Arsène Schrauwen 3

Por
0
981
 


Edición nacional / España: Arsène Schrauwen 3. Colección Impronunciables, febrero 2017, Fulgencio Pimentel.
Guión, dibujo, tinta y color: Olivier Schrauwen.
Formato: 136 páginas a dos tintas editadas en un álbum en rústica.
Precio: 21 €.

 

Olivier Schrauwen termina la narración del episodio más extravagante de la vida de su abuelo en un tercer volumen mucho más amplio que los dos anteriores, pero, curiosamente y a priori, pisando el freno de lo extraño. Esta vez lo ignoto se presenta no en lo que brota alrededor ni desde el interior, sino en el viaje hacia lo más profundo de la jungla como metáfora de la incertidumbre. Schrauwen sigue jugando con la narrativa, con las formas y los modos, demostrando una vez más que es único en el uso de las herramientas plásticas y simbólicas del tebeo, certificando a su vez y de nuevo que el cómic es un arte en sí mismo, como hemos defendido en otras ocasiones, no un burdo bastardo de la literatura y la pintura. Los modos del tebeo son particulares e intransferibles y aún no se ha alcanzado ni de lejos lo que se puede hacer con las viñetas a nivel representativo, ni simbólico, ni tan siquiera físico, pues incluso los últimos avances en la impresión permiten jugar con el medio como juega la pintura con los materiales que usa para plasmar sus obras. Schrauwen, siempre muy consciente de esto mismo, da un volantazo aquí, centrándose más en el qué y el cuándo que en el cómo o en el hacia dónde, como si pretendiera cerrar la trama de un modo quizá más convencional, un golpe en la mesa para confirmar que tiene mucho de lo que hablar además de querer experimentar con el medio.

Porque, sí, hay experimentación, hay momentos para lo extraño, para regodearse en lo ignoto. Schrauwen se presenta como un maestro para generar desasosiego, a través de rostros sin forma, dolorosas enfermedades o libidinosas mutaciones. Hay espacio para la incomodidad ante el sexo no consentido, ante el sexo consentido y ante el sexo ajeno. Hay espacio para la inoperancia intelectual ante la vida de los demás, con el ejemplo claro del encuentro con seres inaprensibles con los que es mejor no coincidir. Hay espacio para las gestas y la falsedad de las mismas, para los vítores y la mentira tras el aplauso, para la canallada en forma de la explotación del otro. Y todo lo anterior de manera sutil, de manera siempre velada, sin ser subrayada, siempre a través de vaporosos detalles que se encuentran en decisiones a priori estéticas, como esas citadas caras sin forma o en los fondos de jungla, que más que naturaleza parecen frescos lisérgicos, muy afines a lo que el protagonista parece sentir hacia esa microcosmos salvaje que parece a punto de engullirle. Como la misma vida parece querer devorarlo. Hay entonces, símbolos y símiles, repito, alegorías que transforman el entorno a través de lo que sienten los personajes. Como hacía Boris Vian o Luis Buñuel.
Pero como decía, el viaje entonces es el hilo de este capítulo final, de modo que lo que sucede en el camino supondrá el punto de inflexión en el periplo vital de los personajes, en especial el de su protagonista, quien, si en un primer momento parece asistir a su propia vida como un mero espectador, se va percatando de cómo lo que le sucede va cincelando su propia personalidad y cómo afectará cada eslabón de esa cadena que es la historia en sí misma en su futuro y el de su descendencia. Porque Schrauwen parece querer decir que él mismo es resultado de las decisiones que su abuelo toma tras su aventura en la jungla, que no hubiese formado una familia al regresar a Antwerp de no ser por los embates de su particular devenir allá, en lo salvaje.

Schrauwen se marca así con Arsène Schrauwen una trilogía monumental fundamental para entender el tebeo más vanguardista, más actual, aquel que hace que el medio evolucione y que pueda mirar hombro con hombro a las vertientes artísticas más avanzadas, permitiéndose así el alejamiento de esa mirada condescendiente que amplios sectores de la supuesta alta cultura tienen hacia el tebeo. Es decir, si alguien te pide un ejemplo de hasta dónde puede llegar el tebeo a nivel formal, Arsène Schrauwen es una buena respuesta.
Atención además al buen hacer de Fulgencio Pimentel, quienes han decidido crear un cofre para contener los tres volúmenes de la serie. ¡Esta gente se merece tu dinero!

  Edición nacional / España: Arsène Schrauwen 3. Colección Impronunciables, febrero 2017, Fulgencio Pimentel. Guión, dibujo, tinta y color: Olivier Schrauwen. Formato: 136 páginas a dos tintas editadas en un álbum en rústica. Precio: 21 €.   Olivier Schrauwen termina la narración del episodio más extravagante de la vida de…
Guión - 8
Dibujo - 8
Interés - 8

8

Te follará el cerebro

Vosotros puntuáis: 7.14 ( 5 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments