Batman: El Caballero Oscuro – Testamento

Por
5
1108

 

Guión: John Wagner
Dibujo: Chris Brunner
Edición España: ECC Ediciones (2013)
Contiene: Batman: Legends of the Dark Knight Nº 172-176 USA (DC Comics, 2003-2006)
Formato: Tomo rústica de 128 páginas
Precio: 12,50 €
Valoración:

 

“Ellos saben quién es usted. Saben lo que usted representa. Y mucho, pero que mucho después de que haya muerto, aún pervivirá en sus corazones.”

En los años cuarenta del pasado siglo XX, siguiendo estrechamente la estela del Superman de Jerry Siegel y Joe Shuster, habría de nacer uno de los personajes más populares de la cultura pop contemporánea, el inmortal Batman creado por Bill Finger, con el entusiasta apoyo de Bob Kane, en 1939 en las páginas de Detective Comics #27 de la editorial National Publications que hoy conocemos bajo el nombre de DC Comics. Este año, más de seis décadas después de su nacimiento, Batman cumple su 75º Aniversario, un momento que sirve para hacer retrospectiva de su historia, marcada por grandes autores y miles de inmejorables aventuras y relatos. Por supuesto, en una efemérides de este tipo, cuando todos pensamos en nuestros cómics favoritos de Batman raro será el caso que no se acuerde del Batman: Año Uno de Frank Miller y David Mazzucchelli. Este clásico vino a redefinir la mitología de Batman en los años ochenta, permitiendo reencontrarse con su esencia más profunda, ayudando a mantenerlo fresco para todo un nuevo reguero de seguidores, influyendo decisivamente a toda una generación de autores e incluso inspirando y sirviendo de base a las más recientes producciones cinematográficas protagonizadas por el más humano de los superhéroes. Este es el caso de la presente obra, Batman: El Caballero Oscuro – Testamento, trabajo del destacado guionista John Wagner y el dibujante Chris Brunner, una historia publicada originalmente a principios de la década pasada en la cabecera Legends of the Dark Knight.

En los primeros años de la carrera contra el crimen del protector de Gotham City, cuando este no cuenta aún con todo el respaldo y confianza de las fuerzas de seguridad y los ciudadanos compatriotas de Bruce Wayne no saben muy bien que pensar sobre esa figura oscura a la que conocen como Batman, una banda de delincuentes callejeros decide aplicar su propia justicia en la metrópolis adoptando el revelador nombre de Justicia Dura y erigiéndose como jueces, jurados y verdugos de los malhechores. En un intento de detener las acciones de este grupo Batman, perseguido por la policía, verá comprometida su seguridad y su identidad civil cuando un diario escrito por él mismo, narrando su sagrada misión y todos sus secretos, caiga en las manos de Justicia Dura. Esta es la premisa manejada por John Wagner en Testamento, un relato en el que vuelve a retomar temas como la violencia, la justicia y la perdida de humanidad, casi dogmas arraigados en su trabajo a lo largo de su ya extensa carrera, desde la creación de Judge Dredd junto a su compañero Carlos Ezquerra en las páginas de la mítica revista británica 2000 AD hasta el éxito de su novela gráfica Una Historia de Violencia, ilustrada por el estadounidense Vincent Locke y publicada originalmente por la editorial Paradox Press y, posteriormente, por DC Comics en el sello Vertigo Comics.

La narración de este nuevo flirteo con los orígenes del Caballero Oscuro se centra, como ya pasaba en el mencionado Batman: Año Uno de Frank Miller y David Mazzucchelli, en las figuras de Batman y el Comisario James Gordon, recuperando veinte años después de la publicación de este cómic el tono, la atmósfera y el realismo sucio y seminal de dicha historia. Las formas y maneras de John Wagner también se adaptan en gran medida al trasfondo del Batman de Frank Miller, planteando un dilema copiosamente explorado en los cómics del personaje, hablamos del “efecto llamada” de la labor justiciera del Cruzado Enmascarado, reflejado y distorsionado por sus imitadores en defensa habitualmente de unos métodos y filosofías más contundentes a las del héroe de Gotham City. En este debate moral, la peculiaridad introducida en Testamento por John Wagner radica en el antagonismo al que se enfrenta Batman, no identificado en esta ocasión mediante homólogos superheroicos ni personalidades ligadas a su propia genealogía, dicha justicia resulta aquí encarnada por “personas corrientes”, gente de la calle, aunque fanáticos y egoístas, desprovistos de principios y sedientos de venganza. No obstante, esto tampoco es un páramo de originalidad, ni sirve para que Testamento se aleje de caminos, esquinas y calles sobradamente familiares.

batman_testamento_john_wagner_chris_brunner_3batman_testamento_john_wagner_chris_brunner_1batman_testamento_john_wagner_chris_brunner_2
Portada de Batman: Legends of the Dark Knight #174 y originales de Chris Brunner

Este es el problema principal de la propuesta de John Wagner, aunque no deja de ser una dolencia bastante extendida hoy en día en el cómic de superhéroes programado por las grandes editoriales estadounidenses, una carga caracterizada por la previsibilidad, la intrascendencia y una generosa y endémica sensación de déjà vu. No estamos ante un mal cómic, llega a la media de calidad exigida, sus personajes están bien caracterizados y el argumento nos ofrece momentos bien planteados, pero la historia acaba dejándose llevar por resoluciones sencillas y los convencionalismos cíclicos del cómic de superhéroes. La narración de John Wagner se mueve a través de los diálogos, tanto o más que la acción, pero esto no ralentiza de ninguna manera las tramas ni el ritmo del relato porque su autor es un perro viejo en estas lides y, por suerte, cuenta con el apoyo gráfico de un dibujante como Chris Brunner que consigue hacer de la sobriedad una verdadera y plástica virtud. Este artista neoyorkino, visto en cabeceras como Hellblazer, Star Wars o El Inmortal Puño de Hierro, añade a la historia un trazo irregular pero detallado, al cual el color de James Sinclair intenta emparentar con el Batman: Año Uno de Frank Miller y David Mazzucchelli. En resumen, Batman: El Caballero Oscuro – Testamento se puede considerar una honrosa lectura, pero excesivamente acomodada y deudora de sus influencias para poder dejar una huella perdurable en el lector.

Enlaces de interés

 Reseña de Una Historia de Violencia de John Wagner y Vince Locke por Jordi T. Pardo

5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
frankbanner71
frankbanner71
Lector
30 enero, 2014 8:44

la mascara de “hockey” del villano parece casi la misma que le han endiñado a DEATHSTROKE en la serie de ARROW.un diseño muy parecido.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
30 enero, 2014 9:04

Pues lo ví en la librería y dudé si pillarlo o no. Creo que me voy a ahorrar la pasta.

Bueno. Que la gastaré en otro tebeo.

r7varola
r7varola
Lector
30 enero, 2014 17:49

Sin saber mucho de esta obra, le tenía bastantes ganas. Esta reseña me las bajó bastantes.Sería genial pudieran comentar los títulos “Foragidos”, “Irresistible” e “Hijo e la fortuna” de la misma colección

Johnny99
Johnny99
Lector
30 enero, 2014 20:38

r7varola, yo he leido (y comprado) las obras que mencionas, y excepto Forajidos, que tiene un nivel mas alto (para mi gusto), el resto son similares a esta: bien planteadas y agradables de leer, pero nada del otro jueves. igual si no eres demasiado completista las puedes leer por otras vias…

r7varola
r7varola
Lector
31 enero, 2014 12:57

Gracias Johnny99. Precisamente no soy nada completista, con lo difícil que está comprar cómics trato de gastar mi dinero solo en obras de calidad garantizada, así que me sirve mucho tu opinión. Tomaré nota de “Forajidos”