Batman: Grotesk

Analizamos esta corta historia del maestro John Ostrander sobre Batman en plena etapa de Grant Morrison.

Por
15
6155
 

Edición original: Batman núms. 659-662 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: John Ostrander.
Dibujo: Tom Mandrake.
Entintado: Tom Mandrake.
Color: Nathan Eyring.
Formato: Cartoné, 104 páginas.
Precio: 13,50 €

 

Después de la presentación de Damian Wayne, el hijo de Batman, y de dar el pistoletazo de salida a la etapa de Grant Morrison con Batman e Hijo, el anterior tomo que reseñamos hace un tiempo, ECC Ediciones continúa la recopilación de la etapa del escocés de forma absolutamente detallada y sin desperdiciar ni un solo número del murciélago. Tal es así, que en este segundo volumen nos traen una historia que nada tiene que ver con Morrison ni con las tramas planteadas por el escritor, y que no es más que una historia cerrada e independiente, que bien podría haber salido en Detective Comics. No obstante, al menos detrás de la historia tenemos a John Ostrander y Tom Mandrake, equipo artístico bien conocido por escribir e ilustrar respectivamente las noventeras de etapas de El Espectro y Detective Marciano.

Sin embargo, no siempre un buen equipo artístico que nos ha traído buenos momentos en el pasado tiene por qué engendrar siempre historias de calidad. Le ocurre por ejemplo a Doug Moench y Kelley Jones, que en sus últimas colaboraciones no han sabido mantener el nivel de su etapa en Batman en los noventa, y le pasa también a Ostrander y Mandrake con Batman: Grotesk, una historia que ya os adelanto, es bastante superflua.

Portada de Greg Lauren

Un hombre aparece en llamas frente a dos policías de Gotham, quedando a merced de las llamas y horriblemente desfigurado. Ante este extraño incidente, Batman decide tomar cartas en el asunto e investigar qué o quién puede haber detrás del posible crimen. Las pistas le llevan a una aparentemente inocente enfermera y a su fallecido hermano, a los que el propio Bruce Wayne había conocido tiempo atrás. La cosa se complica cuando un par de bandas rusas y japonesas empiezan a perseguir a Amina Franklin, la enfermera, y un extraño y desfigurado villano llamado Grotesk comienza a desarrollar su plan maestro, que el detective murciélago tratará de descubrir e impedir.

Poco más se puede decir de esta fría y anodina historia que no aporta nada al universo de Batman ni tampoco a la etapa de Morrison, de la que hacemos un impasse con este tomo totalmente innecesario. No sabemos qué pretendía Ostrander con esta historia, si es que tenía algún tipo de pretensión más allá de escribir un caso de Batman para entretener al lector medio. No consigue sin embargo ni siquiera esto último, y nos ofrece un nuevo villano para la galería del murciélago, que por cierto no volvió a aparecer más, y que a nivel estético sí funciona, debido a su grotesco aspecto y sus ínfulas del Jorobado de Notre Dame, pero que tiene un ínfimo desarrollo psicológico, despertando la incoherencia en el personaje, y la confusión en el lector ante las acciones de éste. El caso como tal no es tampoco particularmente interesante, ni el plan de Grotesk demasiado complejo, pese a la trama de fondo de un extraño dispositivo médico, y supone un reto muy sencillo de superar para Batman, que en realidad tiene más problemas con las bandas mafiosas que con el propio Grotesk. Todo ello envuelto en una trama que, huelga decir, es bastante predecible y que, insisto una vez más, es completamente prescindible para todo aquel que quiera leer la etapa de Morrison, o incluso para cualquier lector en general.

En el apartado artístico tenemos a Tom Mandrake en el dibujo y entintado, a Nathan Eyring en el color y a Greg Lauren encargándose de las portadas. Mandrake, como hemos comentado al principio, es un conocido y veterano artista que ya había colaborado con Ostrander en los noventa en series como Detective Marciano o El Espectro, pero también es conocido por su etapa en los ochenta en la colección Sgt. Rock y por la serie limitada Shazam! El nuevo comienzo, que nuestro compañero Jordi analizó hace poco en nuestros especiales sobre el personaje. En esta historia, se le empiezan a notar los años a Mandrake, que arrastra un estilo muy de su época un poco desactualizado ya por entonces en el año 2007, y que transmite una rudeza difícil de soportar en ocasiones, quedando muy lejos de sus mejores momentos en Detective Marciano, y sobre todo en El Espectro. Es sin embargo muy destacable el diseño del villano, Grotesk, que realmente consigue despertar en el lector una sensación difícil de describir, y que cumple, en mi opinión, con el objetivo que se propone Ostrander con este inverosímil y absurdo personaje.

Mención aparte son las portadas de Greg Lauren, con un estilo fotográfico y un aire sombrío, retorcido y surrealista que, al igual que Mandrake, transmite unas extrañas sensaciones muy propias del adjetivo que da nombre al villano de esta historia: “Grotesk”.

  Edición original: Batman núms. 659-662 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: John Ostrander. Dibujo: Tom Mandrake. Entintado: Tom Mandrake. Color: Nathan Eyring. Formato: Cartoné, 104 páginas. Precio: 13,50 €   Después de la presentación de Damian Wayne, el hijo de Batman, y de dar el pistoletazo de salida…

Anodino

Guión - 5.5
Dibujo - 6.8
Interés - 5

5.8

Una innecesaria y superflua historia que aporta poco al universo de Batman y que solo destaca, en muy breves momentos, por el dibujo de Tom Mandrake.

Vosotros puntuáis: 6.54 ( 5 votos)

15
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
12 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
sethDrury WalkerJack KnightbillyboyCristian Miguel Sepulveda Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

“Sin embargo, no siempre un buen equipo artístico que nos ha traído buenos momentos en el pasado tiene por qué engendrar siempre historias de calidad.”
“Un hombre aparece en llamas frente a dos policías de Gotham, quedando a merced de las llamas y horriblemente desfigurado.”
Si te apasiona escribir, inevitablemente tienes que poner interés y prestar atención a cosas así.
Te lo digo sin acritud alguna, a mí también me resulta un pelín tedioso repasar un texto ya terminado en busca de errores, construcciones mejorables o redundancias, pero hay que hacerlo. Son detalles que pueden transmitir apresuramiento en una redacción que por lo demás es correcta y muy disfrutable, así que felicidades.
Opinó igual que tú: Grotesk fue una historia totalmente prescindible en el inicio de la etapa de Batman más esperada de la historia. Aunque hubiera sido una buena narración, la hubiera denostado igualmente, con que imagínate jajaja. Para mí fueron dos meses de ¿EN SERIO?

¡Saludos!

seth
Lector
seth

Ese “con que” es “conque”. De lector a lector.

Por otro lado, no me parece un cómic atractivo. Cierto rechazo hacia el dibujo.

Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

Hola Seth,
Pues si no recuerdo mal, “con que” equivale a “con el/la cual”, así que si se pueden intercambiar en el texto está bien. “Conque” es una ¿conjunción? consecutiva, así que se utiliza pues para eso, para arrojar consecuencias. No encuentro el “con que” que dices, así que no sé si está mal o no.
En cualquier caso, tanto si te equivocas tú como si no, me veo obligado a condenarte a mi odio eterno por haberme corregido, clamar venganza, dar rienda suelta a mi ira apocalíptica y tildar de injusto y desproporcionado tu comentario: de lector a lector.
(¿Veis? ¡Humor! ¡No es para tanto! ¡No todo en la vida son zascas!).
Y eso que se te nota MIL que has querido ir de listo.
¡A tope con las lenguas, chicos!
– ¿Verdad que la sintaxis era vuestra materia favorita en el cole?
– JOOOOOR.

Ay. Desde luego el cómic es malísimo.

seth
Lector
seth

“Conque imagínate” equivale a “así que, imagínate”. Sencillamente. Es interesante cuidar la lengua pero también la autocrítica.

Un saludo.

Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

“Con el cual imagínate” a mí no me suena tan mal. Mi abuela lo dice, y es grandiosa. Pero vamos, que pa ti la perra gorda, que no sería la primera vez que me equivoco, etc etc.
Cómo nos ponemos, joer; que pareces Arturo Pérez-Reverte.
Repito que no quería despertar las iras de nadie con mis comentarios; me gusta mucho esta web, la sigo desde hace más de diez años, pero en los últimos meses he leído más de un comentario sobre la mala estructura de un artículo y quería dar mi opinión constructivamente.
Somos fans, no la RAE: si por una crítica a buenas nos ponemos todos en plan a ver quién queda por encima, mala cosa.
Nadie abre el pico para simpatizar y dar su opinión sobre cómics, pero cuando hay polémica corren ríos de tinta, la leche. Con lo que molaba este foro… Ocioso, Iwas, gente chachi, ¿dónde estáis?

billyboy
Lector
billyboy

Según leí la idea era darle a Batman un villano de color, cosa que no ocurrió, este villano no funciono y no a vuelto a salir mas, cosas raras de esas épocas como las versiones femeninas de ventrílocuo y dos caras (bueno, esta no fue presentada como villana)

Jack Knight
Lector
Jack Knight

La versión femenina del ventrílocuo para mi era un personaje estupendo, una gran aportación de la etapa Dini (bueno, como prácticamente todo lo que hizo en su etapa en Detective).
La saga de Grotesk, pues un coitus interruptus en medio del arranque de la etapa Morrison, nada destacable de la obra de un dúo de autores más que notable pero a más de una década de su mejor momento creativo como fueron los mediados-finales de los noventa.

Matches_Malone
Lector
Matches_Malone

Grande Dini.

Drury Walker
Lector
Drury Walker

Una historia típica y tópica de Batman por unos autores que tuvieron tiempos mejores. Supongo que los que no soportaban a Morrison tuvieron aquí un respiro. Grotesk no es nada especialmente memorable por lo que, salvo que Ostrander quiera repescarlo de alguna manera, así se quedará. A mí, que tengo debilidad por los villanos clase C y D, me divirtio Johnny Karaoke que sí que podía dar para más momentos. Por lo demás de acuerdo con usted, señor Sepulveda, en que este arco quizas habría quedado mejor en el Detective de Dini. Meter con calzador este arco tan alejado en todos sus planteamientos de la etapa Morrison apenas iniciada su andadura queda muy disonante, pero supongo que Kubert necesitaría un descanso.

Un saludo.