Batman / Juez Dredd

Un recopilatorio tan anodino como innecesario. Trabajos alimenticios a los que el paso del tiempo ha triturado sin piedad.

Por
18
2824

Edición original: Batman/Judge Dredd: Judgment On Gotham, Batman/Judge Dredd: Vendetta in Gotham, Batman/Judge Dredd: The Ultimate Riddle, Batman/Judge Dredd: Die Laughing, Lobo/Judge Dredd: Psycho Bikers vs. The Mutants from Hell USA .
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guion: Alan Grant, John Wagner.
Dibujo: Cam Kennedy, Carl Critchlow, Dermot Power, Glenn Fabry, Jason Brashill, Jim Murray Simon Bisley, Val Semeiks.
Entintado:Cam Kennedy, Carl Critchlow, Dermot Power, Glenn Fabry, Jason Brashill, Jim Murray Simon Bisley, John Dell.
Color: Gloria Vasquez, Glen Fabry, Simon Bisley, Jum Murray.
Formato: Cartoné, 304 páginas. A color.
Precio:.

Los benditos y extraños años noventa instauraron un tipo de obras en las que la violencia, los chistes malos y la actitud chulesca eran seña de identidad. Fruto de aquellos locos días existen obras tan anacrónicas como las miniseries de Lobo, cargadas de humor negro y una violencia extrema que hoy en día han dejado de hacer gracia alguna. Su planteamiento, muy anclado al momento sociocultural, hacen que acaben siendo obras que envejecen muy mal en lo narrativo y en su concepto. Revisar algunas de las múltiples miniseries de Lobo de aquellos días da una buena imagen de como ha idealizado nuestra memoria esos trabajos. Pero no solo de Lobo se vivía en los noventa y en DC decidieron juntar a dos héroes de lo más atípico, Batman y el Juez Dredd. En las oficinas de DC se cerró el trato con 2000AD y ya solo quedaba darle las riendas a su creador (junto Carlos Ezquerra), John Wagner, y a Alan Grant para lanzar contra un muro a estos dos míticos personajes. ¿Qué podría salir mal?

En los noventa nada. La primer especial funcionó muy bien. Y llego un segundo. Y un tercero…

Hoy se han recopilado por segunda vez por parte de ECC, que ya publicó todas estas miniseries en dos tomos en rustica y ahora los unifica en cartoné para sufrimiento de muchos. Si hubiera que buscar una reedición más innecesaria, sería esta.

Cinco especiales, cuatro con Batman y Dredd como protagonistas y una extra con Lobo y Dredd uniendo “fuerzas” y cerrando con un tiro de gracia al lector que a duras penas lograra alcanzar el final del tomo sin ver amenazada su cordura, paciencia y tolerancia a unas historias sin fondo alguno con el que poder sustentarse y cuyo chiste dejó hace mucho de ser gracioso.

Lo más justo es analizar las miniseries por separado, pues no todas exhiben el mismo nivel, aunque si hay que decir que de alguna forma las tres primeras son continuaciones de la original y van mejorando, sin llegar a ser nada relevante, el tono y forma.

La primera incursión es la titulada Juicio en Gotham. La historia escrita por dos grandes del cómic británico, como son Alan Grant y John Wagner, se centra en poner frente a frente a Batman y Dredd y observar que ocurre cuando los dos justicieros ponen a prueba su concepto de ley. Expresado de esta forma suena interesante y en realidad lo es, pero el desarrollo de la trama no es sino un ir y venir de personajes grotescos con los que poder sacar a relucir las virtudes más salvajes de ambos protagonistas.

Todo lo planteado es un circo de varias pistas en la que el lector se mueve sin tener claro la dirección a la que llevan los guionistas a Batman y Dredd, mientras se odian entre ellos. Bisley ilustra este primer especial, famoso por sus trabajos en Lobo, que hace gala de todo su repertorio de exageración anatómica. Su estilo pictórico, desgarbado, brutal y crudo, aporta al conjunto un aspecto mucho mejor del que en realidad tiene la historia. Sin embargo, Bisley, no es capaz de levantar la pobre propuesta que hacen Grant y Wagner.

La puerta queda abierta a un nuevo especial, con el título de Vendetta en Gotham, en la que por el camino se pierde a Bisley, recalando la tarea de ilustrarla en las menos interesantes manos de Cam Kennedy, que realiza una labor mucho más simplona y convencional que deja en evidencia la pobreza del planteamiento de los guionistas. Aquí los dos personajes vuelven a verse las caras, vuelven a pegarse, vuelven a odiarse mutuamente, mientras lidian para evitar que el Ventrílocuo pueda llevar a cabo su maléfico plan.

Aquí se añaden ciertos toques derivados de los viajes en el tiempo, lo que añade cierto valor a la trama, así como el acertado tratamiento de villano que resulta muy descarnado y directo. Y aquí acaban las virtudes, pues o demás es una repetición de excusas para volver al esquema original con el que poder tener a los protagonistas interactuando entre ellos sin apenas nada rescatable.

Un especial que pierde en lo gráfico, pero gana en argumento e intenciones.

No hay dos sin tres y en el siguiente especial los dos guionistas suben sus aspiraciones y comienzan a jugar más y mejor con la mitología de ambos protagonistas. Por un lado, ya no se usan recursos anteriormente vistos, sino que hay na colaboración abierta entre Batman y Dredd, lo que es de agradecer. Además, se construye una historia algo más trabajada, con objetivos más ambiciosos que ser un mero pasatiempo, que permite poder explorar mejor los matices de Batman y Dredd y como su concepto de ley puede distar mucho, pero a la hora de la verdad ambos se mueven por los mismos resortes.

Para ilustrar este especial se recupere a unos dibujantes que también tienen un estilo pictórico, menos histriónico que Bisley, pero con el mismo fondo con tendencia ala exageración. En la aventura titula El Acertijo definitivo, el trabajo gráfico recae en las manos de Carl Critchlow (famoso por su personaje Thrud the Barbarian, visto en la revista White Dwarf) y Dermot Power (encargado de terminar el especial y de reconocido talento para el storyboard de grandes producciones de Hollywood, como Harry Potter, Star Wars Episodio II, entre otras)

Un tercer especial con más alma, que se desprende los vicios de sus dos anteriores entregas y que traslada al lector la esencia icónica de Dredd y Batman.

Par el cuarto especial llega el momento del disparate, de la locura personificada a través de una historia titulada Muertos de risa, en la que Joker hace acto de presencia, así como todo el elenco de villanos sobrenaturales de Dredd. Una mixtura que no convence ni funciona como debería, por la extraña mezcla que plantean los escritores y que apenas esconde brillos que merezcan la atención. Además, se produce un efecto cansancio en la lectura, pues los especiales leídos seguidos acaban por fatigar.

La sin razón se adueña de la trama y nada despierta interés alguno. Se juega con grandes conceptos y apenas se logra hacer nada interesante con ellos. Grant y Wagner continúan produciendo trabajos alimenticios, en piloto automático, sin alma alguna, desaprovechando el potencial real que hay tras el casco de Dredd y la máscara de Batman. Es un especial largo que se hace muy pesado de acabar por su falta de ritmo narrativo y el abuso de los diálogos grandilocuentes carentes de motivación.

Para ilustrarlo está Glenn Fabry (famoso portadista de Hellblazer y Predicador y dibujante regular de Slaine), que adorna con la mejor de las intenciones el pobre trabajo de guion que exhibe el especial. Fabry se ve acompañado de otros dibujantes, como Jim Murray, que llega a terminar la historia en solitario, capaz de mimetizar a Fabry de forma que el apartado visual no se vea mermado.

Un trabajo de nuevo muy irregular que queda maquillado por un aparado gráfico excelente, aunque pobre en narrativamente hablando.

Y le llega el turno a Los Psicomotores contra los mutantes del infierno, un disparate mediocre con Lobo y Dredd en modo berserker, donde la trama está plagada de grotescas creaciones que lidian con una historia carente de toda imaginación. El nivel que presenta este especial es tan de principiante que sorprende que detrás del guion estén Grant y Wagner. En nivel de desgana que muestran es palpable en cada página, limitándose a cubrir el expediente y cobrar.

Val Semeiks lo intenta, no en vano fue el dibujante de la serie regular de Lobo en sus inicios, aportando su estilo más conservador de todos, pero eficiente. Sin embargo, se le nota poco convencido a la hora de plasmar el enfrentamiento entre los mutantes, Lobo y Dredd. Una total perdida de tiempo.

Un tomo recopilatorio que no pasa de mera curiosidad. Unos especiales que son hijos de su tiempo y a los que el tiempo ha dejado en total evidencia. Un conjunto de obras fallidas que es incapaz de convencer en ninguno de sus aspectos técnicos.

Edición original: Batman/Judge Dredd: Judgment On Gotham, Batman/Judge Dredd: Vendetta in Gotham, Batman/Judge Dredd: The Ultimate Riddle, Batman/Judge Dredd: Die Laughing, Lobo/Judge Dredd: Psycho Bikers vs. The Mutants from Hell USA . Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guion: Alan Grant, John Wagner. Dibujo: Cam Kennedy, Carl Critchlow, Dermot Power, Glenn…

Mera curiosidad.

Guion - 4
Dibujo - 7
Interés - 4

5

Obra de tiempos pasados que no resiste el paso del tiempo. Un trabajo anodino, repetitivo, cargante y desentonado cuyo chiste hace mucho que dejo de ser gracioso.

Vosotros puntuáis: 4.6 ( 10 votos)
18 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
10 octubre, 2020 15:55

ahhhh como me gustaba Bisley, hasta en las historias cortas que salían en la Cimoc por ejemplo, debe ser de lo poquísimo para mi que no ha envejecido mal en estilo pictórico de los ’90 (con respecto a los Jim Lee, Liefeld, Mc Farlane y todos sus infinitos imitadores horrendos), seguramente sea por el estilo exagerado y obviamente satírico que tenia. Y si, de las historias seguro que eran flojas antes, ileibles hoy, más allá de que reivindico a Alan Grant como el gran laburante de los guiones que era, la capacidad para tener que inventar mil situaciones nuevas para Lobo por ejemplo, o Batman, y que siguieran funcionando (a veces), es remarcable. Para mi las dos primeras miniseries de Lobo y los primeros one-shot (el de Navidad Paramilitar, la Ardiente Cadena del Amor, Lobocop, etc.) eran muuuy buenos, y a mi me siguen causando mucha gracia (miles de veces más que su clon Deadpool o las cosas de doña Arlequin). Como todo, las formulas se agotan rápido, lo que era una parodia termina siendo la norma y ahi se acaba el chiste. Es interesante como cuando estaban escribiendo a 8 manos 52, Giffen tuvo la dignidad de decir “no tengo más nada que decir del personaje”, y se lo dio a Morrison para que diera los último estertores interesantes que tuvo Lobo como párroco de La Iglesia de los Delfines o algo así. No hay malos personajes, solo malos o buenos guiones. Miren a Punisher: quien podía pensar en los 2000 que un personaje tan reaganista y extremo como ese podía dar algo más… y llega Garth Ennis para dar la mejor etapa de su vida. Me fui por las ramas…

Drury Walker
Drury Walker
Lector
10 octubre, 2020 18:12

Muchas gracias por la reseña! Me ha parecido muy interesante porque mi opinion es diametralmente opuesta a la tuya.

En absoluto me parece un trabajo alimenticio de Grant. Es un crossover en realidad bastante bien planificado en su desarrollo: batman y Dredd se conocen, Dredd en el mundo de Batman, Batman en el mundo de Dredd y finalmente una fusion en la que ambos se conprenden, pudiendo alcanzar un respeto manteniendo un rechazo. No es la tipica ensalada de tortas como preambulo a la union contra un enemigo comun. vemos una evolucion en la relacion entre dos personajes que se juntan y se separan en distintos momentos vitales, hasta alcanzar un máximo punto de entendimiento. Fin. Y supongo que Grant podria decir lo que Giffen: ya no tengo mas que contar. He contado la historia.

El dibujo esta mas pegado a la estetica 2000AD que a DC, lo que a Dredd le viene muy bien y a Batman nada mal.

En definitiva, una recopilacion que para nada sobra en el catalogo editorial. Como casi todo lo de Grant con Batman, con el que realizo en años todo un gran arco de desarrollo desde los tics de la Silver Age hacia propuestas mas millerianas, pero sin dejar de ser un heroe por el camino.

Pero esa es mi opinion. Igual mis gustos estan desfasados!

Saludos!

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Drury Walker
10 octubre, 2020 19:56

No existen los gustos desfasados y mucho menos en una industria como esta donde el revival infinito es ley. Lo que era un sacrilegio ayer (ponganle…todos los cambios que le hizo John Byrne a Superman) hoy es la norma impoluta que a nadie se le ocurra innovar.

mespinpe
mespinpe
Lector
10 octubre, 2020 22:00

Otro que discrepa. El primer álbum es una pequeña obra maestra del comic de entretenimiento. Los otros tres ya son más para pasar el rato, pero vamos, yo todavía no he leído un guión de John Wagner y Alan Grant que suspenda, los tienen mejores y peores pero siempre con un mínimo de dignidad a pesar de su demencial carga de trabajo.

Jose Gomez
Jose Gomez
Lector
11 octubre, 2020 2:47

No estoy seguro de poder tomarme muy en serio una reseña que ni siquiera puede escribir correctamente el nombre de uno de los dos co-protagonistas durante todo el texto. Da una mala señal del nivel de cuidado que realmente se le pueda haber puesto a lo reseñado.

Pista: Es DREDD, no DREED.

M0ng0
M0ng0
Lector
11 octubre, 2020 9:42

Nada de acuerdo con esta reseña.
Ya partiendo de puntos de vista puramente objetivos, se le atiza a este tebeo por ser una obra noventera e ¿innecesaria? y ayer se analiza wildCATS, que es el máximo exponente de la basura que se publicó en esa década, mucho peor escrito y dibujado (Bisley, Fabri, Kennedy y Wagner-Grant le podían enseñar una cosa o dos del oficio al Lee de entonces Y AL DE AHORA, si me apuras) y hay una discrepancia abrumadora en favor de esta última… yo no lo entiendo, de verdad.
Y ¿Por qué wildCATS tiene más interés que esto? si es por el que puede generar en los lectores, ¿no estaréis obviando quizá que hay gente a la que le gustan los personajes de 2000ad como Dredd y que van a disfrutar de este material? No es que sea de lo mejor que se haya publicado jamás del personaje, pero participan muchos nombres importantes de la mítica revista. Por otro lado, no hace mucho que se editó esto mismo en dos tomos de tapa blanda y ahora sale una edición en tapa dura, ergo ecc entiende también que hay interés en este material. La gente en España, a pesar de la horrible tradición editorial existente con el personaje de Dredd, sigue estando interesada en él y tiene seguimiento. Y lo de que es una obra innecesaria, pues oye, también es muy discutible… ¿Acaso era necesario un Superman vs Alí?
De hecho, Gustavo, estoy revisando en tu archivo de reseñas y en el enésimo coñazo de crossover Batman/Superman le cascas un 7 de interés, que es casi el doble que esto. No sé, la verdad es que no pillo tu criterio, sobre todo en el apartado de interés. Yo creo que si tú eres el que no tiene interés en los cómics que vas a reseñar, deberías dejarle la tarea a otro compañero.

Last edited 18 días atrás by M0ng0
Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  M0ng0
11 octubre, 2020 12:20

La diferencia es que WildCATS esta reseñado por Raul y este Batman/Dredd por Gustavo.

No estoy para nada de acuerdo en que WildCATS fuera el máximo exponente de la basura que se publicó en esa década, pero sobre gustos no hay nada escrito.

Sobre el interés, aquí cada cual opinará también de una forma u otra. Esto es un crossover de dos personajes de diferentes editoriales y WildCATS de Jim Lee es un tomo que recopila toda una etapa en una época donde el cómic americano cambió, donde les dieron una patada a Marvel y DC para formar su propia editorial y hacer lo que les dieran un poco la gana. Para mi Spawn o WildCATS siempre van a tener más interés que un Batman/Dredd, por lo que significaron en su momento. Luego juzgaremos la calidad de las obras y podemos debatir cual nos parece mejor.

Al final ambas comparten el mismo propósito: entretener. No tienen más pretensión que esa y cada uno tendrá que valorar cual de las 2 obras le ha entretenido más.

Un saludo!

M0ng0
M0ng0
Lector
En respuesta a  Carlitos
11 octubre, 2020 13:04

La clave la has dicho tú mismo en este post: “Para mi Spawn o WildCATS siempre van a tener más interés que un Batman/Dredd”
Ahí está la queja mía y creo que la del resto de usuarios. Que no se puede valorar el interés de una obra de manera objetiva y mucho menos se debería incluir en la valoración final crítica.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  M0ng0
11 octubre, 2020 13:26

Pues aquí te doy la razón y al final algo como el interés de un cómic es una valoración completamente subjetiva y lo que puede ser interesante para mi o para el redactor no lo tiene que ser para el resto.

Se me olvido comentarte arriba que estoy de acuerdo contigo también en que los personajes de 2000ad y en especial Dredd son muy interesantes y es una pena que en España este tan mal publicado. Los números publicados por IDW aquí creo que no han llegado y lo que tenemos de Ediciones Kraken, lo he leído en la biblioteca pero es una edición que no me compraría a pesar de que el material me gusta.

Last edited 18 días atrás by Carlitos
Igor Álvarez Muñiz
En respuesta a  Carlitos
11 octubre, 2020 13:36

Buenas, me meto un poco aquí de refilón porque me ha gustado la reseña y porque me están gustando vuestras aportaciones.

Aprovecho para aclarar que somos redactores diferentes con opiniones distintas y la absoluta libertad de ponerlas aquí. Por eso las puntuaciones son “raras” si las valoras en global, no existe un criterio global. Y con respecto a interés yo siempre lo en interpretado como “lo interesante que me resulta una obra”, a mi y solo a mi. Es como si valorásemos por un lado el guion, por otro el dibujo y por otro el conjunto de la obra. Hay quien dentro de esa clasificación la compara con otras obras, hay quien intenta reflejar el interés para el público general que puede tener la obra… yo diría que la puntuación es lo más subjetivo de la reseña (y lo menos interesante, pero eso ya depende de gustos). No sé si os sirve de algo esta aclaración o me he explicado bien XD

Un saludo.

ipso_facto
ipso_facto
Lector
11 octubre, 2020 11:43

Al hilo de los comentarios anteriores, debo decir que cualquier valoración es siempre subjetiva. Lo que para unos puede ser una obra maestra, para otros puede ser una completa basura. Para gustos, colores.

Dicho esto, y sin ánimo de ejercer de abogado del diablo, criticar a alguien porque sus gustos no coincidan con los nuestros, me parece bastante desconsiderado.

Pero también debo decir que en los apartados de cualquiera de las críticas de Zona Negativa, “dibujo” y “guión” serán siempre desde el punto de vista del articulista. Es su opinión y, la compartamos o no, es completamente lícita. Podemos discutirla, pero no cuestionarla. Sin embargo el apartado “interés” ya me parece más discutible el hecho de que se incluya. ¿Qué pretende valorar este apartado? “Interés” debería ser un criterio que se pudiese valorar desde la objetividad, sin embargo acaba siendo también subjetivo, y entonces ese “interés”, de nuevo, acaba siendo una valoración personal. He leido críticas en que se valoraba guión y dibujo con notas muy altas y en cambio interés con una muy baja porque el articulista consideraba que “era una obra dificil y no del gusto mayoritario” (más o menos). Si una obra tiene calidad, sea o no una obra ‘para todo el público’, ya de por sí debería tener un interés elevado. Que acabe despertando o no pasiones entre los lectores ya es cuestión de cada uno, pero un “Informe sobre ciegos” de Breccia, por ejemplo, aún siendo una obra dificil y a la que no todo el mundo se acercará, debería recomendarse con un “interés” alto.

Yo el apartado “interés” lo entiendo más como una recomendación por parte del articulista, no tanto como una valoración, porque para que así fuese debería hacerse un estudio de mecado, ecuestas entre los lectores, etc., para poder valorar de una forma objetiva si realmente a suscitado interés o no. Lo contrario es hacer cábalas y jugar a los adivinos, y por lo tanto cualquier puntuación en este apartado es criticable.

Ahora bién, si se entiende como una “recomendación, algo así como “el guión es regulero, un 5, el dibujo, es correcto, un 6, ahora bien el interés es un 8 porque es una obra que situada en su contexto, refleja una situación concreta y bla, bla, bla, o responde a un contexto histórico, social, lo que sea, muy deteminado y bla, bla, bla” entonces entenderé y respetaré dicha puntuación.

M0ng0
M0ng0
Lector
En respuesta a  ipso_facto
11 octubre, 2020 11:52

Efectivamente, este mismo articulista en la obra de Revelstroke-Corben “La casa en el confín de la tierra” hace precisamente lo que dices en tu post de ponerle notas muy altas en guión y dibujo y un 5 en interés porque según su opinión es para un público muy reducido. En ese mismo artículo yo señalé que lo de valorar el interés en una obra es una quimera y que de necesitar indicar que no es una obra mainstream se puede dejar en una nota aparte, no valorar la calidad de la obra teniendo ese factor en cuenta.

Nyarlathotep
Nyarlathotep
Lector
11 octubre, 2020 12:51

Hola. Perdonad que me entrometa porque mi comentario tiene poco que ver con el post y vuestra discusión,pero me siento impelido a hacerlo. Como muchos de los aquí ‘escribientes’ leí en su día tanto alguno de los cruces Batman/Dredd como los X-Men/WildCats y mi opinión actual de ambos es bastante negativa en cuanto a que han envejecido mal en su mayoría y bastante positiva con respecto a lo que significaron en su época y lo que muestran de la misma.Jamás se debe descontextualizar una obra,por menor que sea. Lo que quería comentar es que me gustaría felicitaros a todos porque dando opiniones y valoraciones tan diversas no he leído (salvo algún pique superficial) ningún insulto o muestra de mala educación. Puede pareceros una chorrada,que lo es,pero tal y como están las cosas actualmente,todo el mundo ofendiendo a todo el mundo por las tonterías más insustanciales y amparándose en el anonimato de la red,el poder leer durante un rato comentarios tan opuestos en muchos casos y sin embargo tan moderados y respetuosos (sin que eso quite el apasionamiento o fanatismo que podemos tener por un autor o una época a nivel personal) es para quiterse el sombrero,un oasis de educación en este erial que es la red.
Saludos,y perdonad el tostón.

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Nyarlathotep
11 octubre, 2020 14:05

Vamos a arruinarte las esperanzas de un mundo unido más mejor: vayanse todos a la…!!

Raúl López
Admin
11 octubre, 2020 18:25

Os prometo que algún día voy a escribir un post explicando como van las puntuaciones en las reseñas. Por anticipado digo que aun teniendo opiniones diferentes y salvo algún exabrupto es bueno que podamos dialogar sobre pareceres diferentes.

Para comenzar, las notas es lo menos importante de las reseñas, yo entiendo que lo fácil es irse al pie del texto y ver si tiene un 6.7 o un 8.2 pero lo realmente importante está en el texto que ha elaborado el redactor donde vuelca su opinión sobre la obra y las notas son sólo la conclusión a dicha valoración.

Las notas, al igual que las valoraciones escritas son totalmente subjetivas. Como personas que somos lo que le puede gustar a un redactor puede que no le guste en mayor o menor medida a los lectores, incluso discrepamos a veces entre los redactores porque somos personas diferentes con gustos diferentes. Lo guay e debatir desde el respeto en los comentarios sobre esas diferencias en los gustos, a todos nos apasionan los cómics, hablemos de ellos.

Respecto a los conceptos valorados: Guion, Dibujo y Interés. Cuando toco definir que concepto se iban a puntuar Guion y Dibujo parecían más que evidentes como variables a la hora de hacer una media de la que extraer la nota pero claro nos encontramos con dos casos que necesitaban verse reflejados y que paso a exponeros:

1) Supreme de Alan Moore: Coincidiremos que el guion tranquilamente debería rondar el 9, y que el dibujo es imposible que apruebe, ¿deja eso una media representativa de la grandeza de la obra? Estaremos de acuerdo que no ¿verdad?

2) Reseñamos un One Shot que resulta que es un truño, no se sostiene ni a nivel de guion ni de dibujo pero resulta que es de importancia capital pues explica detalles muy relevantes para el devenir del evento de turno o simplemente porque sucede algo que marca mucho el futuro del personaje en cuestión.

Tomando los ejemplos (1) y (2) vimos que necesitabamos una tercera variable que de alguna forma ‘ajustase’ la nota para hacerla más acorde a la obra analizada de ahí que Interés sirva tanto para ‘compensar’ obras relevantes que se ven penalizadas en alguno de los apartados de guion y dibujo o porque por lo que en ellos se explica es muy muy relevante y por tanto aun siendo una obra del montón relevante leerla por lo que en ella se explica.

Disculpadme el tochal pero creo que (una vez más) valía la pena volver a explicar lo que ronda entorno a las reseñas y las valoraciones numéricas, y os juro que terminaré haciendo un post y enlazándolo en la barra de menú superior 😉

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Raúl López
11 octubre, 2020 19:27

Para mi no hace falta explicar nada muchachos: si no cual es la gracia de leer estas reseñas? Para saber de que va algo y saber las notas insípidas que puso la prensa “especializada” (puaj!!)te vas a wikipedia y listo. Yo al menos sigo viendo blogs como el de uds porque me gusta como escriben y critican y bueno, si en algo no estamos de acuerdo, es lo interesante de este medio de poder expresarse. No se autocensuren!! Al que no le gusta que arme su blog.