Arturo el único y futuro rey

Por
2
632

Edición España: Norma Editorial
Guión: Francisco Pérez Navarro
Dibujo: Martín Saurí
Formato: Álbum en tapa dura de setenta y dos páginas – 16 €

¿Quién no ha oído hablar alguna vez del Rey Arturo y sus Caballeros de la Tabla Redonda? ¿O de Merlín y Camelot? ¿O de Excalibur y Morgana? Pocas personas, por no decir ninguna. Con independencia de su existencia histórica (la cual no termina nunca de concretarse), la dimensión mítica del personaje y su mundo ha trascendido hasta el punto de ser el referente inevitable de todo un género de aventuras como es el caballeresco. La fascinación inherente a los mitos artúricos ha dado combustible a obras del más variado pelaje: trovas orales y novelas más o menos históricas; tiras de prensa y películas de animación. Si nos centramos en el mundo de los tebeos, podemos encontrar su inspiración o su presencia en obras tan dispares como Camelot 3000, El Príncipe Valiente, Excalibur, Iron Man o Record of Lodoss War. Consecuentemente, no cabe duda de que cada cierto tiempo nos encontraremos con una película, una serie, un videojuego o, como es el caso, un tebeo que hable, trate o adapte los hechos de Arturo Pendragón.

En esta ocasión, los responsables de contar por enésima vez la historia son el guionista Francisco Pérez Navarro y el ilustrador Martín Saurí, a los que el éxito de la reedición de su adaptación de La Odisea parece haber reunido de nuevo para afrontar la conversión al noveno arte de otro clásico de la ficción universal. Este hecho es, por sí solo, una buena noticia, que da señal del estado de la edición de tebeos de producción propia en España, y que permite seguir contando en el mercado con la presencia de dos ilustres autores, con muchos años de viñeta a la peta, sobre todo en el caso del guionista. Un equipo experimentado y una historia de fascinación innegable parecen, en principio, la ecuación para un éxito seguro.

La adaptación ejecutada destaca por su fidelidad a uno de los referentes básicos de los mitos artúricos, la novela de Sir Thomas Mallory, La muerte de Arturo, y por recordar poderosamente en el aspecto gráfico de sus personajes a la película de John Boorman Excalibur. Esta cinta, fechada en el año 1981, es probablemente una de las versiones más memorables que la gran pantalla haya parido y, al igual que el tebeo en cuestión, toma la obra de Mallory como punto de partida para extractar de la misma los hechos netamente artúricos. En este primer volumen de la historia, es Merlín el hechicero quien tiene un protagonismo determinante en el ascenso de Arturo al poder, pues se relatan los hechos de su origen y su juventud, hasta el episodio de la espada en la piedra.

El único y futuro rey demuestra una vez más la habilidad literaria de Francisco Pérez Navarro que, al igual que en La Odisea, pecha a las mil maravillas con la tarea, bastante compleja, de adaptar a un número determinado de páginas un texto singularmente largo, manteniendo al mismo tiempo el hilo conductor y los elementos definitorios de aquél. En la parte gráfica se nota un cambio bastante apreciable en la labor de Martín Saurí, lo cual resulta sobradamente lógico, si tenemos en cuenta que entre esta obra y la que contaba las aventuras de Ulises han pasado casi tres décadas. El ilustrador intenta imprimir un mayor dinamismo a las escenas dibujadas, especialmente a aquéllas que reflejan momentos de acción, huyendo del hieratismo que destilaban las maravillosas ilustraciones de La Odisea. Este cambio hace que su dibujo en esta ocasión recuerde muy lejanamente al de Gene Colan, sobre todo cuando intenta imprimir sensación de movimiento a las figuras. El resultado arroja unas ilustraciones que no son tan fascinantes como las de las andanzas de Odiseo, pero que siguen mostrando las cualidades y la valía de quien las ha plasmado.

Para concluir, tenemos entre manos la primera parte de la enésima adaptación de una historia que no ha perdido un ápice de su embrujo y que supone el regreso de unos autores que, es de esperar, continúen su colaboración con más clásicos. En el plano de los “peros” está el hecho de que sea un poco “más de lo mismo” en cuanto al tema y el cambio de estilo en la parte gráfica, que resulta inevitable por el transcurso del tiempo, pero que probablemente no convenza a todo el mundo.

2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Tildoras
Tildoras
12 julio, 2010 13:34

Lo tengo apuntado en mi lista de compras y caerá en agosto.

Blade Runner
Blade Runner
Lector
12 julio, 2010 16:19

Pinta bien. Pérez Navarro es un crack