Batman: Gotham a luz de gas

Por
16
3074
 

Edición original: Gotham by Gaslight USA y Batman: Master of the future USA (DC comics).
Edición nacional/ España: Diciembre 2013 (ECC Ediciones).
Guión: Brian Augustyn .
Dibujo: Mike Mignola,Eduardo Barreto.
Entintado: P. Craig Russell,Eduardo Barreto.
Color: David Hornung, Steve Oliff.
Formato: Rústica. 120 págs.
Precio: 11.95€.

 

¿Cómo sería la ciudad de Gotham a finales del siglo XIX? ¿Cómo sería el Batman de esa época? ¿A qué enemigos se enfrentaría? Con esta sugerente premisa, el guionista Brian Augustyn crearía Gotham a Luz de Gas, junto con Mike Mignola, la aventura que daría pie a la creación de la colección Otros Mundos (Elseworlds), y su continuación, Amo del Futuro, junto a Eduardo Barreto, donde seguiría explorando esta peculiar época.

La idea de narrar historias alternativas de personajes de DC es muy vieja y casi todas la series de la compañía ha tenido en algún momento algún episodio donde se exploraba una versión ligeramente diferente del personaje o se imaginaba un posible futuro de los mismos, pero no fue hasta finales de los 80 cuando se creo de manera oficial una colección, Otros Mundos, donde amparar este tipo de proyectos dedicados a narrar historias autoconclusivas y fuera de continuidad donde se exploran versiones radicalemente diferentes de los principales héroes de DC. La colección ha dado algunas obras muy interesantes creadas por autores de primera línea como Kingdom Come (Mark Waid y Alex Ross), Superman: Identidad Secreta (Kurt Busiek y Stuart Immonen) o JLA: El Clavo (Alan Davis). Una de estas historias más recordadas es precisamente una que se publicó antes de que existiera dicha colección y cuyo éxito propicio la creación de la misma. Me refiero a Gotham a Luz de Gas, una historia ideada por Mark Waid y Brian Augustyn que situaba a Batman a finales del siglo XIX y que gozó de un éxito considerable, gracias al atractivo de su premisa y al fabuloso equipo artístico que se encargó de dibujarla: Mike Mignola a los lápices y P. Craig Russel a la tinta.

La historia, ambientada en 1889, empieza con Bruce Wayne regresando a Gotham tras pasar unos años en Europa estudiando y entrenándose para convertirse en Batman. En su viaje de regreso coincide con su tío Jake, un buscavidas que regresa a Gotham tras dilapidar una fortuna en las casas de juego europeas. Ya en Gotham, Wayne inicia su cruzada contra el crimen, despertando las simpatías del inspector de policía Gordon y las sospechas del comisario Tolliver. Cuando en la ciudad empiecen a sucederse una serie de asesinatos atribuidos a Jack el Destripador, Tolliver lanzará una campaña contra Batman que acabará con la encarcelación de Bruce Wayne como principal sospechoso de los crímenes. A partir de ahí, Batman tendrá que usar todas sus habilidades como detective para encontrar al verdadero asesino y demostrar así su inocencia y acabar con los asesinatos.

Mike Mignola sabe muy bien crear ambientes góticos
Mike Mignola sabe muy bien crear ambientes góticos

El gran atractivo de esta historia es su sugerente punto de partida, esa reinvención de Batman como héroe victoriano, algo que Brian Augustyn no acaba de aprovechar del todo ya que su guión apuesta por lo seguro y presenta una historia donde repasa algunos de los elementos comunes del personaje de Batman, revisitados bajo la óptica del cambio de época, y en la que la trama es demasiado predecible y poco imaginativa. No hay en Gotham a Luz de Gas un gran desarrollo de personajes, el Batman que presenta Augustyn no difiere mucho del que presentara Frank Miller en Año Uno, por ejemplo, y el resto del reparto (Gordon, Alfred, Tolliver) se ciñe a los clichés básicos de sus versiones tradicionales. El tratamiento del villano no es mucho mejor, ya que Augustyn prefiere ignorar el aura de misterio que rodea la identidad del asesino y apuesta por darle nombre y rostro e incluso relacionarlo con el origen del trauma que empujó a Bruce Wayne a convertirse en Batman. Esta es quizás la única aportación original a la mitología de Batman que hace Augustyn. Eso sí, hay que reconocerle a Augustuyn concreción narrativa y sentido del ritmo, puesto que todo el relato queda resuelto en apenas 48 páginas donde el autor tiene tiempo de presentar este nuevo escenario para Batman y su enfrentamiento con el Destripador.

Si el guión de Augustyn no es nada especial más allá de su punto de partida, lo que realmente convierte esta obra en algo especial es el magnífico trabajo gráfico de Mike Mignola y P. Craig Russell, dos artistas que por si solos pueden sostener una obra y que juntos obtienen un resultado excelente. El estilo de Mignola en 1989, aun no era el de Hellboy pero ya se nota en él las principales características que hacen tan especial el trazo del artista. Destaca sobre todo la excelente ambientación que hace de Gotham, muy sobria, y la enorme fuerza de sus escenas nocturnas tanto las que muestran a Batman en acción como las que recrean los crímenes del Destripador. Mignola es un reconocido aficionado a los relatos de terror y eso se nota en la excelente ambientación de tintes góticos que consigue con su arte que atrapa al lector mucho mejor que la prosa de Augustyn. Gracias al trabajo de Mignola, esta historia adquiere la fama que se merece y convierte esta historia en un pequeño clásico de Batman.

Algunas páginas de Mike Mignola para Gotham a Luz de GasInterior_batman_gotham_a_luz_de_gas_3Interior_batman_gotham_a_luz_de_gas_4
Algunas páginas de Mike Mignola para Gotham a Luz de Gas

La inclusión en el tomo de Amo del Futuro, la continuación oficial de Gotham a Luz de Gas, permite hacer un ejercicio de comparación que da más valor si cabe al trabajo de Mignola en la primera de estas dos obras. Augustyn repite en el guión y en esta ocasión el guionista aprovecha mejor los elementos de los que dispone para desarrollar una historia más interesante y profundizar en el personaje de Batman. La acción se sitúa unos pocos años después de la historia anterior, Batman aparentemente se ha retirado de su lucha contra el crimen y la ciudad de Gotham está preparando una gran exposición para celebrar la llegada del nuevo siglo, pero la aparición de Alexandre Leroi traerá una nueva amenaza para la ciudad. Leroi dice conocer las desgracias que traerá el progreso y exige suspender la exposición o destruirá la ciudad. Ni la ciudad ni Leroi renunciarán a sus planes lo que llevará a un conflicto que sólo Batman podrá detener.

En esta historia Augustyn se aleja del relato de terror gótico que era Gotham a Luz de Gas y se aproxima a un tipo de historia más cercana a Jules Verne, con leves toques steampunk y que presenta a un Bruce Wayne más interesante, enfrentado a un conflicto interno que lo aleja de su versión tradicional. Una vez vengado el crimen que acabó con la vida de sus padres ¿Qué le impulsa a seguir con su cruzada contra el crimen? Esta pregunta y el desarrollo de una historia romántica son dos aportaciones del guionista que enriquecen esta versión del personaje, que sumados al buen ritmo que imprime el guionista a la obra hacen de este un relato bastante entretenido. El dibujo corre a cargo del excelente artista uruguayo Eduardo Barreto que hace un buen trabajo de corte bastante clásico lleno de energía y con una excelente caracterización de los personajes. Me ha parecido especialmente destacable el clímax final que enfrenta a Batman y a Leroi a bordo de un dirigible y que es una excelente muestra de narrativa de acción.

Algunas páginas de Eduardo Barreto para El Amo del FuturoInterior_batman_gotham_a_luz_de_gas_6Interior_batman_gotham_a_luz_de_gas_7
Algunas páginas de Eduardo Barreto para El Amo del Futuro

A pesar del buen hacer de Augustyn y Barreto en Amo del Futuro, donde ofrecen una obra más que digna, el resultado palidece en comparación con Gotham a Luz de Gas, donde la personalidad del trabajo de Mignola destaca por encima de todo y demuestra la importancia de contar con el artista adecuado para narrar cada historia, y que con un dibujante diferente el resultado puede variar mucho.

16 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
samanosuke
samanosuke
7 diciembre, 2013 13:44

Tengo ganacas ya de tenerlo entre manos, es una obra de la que siempre he oído hablar muy bien, así que caerán tanto ésta como El Clavo (aunque estos cómics de los que siempre he oído buenas cosas, tengo comprobado que el 80% acaban defraudándome xD).

Y tengo una pequeña duda: ¿con qué misterioso método elige ECC las obras que van en rústica y las que van en cartoné? Porque macho, no hay manera de adivinarles una.

Sputnik
Sputnik
Lector
7 diciembre, 2013 14:35

Espera… ¿Amo del futuro? ¿Continuación de Luz de Gas? ¿Loqué? No es que me quite el sueño (tengo la edición de Norma, voy que chuto) porque en Luz de Gas lo primero es lo primero y lo primero es Mike Mignola. La historia en sí es simple como ella sola, y el universo ficticio del Batman Decimonónico me tira un poco de un pié más allá del tema estético, con lo cual volvemos a Mignola. Pero no sabía nada de una continuación.
En fin, tendré que leerla en la librería mientras en dueño me grita “¡esto no es una biblioteca!”

Esfingo
Esfingo
Lector
7 diciembre, 2013 15:14

Yo tengo el de Norma que tiene lo que me interesa, el dibujo de Mignola.

Ivan Rivas
7 diciembre, 2013 15:19

Pues a mi me parece muy buena idea que ECC haya recuperado Amo del futuro, que yo creo que no había vuelto a ser editada desde que la sacó Zinco.
Es una historia a la yo le tengo mucho cariño. Los dibujos de Barreto son impresionantes y aunque en este tomo puedan chocar con los de Mignola, cada uno está genial en su ambiente.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
7 diciembre, 2013 17:12

Mucha gente ya tiene Luz de Gas por la edicion de Norma (o si no la tendra por los saldos de las tiendas), podrian haber editado el Batman: Nevermore o Batman/Houdini: El taller del diablo.

Johnny99
Johnny99
Lector
7 diciembre, 2013 17:32

Cierto bluntman, a mi de hecho creo q me costo 2 euros en un saldo ( junto a la maldicion q cayo sobre gotham, que fueron 5)

Mr. X
Mr. X
Lector
7 diciembre, 2013 19:31

Hablando de otros mundos… Me pillé el pasado finde Batman 9 Vidas, Y lo recomiendo encarecidamente. Un dibujo magnífico de Lark y un guión igualmente bueno de Motter (¿y qué habrá sido de este hombre?)

Valdi
Valdi
Lector
7 diciembre, 2013 23:55

Gracias por la reseña, muy buena como siempre Alejandro 😉
Como decís Mignola es mucho Mignola, pero Barreto tambien es un grande y no desmerece en absoluto, a Barreto es que le tengo cariño la verdad.
Y Samano, a mi también los “grandes clásicos” suelen defraudarme, pero El Clavo con ese toque clásico de la Edad de Plata y el cariño que se desprende por los personajes, ya merece la pena. Sólo por el dibujo de Davis es un must have, ya veras 😀

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
8 diciembre, 2013 3:34

En mi 2ª, y última, crisis de madurez como lector de comics, allá por 1995, me desprendí, entre muchísimos otros tebeos, de este “Gotham a Luz de Gas” así como de “Amo del Futuro” en sus ediciones de Zinco.
Así que para mi es una ocasión inmejorable para tener las dos obras de nuevo en mi colección, esta vez para siempre jamás, en una buena edición y a un precio ajustado.

Y a raíz de lo comentado por compañeros zoneros más arriba y en la misma reseña por Mr.Ugartondo:
Yo tambien soy de la opinión de que no estamos hablando de 2 obras maestras, aunque si de lo mejorcito de la serie “Otros Mundos”; pero es que el dibujo de Mignola y de Barreto en ambas obras no tiene desperdicio. Un lujo y un placer visual.

Rockeros Saludos.

Raúl Peribáñez
Raúl Peribáñez
Lector
8 diciembre, 2013 11:20

Nunca he entendido el porqué de tanta pasión por este cómic. Al margen de los dibujos de Mike Mignola, la historia no es nada del otro mundo.

Sputnik
Sputnik
Lector
8 diciembre, 2013 12:03

La pasión por este cómic viene de que mola mucho ver a Batman en un entorno victoriano neogótico, dibujado por Mignola y enfrentado a Jack el Destripador, “de moda” en aquél momento en los cómics debido a From Hell. Creo.
¡Y empezó la cosa de los Otrosmundos!
Parece que en ECC están por reeditar cosas de este sello, aunque quitando el del Superman y la guerra de los mundos de momento aún no han reeditado nada que no tuviese ya. Ojalá recuperen cosas como el mentado Batman/Houdini, del que guardo muy buen recuerdo, o el Riddle of the Beast. Aunque puede que este lo tenga un poco mitificado

HenryJones
HenryJones
Lector
8 diciembre, 2013 21:39

Yo tengo la edición de Zinco y por lo que veo en esta han cambiado el color. Mignola es siempre una delicia pero estoy de acuerdo en que la historia tampoco es nada del otro mundo.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
9 diciembre, 2013 8:52

A mí tampoco me mata la historia, pero es que el dibujo lo compensa sobradamente. La continuación no me la he leído, a ver si la encuentro por ahí de saldo.

Y coincido con Mr. X; el Batman: 9 vidas es una delicia.

Sputnik
Sputnik
Lector
9 diciembre, 2013 13:04

“Motter (¿y qué habrá sido de este hombre?)”

Se volvió loco diseñando una ciudad futurista retro a tamaño real y se perdió para siempre por sus avenidas art decó.

Mr. X
Mr. X
Lector
9 diciembre, 2013 13:15

“Sputnik
ha comentado el 9 diciembre, 2013 a las 13:04h
“Motter (¿y qué habrá sido de este hombre?)”

Se volvió loco diseñando una ciudad futurista retro a tamaño real y se perdió para siempre por sus avenidas art decó.”

Vale, por lo que veo sigue trabajando en mi biografía http://deanmotter.com/Xprints.htm Todo controlado.

Aieie!
Aieie!
Lector
9 diciembre, 2013 23:00

Gracias por el artículo, como siempre.
Yo reivindico el guión de luz de gas (no así de amo del futuro aunque el dibujo también me encanta) pero admito que fue creo mi primer prestige y claro, creo que me lo habré leido unas 200 veces. Bruce acusado, batman perseguido, Alfred haciendo de actor, Jack el destripador! joder, qué más se puede pedir?!