Alfonso Font: «Ahora me permito trabajar con una total relajación».

Alfonso Font es un autor que defiende el tebeo de una manera vehemente, que disfruta contando historias, que denuncia lo que le indigna y que se implica profundamente con su trabajo. Este clásico de la historieta europea repasa para todos vosotros su imprescindible carrera y nos explica, también, sus proyectos más inmediatos.

2
2350

La entrevista se desarrolla en la sala de prensa del Comic Barcelona 2023. Junto a Alfonso Font se encuentra Daniel Díez, el editor de cARTEm, que escucha atentamente las generosas respuestas del autor de El prisionero de las estrellas o Historias negras.
La conversación dura algo más de treinta minutos y en todo momento la predisposición del autor catalán a responder nuestras preguntas es enorme. La foto de esta entrevista es de nuestro compañero Román de Muelas.

Alfonso-Font-entrevista-Foto01

Zona Negativa (ZN): Buenas tardes, sr. Alfonso Font. La primera pregunta es más una reflexión. La última entrevista que le hicimos en Zona Negativa es de hace 16 años. En ella, junto a nuestro compañero Toni Boix, hizo un extenso repaso a su obra… Han trascurrido tres lustros y parece como si Alfonso Font no hubiese hecho casi nada más en el mundo del cómic. Pero usted no ha parado ¿Verdad?

Alfonso Font (AF): Antes que nada, buenas tardes. No, no he estado parado ni mucho menos. Es cierto que he estado trabajando todo el tiempo. Lo que ocurre es que mi editor en España, que en su momento era Norma Editorial, con Rafael Martínez… bueno, en un momento determinado nos separamos y a partir de aquel entonces las cosas que he hecho las he hecho a través de un agente internacional que es SAF Comics de Ervin Rustemagić y a partir de ahí he hecho cosas nuevas, si, si…

ZN: Cosas nuevas, por ejemplo los álbumes de Tex como La ultima missione (2020) con guion de Giorgio Giusfredi; Yukon Race (2018-19) con Giorgio Giusfredi o L’isola della nebbia (2014) con guion de Mauro Boselli y de la serie Dylan Dog: Un patto diabolico (2015) con guion de Giovanni Gualdoni además de una historia para el Dylan Dog color festival #08 (2012), que contaba con la colaboración de otros artistas con Enrique Breccia, José Ortiz, Lito Fernández…

AF: Si, si… esto sólo en Bonelli. Pero también he hecho obra mía, con guion y dibujos míos, desde hace bastantes años. He terminado una trilogía – que el primero está ya publicado aquí por cARTEm y hoy haremos las firmas de los primeros ejemplares – que se titula Aloma. Son tres álbumes terminados ya, del último sólo falta colorear. Aloma es el nombre de la protagonista y la serie trata sobre la falsificación en el mundo del arte. Un tema que me parecía muy interesante, muy de actualidad para explicar ciertas cosas.

Alfonso-Font-Entrevista-Aloma-portada01

AF: Yo no escribo un libro, un álbum, una historia sobre un tema sin que previamente me haya pasado un año o dos o tres, como en este caso, informándome sobre cuestiones reales, verídicas y contrastadas. Y a partir de esto yo lo incluyo en la historia y se puede decir que todo lo que cuento, a excepción de la aventura en general – naturalmente – y de los personajes que están inventados, lo que cuento es verdad.

ZN: Se nota leyendo este primer álbum de la serie. Encontramos una carga de reportaje, de denuncia también…

AF: Si, si, claro. La isla San José existe. Y sin querer hacer spoilers, muchas cosas del mundo del arte y de las finanzas son reales.

ZN: ¿Está presentando el primer volumen de esta serie?

AF: Es una serie de tres volúmenes, como hemos comentado antes, y mal me está decirlo, pero la segunda historia que se titula La cabeza del Papa, creo que es uno de los guiones que mejor he logrado. Me parece redondo. Y luego está el tercero, que es el de las trillizas, que son tres hermanas inglesas, asesinas… que había momentos que me reía solo cuando lo estaba haciendo, construyendo una trama donde ellas solas se complicaban la vida de una manera increíble, para conseguir un tesoro…

Alfonso-Font-Entrevista-Aloma-página01
Aloma. El tesoro del temerario. Alfonso Font

«Tengo ganas de denunciarlo porque si la gente empezara a cuestionarse muchas de las cosas que nos comemos… tragando ruedas de molino, quizás cambiarían algunas cosas«.

ZN: Leyendo el primer álbum, encontramos una trama sólida, una historia detectivesca, con mucha documentación y, por así decirlo, mucha bilis… Ha incluido muchas cosas que quería denunciar en esta serie. Sobre la corrupción política, las bancaria, en el mundo del arte…

AF: ¡Es que las tarjetas standby de las que hablo existen! ¡No me las he inventado! Y si tú eres un sinvergüenza que tiene dinero negro en un país, te vas a un banco de aquel país, ingresas el dinero a cambio de una tarjeta standby, esta tarjeta significa que el banco se hace responsable de esta cantidad, tú cruzas la frontera con una tarjetita en el bolsillo, no llevas maletas con dinero, no llevas nada, nadie te dice ni pío, llegas a tu país, coges esta tarjeta, vas a un banco, les dices que tienes una tarjeta con tantos millones, que necesitas un préstamo por esta misma cantidad y que respondes con la tarjeta. El banco de aquí, por supuesto acepta la tarjeta, tú te llevas el dinero a casa, a partir de aquí tú te abstienes de pagar ni una sola cuota del préstamo y el banco al ver que no pagas hace efectiva la tarjeta standby y reclaman el dinero al banco emisor de la tarjeta, que lo paga, el banco de aquí se queda tan tranquilo porque ha recuperado el dinero y tú tienes el dinero en casa sin haber pasado por ningún sitio… No has pagado impuestos, no has pagado absolutamente nada. Y luego blanquear dinero aquí es relativamente fácil, aquí y donde sea.

Aloma. El tesoro del temerario. Alfonso Font

AF: Todas estas cosas, averiguarlas de verdad llevan un trabajo, naturalmente. Se tardan meses… Tienes que buscar información en plan detective. Y sí… tengo ganas de contarlo; tengo ganas de denunciarlo porque si la gente empezara a cuestionarse muchas de las cosas que nos comemos… tragando ruedas de molino, quizás cambiarían algunas cosas.

ZN: ¿Y el cómic sirve también para esto, no?

AF: ¡Yo creo que sí! El cómic sirve también para esto. Isaac Asimov decía que el género de la ciencia ficción era un saco donde cabe todo, desde el western a una historia romántica, todo contado en ciencia ficción. Con la historieta pasa exactamente lo mismo; es un saco enorme donde cabe todo… cabe desde Pulgarcito a la historia más terrible y más de denuncia que te puedas imaginar.

ZN: A vueltas con la documentación y en el aspecto gráfico, es muy interesante ver cómo mueve a sus personajes por entornos reales. Le gusta construir escenarios, decorados y fondos reales, normalmente de Barcelona. Y son funcionales, no son la típica postalita colocada para hacer bonito. ¿Lo hace porque le aporta credibilidad al relato, para que sea más real?

AF: Da credibilidad, claro. Pero además, ahora no porque ahora vivo cerca del Pirineo, pero cuando vivía en Barcelona, comprenderás que era mucho más fácil que las historias pasaran en Barcelona que no en Nueva York. Si se tratase de ciencia ficción, o en el caso de detectives norteamericanos, entonces sí. Porque la ciudad o el entorno no tiene más importancia que la de un fondo teatral, no tiene la importancia de la ciudad en sí misma, es decir las imágenes que pones no cuentan una segunda historia, mientras que si tú vives en una ciudad y la conoces, depende de donde hagas mover a tu protagonista, ya te cuenta algo más. Es un poco como Barcelona al alba que era un guion de un amigo, de Juan Antonio de Blas, que era profesor de historia y bueno, yo estuve buscando por librerías de viejo, libros y documentación del año 1925 en Barcelona, porque necesitaba la documentación real. ¿No? Y también por internet, buscando Barcelona 1925 o 1920, que sería más o menos lo mismo y gracias a esto fui pudiendo dar detalles, crear fondos y cosas así…

Barcelona al alba. Alfonso Font

AF: Por ejemplo, me sorprendió que la plaza de Catedral estaba ocupada por edificios y casas que ahora han desaparecido, que afortunadamente han desaparecido porque no se qué demonios hacían allí… [risas] Porque no respetaban la catedral. Pues estos edificios en la historia salen ya que aunque no me gustaran especialmente, en aquella época estaban allí. Adquieren un cariz romántico de ser de aquella época. Y el recuperar aquellos años, dándoselos al lector a través del dibujo de calles, de casas, de ambientes… es, también, narrarle algo más. Por una parte le estás contando la historia que viven los personajes y por otra le estás contando el ambiente donde estos personajes vivían.

«Ya de pequeño yo necesitaba contar cosas, contar historias«.

ZN: Es una constante en su obra. En aquella entrevista que hizo con Toni Boix usted explicaba que sentía la necesidad de explicar historias. ¿Sigue teniendo esta necesidad?

AF: Si, si… Por supuesto, yo creo que esta necesidad no me abandonará nunca. Ya de pequeño yo necesitaba contar cosas, contar historias. Recuerdo que, con críos de mi edad, con diez, once o doce años, que nos reuníamos una vez acabada la escuela y empezábamos a explicarnos historias truculentas, de fantasmas y cosas así, y a veces tenía un corro a mi alrededor, mirando, no diré que aterrorizados, pero sí interesados, esperando a ver qué pasaba, que ocurría con las historias. Si, sí. De siempre me ha gustado explicar historias.

ZN: Pero en Bonelli, al ser un trabajo de encargo las historias las escriben otras personas…

AF: Lo que ocurre es que en la editorial Bonelli me he encontrado con guionistas excepcionales. Por ejemplo, Mauro Boselli es un guionista increíble; una de las historias que hice con él, yo la equiparo a Bailando con lobos (1990), [película dirigida e interpretada por Kevin Costner] es de la misma categoría, pero claro… son tebeos y por lo tanto no tienen esta admiración ni este crédito por parte de los críticos que no ven en ello más que eso; ¿no? material alienante y… Bueno, en fin, para que hablar de los tontos si podemos hablar de tebeos, ¿no?

ZN: Y aún más cuando estas colecciones están consideradas como cómics de consumo, aunque podamos encontrar obras extraordinarias…

AF: Si, claro, en Italia este personaje [Tex Willer] cumple setenta y cuatro años. No es moco de pavo, yo mismo solo soy dos años más viejo que Tex. En Italia es un fenómeno. Acabo de regresar de la ciudad de Lucca, porque se estaba celebrando el salón de Lucca Collezionando, que es como un salón de primavera en Lucca, y me he quedado absolutamente estupefacto de ver la cantidad de gente interesada, la cantidad de gente entusiasmada; pidiendo autógrafos, firmas, de todo… Y ha sido verdaderamente espectacular, es un personaje que está a la orden de día en Italia. Y la recepción que he tenido ha sido maravillosa. Me he quedado perplejo. Si no querían casarse conmigo poco faltaba. Esto es una inyección de satisfacción.

ZN: ¿Le gustaría que esto pasase aquí, tener un tebeo popular de esta magnitud?

AF: Aquí teníamos al Capitán Trueno que, por mala gestión y mala praxis, se perdió. Pero si hubiera podido continuar… pero también es verdad que aquí hubo una época que a los tebeos se los crucificó, por decirlo de alguna manera. Los grandes intelectuales no perdían ocasión para criticar a los tebeos: “No, es que esto es para niños, esto es para tontos…”. Incluso un arquitecto muy famoso llegó a decir que él solo había conocido a alguien más tonto que un dibujante de cómics, que era un editor de cómics. Si pudiera contestarle le diría que jamás he visto alguien más imbécil que un arquitecto que es capaz de construir mierdas de casas, con el váter en el comedor. Y esto lo he visto yo. Así que… Cada uno aguanta su vela y vive como quiere o puede.

ZN: En cambio, en las nuevas generaciones de lectores esto ya no pasa…

AF: Si, si, afortunadamente. Esta toxina que se extendió como un veneno, como un COVID, afortunadamente está perdiendo poder. Si…

ZN: Entre sus reediciones, en estos momentos se está preparando el álbum integral de El prisionero de las estrellas… ¿Es una de sus grandes obras?

AF: Si, saldrá en poco tiempo y será una edición coloreada. Y sobre esto de si es mi obra más relevante es difícil decirlo. Es aquello de… A quien quieres más a papá o a mamá. ¿No?

ZN: Pero tenía más recorrido, ¿no?

AF: Si. El prisionero de las estrellas debería haber sido más extensa. Por ejemplo, en Francia lo publicó Glénat y tuvo mucho éxito. El error lo cometió Rafael Martínez de Norma, mal me está decirlo, que quiso aprovechar el tirón que tenía en el mercado francés para obtener unos precios mejores y trató de vender la serie a Métal Hurlant [la revista editada por Les Humanoïdes Associés] que aceptaron, porque era una venta segura. Pero ellos tenían otro concepto de la publicación, lo querían todo en color. Entonces, la segunda parte de El prisionero de las estrellas salió en Métal Hurlant en color, no se publicó en Glénat. Pero no publicaron otra vez la primera parte porque era en blanco y negro. Entonces nos encontramos que los lectores de Glénat solo leyeron el numero uno y no pudieron seguir con la historia y los lectores de Métal Hurlant se encontraron con una historia que no sabían de dónde venía porque no habían leído la primera aventura. Total; que la serie se fue al demonio… Pero fue por una mala política editorial.

ZN: También se publicó el integral de Taxi (2018), por el sello Planeta Cómic. Una obra que presenta algunos punto de coincidencia con Aloma; protagonista femenina, trama detectivesca, denuncia social…

AF: Bueno, yo diría que lo del protagonismo femenino es lo único que asemeja estas dos series…

ZN: ¿Se siente cómodo con protagonistas femeninas, verdad?

AF: A mi sí, me siento bastante cómodo haciendo historias con protagonista femeninas. Considero que, por supuesto, son tan validas o más que los hombres y tienen además con una sensibilidad especial que la mayoría de hombres carece. Por lo tanto me encuentro muy a gusto. Con esto no quiero decir que no cometa errores machistas, como todos los hombres, pero trato de evitarlo al máximo.

ZN: También tenemos el integral de la serie Clarke y Kubrick (2022) que ha publicado ECC…

AF: Si, es del año pasado. Es un integral y lleva todas las historias publicadas de Clarke y Kubrick, más dibujos sueltos y cosas así. Y me alegro que se haya publicado, porque de esta serie que está compuesta por cuatro álbumes, a través de Norma se publicaron los dos primeros, solamente en Francia se publicaron tres álbumes, pero el cuarto jamás vió la luz. Y en cambio, el cuarto que se titula El planeta de los locos me parece una historia muy crítica, con mucha mala baba… Por esto me alegro que la editorial ECC lo haya publicado en formato integral.

ZN: ¿Qué otro trabajo suyo le gustaría ver reeditado? ¿John Rohner, marino también conocido como Jann Polynesia; Sandberg. Padre e hijo; Las aventuras de Federico Mendelson Bartholy; Carmen Bond…?

AF: La verdad es que no lo se. Me gustaría… Mira, voy a contarte una anécdota. Me hubiera gustado que se editase una historia que se titula El refugio de los sueños perdidos que fue, después de muchos años sin hacer guiones propios, la historia que me apetecía contar. Y está dibujada como para niños, son dos personajes infantiles; un niño y una niña que viven en una casa de un abuelo, de un pariente mayor… y es una casa como mágica, que está llena de objetos y cada objeto cuenta una historia, por decirlo de alguna manera. Decidí hablar de política, de religión, de militares, de racismo, de toda una serie de temas un poco tabús, explicándolos de una manera muy simple, de lectura fácil. Le dimos color y a través de Ervin Rustemagić se trató de vender a muchos editores de todo el mundo, pero nadie quiso publicarlo.

AF: Además, obtuvimos una respuesta de una editora suiza que nos dijo: «Mire los dibujos son maravillosos, pero las historias, – agárrate – las historias son demasiado inteligentes para nuestros lectores«. [sorpresa y risas] Y pensé; esta imbécil acaba de tratar a sus lectores como a capullos… ¿¡Cómo es posible que un editor piense esto de sus propios lectores!? ¡¡¡Por el amor de Dios, cuélgate de un árbol!!! ¡Haz otra cosa! Pero no publiques historias… Es algo increíble.
Bueno, pues esto [El refugio de los sueños perdidos] por fin, por fin se va a publicar en Estados Unidos. [lo publicará Dark Horse]

ZN: Privado (1995) es un álbum antiguo editado por Norma que recopila historias publicadas en la revista Cimoc, en la última época. No tiene personaje fijo pero si unos protagonistas parecidos. Es género negro moderno, no busca lo superficial, eran historias contemporáneas y con temáticas duras y ambientación realista. Nada de gabardinas, mujeres fatales, garitos llenos de humo y whisky barato…
¿Qué le interesaba de la serie negra más purista? ¿Le gustaría volver a trabajar con este esquema?

AF: Si, si… es que se me pasó por la cabeza hacer unas historias en la que los detectives eran los malos. Huir del detective que siempre atrapa al malo, pues está vez el detective era el malo, o la víctima o lo que fuera. Y bueno, hice unas cuantas historias de estas y ocurrió un poco lo mismo, las dos primeras historias se publicaron en blanco y negro y el resto en color. Al hacer el álbum se publicó en color y se dejaron en un rinconcillo las dos primeras historias. La primera se llamó Privado y era la que daba nombre al álbum. Se publicaron en Cimoc, pero no en el álbum…

Privado. Alfonso Font

AF: Y no se si haré algo parecido. A ver, yo ahora que he terminado, precisamente, este tercer álbum de Aloma, llevo dos semanas dándole vueltas a la cabeza, en mis ratos libres, para ver que hago. A lo mejor será un cuarto álbum de Aloma o a lo mejor cambio de orientación por completo y me voy a otra parte. Ciencia ficción, policiaco… no lo sé, no lo sé. Ya veremos…

ZN: Usted va vivido bastantes etapas del cómic nacional y europeo. Las editoriales clásicas, los estudios de representación, las revistas mensuales. Ha transitado por dos exilios laborales, uno al principio de su carrera, otro ahora, por así decirlo… ¿Cuándo se ha sentido más a gusto? ¿Con la situación que tiene ahora con SAF? ¿Le gustaba el modelo de las revistas mensuales?

AF: A la vejez, viruelas. Y es una gran verdad. [risas] Llega un momento en que pierdes el miedo, la vergüenza… Ya no me preocupan las cosas como cuando tienes treinta años o cuarenta que estás pendiente si han leído tu historieta, si la han criticado. Me da igual. Ha llegado un momento en el que me permito trabajar con una total relajación. De ahí que saliera esta historia de El refugio de los sueños perdidos porque me daba igual venderla como no venderla. Cuando yo la hacía pensaba: “Verás como esto va a costar metérsela a alguien para que lo publique”. ¿No? Y pasó. Pero yo necesitaba contar aquello.

El refugio de los sueños perdidos. Alfonso Font

ZN: Lo comentábamos también en un aspecto profesional. ¿Qué es más cómodo, que le represente una agencia?, ¿ir vendiendo las historias personalmente a las revistas?

AF: Yo estoy muy cómodo con SAF, pero también es porque estoy pasando por una etapa de mi vida en que estoy muy feliz y quieras que no esto también ayuda en el trabajo.

ZN: ¿Cuándo saldrá el próximo Aloma?

AF: No lo sé, esto depende de cARTEm…

Alfonso Font dirige su mirada hacia el editor de cARTEm, Daniel Díez, que se ha mantenido toda la entrevista en segundo plano. Y le interroga…

Daniel Díez: A principios del año que viene…

AF: Pues eso, a principios del año que viene.
La segunda historia es increíble y me salió de pura casualidad… [gestos de incredulidad] No, no… es verdad. Hombre, hay experiencia y hay trabajo, pero esto pasa, vas escribiendo y… Mira, la exterior, [se refiere a la coprotagonista de El prisionero de las estrellas] tenía que salir en un solo capítulo y de repente se hizo la dueña del álbum. Porque devoró al personaje protagonista… Pues estas cosas, a veces, estás escribiendo y no sabes porqué, pero hay un hilo que tira de ti y vas por aquella dirección, sin que seas preconsciente de que querías aquello, igual en algún rincón del cerebelo estaba aquello flotando como un fantasma… pero la verdad es que salió así.

La exterior se come al protagonista. El prisionero de las estrellas. Alfonso Font

AF: Y bueno, este segundo álbum de Aloma tiene una anécdota que es terrorífica. La anécdota es que yo tenía toda la historia escrita y la mitad dibujada y cuando terminé de dibujarla, voy a imprimir el guion y mi ordenador se estropea y me manda al infierno la mitad del guion, por completo. Toda la mitad, por lo que tenía toda la historia del segundo álbum dibujada y solo la mitad del guion. Por mucho que lo intentara rescatar un técnico, no lo conseguimos. No se sabe donde desapareció aquello. Pues ya me ves a mí, con las páginas dibujadas, codos encima de la mesa pensando. a ver.. ¡Ah sí!… Y me reescribí la mitad del guion inventándomelo a través de los dibujos… [risas]

ZN: Como hacía Stan Lee… [más risas]

AF: Yo no sé qué hacía Stan Lee, pero yo estuve a punto de hacerme el ikebana… A partir de entonces ya tengo lápices de memoria, discos exteriores… Ya me da igual lo que haga el ordenador, como si se quiere incendiar. [risas] ¡Pero que mal lo pasé!

Portada del segundo tomo de Aloma. Alfonso Font

«Para hacer algo yo necesito tener el convencimiento de que realmente quiero hacerlo, de que tengo la capacidad de buscar documentación, detalles reales y de ofrecerle al lector el máximo de verdad posible«.

ZN: Algo nos ha avanzado, pero… ¿Tiene algún proyecto en cartera que le gustaría explicar a nuestros lectores?

AF: Lo que explicaba antes, que estoy dándole vueltas, vueltas y vueltas a lo que voy a hacer. Porque claro, para hacer algo yo necesito tener el convencimiento de que realmente quiero hacerlo, de que tengo la capacidad de buscar documentación, detalles reales y de ofrecerle al lector el máximo de verdad posible. Para eso he de encontrarlo… A veces surge espontáneamente, puedes estar una semana dándole vueltas y no sale nada y en un momento te sientas y te dices: ¡Ya lo he encontrado! ¡Ya lo tengo! Y a partir de este momento sale todo rodado. Pero, de momento, algo claro aún no tengo nada previsto.

En fin, es mi trabajo, es satisfacción… Cuando una cosa la haces por vocación y a gusto, no es trabajo, deja de ser trabajo. Naturalmente que se trabaja y muchas horas, pero ya no es aquello de pensar que cuando me va a llegar la jubilación. A mis setenta y seis años, imagínate donde está mi jubilación… [risas] Es un placer seguir trabajando.

ZN: Con esto nos quedamos. En nombre de nuestros lectores y nuestro… ¡Muchas gracias por atendernos!

AF: Muchas gracias a vosotros.

ENTRADAS EN ZONA NEGATIVA SOBRE ALFONSO FONT

Entrevista a cargo de Toni Boix
Reseña de Historias negras a cargo de Diego García Rouco
Reseña de Héloïse de Monfort a cargo de Diego García Rouco
Reseña de Taxi. Integral a cargo de Tristan Cardona
Reseña de Aloma 01. El tesoro del temerario a cargo de Tristan Cardona

Subscribe
Notifícame
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Jaime Sirvent
Jaime Sirvent
Lector
26 mayo, 2023 7:57

Interesantísima entrevista a uno de los grandes de nuestra historieta.

Dentro de las entrevistas del Salón también disfruté mucho la que le hicisteis a Daniel Torres.

Muchas gracias por traerlas.

Sith
Sith
Lector
29 mayo, 2023 21:55

Muy buena entrevista a una gran leyenda, felicitaciones!