Aniversarios DC: 35 años del debut de Lobo

Una mirada hacia la trayectoria de Lobo, un personaje único en el Universo DC.

Por
13
2658

El cazarrecompensas czarniano, uno de los personajes más delirantes, desenfadados, originales, únicos e irrepetibles de DC cumple 35 años en este 2018. Lobo, que actualmente es un miembro de la Justice League of America creada por Batman en Rebirth, es un rara avis que encarna el éxito de un personaje creado como recurso esporádico, convertido en una estrella que brilla entre superhéroes pero que nunca, al menos no hasta ahora, ha pretendido ser un superhéroe. Ni un villano, más bien un antihéroe que juega cómodamente en los dos bandos. No vamos a descubrirlo, pero vamos a rememorar de dónde viene.

Lobo es único en su especie. Y no solo porque aniquilara a todos los czarnianos, habitantes de su planeta natal, para poder presumir de ser único. Su carácter, sus actos, su razón de ser no tienen igual en el Universo DC. Es un personaje tan fuerte como Superman, con unos poderes de regeneración e invulnerabilidad que le hacen prácticamente indestructible, pero no ha sido nunca un superhéroe entregado a la lucha contra el mal, pues no fue creado con ese propósito. Fue, desde el principio, un mercenario que disfruta matando.

Posteriormente, con su propia serie, escrita íntegramente por Alan Grant, en una época, la década de los 90, en la que se buscaban constantemente fórmulas para reinventar el género, pasó a ser un personaje que parodia el género superheroico. Con un tono distinto a otros personajes como John Constantin y Tommy Monagan, que triunfaban con los títulos Hellblazer y Hitman, con un marcado tono diferenciador respecto a las cabeceras clásicas de DC. Sus historias, sobre todo en sus inicios, eran aventuras autoconclusivas, delirantes relatos cargados de violencia y un humor tan negro que llegaron a convertirlo en uno de los nombres más populares de DC.

Pero antes de convertirse en el badass de la compañía, su primera aparición tuvo lugar en The Omega Men #3, en junio de 1983. Esta fue la primera serie dedicada a los héroes de la resistencia del sistema solar de Vega contra la Ciudadela. Vamos a repasar esa historia que es el génesis olvidado del personaje.

Lobo secuestrando a Kalista, en la portada de su primera aparición en Omega Men.

El protagonismo de Lobo fue determinante en ese número, pues aparecía junto a su compañero Bedlam asaltando la nave nodriza en la que viajaba Kalista, rumbo a Euphorix, su planeta natal, creyendo que estaba siendo invadido por fuerzas de la Ciudadela que habían logrado superar su escudo de fuerza. En las últimas páginas se revelaba que todo había sido un engaño perpretado por Harry Hokum para hacerle salir de su guarida, siendo la idea inicial de sus enemigos asaltar su nave por el camino gracias a la intromisión de la pareja de mercenarios.

Durante el abordaje, Lobo y Bedlam terminaban con la vida de varios Omega Men, demostrando una brutalidad enorme, una sangre muy fría a la hora de matar, caminando con seguridad y una aplastante superioridad. En la primera intervención de Lobo, éste mataba a Humbek, un desconocido personaje que en pocas viñetas había sido presentada su entrañable historia. La manera en la que lo hace es una perfecta carta de presentación para lo que más adelante demostraría este personaje: le da un golpe en la nariz y el cartílago se le hunde en su cerebro, atravesándolo y reventando el cráneo. Allí estaba Lobo.

La manera en que hacía prisionera a Kalista fue muy original, pues esquivaba los poderes telequinésicos de ésta gracias a unas criaturas que había introducido en la nave, unos pequeños seres que se alimentan de energía. Así, al usar sus poderes, dichas criaturas acudían a ella como fuente de alimento, dejándola inconsciente. Era un número tan intenso que este enfrentamiento se mostraba como uno de los momentos más dramáticos de la serie hasta la fecha, al ser secuestrada la mujer de Primus, el líder de los Omega Men.

Entonces no tenía la estética heavy tan característica, sino que vestía un traje ceñido de una sola pieza, con mangas completadas con guantes, de color morado predominante y naranja en el hombro derecho y pierna izquierda. No iba con sus famosas cadenas y gancho, ni ninguna otra arma, pero ya viajaba con una moto espacial alienígena por el universo, sin necesidad de oxígeno para sobrevivir, una habilidad que ha mantenido. Como última curiosidad, en este número no se mencionaba su nombre.

Tuvo seis apariciones más en esta serie, de manera esporádica, llegando a cambiar de bando y a convertirse un aliado de los Omega Men, al considerar que la Ciudadela había incumplido su contrato. La última de ellas fue en abril de 1986 en el #37, penúltima antes de la cancelación de la serie. Durante esta época Lobo era miembro de la raza velorpiana. Los velorpianos eran difíciles de matar, ya que poseían la capacidad de replicarse a sí mismos de cualquier lesión, salvo la vaporización completa. Esto condujo a la superpoblación y un legado de codicia. Los Psions eventualmente dieron a los velorpianos un veneno que los llevaría a su caída. Lobo fue el único sobreviviente. Contratado por la Ciudadela para atacar a los Omega Men, Lobo se sintió traicionado cuando no se le confiaba capturar a Tigorr él solo. En venganza, ayudó a los Omega Men en su lucha. La última historia del sistema estelar de Vega terminó con Lobo tomando el contrato con su ex compañero, Bedlam.

Lobo ayudando a los Omega Men.

Posteriormente llegó a formar parte de L.E.G.I.O.N. al convertirse en un miembro de la fuerza espacial liderada por Vril Dox. Su primera aparición fue en L.E.G.I.O.N. #3, donde ya lucía una imagen similar a la que hoy en día conocemos. Además, su origen fue modificado, pasando a ser el célebre czarniano asesino de la población de su planeta. En total apareció en 59 números, entre abril de 1989 y septiembre de 1994, en el #70. Más tarde apareció en la serie sucesora R.E.B.E.L.S. Durante este tiempo empezó a protagonizar sus propios títulos.

Lobo en estado puro

Lobo en solitario

Un personaje que demostró el potencial de su personalidad, las posibilidades de su fuerza y su peculiar carácter, ya en las páginas de The Omega Men y sobretodo en L.E.G.I.O.N., no podía quedarse sin protagonizar historias propias.

Su primer título en solitario fue Lobo: The Last Czarnian en 1990, de cuatro números. En él recibe el encargo de L.E.G.I.O.N. de escoltar a una anciana czarniana, que resulta ser una profesora suya del colegio a la que debía de mantener viva, a pesar de lo mucho que la odiaba y ésta le irrita constantemente. Después de vivir con ella un sin fin de situaciones que le sacan de quicio, la mata retorciéndole el cuello justo cuando llega ante la presencia de Vril Dox. Estaba escrita por Alan Grant y Keith Giffen y dibujada por Simon Bisley.

Fue la primera aventura bajo el título de Lobo y, obviamente, gustó tanto que encadenó otras miniseries hasta llegar a tener su propia cabecera regular. El éxito de Lobo reside tanto en el tono macarra del personaje como en la habilidad de Alan Grant y Keith Giffen de saber reírse, sanamente, del género de los cómics de superhéroes. Las historias estaban por encima de la seriedad y la épica del resto de títulos. Su primera serie regular se estrenó en diciembre de 1993 y se alargó durante 64 números más un #0 y un #1000.000 entre 1993 y 1999. Grant escribió íntegramente los 66 números que componen Lobo, llegando a hacer suyo el personaje.

Lobo #1.

Aquellos seis años son los que pueden considerarse la Edad de Oro de Lobo, con una gran lista de historias hilarantes, macabras, cachondas, cañeras, macarras… allá donde la imaginación de Grant & Giffen llegase estaban las aventuras de Lobo y el adjetivo que se te ocurra para calificarlas estará bien pensado. Personalmente, una de mis favoritas es la acontecida en el número #50, titulado Dead Heroes Don’t. Es un relato violento en el que queda demostrado que Lobo es, sin lugar a dudas, uno de los personajes del Universo DC más poderosos. Sino el que más. Tras un desencuentro de opinión con Flash (Wally West) decide clavarle en el cráneo su gancho y matarlo. A partir de ahí se desencadena una avalancha de ataques hacia Lobo por parte de miembros de la Liga de la Justicia, terminando todos favorablemente hacia el czarniano, que usa todo su arsenal armamentístico y estratégico durante la batalla. Ni que decir tiene que mata todos. A todos los pricipales héroes de DC, por lo que el impacto que tiene en una primera lectura es tremendo. Hasta mata a Superman, por aquella época, convertido en el ser de energía eléctrica azul.

Aviso de Spoiler

Finalmente se descubre que es una pesadilla de los héroes, pero hasta la última página el lector asume la superioridad de Lobo sobre cualquier otro superhéroe.

Lobo contra todos. ¿Quién puede más?

Otra de las lecturas esenciales es el arco The All-New, Non-Violent Adventures of Super-Bo!, entre los números #60-62, lleno de metaliteratura. Una decisión editorial convierte a Lobo en buen chico, transformándolo en Super-Bo, un héroe convencional que se comporta, contra sus instintos naturales, como debe hacerlo un héroe. Una auténtica parodia maestra acerca del género y, como decía anteriormente, un saber reírse de sí mismo de la manera más constructiva posible.

El único e inigualable Super-Bo!

Es de ley recordar el enfrentamiento que tuvo con Superman. Ambos encarnaban los dos personajes más poderosos del Universo DC, con maneras de ser totalmente contrapuestas. Mientras que, por todos es sabido, Superman solo lucha como último recurso, anteponiendo siempre el diálogo y la conciliación al enfrentamiento físico, Lobo prefiere hablar menos y pegar más. La cara y la cruz. El yin y el yang. Por ello su cara a cara fue un momento deseado por todos, siendo un momento tan célebre que hasta tuvo una adaptación en la serie televisiva Superman Animated Series.

Portada de Superman Man of Steel #30, con el choque de los dos titanes.

También es entrañable, aunque con un toque totalmente distinto, la historia que protagonizó en Aquaman vol. 5, #4, A Porpoise in Life. En aquel número, publicado en diciembre de 1994, czarniano y atlante cruzaban sus caminos durante la misma misión: rescatar al delfín Porm. Una de las características más carismáticas de Lobo es su incondicional amor por los delfines, más grande que el que pueda sentir hacia cualquier humano. Por ello, una aventura protagonizada junto al Rey de los mares es algo más que un simple cómic. Era además en la época en que Aquaman llevaba barba, melena y un arpón en lugar de su brazo izquierdo, por lo que su aspecto había sido endurecido y verlo al lado de Lobo hacía una estampa muy impactante.

Tras el final de su serie regular, durante años protagonizó un buen número de miniseries de 4 o 6 números, preferentemente, además de realizar apariciones en muchas otras series y crossovers del Universo DC.

En 2014 se estrenó una nueva serie propia de Lobo, de Cullen Bunn y Reilly Brown, que constó de 13 números. Con una imagen rediseñada por Kenneth Rocafort, tan renovada que perdió la esencia del personaje. Quedó totalmente desprovisto de la estética y el carácter del personaje de Alan Grant, lo cual le supuso unas críticas generalmente negativas (aunque habrá quién disfrutara de su lectura) y su pronta cancelación. En el inicio de Rebirth ha tenido un regreso hacia su esencia y ha traído la sorpresa de convertirse en miembro de la Justice League of America, del equipo dirigido por Batman. Su presencia resulta un contrapunto al carácter del Hombre Murciélago y una nota diferenciadora del resto de compañeros. Su papel no convence a muchos, pero gusta bastante.

Algunas miniseries célebres

Muchos han sido los títulos de historias cortas protagonizadas por Lobo, con aventuras para el recuerdo, reinando siempre la brutalidad y el humor negro bien entendido. Repasemos unas cuantas y recuerdo la presencia de SPOILERS.

Lobo’s Back (1992), del equipo formado por Alan Grant y Keith Giffen y dibujada por Simon Bisley. Lobo recupera su actividad como cazarecompensas para distanciarse de las heroicidades de L.E.G.I.O.N. y recibe la misión de atrapar a un asesino igual de loco que él llamado Loo, autoproclamado “el más malo de todos los tiempos en la galaxia”. Las cosas no le salen bien al principio y quedará en una complicada situación, a disposición de la otra vida: el Cielo no lo tendrá y el Infierno no lo quiere. A través de un entretenido viaje en el tiempo con peripecias que le llevana reencarnarse en una mujer y una ardilla, regresará a la Tierra para terminar con Loo.

“Tú, friki! Lobo ha vuelto”.

Lobocop, de Alan Grant y Martin Emond. Lobo se ha muerto accidentalmente y un grupo decientíficos retorcidos deciden que sería el sujeto perfecto para un experimento consistente en crear el arma definitiva de la policía. Salvando el cerebro trastornado y colocándolo en un cuerpo de robot, el último czarniano se convierte en Lobocop. Hilarante parodia del clásico Robocop, esta historia realiza una mirada sátira hacia el enfoque de Lobo con respecto a la aplicación de la ley, con un universo lleno de perpetradores y transeúntes inocentes sujetos a la forma tan sutil de dispensar justicia de Lobocop. Violencia y parodia. Puro Lobo.

Apártate, que viene Lobocop.

Lobo Unbound, miniserie de 6 número, de Keith Giffen y Alex Horley. Encontramos a Lobo hundido como un cazarrecompensas intergaláctico, pero convencido volver a la cima al hacerse coronar como el asesino de masas más grande jamás conocido. Una tremenda historia de reencuentro personal.

Lobo: Gladiadores antiamericanos, de Alan Grant y John Wagner. Una de mis favoritas, con Lobo participando en una parodia del programa Gladiadores Americanos con la verdadera intención de patear culos, por el objetivo de unas vacaciones de un año para dos personas en el palacio del placer en Waltsworld, un bazuca de piedras preciosas, todo el oro que puede llevarse de las bóvedas de Gazza y el planeta Zarotey. Pero a Lobo le da igual un planeta y cualquiera de los premios. Sólo le importa lo que ha venido a hacer, que es… lo suyo…

La lista de miniseries protagonizadas por el czarniano es muy grande, podríamos añadir Lobo: Death and Taxes, Lobo: Highway to Hell, Batman/Lobo: Deadly Serious, Blazing Chain of Love, Paramilitary Christmas Special, Lobo: Infanticide, Lobo: A Contract on Gawd entre otras muchas. Curiosamente, es un personaje que ha sobrevivido gracias a este formato de historietas, a parte de sus delirantes y violentas apariciones en tantas series. Es un personaje que nunca deja indiferente. Por ello, presenta una lectura muy agradecida, pues siempre puedes ir picoteando de sus muchas historias, que a buen seguro te harán disfrutar y pasar un rato divertido.

A ti, ¿cuál de sus miniseries te gusta más?

13
Déjanos un comentario

Please Login to comment
8 Comment threads
5 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
10 Comment authors
Linkin BoyNeo182gusgusRaúl GutierrezVíctor José Rodriguez Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Gustavo Higuero
Autor

Pues de las miniseries, que es donde de verdad he disfrutado del personaje, me quedo con las dos primeras con Bisley, cuyo trabajo visual con el personaje fue descomunal y marco por completo la línea a seguir.

Pero también guardo un grato recuerdo de dos manieres más, Lobo Infanticidio de Giffen y la de Lobo la Ardiente Cadena del Amor. Historias donde podía pasar de todo.

Reconozco que me compraba todo lo que Zinco publicaba de Lobo, pero a la serie regular no le ice mucho caso. Para mi Lobo fue un producto d elos noventa que necesita de una severa revisión a los tiempos actuales, no dulcificándolo, sino para quitarle el tufillo noventero que arrastra detrás.

Magnífico repaso. 🙂

BibliotecaZuras
Lector

Yo además de las 2 que menciona Gustavo Higuero añadiría el Paramilitary Christmas y Demon vs Lobo, aunque está propiamente no sea una mini de Lobo, pero si mal no me falla la memoria ambos personajes los guinizó Alan Grant en esa época

Gustavo Higuero
Autor

Cierto, ese especial, en formato prestigio que editó Zinco, también es una maravilla por lo salvaje e irreverente que es. Y esa miniserie de Zinco de Demon, que lo que hicieron fue aprovechar el tirón del personaje de Lobo para sacar estos números de la regular de Demon como miniserie. Grande el apunte.

Si, Alan Grant controlaba el devenir, por aquella época, de los personajes más salvajes de DC.

Krokop
Lector
Krokop

Se me ocurre que con Lobo podría hacerse una peli que fuera el equivalente al Deadpool de Marvel en DC.

A ver si algún editor se acuerda de Don Simón. La serie cervecera que ha hecho con Azzarello podría estar bien y no sé qué terminó pasando con Melting Pot realizada junto a su amiguete Kevin Eastman. Creo que lo revisaron para una edición definitiva o algo así y tiene que ser impresionante, por las planchas que he podido ver.

mespinpe
Lector
mespinpe

Me lo he leído un poco en diagonal pero diría que de sus momentos significativos falta comentar su introducción en el universo DC post-Crisis con su look y personalidad más característicos durante el segundo año de JLI, antes de unirse a L.e.g.i.o.n.

Macdonald
Lector
Macdonald

Exacto. Además contratado por ¡LORD MANGA KHAN! para matar a los miembros de LJI. Maravillosos números, tebeos de los que ya no se hacen.

gusgus
Lector
gusgus

Justo iba a apuntar lo mismo, como olvidar su intervención en la saga de Manga Khan y Apokolips de la Liga de la Justicia Internacional, ya con su look de rockero. Incluso llegan a hacerlo miembro de la Liga en dicha saga.

Raúl Gutierrez
Autor

Junto a Batman, mi personaje favorito de DC. Película ya! Anyway, ya podría ECC sacar una edición de tomos recopilatorios de la estapa de Alan Grant en rústica, porque se de uno que se la compra a ciegas…

Gustavo Higuero
Autor

Compañero, ECC tiene ya en su catálogo una buena dosis del último czarniano. Te dejo el link por si te animas. Aunque creo que te refieres a una edición más sencilla que la que tienen ahora, no?
https://www.ecccomics.com/comics/novelas-graficas-cartone-1939.aspx

gusgus
Lector
gusgus

Lobo´s back me sigue gustando al día de hoy, sumamente entretenida, además que ahí es donde consigue su inmortalidad, por la sencilla razón que ni el cielo ni el infierno lo quieren. También Ardiente cadena del amor, o Retrato de una victima han conseguido seguir sacandome una sonrisa. Además, su participación contra Lady Styx en la parte espacial de 52 fue bastante interesante, con su voto pacifista, y la forma en que lo deshace.
Releeo cada cierto tiempo las historias que tengo del personaje, quién a pesar de ser hijo de su tiempo, es ultranoventero, siempre supo, gracias sobre todo a Alan Grant, ir más allá del típico antihéroe de la época.

Neo182
Lector
Neo182

Pues yo nunca olvidaré la primera vez que leí lobo & deadman lloraba de risa, y lo mismo con lobo cazarecompensas donde te hablaba de cómo convertirte en uno de ellos… Se echa de menos aquel lobo sádico y con esos dibujos acorde al personaje, lo han ido ablandando y dibujando menos el con los años…

Linkin Boy
Lector
Linkin Boy

Lobo’s Back me dejó alucinado en su día. Me sorprende que nunca le diera más oportunidades al personaje, porque me sigo tronchando cuando repaso esa mini.