Batman: Guerra contra el crimen

Reseña del cómic "Batman Guerra contra el crimen" del gran Alex Ross, ayudado de Paul Dini en el guión.

Por
4
3764
 
batman_guerra_contra_crimen

Edición original: Batman: War on Crime USA, The World’s Greatest Super-heroes (extras)
Edición nacional/ España: ECC Ediciones
Guión: Paul Dini, Alex Ross
Dibujo: Alex Ross
Entintado: Akex Ross
Color: Alex Ross
Formato: Cartoné, 72 págs.
Precio: 12,50 €

 

Uno de los momentos más satisfactorios en la vida de un amante de los cómics es cuando descubre el trabajo de Alex Ross. La sensación que produce es desconcertante, impactante, difícil de describir, es casi un Síndrome de Stendhal. Y te preguntas: ¿cómo he vivido tanto tiempo ignorante de este maravilloso arte? No importa que objetivamente haya sido mucho o poco tiempo, solo piensas en que todo lo que has visto previamente está varios escalones por debajo y que ójala lo hubieras descubierto antes. Y lo siguiente que piensas es en adquirir toda la obra de este autor, cueste lo que cueste. Es por ello que, cuando abres una página de un cómic de Alex Ross sabes que, como mínimo, cada euro que has invertido va a merecer la pena. Aunque la historia sea aburrida, es imposible que un cómic de Alex Ross pueda transmitirte malas sensaciones. Y eso es algo que muy pocos, o casi nadie, pueden conseguir. “Batman: Guerra contra el crimen”, es por supuesto, un ejemplo muy claro de todo esto. Y tras este canto de amor al señor Ross, vamos a analizar esta magnífica obra que ECC Ediciones ha tenido el tino editarnos este mes.

“Batman: Guerra contra el crimen” fue editada en 1999 por DC Comics, como parte de un ciclo de novelas gráficas denominado: “Los mejores superhéroes del mundo”, cada una centrada en un personaje diferente y que tenían como denominador común a Alex Ross como responsable del apartado artístico. Y lo cierto es que el resultado es espectacular. Hoy analizamos la que está centrada en Batman obviamente, porque es la que se acaba de reeditar, pero os animo a acercaros al resto en cuanto tengais la oportunidad. Por ello, esperemos que ECC se anime a publicar lo antes posible el resto de novelas gráficas de este ciclo: “Wonder Woman: El espíritu de la verdad”, “Superman: Paz en la tierra”, “Shazam: El poder de la esperanza”, “JLA: Orígenes Secretos” y “JLA: Libertad y Justicia”. Y hablando de ECC, es de agradecer que hayan aumentado el tamaño del cartoné habitual que suelen editar. Es imprescindible para disfrutar del arte de Alex Ross, a mayor tamaño, mejor. De hecho, lo ideal sería una edición “absolute”, pero a falta de pan, buenas son tortas. Aparte de la historia en sí, esta edición incluye cuatro páginas extras con bocetos y muestras de la rutina de trabajo de Alex Ross, que utiliza fotos de actores y modelos reales para ilustrar los personajes, así como esculturas de yeso moldeadas con la cara de estos actores. Una pasada.

página que ilustra la disposición de las viñetas en esta obra
página que ilustra la disposición de las viñetas en esta obra

La historia de este cómic es un aspecto secundario, puesto que simplemente nos propone un viaje a por las sucias calles de Gotham, y de sus barrios corrruptos y decadentes como Bayside, algo que vemos a través de los ojos de Bruce Wayne y sus oscuras reflexiones. No es la historia más interesante de Batman, pero está perfectamente construida y narrada. Además, nos plantea reflexiones interesantes sobre la criminalidad, y la particular visión del caballero oscuro sobre ésta, considerandola un mal que se aferra al alma humana de quien ya lo ha experimentado, y del cual es imposible escapar definitivamente. Es por ello que Batman utiliza el miedo que impone como el arma más efectiva para detener este horrible mal social que infecta las calles de su ciudad, Gotham, a la que ama hasta el punto de odiarse a sí mismo. Esta es la esencia de esta obra, es la “guerra contra el crimen” de Batman, y es sin duda mucho más de lo que podemos extraer de otras a priori más entretenidas. Es de admirar el trabajo de Paul Dini y Alex Ross, que demuestran cómo con un corto y sencillo guión, puede hacerse una historia que transmita muchas cosas.

El apartado artístico, que es el verdadero protagonista de esta obra, es sencillamente sublime. Ross es un artista que utiliza técnicas de fotorealismo en sus trabajos, por lo que el resultado del diseño de los personajes es impactante, al ser algo muy diferente a lo que podemos estar acostumbrados. Pero además de eso, los fondos están tan bien conseguidos, que el resultado produce una inmersión en la obra tan impresionante que asusta. Ross retrata a la perfección cómo es Gotham: gigantesca, sucia, oscura y corrupta, y consigue transmitirtelo prácticamente desde la primera página. No espereis encontrar la disposición típica de las viñetas, puesto que aquí, en su gran mayoría, estarán difuminadas en diferentes y espectaculares splash-pages, que pueblan la obra con gran frecuencia. No existen bocadillos, ni por supuesto onomatopeyas, que sin duda estropearían el tono artístico de la obra. En su lugar, los textos que narran la historia están colocados en fila como si de un libro de texto se tratase, y en puntos estratégicos concretos que no molestan el trabajo de Ross. Por supuesto, suelen ser textos concisos y cortos, por el mismo motivo, para no desviar excesiva atención del dibujo. Al final, no podemos negar que es una obra al servicio del dibujante, algo que en otros casos no sé, pero con Alex Ross funciona muy bien. Y por supuesto, Paul Dini ha sabido entenderlo, y con ello brindarnos además, un cómic excelente.

Otra splash-page espectacular
Otra splash-page espectacular

“Batman: Guerra contra el crimen” supone una oportunidad perfecta para los neófitos en Alex Ross para iniciarse en su obra, así como para los que ya le conocen, añadir una más a su colección. Es un ejemplo clarificador de por qué el cómic es considerado un arte y por qué debería llegar a más gente. Ross va a pasar a la posteridad como uno de los artistas más importantes de este noble arte, así que un amante del cómic no puede permitirse el lujo de no tener en su biblioteca como mínimo una obra de este artista. Por si la insoportable adoración a la que he sometido a Ross durante este artículo no os lo ha dejado claro, no cabe más que seguir recomendándoos esta obra, porque es sin duda alguna, una de las experiencias más gratificantes que podéis disfrutar con un cómic. Y encima está a un precio de risa, no se puede pedir más.

  Edición original: Batman: War on Crime USA, The World's Greatest Super-heroes (extras) Edición nacional/ España: ECC Ediciones Guión: Paul Dini, Alex Ross Dibujo: Alex Ross Entintado: Akex Ross Color: Alex Ross Formato: Cartoné, 72 págs. Precio: 12,50 €   Uno de los momentos más satisfactorios en la vida de…
Guión - 8
Dibujo - 10
Interés - 9.5

9.2

Imprescindible

Impresionante obra de Alex Ross, que una vez más demuestra ser uno de los mejores artistas de cómic de todos los tiempos. Le acompaña y ayuda Paul Dini con un guión sencillo pero muy bien ejecutado y construido, que complementa a la perfección al apartado artístico, el verdadero protagonista de este cómic.

Vosotros puntuáis: 7.9 ( 7 votos)

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
3 Comment threads
1 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Tachuelatierra616dhaldonFletcher Recent comment authors
Recientes Antiguos
Fletcher
Lector
Fletcher

Deseando estoy que ECC publique el resto de las obras de Ross!!

Fletcher!!

dhaldon
Lector
dhaldon

Pues siento discrepar; es cierto que cuando descubres el trabajo de Ross te deslumbra y no puedes parar de leer (o mirar) sus cómics, sobre todo si son tan buenos como Kingdom Come o Marvels…pero cuando pasa el tiempo y tienes más lecturas y experiencia, lees un cómic como este y lo dejas como lo habías cogido; no tiene historia, no te llega, solo has pasado unos minutos viendo sus ilustraciones (impresionantes, eso si)

En general la serie de “Los mejores superheroes del mundo” deja bastante que desear a nivel de guión, solo es una sucesión de preciosas ilustraciones de Ross (ilustraciones, porque de narrativa ya ni hablamos)

El mejor de todos es el dedicado a Superman y yo recomiendo elegir la versión de Norma, que tiene el tamaño Absolute. Los de ECC son tan cutres y tienen tan poca fe en su producto que ni siquiera lo han publicado a tamaño original. Para no variar.

pelayo
Lector
pelayo

Pues no lo sientas por discrepar, Dhaldon, porque tu opinión acerca de que esta serie de novelas gráficas “no tienen mucha historia” esta bastante extendida, y no os falta razón. Sin embargo, yo creo que la intención de los autores no ha sido ofrecer una “historia” de cada icono, sino una “reflexión/recordatorio” sobre la esencia de cada uno. Si hacemos una comparación con la poesía, no han pretendido hacer un largo cantar de gesta sobre Batman (y los otros) sino un haiku que, en 3 sencillos renglones, explique quiénes son, qué hacen y por qué lo hacen. Dini lo reduce todo al mínimo de palabras y situaciones, y Ross embellece cada una de ellas con su arte. Y así, a través de una muy sencilla trama -que comprendo que a muchos les sabe a poco- nos encontramos que estos personajes, más allá de los trajes de colores, los poderes, los gadgets o la mitología, son maneras de pensar y de enfrentarse a problemas. Hay páginas y dobles-páginas en que es evidente que esta obra no pertenece a un género narrativo sino reflexivo, como esas 2 páginas que con el texto “Sean las cicatrices físicas o mentales, el crimen hiere a todo el que toca. Trae dolor y muerte. Envenena la mente y el alma. Y al final sólo deja desesperación”, mientras vemos una sala de urgencias, un cementerio, a Harvey Dent -creo- en su celda acolchada y una dramáticamente iluminada hilera de celdas con barrotes con las manos de los presidiarios asomadas.

Particularmente de este “Guerra contra el crimen”, me parecen interesantes 2 escenas: por un lado ese momento en que Bruce Wayne, aislado del mundo exterior en el interior de su Rolls&Royce medita acerca de que el asesinato de sus padres fue lo peor que le pudo pasar pero que quizás, también de alguna manera, le salvó de convertirse en el típico heredero multimillonario malcriado y abotargado por los vicios del dinero. Por otro lado, la escena en que durante una misión de reconocimiento por un barrio conflictivo va disfrazado como un civil más, y mientras desayuna en una cafetería se percata -por el lenguaje corporal- que la camarera que le está atendiendo es una ex-convicta, y sus pensamientos sobre ella son bastante duros, apostando a que va a recaer en la delincuencia.

Una lástima la edición de ECC, esto pide “pantalla grande”.

Tachuela
Lector

Hombre, estamos hablando de un cómic de Batman espectacular. Espectacular por la parte del guión.

Dini y Ross desarrollan un guión que profundiza en la figura de Bruce/Batman como un catalizador del cambio social. “Guerra contra el crimen”, ¿qué crimen? Aunque cae en los típicos tópicos (los raterillos que roban licorerías, los traficantes de drogas… los tópicos del, je, superhéroe urbano), amplía las miras al constructor corrupto, ¡vaya! Se preocupa por preguntarse por las raíces del crimen de bajo nivel, el de los rateros de clase trabajadora, que siempre son la falta de puestos de trabajo. Bruce Wayne lucha contra el crimen… creando esos puestos de trabajo. Hay mucho mensaje político en el guión, que da para hablar de este cómic mucho más que solo el dibujo.

Y luego efectivamente el análisis de Batman como “consecuencia de un mal día”. Dini y Ross enmiendan la plana a Alan Moore, señalan el gran error de ‘La broma asesina’: el humorista de la clase social más baja si tiene un mal día, se vuelve villano; el hijo de millonarios de la clase más alta, si tiene un mal día se vuelve superhéroe. Dini y Ross efectivamente señalan los privilegios de estar en una clase más alta, lo fácil que es el camino para los que tienen una familia más acomodada, una mejor educación, un mejor ambiente social.

Es muy buen cómic. Y no por los dibujos de Ross, hay mucho más. Pero es eso, cuando se piensa que “la historia es algo secundario” se están olvidando los niveles de lectura. Mi recomendación para no volver a caer en esos análisis tan simples, “La cena de los notables”, de Constantino Bértolo.