Blue Lock 1-8, de KANESHIRO Muneyuki y NOMURA Yasuke

0
1661

Edición original: Blue Lock (ブルーロック) (Kodansha, 2018)
Edición nacional/España: Blue Lock (Planeta Cómics, 2022)
Dibujo: NOMURA Yasuke
Guion: KANESHIRO Muneyuki
Traducción: Andrea Bernal
Género: Acción/Deportes/Battle royale/Escolar
Formato: Rústica. 208 páginas. 7,95€

¿Battle royale de fútbol? Messirve

«Tengo que derrotar a los que son más fuertes que yo…¡o nada cambiará!.»

Blue Lock

¡Arriba chuta la vict… no este no es, aunque también salgan monstruos. ¡Oliver, Benj… no, me da que eses dos no salen, como solo juegan los delanteros podía ser. Mira que controlo poco de fútbol, pero al ver el nombre de KANESHIRO Muneyuki, guionista de Jagaan, As the gods will y Grashros había que ver qué locura sacaban ahora. El manga es un regate a los spokon increíble, con unas cuotas de acción y adrenalina que funcionan como un tiro.

Para la equipación del guion han cogido el género escolar con un battle royale de 300 chavales y todos a jugar al fútbol hasta que solo quede uno. Y luego más le vale ganar la Copa Mundial para Japón. Como protagonista tenemos a Isagi Yoichi, delantero que quedó a las puertas de entrar en el torneo nacional de fútbol del instinto, es seleccionado para el Proyecto Blue Lock. ¿Y qué es el proyecto Blue Lock preguntarán los aficionados menos avispados? Pues lo dice el nombre, Lock de todos encerrados a patear balón y compañeros por igual y Blue de que te puedes deprimir pero nunca perder, que la puerta es solo de salida.

Blue Lock

El apartado gráfico es como una ronda de penaltis en la final, intenso hasta decir basta. Desde la kinestetica de los partidos hasta las deformaciones de sus personajes que parece que tengan bobinas descargando electricidad por pupilas, la potencia de las viñetas te van tener pegado al televisor las páginas. Es increíble cómo no solo las líneas de movimiento y los efectos especiales, sino que hasta los bocadillos de diálogo y cuadros de texto enmarcan la acción durante los partidos. Las entradas al campo rival se sienten como invasiones bélicas, los tiros a puerta son cañonazos con los músculos de los jugadores como tanques y las derrotas, son muertes agónicas casi definitivas.

Blue Lock
Empiezan metiéndose balonazos en toda la jota pero luego ya pasan a partidos normales.

El manga entra por los ojos, en más de un sentido. Son esas miradas de deseo ávido de victoria, donde el monstruo más egoísta es el que más hace hervir la sangre del lector. Tiene una parte de shonen muy curiosa pues durante los partidos/batalla son capaces de desarrollar (o arriesgar) nuevas técnicas para anotar el siguiente gol. Una suerte de power up que se mantiene dentro de los límites del fútbol por muy poco (aquí no hay tiro del águila o guadañas mortales, lo siento).
En cuanto a su guion y estructura nos encontramos con algo tan sencillo que parece mentira que no se le haya ocurrido a alguien antes. Con unos personajes muy bien desarrollados y caracterizados encontramos el plantel típoco de un spokon. El protagonista con menor capacidad del grupo pero habilidades que va desarrollando a fuerza de voluntad, el callado pero matón, el matón que no calla, el alivio cómico y luego los excéntricos que dan esas notas disonantes que tan bien pegan en estas series de tantos personajes.

Como también es habitual en los spokon, al protagonista le han colocado un compañero inseparable para dar lugar a una sinergia interesante, o reacción química como le llaman aquí. Al ser Blue Lock también un battle royale este rol es peligroso, una alianza temporal que altera la dinámica que de genera entre ambos. Así Bacchira se ha convertido en un personaje tanto o más relevante que el propio Isagi, siendo el primero del que conocemos en profundidad el trasfondo de su infancia y de los que el público más se ha prendado por sus excentricidades.

Blue Lock

A partir de aquí son muchos los personajes que entran y salen del equipo de Isagi, haciendo y deshaciendo amistades por el camino. Una voragine de juego en equipo para luego buscar el egoísmo más puro y alzarse como el mejor delantero de todo Blue Lock.

La figura de Ego, el director del proyecto, está a caballo entre entrenador de fútbol y maestro de ceremonias macabras. Quizás más lo segundo. Una mente maestra que mueve a los jugadores como fichas a placer al mismo tiempo que las exprime para sacarle su máximo potencial. Por ahora no tiene más relevancia que esa figura en las sombras, pero seguro que más adelante se revelará más villano si es posible. Esperemos que no se le revelen todos los que tiene dentro del proyecto y le terminen usando la cabeza como balón.

Si te gusta el manga y el fútbol te va enganchar desde el minuto 1, si te molan los battle royale esta obra es una vuelta de tuerca única y muy vistosa, incluso si solo te van los shonen o spokon esta obra es un filón por su arte y sus personajes perfectamente nivelados y confrontados.

Blue Lock

Lo mejor

• Una mezcla curiosa con un resultado que ya va ganando por goleada desde la primera parte.
• Tanto los personajes como el arte entran con la fuerza de un trallazo prohibido.

Lo peor

• Solo hay un personaje femenino y tienen que salvar poniendo un par de jugadores con pelo largo, algo raro es.

Guión - 8.5
Dibujo - 8.8
Interés - 8.5

8.6

Disparo certero

El deporte rey obtiene un nuevo súbdito en forma de manga, un buen partido donde se juntan los mejores jugadores de cada género, retransmitido en alta calidad.

Vosotros puntuáis: 9.26 ( 4 votos)
Subscribe
Notifícame
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments