Astérix y los Pictos

Por
18
1818
 

Edición original: Asterix chez les Pictes (2013).
Edición nacional/ España: Editorial Bruño. Octubre 2013.
Guión: Jean-Yves Ferri.
Dibujo: Didier Conrad.
Color: Thierry Mebarki.
Formato: Cartoné. 48 págs.
Precio: 12,90€.

 

Dos de los personajes más conocidos del cómic francés, Astérix y Obélix, regresan con nuevas aventuras y por primera vez desde su primera aparición, lo hacen sin ninguno de sus creadores en las labores artísticas. Los responsables de esta nueva obra son Jean-Yves Ferri (guión) y Didier Conrad (dibujo), que recogen el testigo de las manos de Albert Uderzo, y se encargan de llevar a los temibles galos a tierras escocesas.

Astérix y Obélix son, posiblemente, los personajes más populares y conocidos del cómic francés y eso es mucho decir teniendo en cuenta la importancia que tiene en Francia la bande dessinee. Publicados en más de un centenar de lenguas, los álbumes protagonizados por estos galos irreductibles han vendido millones de ejemplares por todo el mundo, lo que justifica la expectación generada por la aparición de este nuevo álbum, el trigésimo quinto de su colección. Expectación incrementada por tratarse del primero cuya autoría no recae en ninguno de los creadores de los personajes sino en nuevos autores contratados para la ocasión. Aunque no sea habitual, tampoco es extraño que series míticas del mercado francés hayan continuado tras la marcha o desaparición de sus creadores originales y tenemos ejemplos en obras tan importantes como el Lucky Luke de Morris o el Teniente Blueberry de Jean-Michel Charlier y Jean Giraud, que han seguido apareciendo regularmente en el mercado con nuevas historias a cargo de otros autores. El caso de Astérix es significativo por la relevancia de la serie y porque uno de los creadores de la serie, Albert Uderzo, ha dado el visto bueno a sus sucesores y ha supervisado la obra.

Las últimas aventuras protagonizadas por Astérix, escritas y dibujadas por Uderzo en solitario, habían recibido críticas bastante negativas, especialmente la última historia larga creada por el artista, ¡El cielo se nos cae encima!, por lo que muchos aficionados a la serie verán con buenos ojos la entrada de nuevos artistas capaces de aportar una visión fresca a los personajes. Curiosamente, Ferri y Conrad han apostado por una aproximación bastante conservadora y han realizado una historia que encaja con la tradición de visitar territorios históricos afines al mundo de los galos como ya se vio en aventuras clásicas como Astérix y los Godos, Astérix y los Normandos o Astérix en Hispania, por citar sólo unas cuantas.

Muchos tópicos sobre Escocia se dejan ver en esta aventura
Muchos tópicos sobre Escocia se dejan ver en esta aventura

En esta ocasión los escogidos son los Pictos, los antiguos habitantes de Escocia. La historia comienza cuando un representante de esta tribu llega accidentalmente a la aldea de los galos. Se trata de Mac Loch, que ha sido traicionado por el líder de un clan rival con la intención de hacerse con el control de todas las tribus pictas. Los galos deciden ayudar a Mac Loch a volver a su tierra y juntos viajarán hasta la lejana Escocia donde descubrirán una tierra de extrañas tradiciones y gente amable y donde tendrán que hacer frente a los planes del pérfido Mac Abeo y sus aliados, los romanos.

Sin lugar a dudas el trabajo más complicado de esta obra ha recaído sobre su guionista, Jean-Yves Ferri, un veterano escritor y colaborador habitual de Manu Larcenet. Por un lado debe reconducir a los personajes después de las poco acertadas decisiones que tomó Uderzo en sus últimas incursiones en la serie y por otro debe lidiar con la memoria del legado de Goscinny, un guionista de enorme talento dotado de un fino sentido del humor y una gran habilidad para la construcción de personajes memorables, que creó un buen puñado de obras maestras en esta colección. Si bien en la primera tarea se puede decir que Ferri consigue hacer olvidar los desvaríos de Uderzo, en la segunda se queda bastante corto. El guion de Ferri es bastante estándar y le falta un argumento más sólido. El guion se compone básicamente de tópicos de la serie (la vida en la aldea gala, la lucha con los piratas, el enfrentamiento con los romanos, la glotonería de Obélix,…) ligados con algunos tópicos habituales sobre los escoceses (los clanes, las faldas, el whiskey, el monstruo del Lago Ness,…) lo que le permite ir avanzando en la historia sin prestar demasiada atención a la trama o al desarrollo de los personajes. Hay que reconocer que tiene algún momento que no está mal (la llegada de los galos a la aldea picta, por ejemplo ) y alguno de los chistes a costa de los escoceses tiene su gracia (como las referencias al atractivo de los higlanders entre las féminas de la aldea) pero en general el resultado es un homenaje a las historias clásicas de los personajes pero sin la mordacidad de los guiones de Goscinny (un ejemplo claro lo tenemos en Astérix en Bélgica, último guión escrito por Goscinny, mucho más divertido y bien construido que éste).

No podía faltar el tradicional enfrentamiento con los piratas
No podía faltar el tradicional enfrentamiento con los piratas

Didier Conrad no es ningún novato en la bande dessinee y ya había trabajado anteriormente con personajes importantes como Lucky Luke, además de trabajar en numerosas obras de corte infantil y juvenil en la revista Spirou, lo que le convierte en el artista ideal para sustituir a Uderzo. Su labor en este álbum es totalmente respetuosa y continuista con el estilo de Uderzo, hasta el punto de que algunas páginas parecen realizadas por el maestro en persona. La recreación que hace de los protagonistas y de los secundarios habituales es totalmente fiel a la clásica realizada por Uderzo, y es en los personajes nuevos donde se aprecia más el cambio de dibujante. También se nota cierta diferencia con Uderzo, sobre todo el de los últimos años, en la composición de página, ya que Conrad prefiere usar viñetas más pequeñas que recuerdan en cierta forma a los primeros álbumes de la colección.

Si bien este álbum es un trabajo digno que no desvirtúa la memoria de una serie querida por muchos aficionados, y supone una mejora respecto a la anterior historia de los personajes, no consigue alcanzar la brillantez de las historias clásicas escritas por Goscinny. Habrá que esperar a futuras entregas de la serie, que seguro que las habrá, para saber si estos autores podrán aportar algo nuevo a estos personajes o si se limitarán a mantener vivo el espíritu de los galos irreductibles para las nuevas generaciones a base de repetir esquemas ya vistos con anterioridad.

18 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Luis Javier Capote Pérez
Autor
2 noviembre, 2013 12:08

Le he echado una mirada en la librería y no me decido. El último álbum de Uderzo me pareció tan vomitivo que estoy por pensar que después de “Astérix en Bélgica” no ha habido nada más.

molon labe
molon labe
Lector
2 noviembre, 2013 12:17

Amen!!

Belanner
Belanner
Lector
2 noviembre, 2013 12:22

Pues a mi han habido álbumes de Uderzo como autor completo que me han gustado bastante( Asterix y La Traviata, La Gran Zanja o La Osdisea de Asterix me parecen bastante decentes.

Yo no creo que compre este nuevo tomo, porque solo viendo las imágenes colgadas en este articulo, me da dolor al compararlas con los dibujos del maestro Uderzo. Sencillamente no hay color.

José Torralba
2 noviembre, 2013 12:23

Yo me lo compré el primer día y, aunque me ha quitado el mal sabor de boca que me dejó el último álbum de Uderzo, parece una historia hecha con la plantilla “Astérix de viaje”. No tiene fuerza ninguna. Más aún: incluso algunas didascalias subrayan el hecho –no sin cierta ruptura de la cuarta pared– de que estamos asistiendo a todos los ingredientes habituales, y a la del banquete final me remito. Por su parte, Conrad mimetiza a Uderzo de tal manera que no te das ni cuenta de que no sea él (excepto en un par de expresiones muy concretas). Por una parte lo veo como un álbum “encorsetado”, pero por la otra no sé hasta qué punto los nuevos autores no han querido poner de manifiesto, sobre todas las cosas, que vamos a seguir viendo al Astérix de siempre y que no hay que asustarse. Ahora lo que toca ver es si seguirán siempre tocando las mismas notas o si se soltarán un poco más la melena una vez asegurada la continuidad y el respeto a la memoria y el canon.

Todo lejos, pues, de mis entregas preferidas (La residencia de los dioses a la cabeza) e incluso por detrás de algunos álbumes de Uderzo en solitario: La odisea de Astérix me parece un tebeo maravilloso (cierto es que se basó en un borrador de Goscinny) y siempre he sentido debilidad por La rosa y la espada (que conserva parte del tono satírico con respecto a la actualidad que Goscinny era capaz de imprimir en sus mejores guiones).

molon labe
molon labe
Lector
2 noviembre, 2013 12:24

Aunque tambien es de reconocer que el peso sobre los hombros que tienen Ferri-Conrad es colosal.
Creo que yo les dare una oportunidad aunque es muy, muy dificil, no comparar con Goscinny-Uderzo, ire con la mente limpia e intentare disfrutarlo, ojala lleguen a buen puerto.

Ocioso
Ocioso
Lector
2 noviembre, 2013 13:14

Sospecho que hasta que no muera Uderzo nadie se va a atrever a salirse de la plantilla, porque una cosa es arriesgarse a que el público no acepte algunos cambios y otra que sea el propio Uderzo quien diga a los medios que aquello no le gusta.

Aunque solo lo he hojeado me ha llamado la atención el mimetismo del dibujo. Pero el bicho me chirría, tiene un diseño que no me encaja. Ya sé que suena un poco raro, pero es como si fuera menos “realista” que el resto de elementos, personajes o fondos. Es mas infantil.
¿Alguien se acuerda de si Uderzo dibujo alguna vez un bicho que pueda haber servido de precedente para diseñar éste?

cazacabezas
cazacabezas
Lector
2 noviembre, 2013 13:23

Pues habrá que esperar a futuros álbumes para ver lo que pueden dar de sí los nuevos encargados (porque no son más que eso, encargados, dicho sea con todo respeto) de la aventuras del galo.

Por lo que a mi respecta lo considero un álbum correcto, que sigue los cánones de la típica aventura de viaje de Asterix. En francés se ve como el guionista tiene cierto gusto por los juegos de palabras similares a los de Goscinny, juegos muchos de ellos intraducibles en castellano. Por lo menos yo creo que entienden al personaje y le tienen el cariño necesario. Ya el tiempo dirá si son capaces de elaborar algún álbum a la altura de los clásicos que todos tenemos en la cabeza (mi preferido es La residencia de los dioses), que para ello hace falta mucho talento…

Y también, con todos mis respetos, ya era hora de que Uderzo o cerrase el chiringuito o cediese los bártulos. Los años en pasan en balde.

cazacabezas
cazacabezas
Lector
2 noviembre, 2013 13:25

Quería decir que los años no pasan en balde, evidentemente. Sorry.

Sputnik
Sputnik
Lector
2 noviembre, 2013 13:41

Igual es cosa mía, que veo a Astérix más como un tebeo de autor(es) que como la franquicia que también es, a la que no se le puede tocar un pelo so pena de perder pasta.
Pero esto de que dos tipos, por buenos que sean, jueguen a ser Goscinny y Uderzo otra vez, a intentar hacer el Astérix más parecido posible a Goscinny y Uderzo posible… no lo veo. Y no solo por la tremenda dificultad de igualar el nivel de calidad. La pareja original probó, evolucionó, mejoró y dejó una huella muy concreta y personal. Intentar clonarlo es, desde mi punto de vista, congelar a Astérix en el tiempo e impedirle evolucionar. La sensación leyendo este álbum es la de “mira, ha calcado el estilo de los Astérix clásicos. Pero se nota el calco”.
Dicho lo cual, entiendo que hubiese sido un shock para mucha gente encontrarse con “otro Astérix”. Pero a) si quieres los álbums de siempre, ahí tienes los cómics de siempre. Y b) hay términos medios entre “reconocible” y “fotocopia”.

Sputnik
Sputnik
Lector
2 noviembre, 2013 13:47

“La odisea de Astérix me parece un tebeo maravilloso (cierto es que se basó en un borrador de Goscinny) y siempre he sentido debilidad por La rosa y la espada (que conserva parte del tono satírico con respecto a la actualidad que Goscinny era capaz de imprimir en sus mejores guiones).”

Totalmente de acuerdo, y le sumo La Gran Zanja. Tiene momentos que chirrían un poquitín, pero otros aciertos caralludos. De hecho, pertenece, con esos que as mencionado, a unos álbums que “huelen” tanto a Goscinny que uno sospecha que deben de estar basados en borradores (no lo sé. No tengo ni puta idea).

elrulo
elrulo
Lector
2 noviembre, 2013 13:48

De acuerdo con la reseña: es una mejora respecto a los últimos bodrios de Uderzo (cosa no muy difícil), pero lejos de ser un gran álbum. Esta realizado con oficio, quizá hasta con cariño, pero le falta alma y soltarse la melena.

Ataúd Johnson
Ataúd Johnson
Lector
2 noviembre, 2013 15:56

Por ahora voy por mi reciclaje con la estupenda “La gran colección” que la llevo por el tomo 9 y en su momento ya pensaré en acercarme a ésta.

Tachuela
Lector
2 noviembre, 2013 18:42

>>un ejemplo claro lo tenemos en Astérix en Bélgica, último guión escrito por Goscinny, mucho más divertido y bien construido que éste>>

Tiene su coña que el álbum más criticado en el momento que fue publicado ahora sea un modelo a imitar.

the drummer
the drummer
Lector
2 noviembre, 2013 18:53

bufff, miedo me da!!
no me pillé los últimos de uderzo, así que no creo que me deje los cuartos en ésto.
seguiré, como mr.johnson, con ‘la gran colección’ (que son una opción cojonuda para evitar sustos por reyes/cumpleaños), pero sólo hasta ‘asterix en bélgica’; ahí, seguramente, me baje.
pd: aprovecho la ocasión para volver a cagarme en las muelas de quienquiera haya sido el que decidió que los lomos de ‘la gran colección’ debían formar un ‘bonito’ dibujo.

Luis Javier Capote Pérez
Autor
2 noviembre, 2013 18:54

Creo que dibujó un dragón en “La rosa y la espada”, don Ocioso, pero es otro de esos álbumes absurdos que no merece la pena mencionar. Creo que “La gran zanja” y “La odisea de Astérix” y quizá “El hijo de Astérix” estaban medio planeadas o, al menos, esbozadas. Después de algo como “El adivino”, la profusión de elementos mágicos me ha repelido bastante. De todos esos álbumes solamente salvaría la ironía de las peleas en oriente medio entre sumerios, acadios, hititas, asirios y medas.

Tachuela
Lector
2 noviembre, 2013 18:56

De todos modos, La Rosa y la Espada… telita. Mira que podría entender que el feminismo mal entendido significase un conflicto en la aldea gala, que significase la división y ponerse en peligro para los romanos, pero no es así. Es el propio feminismo, el pedir la igualdad entre hombres y mujeres, lo que pone en peligro la aldea.

O no, claro, porque a un Uderzo de ¿cuántos años? el concepto de feminismo le cuesta y se piensa que una mujer liberada se dedica a no llevar a los niños a la escuela para asistir a pases de moda. Mujeres, tanto galas como romanas, descritas como superficiales y caprichosas.

En fin, un álbum que yo prefiero ver como los delirios de un señor mayor que pone toda su buena intención para parecer moderno, pero le cuesta y lo entiendo. De verdad, que los gags de este álbum se basen en “las mujeres son así”, dando más importancia al sexo de los personajes que a su propia personalidad para caer en tópicos, es algo con lo que no puedo.

Spirit
Spirit
Lector
3 noviembre, 2013 9:17

Lo ojeé el otro día y tampoco me decido a pillarlo…no tanto porque tenga miedo sobre la calidad de la obra (que ya me hago una idea en base a lo leído de que es un álbum digno que podían haber firmado los autores originales sin ser de lo mejor de ellos) si no porque no sé hasta qué punto aporta algo un nuevo álbum de Astérix…

Es como Mortadelo; se ha transformado en una fórmula repetitiva que se saca simplemente porque da montañas de dinero.

En todo caso, supongo que acabaré picando. Yo tengo en mente a SPIROU Y FANTASIO, que fue creado por JIDÉ pero luego continuado por FRANQUIN, quien los llevó a cuotas de calidad insuperables, y a su vez luego los continuaron otros autores, haciendo también un trabajo memorable. No sé si estamos ante este caso, pues ASTÉRIX es más icónico, pero ojalá…

Por cierto; a mí me gusto mucho EL HIJO DE ASTÉRIX, aunque fuera de UDERZO en solitario…me parece un buen guión y creo que el mejor de los suyos en solitario.

Kravinoff
Kravinoff
Lector
3 noviembre, 2013 20:39

Me ha gustado, pero desde luego lo que más destaca es lo ¿Cómo decirlo? preconstruido de la historia, el temor a salirse de la línea. No llega al nivel de los de Goscinny(cosa jodidamente díficil que tampoco esperaba), pero es una brutal mejoría con los últimos de Uderzo(de quién me gustan bastante los tres primeros, sobre todo la Odisea).

Eso sí, como dice Torralba habrá que ver si siguen a piñón fijo o se van soltando un poco(espero que lo segundo).