se gastan ese pechamen? Pues debe ser que a los 18 se les desinflan porque a pocas de ventitantos he visto tan bien dotadas.
Ays ojalá no hubiese nacido hace tanto…

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
21 diciembre, 2013 15:09

Buena reseña, Alejandro. Además me has dado otra día para un auto regalo de cumpleaños-Navidad. Ahora a ver que cojo.
P.D: Doy fe de que hay niñas de catorce años con unas tetas de tamaño similar XDD

Spirit
Spirit
Lector
21 diciembre, 2013 15:28

Ahora entiendo por qué le van marcando tanto paquete a Robin, hay que estar a la altura.

Sobre el tebeo en sí; 25 euros por una producción noventera, aunque sea de 240 páginas, no es mucho?

flpx
flpx
Lector
21 diciembre, 2013 20:08

En estas fechas 25€ por este cómic me parece a mi que son muchos euros

Ocioso
Ocioso
Lector
21 diciembre, 2013 20:16

No se si estais de ir a la compra, pero os aseguro que 25 euros por un par de pechugas es caro.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
21 diciembre, 2013 23:42

Gastarse las pelas en su momento y ahora lo reeditan con todo aquello que los capullos de Norma no les salio del piloro editar….
En cuanto a las tetas de pan, recordemos que en los usa las crias se operan mu jovenes ( y que las visten como Guti y van a clase von el culo roto)
Feliz navidad negaticeros

manolin
manolin
Lector
22 diciembre, 2013 10:28

Es tan poquito lo que hemos podido disfrutar de Pearson en nuestro pais que me lo compraré (o me lo regalarán) si o si. Es una curiosidad de los 90, mientras que dibujantes horrendos como Pacella, Marc Gustovich, etc.. se prodigaban cosa mala, dibujantes como los arriba nombrados y otros como Dale Keown o Travis Charest trabajaban poquísimo, porque cogian con una editorial como Image, y con lo que ganaban con merchadising, derechos, etc… dibujar un comic de vez en cuando y después estar un par de años ganduleando y dedicándose a temas empresariales entre un comic y otro… no eran asalariados de una editorial, como siempre habia sucedido en Marvel y DC, lo cual era justo para ellos sin duda, ojala muchos dibujantes maltratados por las dos grandes hubieran podido difrutar más del fruto de su trabajo, pero tuvo esta consecuencia negativa para los lectores, la producción de estos fué mucho menor que si hubieran estado esclavizados por una de las dos grandes.
Por cierto ¿es cierto que el Pearson ha tenido en estos últimos años profundas depresiones que lo han hecho pensar incluco en el suiicidio? Lo leí por ahí y me impresionó mucho.

marcus
marcus
Lector
22 diciembre, 2013 16:28

¿Comprarme un cómic sólo por el dibujo? Creo que paso.

bgd1977
bgd1977
Lector
23 diciembre, 2013 14:11

Lo pille en su momento en numeros sueltos cuando salio en Dark Horse. Por aquella epoca, yo estaba entre el instituto y la universidad me parecio que era de lo mejorcito. Definitivamente era otra epoca, cuando triunfaban dibujantes tipo Jim Lee, Marc Silvestri o el innombrable Rob Liefield y los guionistas no eran precisamente lo que hacia que se vendieran comics. De todos estos Jason Pearson me parecia que se salia un poco de lo comun con su estilo un poco “cartoon” y que luego desarrollo y perfecciono gente como Humberto Ramos. Una pena que como decis tardara tantisimo en dibujar y que por ello su produccion se resintiera. Me hubiera gustado disfrutar mas de el y Body Bags

Tronak el Karbaro
Tronak el Karbaro
Lector
8 enero, 2014 14:03

Pues diréis lo que queráis, pero es jodidamente divertido y el dibujo se sale. Recomendable para los amantes del hunor muuuuuuy negro. A mí me ancanta (trabajar en hospitales es lo que tiene, se desarrolla un sentido del humor muuuuy cafre, quizá como autodefensa)