100% Marvel HC. Los Vengadores: La Visión y la Bruja Escarlata

Nueva edición de la primera miniserie del famoso matrimonio vengador, en esta ocasión incluyendo también el cómic donde se casaron en los años 70

Por
7
2220

Edición original: Vision and the Scarlet Witch 1-4 y Giant-Size Avengers 4 USA (Marvel Comics, 1974-1982)
Edición nacional/España: 100% Marvel HC. Los Vengadores: La Visión y la Bruja Escarlata (Panini Cómics, 2021)
Guion: Steve Englehart, Bill Mantlo
Dibujo: Don Heck, Rick Leonardi
Entintado: John Tartaglione, Ian Akin, Brian Garvey
Color: Bob Sharen, Petra Goldberg, George Roussos
Traducción: Santiago García, Paco Reina
Realización técnica: Marina Ariza, Norma Cuadrat
Formato: Tapa dura. 136 páginas. 18,00€

Visión y Bruja Escarlata Año 1

«Se me ocurren otras cosas que querría hacer esta primera noche en nuestro nuevo hogar»

La Visión y la Bruja Escarlata han sido, durante años, una pareja muy querida por los fans de Marvel en general y de los Vengadores en particular. Y no se puede decir que su singladura editorial haya sido un camino de rosas para ninguno de los dos.

La Visión fue creado por Roy Thomas y John Buscema y presentado en Los Vengadores #57 en 1968. El origen del personaje tiene como punto de partida el amor de Roy Thomas por los cómics de la Golden Age. Thomas quería crear un nuevo personaje para la colección de los Vengadores y se basó, para ello, en un superhéroe de los años 40 creado por la pareja responsable del Capitán América: Joe Simon y Jack Kirby. Este personaje se llamaba Aarkus y hoy en día también es conocido como la Visión de la Golden Age. La Visión moderna es un androide (o sintozoide) desarrollado por Ultron como arma contra los héroes más poderosos de la tierra que, finalmente, decidía traicionar a su “padre” para acabar uniéndose a las filas de los Vengadores.

Al igual que la Visión, la Bruja Escarlata (Wanda Maximoff) fue creada como villana, esta vez de la Patrulla X y su primera aparición, en La Patrulla X #4 corrió a cargo de Stan Lee y Jack Kirby en 1964. Tanto Wanda como su hermano Pietro, nombre de guerra Mercurio, formaban parte originalmente de la primigenia Hermandad de Mutantes Diabólicos dirigida por Magneto pero su carrera como supervillanos sería breve. Un año después, en 1965, y ante la marcha de Kirby de los lápices de Los Vengadores, Stan Lee decidió tomar una decisión tan radical como polémica: Sustituir a todos los miembros fundadores por criminales reformados liderados por el Capitán América. Tanto Wanda como Pietro serían elegidos para formar parte de esta revolución y, mientras Mercurio desarrollaría, con el tiempo, una personalidad problemática con vaivenes villanescos dentro de su condición apriorística de superhéroe, la Bruja Escarlata se mantendría muchos años como miembros del grupo siendo una de las vengadoras más destacadas a caballo entre las décadas de los 70 y los 80.

La historia de amor entre los dos podríamos decir que se inicia en Los Vengadores #91 (1971). En este número, perteneciente a la mítica saga La Guerra Kree-Skrull, Visión y Wanda son hechos prisioneros por Ronan el Acusador. Durante el cautiverio, la Bruja Escarlata confiesa sus sentimientos hacia el androide pero este la rechaza inicialmente al considerarse un robot “indigno” de amor humano. Visión aceptará que los sentimientos de Wanda hacia el son recíprocos en Los Vengadores #108 (1973), cuando consolará a la heroína tras una dura batalla contra el Segador. A partir de ese momento, la interacción entre ambos será indiscutiblemente la de una pareja y no pasará mucho tiempo hasta que decidan consolidarla convirtiéndose en un matrimonio. Y aquí es donde esta historia de amor enlaza con el tomo que reseñamos hoy, 100% Marvel HC: Los Vengadores – La Visión y la Bruja Escarlata.

El tomo está compuesto de 5 historias: El Giant-Size Avengers #4 y la primera miniserie dedicada a la pareja, La Visión y la Bruja Escarlata vol. 1 #1-4. La primera de estas historias, aunque importante en la historia de la pareja, es sobre todo el desenlace de la saga de la Madonna Celestial orquestada por el clásico escritor Steve Englehart, por lo que los lectores no familiarizados con esta saga o con la etapa de Englehart a cargo de los Vengadores, pueden sentirse un tanto confundidos. Esto es así porque la Madonna Celestial es una saga ciertamente confusa, con muchos personajes hablando (los personajes del guionista, en general, se dedicaban más a la exposición que a la acción), algunas gotas de acción y con justificaciones para ciertas cosas bastante extrañas. Como digo, el número es importante en una recopilación de grandes momentos de la pareja protagonista ya que en el mismo se incluye la petición de mano de Visión a la Bruja Escarlata y su boda, oficiada por Inmortus. El relato que se despliega en el Giant-Size Avengers #4 es fragmentario y enrevesado, con multiples (aparentes) sorpresas y giros como el «retconeo» del origen de la Visión, que pasa de ser una creación ex nihilo de Ultron a convertirse en una reutilización del cuerpo inerte de la Antorcha Humana original. El estilo de Englehart en la saga se lee hoy en día con ciertas dificultades. Llega a hacerse farragoso y lento, con explicaciones ausentes (¿Por qué es tan importante la Madonna Celestial?) y resoluciones bizarras como casar a Mantis con una planta o un árbol según como queramos interpretarlo. Lo importante para el tomo en cuestión es que la boda nos dejó a dos personajes en un punto de dulce madurez, con Visión habiéndose reencontrado con su verdadero origen y con una Bruja Escarlata cuyo entrenamiento mágico Agatha Harkness da por terminado.

Y llegamos a la miniserie propiamente dicha. Hoy en día, una miniserie es un concepto bastante conocido de sobra por los aficionados al cómic. A principios de los 80, era todavía algo muy novedoso. Las primeras miniseries lanzadas por Marvel, en 1982, serían las de Lobezno por nada más y nada menos que Chris Claremont y Frank Miller; y Hércules por Bob Layton. Pocos meses después les seguiría la de Visión y la Bruja Escarlata. A pesar del rechazo que la pareja despertaba en algunos autores dentro de Marvel (Jim Shooter les quería a ambos fuera de los Vengadores y John Byrne nunca vio creíble el amor entre una mujer y lo que él llamaba “una tostadora”), los aficionados tenían en gran estima no solo a los personajes sino a la pareja que formaban. De ahí que la idea de darles espacio para aventuras en solitario estuviera rondando en la editorial desde hacía tiempo. Primero se planteó un serial corto de la Visión en Marvel Spotlight a cargo de Roger McKenzie, para después rumorearse una miniserie del androide en solitario de nuevo en este caso escrita por Bill Mantlo y dibujada por Bill Sienkiewicz. Pero ya en 1982, era impensable dedicarle una miniserie a la Visión sin contar con la Bruja Escarlata. Del último proyecto descartado, se mantuvo la figura de Mantlo, un escritor al alza en la Marvel de la época, que se había fogueado en series como Peter Parker: El Espectacular Spiderman y que ya se encontraba inmerso en la que hoy en día sigue siendo considerada una de las mejores etapas de Hulk. A los lápices, se decidió darle la responsabilidad hay casi desconocido Rick Leonardi, en el que sería el trabajo más importante de su carrera hasta ese momento.

La miniserie se inicia con la pareja recién instalada en el pueblo de Leonia, Nueva Jersey, donde pretenden llevar una tranquila vida de casados. Evidentemente, esto no será posible y los cuatro números les llevará a enfrentarse a varios supervillanos (el Segador, el brujo-Dios Samhain, Isbisa), tener bastantes dosis de drama familiar a costa del “padre” de los gemelos Maximoff, el Zumbador, y su hijo Nuklo; y viajar a Attilan para conocer a la sobrina de la pareja e hijo de Pietro y Cristal, Luna. El punto álgido de la miniserie tendrá lugar en el último número, cuando Pietro y Wanda descubrirán que su verdadero padre no es otro que Magneto (aunque si conocéis la atribulada historia de los Maximoff ya sabréis que esta paternidad ha sido hecha y deshecha un par de veces desde entonces).

La miniserie se lee bien en tanto en cuanto Mantlo es un escritor competente y se nota que le tiene cariño a los personajes, sobre todo a Wanda. Chirría un poco lo robótico que dibuja a Visión, haciendo difícil empatizar con él (un trabajo en el que le ganó por la mano Englehart en la segunda miniserie de la pareja). Hay un gran respeto por la continuidad, con multitud de referencias a historias pasadas y con muchos flashbacks que dan un muy necesario contexto. Sin embargo, la miniserie adolece de un trama general, siendo cada número prácticamente autoconclusivo. Los villanos, excepto el Segador, carecen del empaque y la importancia necesaria para representar amenazas significativas para la pareja. La interacción con Magneto en el número que cierra el tomo es de lo mejor que podemos encontrar en la miniserie. Una idea, la del amo del magnetismo como padre de los gemelos, con un tremendo potencial que plantaría toda una serie de semillas que se irían desarrollando en las siguientes dos décadas. En el apartado gráfico, Don Heck se encarga del Giant-Size Avengers y su estilo, que no era especialmente llamativo en los años 70, ahora resulta demasiado acartonado. En cuanto a Rick Leonardi, nos encontramos con un dibujante en busca de un estilo, capaz de algunas composiciones de página muy interesantes como en el #2 pero con problemas en las expresiones faciales y en los fondos. Leonardi iría perfeccionando su estilo con los años y en solo 5 años, poco se parecería al que vemos aquí.

Desgraciadamente, la premisa inicial de la serie, con la Visión y la Bruja Escarlata viviendo en un suburbio residencial es descartada por el guionista a las pocas páginas y es rápidamente sustituida por relatos de superhéroes bastante convencionales. ¿Pensaría Mantlo que nadie estaría interesado en leer las aventuras de una pareja casada en una casa unifamiliar? En un par de años Steve Englehart le demostraría lo contrario. En 1982, la Visión y la Bruja Escarlata ya no eran el corazón de los Vengadores pero seguían (y seguirían) muy presentes en el corazón del Universo Marvel y de los aficionados.

Lo mejor

• Poder leer la culminación del proceso de maduración de dos grandísimos personajes

Lo peor

• No son cómics que hayan envejecido especialmente bien

Edición original: Vision and the Scarlet Witch 1-4 y Giant-Size Avengers 4 USA (Marvel Comics, 1974-1982) Edición nacional/España: 100% Marvel HC. Los Vengadores: La Visión y la Bruja Escarlata (Panini Cómics, 2021) Guion: Steve Englehart, Bill Mantlo Dibujo: Don Heck, Rick Leonardi Entintado: John Tartaglione, Ian Akin, Brian Garvey Color:…
Guion - 5.5
Dibujo - 5
Interés - 7

5.8

La primer miniserie dedicada a dos personajes icónicos de los Vengadores no consigue cumplir las expectativas y se queda en una serie de historias convencionales excepto en su número final

Vosotros puntuáis: 7.98 ( 6 votos)
7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Raku
Raku
Lector
24 octubre, 2021 12:35

Un pequeño offtopic: es imposible comentar en la reseña de «Corto Maltés. Océano negro». ¿Están cerrados los comentarios por algo en particular?

Jaime Sirvent
Jaime Sirvent
Lector
24 octubre, 2021 16:56

Esos episodios de Englehart en Los Vengadores me parecen psicodelia pura,aunque sí es cierto que pueden resultar difíciles de leer a un lector actual, aparte de que el dibujo de Don Heck no es especialmente atractivo (toda una constante en la etapa Englehart, la escasa calidad de algunos dibujantes).

En el caso de la miniserie de Mantlo y Leonardi discrepo.Considero que la estructura de episodios aparentemente autoconclusivos es bastante certera porque dentro de esa aparente falta de continuidad Mantlo explora la ilusión del matrimonio por iniciar una vida común,al mismo tiempo que explora las relaciones familiares tanto de Visión como de Wanda. Por un lado con El Segador y Simon Williams en el caso de Visión,y por otro lado El Zumbador,y por último Magneto en el caso de Wanda. Dando como resultado un fresco bastante completo de las relaciones y del entorno de estos personajes.

Una miniserie que se sigue leyendo bien y que a mí personalmente no me ha decepcionado en ninguna relectura.

Saludos.

Jaime Sirvent
Jaime Sirvent
Lector
24 octubre, 2021 22:22

Y me ha faltado en mi comentario agradecer la reseña.

Aunque no esté acuerdo, agradezco muchísimo el trabajo al hacerla.

Un saludo.

Lord_Pengallan
Lord_Pengallan
Lector
25 octubre, 2021 21:16

Discrepo también. Lo de Mantlo es bueno y hay un hilo que es la estabilización de la pareja fuera del mundo superheroico. Por otro lado nadie en 1982 quería leer sobre parejas sosas y rancias en suburbios, te lo aseguro porque yo estaba allí entonces no como tú, y Englehart no demostró a nadie lo contrario como prueba que eso jamás volvió, si bien se puede aducir que no fue un exitazo porque el trabajo de aquel y del dibujante es malo. Pero antes la gente quería leer aventuras con acción y no los melodramas para señoras de King. El público de principios de los 80 era muy diferente al de ahora. En todo. Sobre todo en edad, lo que significa también distinto poder adquisitivo, lo que a su vez significa diferentes exigencias. Cuidado cuando con comparar épocas distintas. Hay que conocerlas bien para hacerlo.

Ziggy
Ziggy
Lector
En respuesta a  Lord_Pengallan
26 octubre, 2021 17:41

Supongo que cada historia tiene su momento tambien y que algunas no son publicadas en el contexto correcto. Suele pasar.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  Lord_Pengallan
26 octubre, 2021 19:56

Yo también creo que la de Mantlo es una serie muy bien estructurada en el sentido de la relación de pareja de ambos y de los conflictos asociados a esa nueva situación. Eso sí, como dices la acción era muy necesaria en esa época. Y en esa limited en concreto, desde mi punto de vista la acción se hace aburrida y enlentece muchísimo la historia. Y eso no pasa en todos los cómics de esa época.