#ZNStarWars – Un mes en Star Wars Battlefront

Por
10
2321

Star Wars Battlefront no es un juego al uso. Es algo así como una megaproducción carísima que espera abrazar a los fans de Star Wars y dejarlos extasiados. Como si de verdad hubieras estado en el fragor de la batalla y necesites unos momentos de descanso para lavar el casco que llevas lleno de arena de Tatooine. Es tan épico, tan invitacional al fragor de la batalla él solo, que ya mientras se produce la instalación te mete en el hangar de Hoth donde se encuentran los Rebeldes y unos cuantos X-Wing a punto de despegar para que, en la piel del mismísimo Darh Vader, tengas la oportunidad de masacrar sin piedad a unos cuantos rebeldes. Puedes estrangularles en el aire, lanzarles la espada e incluso pararles los disparos devolviéndoselos al pecho y matándolos al momento. “Esto es lo que debe sentir Darth Vader de verdad cuando entra en la batalla”, piensas. Y no te falta razón. El juego es la experiencia más realista posible para un universo de ficción que se ha visto nunca. Star Wars, que hace tiempo dejó de ser una simple franquicia para convertirse en una cultura en sí misma, está tan dentro de nosotros –fans– que todos sabemos como tiene que ser estar en una batalla de Star Wars, pilotar un X-wing o ser Luke Skywalker. Y en DICE, estudio desarrollador de este videojuego, por supuesto que también.

Acto seguido de este subidón en el que te sientes de verdad el ser más poderoso del Universo y, de paso, has aprendido a jugar a un juego que poco tiene de complejo y sí de fast action, el menú te abraza a ti, fan de Star Wars, para que te prepares a pasar unas buenas navidades pensando en planetas lejanos. Una pantalla en blanco, un sable láser o R2D2 y la mítica música de John Williams son la presentación que Star Wars Battlefront considera necesaria y suficiente para que se te empiece a caer la baba antes de comenzar a jugar. Y tras ello, al tema: el juego más espectacular del año te ha comprado a ti, fan de Star Wars, para que entres ya vendido en la batalla.

Jugar a Star Wars Battlefront es toda una experiencia para los ojos y los oídos. Mientras las transiciones y los menús están llenos de partituras de John Williams, el juego tiene la ambientación perfecta para que de verdad te sientas dentro de la película. Los modos de entrenamiento, para empezar, están pensados al milímetro. Una batalla de X-Wings contra Tie Fighters en las que te invitan a pasar cerca de las rocas para que no te detecten los radares enemigos o una persecución espectacular bajo los frondosos bosques de Endor mientras matas rebeldes como si toda tu vida hubiera estado predestinada a ello son experiencias cortas y muy gratificantes para alguien que se adentra por primera vez en el juego. “¡Esto es la puta peli!”, que pensamos muchos. Y luego está ya el Multijugador, raíz inequívoca del juego de DICE que, apostándolo a todo a este modo, se desgraba de esa experiencia personalizada que eran los tutoriales para abrazar a los jugadores y confiar en ellos para mostrar todo su esplendor.

A Luke Skywalker le ha sentado bien ser un Jedi
La foto más favorecida de Luke Skywalker

Precisamente son ellos, los jugadores, los que crean las partidas. Son ellos los que pueden hacer del modo Caminante ATAT (ese modo en el que unos ATAT avanzan hacia un punto y los rebeldes tienen que destruirlos antes de que lleguen a su destino) sea algo espectacular cuando los que llevan las naves persiguen el mismo objetivo que los que están en tierra muriendo sin piedad para evitar bombarderos enemigos. Son ellos también los que se dejan la piel en el modo Droides para mantener unos Droides neutrales en su bando y ganar la partida o, efectivamente, son ellos los que buscan sin piedad unas cápsulas que caen del aire y las llevan a su territorio. DICE pone las herramientas, la ambientación y la música para que el jugador se vea envuelto en una lluvia de disparos láser y héroes un tanto loca y frenética.

Se huele calculado el juego. Me imagino algo así como “y si aquí metemos tres modos de juego en lugar de 4 y nos esforzamos solo en hacer estos 14 mapas que nos costarán x tiempo y recursos, entonces el jugador medio jugará x días y luego pagará x por un dlc con este x contenido adicional”. Es por eso por lo que Star Wars Battlefront no llega a la máxima excelencia. Aun así, y para contrarrestar, los modos de juego son variados y, a pesar de lo forzado de algunos, son lo suficientemente consistentes como para dar horas de juego al jugador más hardcore. Los modos estrella son Supremacía, Modo ATAT y Punto de Inflexión. Todos ellos de 20 contra 20 en un entorno abierto y ciertamente caótico, en el que al principio te sientes más perdido que un Wookie en Coruscant pero que luego te recompensan como el buen soldado que eres enfrentándote al bando contrario por el control de la galaxia. En el primer modo hay que controlar unos puntos determinados del mapa para ir avanzando y controlando más mapa que el rival. En el segundo dos gigantes ATATs (uno en Endor y Jakku) avanzan hasta la base de los rebeldes mientras que estos tienen que intentar pararlos controlando unos puntos de control y en el tercero los Imperiales, en retirada, deben frenar la avanzada de los Rebeldes. Son modos divertidos, que apenas exigen estrategia conjunta por parte de los jugadores y que recrean a la perfección la sensación de estar en la película: fuego cruzado, naves controladas por jugadores que arrasan a las unidades terrestres, motos speedsters, ATSTs que arrasan con todo a su paso, Darth Vader, Han Solo y compañía haciendo estragos, etc. El juego además abraza al jugador casual de una manera abrumadora: para ser Darth Vader, controlar un ATAT o ATST o volar los cielos en una nave simplemente es necesario coger unos potenciadores que salen aleatoriamente por el mapa. Y aunque es más o menos frecuente encontrárselos, si que hay algo postivio en todo esto: suelen estar en posiciones avanzadas de combate, donde la refriega es activa y por lo tanto el quedarse rezagado buscando potenciadores sirve para bien poco. Aquí sólo consiguen ese tipo de objetos los más valientes, los que van a pelear y no a esconderse como sabandijas en un mapa que, aunque grande, está bien delimitado en las distintas avanzadillas de los distintos modos de juego.

Luego están los modos de juego más clásicos, entre los que destacan Punto de Impacto Droides y Cargamento, modos de juego de 6 contra 6 o 10 contra 10 en los que no hay vehículos ni héroes pero si unos objetivos muy claros que requieren cierta coordinación táctica: en el primero hay que capturar unas cápsulas que caen de forma aleatoria en el mapa y defenderlas después, en el segundo hay que mantener activos tres droides que pululan por el mapa y en el tercero hay que llevar una carga de su base a la tuya. Los tres son clásicos, muy clásicos, entre este tipo de juegos pero la modalidad frenética de este juego, en el que mueres y apareces al instante, invade estos modos de juego haciéndolos únicos.

Escuadrón de Cazas es un modo difícil de dominar. Las Ala-A se encuentran un poco chetadas
Escuadrón de Cazas es un modo difícil de dominar. Las Ala-A se encuentran un poco chetadas

Hay más modos de juego, pero ciertamente comienzan a ser absurdos o poco realistas al poco de pasar unas –pocas– horas en ellos. El modo Estallido es el típico mata mata sin ningún tipo de objetivo, y los modos en los que aparecen héroes parecen más de relleno que otra cosa: en uno tres héroes se enfrentan a tres héroes del otro bando y en otro un héroe tiene que sobrevivir el mayor tiempo posible frente a una terna de jugadores que quiere acabar con él. Destaca entre todos ellos el Escuadrón de cazas, un modo de batalla sólo de naves que yo personalmente, tras un mes de juego, aborrezco por lo difícil que es mantenerse vivo más de dos minutos. Es, posiblemente, el modo con más niños rata de todos cuantos hay en Star Wars Battlefront.

Uno se siente insignificante y clave a la vez. Se siente parte del equipo gracias a su ambientación. Ahí tenemos unos estupendos mapas divididos en 5 planetas diferentes que acogen con holgura todas y cada una de las localizaciones de la trilogía original con un mínimo de interés para estos menesteres. Endor luce ya no igual, sino mejor que en las películas, con distintas modalidades (noche, lluvia, seco, soleado, etc.) que hacen que a uno se le caiga la baba y si acaso alguna lagrimilla la primera vez que ve a un Ewok caminar por su peculiar poblado mientras intentas salvaguardarte el ataque de un ATST que se está cebando contigo. Hoth luce maravilloso en su extensión de nieve y en sus oscuras cuevas llenas de estalactitas y Tatooine, ese remolino de arena y piedra que a veces sufre tormentas y os deja sin visibilidad, suponen una trilogía de planetas que funcionan sin igual en el homenaje que el juego plantea ser. A ellos se añade Sullust, que en algún momento lo menciona alguien en la vieja trilogía de películas, y que es un planeta repleto de lava y peligros que si bien es muy destacable en su modalidad de Droides o Punto de Impacto, desluce cuando el mapa se convierte en un triste hangar en la modalidad de Cargamento.

Jakku, el primer DLC gratuito que pasó a estar disponible hace apenas un par de semanas, es parecido a Tatooine pero tiene la recompensa de ser la primera muestra palpable de la nueva película: un destructor imperial destruido al fondo con los motores todavía en marcha funciona como un paisaje espectacular en el que uno querría estar algún día y los trozos de ATATs destruidos por el suelo y ruinas varias de naves con un imperio decadente hacen que te metas en la historia tras el planeta más de lo que te gustaría. Más de un jugador comentará en el cine, cuando se acerque a ver el esperadísimo episodio VII, algo así como “¿Ves aquella nave de ahí destruida? En esa batalla participé yo”.

star_wars_battlefront__2013_-2754849

Y nada sería de estos planetas sin el escrupuloso trabajo técnico que recrea con todo lujo de detalles tos planetas. El aire se palpa entre la temblorosa maleza que se meuve al compás de la batalla, la arena se te mete en los ojos –si no llevas casco– en Jakku y en Tatooine y la nieve nos pela los pies tan solo de verla en Hoth. El trabajo gráfico es impresionante, sí, y es, con total certeza, la mejor recreación que se ha hecho en la historia de esa galaxia tan, tan lejana de hace tanto tiempo. Aun así hay que sacarle alguna tarjeta amarilla por cosas que, de haberse pulido mejor, habrían hecho un juego de 10. Las animaciones de los personajes, sin duda, son las que se llvan la peor parte ya que a pesar de ser fieles recreaciones de las razas y los trajes de aquellos que vemos en las películas, sus animaciones son poco realistas ya que el motor de colisiones y los movimientos no se llevan demasiado bien. Da la impresión de que en esa galaxia tan, tan lejana la gravedad es de 9,4 en lugar de la nuestra. También flojea en el mapeado ya que a cierta distancia cuando volamos con las naves en los inmensos escenarios las cosas aparecen un poco de repente a lo lejos. Pero queda perdonado el juego en pos de esos efectos de luz que te ciegan en Hoth al salir de una cueva (y que da ventaja a los que están fuera) o de esas vistas del cielo plagado de naves y destructores imperiales pegándose tiros allá a lo lejos que te sumergen más en la batalla.

Jugar a Star Wars Battlefront siendo fan de Star Wars es un fin. El de aquel soñador que jugando a los clásicos juegos de Super Nintendo soñaba con sumergirse de forma más realista en las batallas de la película. También de aquel otro que veía las películas y luego en su casa se las ingeniaba para creer que volaba en un X-Wing. Estamos ante un juego que te atrapa y te dice “Ve y lucha, no pienses en nada más”. El otro día mataba a 25 personas seguidas subido en un ATAT y pensaba que era el Dios de la galaxia, el tío más poderoso del universo. Pero era toda una falacia, una mentira que se despejó cuando perdí el control del vehículo y Luke Skywalker me hizo pedazos mientras yo daba tiros al viento y luego corría por mi vida. Ahí me sentí un Stormtrooper de verdad y comprendí que las películas de La Guerra de las Galaxias son más reales de lo que parecen. O todo lo contrario.

10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Tildoras
Tildoras
Lector
16 diciembre, 2015 22:55

¿Os pagan por promocionar esta absoluta mierda de juego?

2000AD
2000AD
Lector
17 diciembre, 2015 11:11

Llevo años leyéndoos cada día (desde dreamers.com os recuerdo) y me he registrado sólo para expresar mi pena y desprecio ante este montón de publicidad engañosa. La bajada de pantalones espero que suponga un buen beneficio económico para el blog porque ha sido lamentable.

El juego es una mierda saca cuartos. Así de claro.
http://www.metacritic.com/game/pc/star-wars-battlefront

Un 72 de media por la prensa vendida (que ya es bajo para lo que suelen poner) ¡¡y de media un 3.4 sobre 10 por parte de los jugadores!!

Va a pasar tiempo basta que vuelva a entrar y desde luego ya sé cómo financiáis el blog.

marcbret87
marcbret87
Lector
En respuesta a  2000AD
17 diciembre, 2015 13:36

A ver, creo que hoy en dia con la informacion que hay disponible hablar de publicidad engañosa es una tonteria. A poco que busques varias opiniones en varias webs ya se lo que hay: es un Battlefield con una ambientacion Star Wars muy currada y fiel a la saga. Esto creo que no lo niega nadie, como tampoco se niega que el juego esta pensado para que te compres el Season Pass ya que el contenido que viene de serie es escaso, el propio autor lo dice:

“Se huele calculado el juego. Me imagino algo así como “y si aquí metemos tres modos de juego en lugar de 4 y nos esforzamos solo en hacer estos 14 mapas que nos costarán x tiempo y recursos, entonces el jugador medio jugará x días y luego pagará x por un dlc con este x contenido adicional”. Es por eso por lo que Star Wars Battlefront no llega a la máxima excelencia”

Luego ya dependes de tu mismo para juzgar si vale la pena comprar el juego solo o gastarte 100 euros o mas en este juego. La nota de los usuarios muchas veces depende de gente que se mete para cascarle un cero al juego por estas politicas.

Alberto Benavente
En respuesta a  2000AD
17 diciembre, 2015 14:34

Ahora va a resultar que jugar en un entorno clavado al de las películas, hacer lo que hacen los personajes de las películas, lucir el palmito que lucen en las películas… supone un problema. Que otros usuarios solo sepan compararlo a otros juegos del estilo en lugar de disfrutarlo como debe ser -una puta carta de amor al universo Star Wars- es su problema, pero es bastante más que un 3.4 sobre 10.

Por otro lado: Tomás, nos vemos en Jakku un día de estos, que voy de culo últimamente. Al final tendré que pillar yo tu mazo de cartas!

Peace!

Raúl López
Admin
En respuesta a  Alberto Benavente
17 diciembre, 2015 15:22

Alberto tío, muchas gracias por tu comentario.

Raúl López
Admin
En respuesta a  2000AD
17 diciembre, 2015 15:21

2000AD me ofendes a mi, ofendes a mis compañeros y ofendes el trabajo que hacemos totalmente desinteresada. Desde que nació ZN hace más de quince años JAMAS hemos cobrado por la elaboración de un artículo, es más, rara no es la semana que no recibimos ofertas de este tipo al respecto y todas las declino personalmente, la última a razón de 50$ por artículo publicando un mínimo de uno a la semana, ¿pero sabes que? valoro mucho más la independencia de nuestro proyecto, la honestidad que se que hay detrás de cada artículo que 200€ miseros al mes. Dicho esto, si tu aportación a ZN como comentarista va a ser con manifestaciones como la que has hecho créeme que no te echaremos de menos.

Nacho Teso
Autor
17 diciembre, 2015 12:00

Los redactores procuramos escribir sobre lo que nos gusta. En el caso de que no estéis de acuerdo con la valoración de Tomás, podéis probar a argumentar por qué no os gusta el juego en vez de estas acusaciones sin fundamento.

Que yo soy el primero al que este juego no le llama mucho porque no me recuerda a lo que, para mí, es Battlefront. Pero coño, en vez de soltar esos comentarios, argumentad qué no os gusta y tengamos un debate sano.

Malasombra
Malasombra
Lector
18 diciembre, 2015 11:46

GRACIAS Tomas. Mi hijo y yo le damos un 10. Me gusta mucho el juego y solo le pongo una pega se queda cortito en cuanto a planetas quiero mas jajajajajaja. Hay que respetar los gustos para ello los colores y no faltar al respeto ha un colaborador que se lo esta currando. Al que no le guste el juego que lo exponga (se agradece todos los comentarios) y se deje de faltar al respeto todo para llamar la atención. Animo a los colaboradores.