Batman presenta: Gotham a Medianoche

Por
7
2698
 
cubierta_gotham_a_medianoche.indd

Edición original: Gotham by Midnight núms. 1 a 5 USA
Edición nacional/ España: ECC Ediciones
Guión: Ray Fawkes
Dibujo: Ben Templesmith
Entintado: Ben Templesmith
Color: Ben Templesmith
Formato: Rústica, 120 págs. A color.
Precio: 11,95 euros

 

¿Todo cuanto percibimos a través de nuestros sentidos es la realidad o hay lago más acechando en las sombras?

En la historia de la humanidad hay miles de cuentos donde se retrata el otro lado, el oscuro y húmedo mundo en el que habitan otros seres, otras energías, otras formas de existencia que distan mucho de ser orgánicas o como se dice vulgarmente, de este mundo y que pueblan nuestros más terroríficos sueños. Un mundo oculto entre las grietas, acechante, sibilino, tenebroso, cargado de mal ancestral y formas monstruosas que tan solo esperan el momento adecuado para mostrarse.

Se trata por tanto de una fuente inagotable de inspiración, capaz de inflamar nuestra más perversa imaginación, al ser capaz de estremecernos entre sus huesudos dedos. Lo sobrenatural siempre atrae y su influencia es tan grande que se deja sentir en otros géneros como la ciencia ficción, el terror o la fantasía, donde los conceptos se mezclan con el fin de hacernos viajar a esos otros submundos que tan astutamente se esconden de nosotros.

No podía empezar mejor.
No podía empezar mejor.

Bajo ese prisma nos llega el primer tomo de Gotham a Medianoche. Ray Fawkes nos presenta una premisa que dista mucho de ser original, pero que le sirve para adentrarse de lleno en una Gotham hasta ahora poco explotada. Fawkes nos lleva a conocer a una división especial dentro del departamento de policía de Gotham, encargado de investigar aquellos casos que distan mucho de poder ser catalogados como normales. Pero no debemos dejarnos llevar y pensar que por manido que se presente el concepto, en su interior, puede guardar buenas ideas y por que no, grandes historias.

Ray Fawkes ha desarrollado una activa carrera dentro de DC. Su trabajo puede leerse en la Liga de la Justicia Oscura, Batman Eternal, la Trinidad del Pecado: Pandora y Constantine, así como la que nos ocupa en este momento. Sus historias no se alejan nunca de lo sobrenatural, mostrando un claro interés por los personajes relacionados con la magia y todo lo que se puede esperar de ella. Un autor que ha demostrado ser muy irregular a la hora de desarrollar historias que de verdad remuevan al lector, que ahora se lanza de cabeza a dar forma a un título con el que DC pretende dar rienda suelta a su lado más diabólico y oscuro.

Un quiero y no puedo visual.
Un quiero y no puedo visual.

El problema que tiene Gotham a Medianoche es que es un cómic con grandes ideas, mal resueltas y mal narradas. Estamos frente a un grupo de personajes muy atractivos. Todos de nueva creación salvo Jim Corrigan, conocido por ser el receptáculo de la ira de Dios, El Espectro. Fawkes no podía hacerlo mejor a la hora de empezar su historia. El departamento de asuntos internos quiere saber qué es exactamente lo que se hace en esta división en la que los informes no son nada concluyentes y su gasto se dispara mes a mes. Para ello se apoya en esos personajes tan bien definidos e interesantes, religión, ciencia, poderes y magia se dan la mano bajo la placa de la policía de Gotham.

Hasta aquí nada que objetar.

El problema se presenta cuando la historia comienza a avanzar. Lo que empieza siendo interesante pronto se diluye para acabar siendo una descafeinada historia de terror ancestral, muy influenciada por los mitos ocultos y primigenios de H.P. Lovecraft. La atmósfera opresiva y diabólica se consigue de manera intermitente, por lo que hay páginas en las que se puede sentir ese aliento fétido en la cara, mientras que en otras no se sabe muy bien que es lo que están contando exactamente. Un vaivén que descafeína la experiencia de lectura, defraudando por completo a todo aquel aficionado a este tipo de historias.

¿Qué esta pasando?
¿Qué esta pasando?

Pero que ocurra esto no es tan solo responsabilidad de Fawkes, sino también de Ben Templesmith. Su estilo de dibujo hay momentos en los que no podría ser más adecuado para la historia, pero en otros es todo un agravio a la vista. Su trazo es simple, tanto que hay momentos que su lápiz es más un boceto que un dibujo acabado. Si no fuera por el color no podríamos considerar el cómic como acabado artísticamente. Su narrativa deja mucho que desear y su capacidad para mostrarnos a los personajes de forma reconocible resulta nula. Hay momentos en los que cuesta poder saber quién es quién. Sus diseños con manos huesudas, sin apenas detalles, sus viñetas carentes de fondos y ese caos de líneas nerviosas están muy lejos de conseguir hacernos sentir miedo. Tal vez lo más reseñable de su trabajo sea el espectacular diseño de las criaturas que acechan Gotham. Su original manera de mostrarlas es todo un acierto.

Un tomo como Gotham a Medianoche, donde se recogen los primeros cinco números de la serie regular, es un tomo difícilmente recomendable. No importa si te gusta lo sobrenatural o el terror, la historia no transmite nada de eso y decepciona en su conjunto. Su final simplista y donde Fawkes hace trampa para encontrar una resolución medianamente razonable, le arranca la poca credibilidad que le quedaba.

Al final se trata de un esfuerzo más que loable por parte de DC de seguir apostando por ofrecer otros puntos de vista dentro de su particular universo de ficción superheroica, que no termina de cuajar, no por la falta de apoyo de los lectores que le dan la espalda, como le sucede a Omegan Men, sino por méritos propios. Solo queda esperar que con su nuevo dibujante el conjunto reflote y se pueda hablar de este interesante acercamiento a la ciudad de Batman de forma mucho más apasionada.

  Edición original: Gotham by Midnight núms. 1 a 5 USA Edición nacional/ España: ECC Ediciones Guión: Ray Fawkes Dibujo: Ben Templesmith Entintado: Ben Templesmith Color: Ben Templesmith Formato: Rústica, 120 págs. A color. Precio: 11,95 euros   ¿Todo cuanto percibimos a través de nuestros sentidos es la realidad o…
Guion - 6.5
Dibujo - 4
Interés - 6

5.5

Valoración

Un cómic para los amantes de lo sobrenatural y el terror, que interesa en su inicio y decepciona en su final. Una oportunidad perdida que puede solventarse en las siguientes entregas con el cambio del dibujante.

Vosotros puntuáis: 5.2 ( 2 votos)
7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Daniel Gavilán
19 diciembre, 2015 14:06

¡Ala! No había podido leer tu reseña aun, Gustavo, pero la verdad es que lo que más me ha dolido a los ojos es ese 4 que le has encasquetado al dibujo de Ben Templesmith 😛 A mi la elección del autor de Fell y Wormwood me parece sencillamente perfecta para esta serie y se me ocurren muy pocos dibujantes que lo superen en cuanto a ambientación sobrenatural. Si no te va lo experimental, feísta y raruno y eres más del Sota, Caballo, Aparo, Pérez y Byrne es muy probable que no sea lo que uno busque ya que el arte de Templesmith está más próximo a los Sam Kieth o Bill Sienkiewicz de la vida, pero para quien disfrute de este tipo de estilos más atrevidos y con personalidad como es mi caso, esta serie es gloria bendita para la vista

Como añadidos finales solo decir que: 1) Por supuesto que si no fuera por el apabullante color el dibujo de estilo arcaico perdería mucho (lo de que apena serían bocetos sin embargo es muy discutible, no confundamos estilo con acabado por mucho que en algunos momentos se le noten las prisas), PERO, el color también es obra de Templesmith. 2) De los siguientes números se encarga Juan Ferreyra, y aunque su estilo es -además de igualmente cojonudo- menos etéreo y más sólido, tiene un aire bastante similar, por lo que lo mismo te interesa revisar antes de seguir con una serie que a mi personalmente me parece de lo más estimulante a nivel visual que hay en el cómic de superhéroes actual. O al menos, para quien disfrute de estos estilos más allá de lo convencional (o no le choquen estos estilos justo en su línea personal de kryptonita, claro)

Brian Blaquesmith
Brian Blaquesmith
Lector
En respuesta a  Daniel Gavilán
19 diciembre, 2015 15:36

Siendo fan de Templesmith disiento. El dibujo acá es feo de cojones. Que si, que es la estética de el, pero le falta ese acabado photoshopero que era típico, usando fotos; quedando algo que parece un boceto mal coloreado con todos los excesos del color digital.
Yo no se si no quiso usar fotos como siempre por temor a que salieran a señalarselo, ahora que está en la vidriera mas grande que es DC o fue un encargo hecho con poco tiempo, pero la verdad es que se ve fatal. Entre el guion de Fawkes y el dibujo no me extraña que las ventas hayan caido en picada…

Brian Blaquesmith
Brian Blaquesmith
Lector
En respuesta a  Daniel Gavilán
19 diciembre, 2015 15:53

Digo, no hay ninguna pagina remotamente parecida a esto, por ejemplo…
comment image

Daniel Gavilán
En respuesta a  Daniel Gavilán
19 diciembre, 2015 16:29

¿Eso es de 30 Días de Oscuridad, Brian? Por lo visto es que debe de tener más de un estilo, porque yo de donde lo conocía y me gustaba es de -por ejemplo- Fell de Warren Ellis y el estilo es tal que como el que muestra en Gotham a Medianoche (e incluso mejor en la reseñada por Gustavo)

http://goodcomics.comicbookresources.com/wp-content/uploads/2009/10/interrogate2.jpg

Daniel Gavilán
En respuesta a  Daniel Gavilán
19 diciembre, 2015 16:32

La de los vampiros no he tenido el gusto, pero otra que sí es Wormwood, que nuevamente vuelve a ser el mismo estilo y el Templesmith que me ganó por su habilidad para crear atmósferas sobrenaturales

http://www.pcqdg.com/wp-content/uploads/2012/10/strip.jpg

Brian Blaquesmith
Brian Blaquesmith
Lector
En respuesta a  Daniel Gavilán
20 diciembre, 2015 15:18

Bueno, yo tengo 30 días de noche, Manchada De Sangre y Singularity 7 y todas tienen ese coloreado medio fotorrealista. Para mi Gotham by Midnight fue una desilusión. El trabajo que hace después Ferreira me parece muy superior…

jaque
jaque
Lector
20 diciembre, 2015 12:44

A mí me ha gustado, no es una maravilla pero es bastante entretenido. En general los autores logran crear una historia opresiva y aterradora que para mí falla en la resolución artificiosa de ciertos momentos. El dibujo de Templesmith me encanta siempre y en este caso no defrauda, eso sí hay dos o tres viñetas en que lo de las manos huesudas me descolocó.