Batman #46-47

¿Qué nos deparará la nueva etapa de Tynion al frente del murciélago?

Por
2
1620

Edición original: Batman 87-88.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guion: James Tynion IV.
Dibujo: Guillem March, Carlo Pagulayan, Danny Miki.
Color: Tomeu Morey.
Formato: Grapa, 24 págs. A color.
Precio: 2.25 euros.

La situación previa a la entrada a la colección por parte de James Tynion IV era de todo menos cómoda. En un giro inesperado, DC Comics optó por finalizar la permanencia en la cabecera de Tom King antes de lo previsto, en su número 85 americano, dando entrada inmediata al autor neoyorkino, anunciado en un principio como autor provisional a la espera de un nuevo escritor.

Además de lo extraordinario que resultaba por este motivo, no puede obviarse la complejidad en la gestión de las consecuencias que tiene siempre una etapa larga, más si cabe para Batman, personaje referencia para la editorial a nivel comercial y crítico. En la ficción, Gotham se encontraba destruida, tras el reinado de Bane, dejando a su héroe tocado, psicológicamente devastado por la pérdida de Alfred. Además, la relación con Catwoman, renovada en los últimos números tras un renqueante comienzo y su posterior boda fallida, dejaba muchas dudas a nivel creativo. ¿Cómo encajar a Selina en esta nueva continuidad y línea argumental? ¿Resistirá el murciélago el peso de su relación y, más aún, convenciendo a unos cada vez más divididos seguidores?


Las posibilidades creativas de Batman siempre están limitadas por las aspiraciones de sus propios lectores. Cada paso que ha dado un autor en el nuevo siglo con la cabecera, sin importar su entidad, bagaje o buen nombre, ha sido recibido con recelo inmediato. La preferencia de King por entregarnos un héroe vulnerable, enamorado y muy dependiente de la gata, no casaba con la idea que muchos tenían y tienen sobre el cruzado de la capa, a pesar de que otros (entre los que me incluyo) disfrutamos con su acercamiento personal y pulso a la hora de tomar decisiones.

En este escenario tan particular comenzaba la andadura de Tynion, con su brillante desarrollo de la batfamilia en Detective Comics todavía en la memoria. Los primeros números, los 86 y 87 americanos, mostraban una trama sencilla, con reminiscencias de la etapa anterior y una amplia galería de personajes, muy reconocibles para el aficionado más casual incluso en sus referencias de guion (con un homenaje claro a El Caballero oscuro de Christopher Nolan en la presentación del payaso del crimen). Más allá de que la reconstrucción de la ciudad no sea una novedad, pues ya la hemos visto en otros episodios como en Nueva Gotham, de Greg Rucka, sí que resultaba un comienzo entretenido y prometedor.

Expuestas las primeras ideas, llegábamos a esta grapa 46 editada por ECC, tercera parte del arco Sus oscuros designios. Un factor potente tanto en este número como en el siguiente, objeto de la reseña, está en su dibujo, de la mano de Guillem March, con un esplendido Tomeu Morey al color. El trabajo en este último en Héroes en crisis supone la consolidación en el mercado estadounidense del que ya es, por derecho propio, uno de los mejores en su profesión.

En cuanto al guion, seguimos dos líneas confluentes protagonizadas por Batman y Catwoman. Tynion deja para el futuro la conversación sobre su relación para centrarse en la acción, con pesquisas sobre el misterio del ataque del grupo liderado por Deathstroke por un lado y los pecados del pasado de la gata por el otro.

La buena sintonía entre el murciélago y Lucius Fox es algo a destacar. Ocupar el lugar del mayordomo no es tarea fácil y se recurre a la inventiva sobre los recursos para soportar la falta de conexión emocional entre ambos. El nuevo “batmóvil de bolsillo” es simple, pero funciona muy bien en su propuesta y es un verdadero acierto.

Los enfrentamientos directos están condensados pero son potentes, especialmente para Selina y su aliada eventual, Harley Quinn. En lo respectivo a Batman, la cacería de sus antagonistas, acompañada por un monólogo interior, resulta muy disfrutable. Como seguidor de la serie noventera, valoro las intervenciones de Bullock de manera positiva. Su presencia permite que no se sature demasiado la conversación entre el protagonista y Fox, dejando que esta descanse y funcione mejor cuando así se requiere.

Entre los villanos destaca el Pingüino, en oposición al de King. Lejos de la faceta relajada y culta que se nos dio de Oswald en la etapa anterior, aquel que citaba a Shakespeare para hablar de su (controvertido) amor, aquí tenemos a un villano más al uso, despiadado y cruel. Me gusta que se vuelva a sus orígenes y coincido con esta visión del antagonista inmortalizado por Danny de Vito en el cine. También Harley Quinn está bien escrita. Es un personaje que me gusta cuando tiene una presencia más secundaria como en esta ocasión. La presencia de Deathstroke, por su parte, se ve reducida, sin ser demasiado importante de cara al futuro de la colección.

La identidad del Designador o el papel que juega el Joker en todo esto serán abordadas en próximos números con otro español a cargo del dibujo, Jorge Jiménez.

En resumen, tenemos dos números entretenidos, cargados de acción, con personajes a los que gusta ver por las viñetas cada cierto tiempo y que funcionan muy bien como primer arco de una nueva etapa, sin romper demasiado con el pasado de momento.

Edición original: Batman 87-88. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guion: James Tynion IV. Dibujo: Guillem March, Carlo Pagulayan, Danny Miki. Color: Tomeu Morey. Formato: Grapa, 24 págs. A color. Precio: 2.25 euros. La situación previa a la entrada a la colección por parte de James Tynion IV era de todo…
Guion - 7
Dibujo - 8.5
Interés - 7.5

7.7

Prometedor.

Un comienzo interesante para el primer arco de Tynion, acompañado de un gran dibujo por parte de March y Morey

Vosotros puntuáis: 6.84 ( 9 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Drury Walker
Drury Walker
Lector
21 noviembre, 2020 20:21

Yo prefiero esperar a leer el arco completo a ritmo ECC para un veredicto. Mi resumen seria que es un tebeo fundamentalmente de accion con un apartado grafico de lujo y un guion que bordea el limite entre divertido y ridiculo. Yo le estoy empezando a ver ciertos patrones y tics que no me gustan. En general el mayor problema que le veo es que sigue el manual de estilo de DC sobre Batman, que establece que el maximo pelotazo fue “Silencio” y hay que hacer mas Silencios y menos Brubakers o Ruckas. “silencio” ha sido muy dañino para la franquicia.

Me ha hecho sonreir tu comentario sobre el Pingüino. No como critica, sino como reflejo de brechas generacionales. Un Pingüino brutal, violento y sadico, el jefe mafioso que bebe en caracterizacion del personaje desplazado de la sociedad del film de Burton es un Pingüino “moderno”. Un Pingüino “clasico” es un ladron de guante blanco de ademanes refinados (o con pretensiones de) y amante de las artes que se ve como un oponente intelectual del Murcielago. Asi se ideo desde un principio y estuvo hasta… Mas o menos despues de la “Hora Cero”. Pero posiblemente el Pingüino estilo DeVito es el que conociste y entonces es el clasico. Como la Harley de Dini y la Harley post-N52 para una gran parte del publico!