Batman: Terror sagrado

Por
5
2475
 


Edición original: DC Comics – 1991
Edición España: Ediciones Zinco – 1992
Guión: Alan Brennert
Dibujo: Norman Breyfogle
Entintado: Norman Breyfogle
Color: Lovern Kindizierski
Portada: Norman Breyfogle
Precio: 525 pesetas (tomo en formato prestigio de 48 páginas)

 

La primera reseña del año completa un díptico a través del cual quiero hacer un pequeño repaso a dos proyectos especiales centrados en el caballero oscuro e ilustrados por Norman Breyfogle. Un año antes de la aparición de la novela gráfica dedicada a Ra´s al Ghul, don Norm tuvo oportunidad de prestar lápices y pinceles a otra singular aventura del Detective: un tomo en formato prestigio –tan ubicuo hace veinticinco años como desaparecido a día de hoy- enmarcado dentro del sello Elseworlds u Otrosmundos.

Terror sagrado plantea una nueva vuelta de tuerca al hecho determinante para el nacimiento de Batman: el asesinato de los progenitores de Bruce Wayne. La novedad viene dada por el hecho de que en esta ocasión, los acontecimientos se desarrollan en unos Estados Unidos articulados en torno a la forma de una comunidad teocrática de Estados. En esta Tierra, el lord protector británico Oliver Cromwell vivió diez años más que en la nuestra, por lo que el régimen instaurado tras el derrocamiento de Carlos I en el Reino Unido tuvo ocasión de consolidarse. La mancomunidad estadounidense es un Estado totalitario controlado por feroces fanáticos religiosos que controlan con puño de hierro una sociedad donde no existe división entre el poder público y el altar. Bruce Wayne es un joven que ha decidido seguir la carrera sacerdotal y consagrar su vida a Dios. Un encuentro con el inquisidor James Gordon –responsable de las investigaciones del doble asesinato del matrimonio Wayne- revela al joven ministro que las muertes de su padre y de su madre obedecían a una orden proveniente de las más altas esferas. Decidido a vindicar a sus progenitores, Bruce viste el manto del murciélago y se adentra en las cloacas del poder.

La historia presenta como escenario principal un mundo en el que Batman se alza como único héroe en un mundo donde la primera superpotencia o, más correctamente, sus gobernantes han hecho todo lo posible por controlar cualquier aparición metahumana. Los hombres y mujeres llamados a vestir el manto superheroico a partir de la edad dorada han sido aprisionados o ejecutados. El hombre murciélago se convierte, en consecuencia, en un luchador contra el sistema, lo cual constituye una curiosa novedad en un personaje que, en realidad, contribuye a mantener un statu quo en la práctica totalidad de sus versiones restantes (empezando por la original). Batman se convierte pues, en un paladín que libra una batalla –quizá en este caso cruzada- de otro tipo pero igualmente perdida. En la continuidad (ejem) principal (ujum) el señor de la noche está enzarzado en constante batalla con los bajos fondos de una ciudad que parece no tener remedio. Su función es la de ser muro de contención para evitar que la locura inherente a sus adversarios (todos con las tuercas más o menos flojas) invada el resto de un sistema que permanece inalterado. En Terror sagrado, Bruce Wayne se alza en solitario contra una estructura que no permite más credo que el que la rige a sí misma. ¿Qué posibilidades tiene de vencer? Quizá, ninguna, como dejan entrever los autores en uno de los momentos climáticos de la historia. Batman es una criatura de la noche y como tal, habitante de la oscuridad, unos tonos y unos colores poco dados a albergar una esperanza que, tradicionalmente, estaba depositada en otro superhéroe de la casa. Sin embargo, no por ello renunciará Bruce a su intención de combatir el sistema mientras se aferra a la idea de que la divinidad, la auténtica, está muy por encima de las mezquindades humanas.

Por lo que respecta al equipo creativo, hay destacar la presencia en la parte literaria del escritor Alan Brennert. Guionista televisivo en series tan conocidas como La Mujer Maravilla o La ley de Los Ángeles, el caballero ha firmado unos cuantos tebeos en Marvel y sobre todo en DC, estando vinculado en esta segunda editorial al caballero nocturno. Por su parte, don Norm hizo lo que mejor sabía hacer: imprimir un aspecto siniestro, terrorífico y opresivo a todo el cómic. La atmósfera enrarecida de una sociedad donde un gran hermano te vigila queda perfectamente plasmada desde un principio. El descenso a los particulares infiernos de la mancomunidad estadounidense por parte de Bruce fue la ocasión ideal para que Breyfogle esbozara unas cuantas versiones alternativas de personajes fundamentales de la casa, aunque cuarenta y ocho páginas no dieran para mucho.

Terror sagrado constituye, en definitiva, uno de los otrosmundos más interesantes de cuantos ha protagonizado el hombre murciélago (que han sido unos cuantos). Curiosidades de la vida, el título original –Holy terror- ha dado título como bien saben a un proyecto de Frank Miller que, pensado para el propio Batman, acabó convertido en un tebeo independiente cuya polémica es ya bien conocida. Otro personaje obsesionado enfrentado a otro fanatismo.

Batman, por Norm Breyfogle
Sacerdote y guerrero

  Edición original: DC Comics - 1991 Edición España: Ediciones Zinco – 1992 Guión: Alan Brennert Dibujo: Norman Breyfogle Entintado: Norman Breyfogle Color: Lovern Kindizierski Portada: Norman Breyfogle Precio: 525 pesetas (tomo en formato prestigio de 48 páginas)   La primera reseña del año completa un díptico a través del…

Review Overview

Guión
Dibujo
Interés

Vosotros puntuáis: 9.14 ( 5 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
billyboy
billyboy
Lector
5 enero, 2015 12:50

El momento de

Aviso de Spoiler

superman en la cruz me gusto mucho en su dia,esa imagen no se porque se me quedo clavada en la memoria aun hoy.

molon labe
molon labe
Lector
5 enero, 2015 13:51

Una buena historia que quiza peca en enseñarnos mucho y desarrollarlo poco, normal debido a que 48 paginas se hacen muy cortas si a la historia le ves carne para sacarle mucho mas como era el caso, otro buen eselworld de Batman. Por cierto, yo no soy muy fan de Breyfogle, pero aqui hace un trabajo mas que digno.

Eduardo
Eduardo
Lector
5 enero, 2015 14:12

Breyflogle es grande, y ya está tardando ECC en sacar un par de tomos (minimo) de los Mejores Autores de Batman dedicados a él.

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
6 enero, 2015 3:02

No puedo menos que apoyar a Mr.Eduardo en su comentario. Además, sería un buen momento para rendirle
un homenaje a Don Norm y a su excelso trabajo con Bats. Y yo subo la apuesta a tres tomitos 😉 que material hay para publicarlos.

Y esa imagen a la que se refiere Mr.Billyboy, la verdad es que la recuerdo con gran fuerza dramática;
leí este cómic hace más de 20 añitos y la memoria me puede fallar. Pero si, es de la que se te pueden quedar grabadas por la magnitud del personaje en cuestión, claro. O, mejor dicho, de los dos personajes a los que hace referencia y a los que no es la primera vez que “unen”, incluso en el cine. Recordemos los constantes paralelismos en su última versión cinematográfica e, incluso, en la “fallida” versión de Bryan Singer en la que se trataba el tema más ligeramente, creo recordar, pero donde también estaba presente la “conjunción” de los dos iconos.

Rockeros Saludos.

MrCervero
Lector
16 febrero, 2015 18:43

No he leido nunca este comic, así que intentaré solucionar dicho problema más pronto que tarde y valorarlo personalmente 🙂

Un saludo.