Batman: La resurrección de Ra’s al Ghul

Por
5
2542
 
Batman-Resurreccion-Ras-al-Ghul-ECC

Edición original: Robin núm. 168 y 169 USA, Detective Comics núm. 838 a 840 USA, Batman núm. 670 y 671 USA, Nightwing núm. 138 y 139 USA, Batman annual núm. 26 USA, Robin Annual núm. 7 USA, DC Comics, octubre 2007, diciembre de 2007 a junio a marzo de 2008.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones, Marzo de 2015.
Guión: Fabian Nicieza, Grant Morrison, Keith Champagne, Paul Dini, Peter Milligan.
Dibujo: Carlos Rodríguez, David Baldeón, David López, Don Kramer, Dustin Nguyen, Freddie Williams II, Jason Pearson, Ryan Benjamin, Tony S. Daniel.
Formato: Cartoné, 288 págs. A color.
Precio: 28,50€.

 

Empezaré confesándolo, creo que será lo más justo: Tengo debilidad por este crossover. Tal vez sea culpa de mi edad, del momento en que me acerqué al Hombre Murciélago, en los inicios de Ediciones Zinco, y una época en la que Ra’s al Ghul hizo acto de presencia primero en las anteriormente reseñadas historias “Messiah of the Crimson Sun” y “Resurrection Night”, y después en la clásica “Saga de Ra’s al Ghul”. No es simplemente por el hecho de coincidir en el villano, sino porque La resurrección de Ra’s al Ghul también devuelve a la vida una serie de elementos que despiertan el recuerdo del tono de aquellos inolvidables relatos. Y, a ver, no estoy exagerando, soy consciente de que han pasado años y calidad entre esta y aquellas historias es muy diferente, pero tampoco me atrevería a decir que es peor. Me atrevería a decir que es una versión actualizada, para bien y para mal, de aquella forma de escribir aventuras.

Los antecedentes inmediatos de esta resurrección, su defunción, hay que buscarlos, eso sí, en un cómic mucho más reciente, La muerte y las doncellas, de Greg Rucka. ¿Por qué no leemos más cómics así? ¿Para cuándo un Grandes autores de Batman: Greg Rucka? Ese gran autor que fue capaz de explotar al máximo las virtudes de Batman como protagonista (y secundario) de cómics de género noir sin desatender los “efectos especiales” y el género superheroico se atrevió a matar a Ra’s al Ghul en lo que fue una despedida más o menos definitiva. En La muerte y las doncellas presentó a Nyssa, la hija perdida de La Cabeza del Demonio, quien sentía por su padre de todo menos amor. Un intenso tour de force emocional desembocó en la muerte del longevo villano a manos de su furibunda hija.

Fue una muerte en parte buscada, y me hace pensar que esa historia está pidiendo a gritos una reseña, pero no nos desviemos del tema. Por supuesto la muerte de Ra’s al Ghul es tan definitiva como un editor y/o un guionista quiera, pero en aquel momento fue lo que sucedió, y nos despedimos de él incinerando su cuerpo, lo cual parecía señal de que la cosa iba en serio. Ahora el equipo al completo de la línea Batman de la época une fuerzas para relatar su regreso de entre los muertos, apenas cuatro años después de aquellos sucesos, y ya sin Nyssa de por medio, por cierto.

Por supuesto el nombre de Grant Morrison es el más prominente de la portada, y su mano se percibe detrás de muchas ideas tras el crossover, pero solamente escribe dos de los once cómics aquí recopilados, y aquí todo el mundo tiene su oportunidad para brillar. Pero volveremos a ello más tarde… El atractivo que encuentro en este crossover, precisamente, es que todas las series se unen de forma extrañamente natural para un evento puntual, al modo de los antiguos anuales, sin necesidad de que “todo cambie para siempre” ni nada tan ambicioso o pretencioso. Es un evento sincero desde el título: de esto trata, esto es lo que tiene, ahora divirtámonos.

Después de una interesante reescritura del origen de Ra’s al Ghul (aunque con mucha menos fuerza que cualquier versión de Dennis O’Neil) y un breve prólogo de Keith Champagne, Morrison va al grano y nos presenta un Ra’s en versión zombie y nos cuenta casi todos los detalles de cómo es esto posible. Mini-spoiler: el villano no es tonto, tiene más ases en la manga que las Fosas de Lázaro para mantenerse vivo, y cuando murió transfirió su esencia al cuerpo de uno de sus seguidores, preparado ex-profeso para ello; por desgracia para él su “recipiente” ha sido envenenado con polonio, lo que significa que el tiempo se le acaba de nuevo y urge que busque un “lugar” más adecuado, como alguien de su propia sangre, alguien como el jovencísimo Damian Wayne. Y en esas estamos.

Los personajes que participan en el crossover como protagonistas de cada serie implicada son Batman, Robin y Nightwing, y cada cual lo hace de forma plena, no como una pieza más de un puzzle cuya imagen final no tiene nada que ver con ellos. El objetivo, claro está, es recuperar a Ra’s al Ghul, pero en el camino tendremos una serie de interesantes conflictos, como el de Robin tentado de unirse a él a cambio de la posibilidad de recuperar a sus numerosos seres queridos ya fallecidos, y el gran problema que tiene Nightwing para rescatarle del “Reverso Tenebroso”.

Damian tendrá las ideas muy claras, y no le atraerá un ápice la idea de dejar de existir en favor de su abuelo, y Talia, como es tradición, estará atrapada entre todo lo que los hombres a su alrededor quieren hacer. Pero para variar, el hecho de tener un hijo cambiará significativa y dramáticamente el curso de su vida. Sin adelantar acontecimientos, diremos que los sucesos de esta saga cambiarán la forma de pensar de Talia respecto a su relación con su padre, con Batman, y con su papel en todo. Aquí empieza todo.

Así, cada serie implicada se mantendrá fiel a sí misma en cuanto al tono, al lugar en el que tiene más peso el argumento para cada personaje y será parte indivisible del crossover sin perder personalidad. Morrison, además, se lo pasa en grande recuperando personajes pulp de finales de los 70 como Dragon Fly, Tiger Moth y Silken Spider poniéndolas al servicio de Talia, o como I-Ching y, sobre todo, a Sensei. La conexión de este último con Ra’s al Ghul se revela como un guiño a la forma de hacer cómics de aquella época, donde las grandes revelaciones pueden sucederse en mitad de una gran batalla y pasar a otro asunto, porque de hecho no es relevante para la historia que se está explicando. Y es inevitable recordar los cómics de los 70 al ver cómo los héroes abandonan Nanda Parbat felicitándose las Navidades. Impagable.

El foco de la historia pasará de unos personajes a otros, siguiendo los progresos de Ra’s al Ghul en su proceso de resurrección, o a las desventuras de Damian tratando de burlar a su impuesto destino, pero siempre de forma orgánica y ordenada, sin dar la impresión de ser una mezcolanza de tramas con poca conexión. La ciudad perdida de Nanda Parbat jugará un papel clave en los planes de Ra’s (nada que ver con el modo en que se ha usado en la televisiva Arrow), y nuevamente el misticismo, las artes marciales y los lugares exóticos nos harán viajar a una época pasada para Batman.

Mientras la coordinación y el reparto de las tramas y los guionistas es impecable, la unidad gráfica es un desastre, abundando los fallos de raccord como el aspecto y las vestimentas de algunos personajes, que cambian de un capítulo a otro, siendo el caso más llamativo el momento del “triunfo” de Ra’s. Y es espantoso el aspecto de Ra’s como momia cachas con turbante. ¿Turbante? ¿Por qué? Por suerte a mitad de tomo tienen el buen gusto de dejarle enseñar su perjudicado aspecto.
La historia se cierra con el delicioso epílogo de Paul Dini y Dustin Nguyen, este último en su debut como dibujante regular en Detective Comics. En este capítulo final veremos al renovado Ra’s al Ghul volviendo poco a poco a su actividades actividades y la decisión que toma Batman para detener a tan peligroso enemigo antes de que sea demasiado tarde. Chapeau por este final.

Como curiosidad me gustaría comentar también que el origen del traje que oportunamente entrega Talia a su amado en esta saga es explicado por Peter Milligan en el tomo de ECC Ediciones Batman: Detective núm. 3. Fabian Nicieza lo utilizaría posteriormente como elemento clave del nuevo Azrael en la inédita miniserie del personaje y su subsiguiente serie regular que nacieron a raíz del evento La batalla por la capucha, protagonizadas ambas por Michael Lane, uno de los tres “Fantasmas de Batman”. Y finalmente Grant Morrison lo utilizaría en el clímax final de Batman contra Leviathan al final de su etapa con el hombre murciélago.

La edición de ECC Ediciones continúa el diseño aplicado al resto de la etapa de Grant Morrison, lo que para mí es un acierto. Mi única pega al respecto es la actual costumbre de indicar los autores del tomo al comienzo pero no indicar de qué partes son responsables. De hecho ni siquiera hay títulos de episodio. Esta técnica hace la lectura más limpia, pero se pierde una información que para muchos es importante. Los completistas y curiosos podéis consultar la relación de créditos a continuación:

Aviso de Spoiler

· Batman Annual #26: Resurrection Shuffle (Guión: Peter Milligan. Dibujo: David López)

· Robin Annual #7: The Festival of the Hungry Ghosts (Guión: Keith Champagne. Dibujo: Jason Pearson)

· Batman #670: Lazarus Rising (Guión: Grant Morrison. Dibujo: Tony S. Daniel)

· Robin #168: Parte 1 – A Boy for the Demon (Guión: Peter Milligan. Dibujo: Freddie E. Williams II)

· Nightwing #138: Parte 2 – The Lesser of Two Evils (Guión: Fabian Nicieza. Dibujo: Don Kramer)

· Detective Comics #838: Parte 3 – Sins of the Fathers(Guión: Paul Dini. Dibujo: Ryan Benjamin)

· Batman #671: Parte 4 – He Who is Master (Guión: Grant Morrison. Dibujo: Tony S. Daniel)

· Robin #169: Parte 5 – Temptation (Guión: Peter Milligan. Dibujo: David Baldeón)

· Nightwing #139: Parte 6 – Living Proof (Guión: Fabian Nicieza. Dibujo: Don Kramer, Carlos Rodríguez)

· Detective Comics #839: Conclusión – Entitlement (Guión: Paul Dini. Dibujo: Ryan Benjamin, Don Kramer)

· Detective Comics #840: Epílogo (Guión: Paul Dini. Dibujo: Dustin Nguyen)

 Artículo de David Fernández incluido en la edición española de ECC Ediciones.

  Edición original: Robin núm. 168 y 169 USA, Detective Comics núm. 838 a 840 USA, Batman núm. 670 y 671 USA, Nightwing núm. 138 y 139 USA, Batman annual núm. 26 USA, Robin Annual núm. 7 USA, DC Comics, octubre 2007, diciembre de 2007 a junio a marzo de…
Guión - 8
Dibujo - 7
Interés - 9

8

Este más que competente crossover que no llega a "evento" ofrece diversión y entretenimiento sin grandes pretensiones, pero no por ello es una historia vacía: gran cuidado de los personajes, buen ritmo en el guión y un buen y muy satisfactorio clímax que marcan el regreso de uno de los grandes villanos de Batman.

Vosotros puntuáis: 8.8 ( 5 votos)

5
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
2 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
DiegoJauriJauriJauriSergio RoblaValdi Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Valdi
Lector
Valdi

Me parece un evento bastante digno, y si que tienes razón Sergio en que tiene un regusto a cómo se hacían los cómics de antes-.Yo soy mu pesaiisimo y 70% de las veces que comento aquí es para reivindicar el Batman de Aparo, Adams, Breyfogle…ese Batman de antes, ese es el mio, y en esta historia puedo verlo a ratos. Con esto no quiero decir que no disfrute de etapas más actuales… con Batman no soy muy delicado y suelo leer casi todo.
Y muy buena reseña, eso si… si me permites el apunte y perdón si molesta mi comentario, creo que a las reseñas les viene muy bien alguna imagen que otra para ver el apartado gráfico del comic reseñado, y así la gente que no lo ha leído sabe que se va a encontrar. Sólo eso, y aún así repito, me ha gustado mucho la reseña.
Por cierto, coincido en que la parte de Dini y Ngynen es una jodida delicia, como todo lo que hacen estos dos juntos, a ver si a ECC le da por editar Streets of Gotham para completar la etapa de Dini en Detective Comics.
Un saludo!

JauriJauriJauri
Lector
JauriJauriJauri

Yo recuerdo este crossover como una castaña considerable que lastraba la etapa de Morrison. Pero tras tu reseña me han dado ganas de releerlo a versi gana con la relectura

Diego
Lector
Diego

En que cómic muere Ra´s por ultima vez? Donde mencionan a Nyssa y que lo queman???