Amistoso Vecino Spiderman 1 – 3

Por
5
2035

Edición original:Marvel Comics, Friendly Neighborhood Spider-Man #1-6 USA .
Edición nacional/ España:Panini Cómics, Amistoso Vecino Spiderman vol. 1 #1-3.
Guion:Tom Taylor.
Dibujo:Juann Cabal, Yıldıray Çınar.
Entintado:Yıldıray Çınar, Douglas Franchin.
Color:Nolan Woodard.
Formato:Grapa.
Precio:4,75€ (#1), 4,00€ (#2 y #3).

Sabemos a ciencia cierta que cualquier persona con una máscara puede estar ocultando algo; o quiere ocultarlo. Esa es una máxima que puede ser desvirtuada en un sentido diametralmente distinto.

Spiderman ha sido siempre un héroe enmascarado. Si bien su traje nunca ha sido de aquellos que diesen miedo o intimidaran a los enemigos. Al revés, su colorido y diseño denota cierta jovialidad o incluso cercanía. Como ejemplo contraio a lo expuesto fue la temporada que portó el traje negro, el cual sinceramente siempre tuvo una connotación más cercana a infundir temor y mayor respeto.

A pesar de lo expuesto, una de las máximas de nuestro querido trepamuros ha sido siempre que es uno más de nosotros, es un vecino de Nueva York, pero también lo es de nuestra localidad, esté en el país que esté. Es un exponente de lo que supone un héroe cercano, no endiosado, y lejano a lo que es un héroe callejero como lo es Daredevil o El Castigador.

¿Qué connotación tiene el ser “amistoso” y “vecino” para los lectores? En primer lugar y en cuanto al tan repetido aspecto de la responsabilidad del personaje, supone que a pesar de no ser un héroe perfecto siempre se mantiene fiel a sus ideales, basados en la utilización de sus poderes para ayudar a los demás.

Igualmente vemos que tiene necesidades fisiológicas como nosotros —se puede poner enfermo—, a veces consigue trabajo —mal pagado y lo pierde con facilidad—, tiene problemas sentimentales, así como un fuerte sentimiento de arrepentimiento porque a consecuencia de sus actos han padecido algún mal seres cercanos.

Peter Parker es sólo es un chico criado en el barrio de Queens, y que vive en Nueva York. Su cotidianeidad supone equilibrar su vida convencional con la de superhéroe.

Esta humanidad es lo que destaca a Spiderman sobre otros héroes. Spiderman vive en una ciudad real con problemas reales.

La trama que nos plantea el autor no es el máximo exponente de una complejidad en sus planteamientos. Tom Taylor coloca ex novo en escena a Marnie, conocida en el pasado como la superheroína llamada el Rumor. Spiderman haciendo equipo con el Rumor intentará rescatar a Leilani de una ciudad oculta bajo la ciudad de Nueva York. No queriendo destripar el argumento, decir que el hecho de introducir este nuevo escenario dota de cierto interés y misterio, a lo que a la postre será un recurso utilizado por el guionista para un amplio desarrollo de una trama que posiblemente sea de mayor calado que estos números iniciáticos.


Destacar de los números que son objeto de reseña, los dos últimos integrados en la grapa del número 3. Como bien sabemos no es la primera vez que en las colecciones de Spiderman aparece cada cierto tiempo un número único auto conclusivo de fuerte contenido social y emocional.

Como bien sabemos, en España disfrutamos de un sistema sanitario que es muy ventajoso para los ciudadanos. Nuestra sanidad pública es gratuita. Si padecemos una enfermedad grave, sabemos que seremos atendidos, con lista de espera o no. Sabemos que podemos acudir a nuestros médicos a su consulta sin coste directo alguno. Sin entrar a valorar si se trata de un sistema deficitario o que está abocado a una modificación no tardando mucho, lo cierto es que en España somos afortunados.

Por el contrario, encontramos a EEUU. De una encuesta realizada en diciembre de 2019 se desprende que el 25% de los estadounidenses reconocen que ellos o algún miembro de su familia han postergado una visita al médico por una enfermedad grave porque no pueden hacer frente al elevado coste de la visita, y el 33% ha postergado la visita por enfermedades menos graves. Un estudio llevado a cabo por la Sociedad del Cáncer en mayo de 2019 mostró que el 56% de los adultos del país afirman tener algún tipo de dificultad para pagar las facturas médicas.

Se dan situaciones en las que el aumento del coste del tratamiento supone que un paciente se vea en la tesitura de interrumpir el tratamiento, llegando incluso a morir por ello.

Tom Taylor pone en la mesa esta cuestión, que de la mano de un importante personaje del circulo cercano de Peter Parker, será el hilo conductor de una crítica mordaz del sistema sanitario de un Estado de primer orden, y presuntamente paradigma de lo que es un estado occidental, democrático y social.

El número más emotivo y más personal es el relativo a Spider-Bite, un sidekick de Spiderman. Se trata de historia muy especial. Tras un despliegue de peleas y aventura sin freno llegamos a lo que nos interesa y nos deja con los pelos de punta. El giro inesperado del final es tan emotivo que nuestra sangre se paraliza. Entramos en sintonía de repente con algo precioso, horrible y delicado a la vez, como es la enfermedad infantil y la gente que dedica su tiempo para dar alegría a los niños que padecen enfermedades que les obligan a estar un hospital. Es inevitable no recordar la memorable historia “El chico que coleccionaba Spiderman” reseñado por mi compañero Raúl López. Al igual que con The Amazing Spider-Man vol. 1 #248 hiciese Roger Stern, Tom Taylor nos conmueve y nos llega al corazón.

En definitiva, Tom Taylor nos eriza los pelos del cuerpo, y consigue remover sentimientos que hacen aflorar nuestra humanidad. Esto es algo loable, y digno de reseñar.

Por otro lado, Juann Cabal realiza un dibujo muy vistoso, limpio y dinámico. Aporta una luminosidad a cada una de las entregas que enriquecen un conjunto de por sí notable. Su trazo es impecable, natural y emotivo, no solo en el rostro de los personajes, sino en cada gesto, movimiento y sensación que transmite en las viñetas. Yıldıray Çınar en el número cinco realiza una gran labor, y habiendo despertado en mi un grata sorpresa frente a trabajos anteriores como en la Patrulla-X. Finalmente el color de Nolan Woodard es fundamental para la vividez que el dibujante transmite en sus viñetas.

Queridos lectores, deben adquirir esta colección, deben leerla y disfrutarla con calma, con pasión y con la mente abierta para disfrutar de un regalo en tiempos de falta de empatía y sobrante de frialdad.

Edición original:Marvel Comics, Friendly Neighborhood Spider-Man #1-6 USA . Edición nacional/ España:Panini Cómics, Amistoso Vecino Spiderman vol. 1 #1-3. Guion:Tom Taylor. Dibujo:Juann Cabal, Yıldıray Çınar. Entintado:Yıldıray Çınar, Douglas Franchin. Color:Nolan Woodard. Formato:Grapa. Precio:4,75€ (#1), 4,00€ (#2 y #3). Sabemos a ciencia cierta que cualquier persona con una máscara puede estar…
Guión - 8.5
Dibujo - 8
Interés - 9

8.5

Tom Taylor y Juann Cabal nos traen a Spiderman en su faceta más cercana y humana, con una memorable historia que enternecerá nuestros corazones.

Vosotros puntuáis: 9.26 ( 9 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Matches_Malone
Matches_Malone
Lector
2 marzo, 2020 13:13

El mejor Spiderman desde el Marvel Knights de Millar. Y ha llovido desde entonces.

AlbierZot
AlbierZot
Lector
2 marzo, 2020 14:05

Spiderman es cercano y humano (o fue un sueño). Todo lo demás venía rodado, y tampoco había que irse muy lejos a buscarlo. Pregúntenle a Tom Taylor

sibaix
sibaix
Lector
2 marzo, 2020 17:49

Si lo hubiera dibujado todo Juann Cabal estoy de acuerdo con la nota pero el otro dibujante a mi no me gusta, una pena los cambios una vez más estropean una serie Marvel, yo m ehe bajado de la colección y eso que me gustaba mucho pero si no me gusta un dibujante no sigo, lo siento pero no lo disfruto.

warlock
warlock
Lector
2 marzo, 2020 22:32

Esta serie ha sido una agradable sorpresa y la confirmación de que Tom Taylor sabe escribir bien y con respeto por su esencia a los personajes. No entiendo que Marvel y DC le mantengan en segundo plano y no se atrevan a darle galones con una serie top

JMRBSeven
JMRBSeven
Lector
3 marzo, 2020 10:18

Desde luego que esta serie, a día de hoy, me está gustando más que la serie principal. Taylor recupera ese regusto clásico y emotivo respecto al personaje, y consigue que te identifiques plenamente con los sucesos que transcurren. De alguna manera, me recuerda a la etapa de Paul Jenkins en Peter Parker Spiderman.