#ZNLibros Luna: Luna Nueva, Ian McDonald

Por
4
1250
 
22345g

Edición original: Luna. New Moon.
Edición nacional/ España: Ediciones B
Autor: Ian McDonald
Formato: Tapa blanda con solapas
Precio: 20 €

 

El Dune del nuevo milenio

Con la resaca post festival de ciencia ficción y fantasía Celsius 232, vengo a hablaros del libro que más me ha sorprendido este verano. Podríamos esperar muchas cosas de Ian McDonald, autor de joyas como Brasyl o Everness, pero lo que no me habría esperado (aunque no entre en discordancia con su estilo particular), es una reinvención del concepto de Dune. Y es que hay mucho de esta maravillosa novela en lo último de McDonald, que llega a España de la mano de Ediciones B y que promete una trilogía de lo más interesante para los amantes de la ciencia ficción más hard.

La premisa nos lleva a la Luna, colonizada por la humanidad y regida por cinco poderosas familias que controlan la extracción de los recursos necesarios para la vida humana en el satélite. Así, el foco se centrará en la familia Corta, que controlan la producción de Helio, y cuyas tramas internes y enemistades con otras poderosas familias les llevarán a que su futuro heredero sufra un intento de asesinato. Ante la cantidad de redes tejidas durante generaciones, el hilo de la traición se pierde en una maraña de medias verdades y mentiras disfrazadas que pondrá a los Corta al filo de la navaja.

Con este punto de partida, no es difícil adivinar dónde está la inspiración de Dune, y es que, efectivamente, la saga imaginada por Frank Herbert tiene una gran influencia sobre esta nueva saga de McDonald, pero que esto no lleve a engaño: LUNA es una novela maravillosa en sí misma y no copia nada de Dune, más bien se encuentra impregnada de esa sensación que tenemos al leer la historia de los Atreides, de una forma tan correcta y tan cercana que ya nos gustaría que las novelas que continuaron escritas por el hijo de Herbert y Kevin J. Anderson hubieran llegado a este nivel de calidad.

Los elementos de ciencia ficción en LUNA se presentan sin anestesia, y al principio puede parecer un poco caótico y difícil entrar en su mundo. Hay tantos elementos y tantos personajes que tendremos que hacer un esfuerzo en sus primeras páginas por entender qué está sucediendo. Cada humano en la luna tiene que vestir unos trajes especiales y pagar por el agua, el oxígeno y la conexión a la red (indispensable para según qué cosas), pero además la alta sociedad lleva un familiar consigo, una suerte de representación digital en forma de animal que cuida de su protegido. Sumado a esto, hay una cantidad de términos tecnológicos a los que tendremos que enfrentarnos en las primeras páginas que parecen más bien una criba para aquellos lectores no preparados para esta clase de ciencia ficción.

Sin embargo, la prosa de McDonald simplemente encandila a los amantes del género. Es un verdadero deleite leer algo tan bien escrito, bucear por un mundo tan rico en detalles que además no trata al lector de forma condescendiente; no pretende aleccionarnos ni nos trata como si fuéramos espectadores ajenos al que hay que explicarles todo. En este sentido, podríamos decir que, aparte de Dune, esta novela se parece a 2001: una odisea del espacio, en tanto que decide dejar las explicaciones para el propio lector, obligándole a tomar partido en la red de tramas de la Luna.

En la contracubierta del libro se nos habla de “El Juego de Tronos en la Luna” y aunque no me entusiasme este oportunista frase, lo cierto es que no anda desencaminada. Ciertamente la trama nos va llevando por una serie de corredores angostos llenos de conversaciones a media voz, de dobles intenciones, de gestos de guerra que se hacen por debajo de la mesa del convite y de sexo y violencia. El propio McDonald se jactaba orgulloso en Avilés, en el marco del festival Celsius 232, de “haber escrito la mejor escena de masturbación femenina que hay en la ciencia ficción.”

Si algo se le puede recriminar al libro (y no es una recriminación en sí misma) es que no permite la entrada a lectores pusilánimes. Algo a lo que ya nos tenía acostumbrados Ian McDonald, por otra parte, pues esta clase de ciencia ficción de la vieja escuela convierte al lector en un personaje más de su mundo, pero sin el bagaje que los propios personajes controlan. Traducido lo cual quiere decir que no esperéis largas explicaciones acerca del mundo en que se desarrolla la historia: en esto sí que tiene mucho que ver la citada Canción de Hielo y Fuego, aunque matizando que el mundo de LUNA es realmente rico en elementos espaciales y de alta tecnología que veníamos echando de menos en la ciencia ficción de la última década. Claro que el gran público, el mainstream, el que lee ciencia ficción suave puede sentirse abrumado por esta confianza en el lector, pero ahí radica gran parte de la fuerza de la novela. Lo que promete el autor con esta saga es una vuelta a la década dorada de este arte literario, donde el espacio realmente era la última frontera, y le basta con plantarnos en la Luna, el satélite de la Tierra, rodeándolo de misterios y pasiones humanas. Aquí es donde el libro ataca a la conocido y desnuda a una serie de personajes con los que es imposible no conectar: la humanidad de las casas regentes de la Luna despeja la trama de avatares digitales y prodigios tecnológico y nos enfrenta a las pasiones humanas. Simples y destructivas.

LUNA es una novela a la que hay que enfrentarse solo cuando se esté listo; ya digo que los no acostumbrados a la ciencia ficción pueden encontrarla caótica y difícil de aceptar, pero los amantes del género no tienen más remedio que rendirse ante ella. Como amante de la saga Dune (con sus más y sus menos, al menos los libros escritos por Frank Herbert), no he parado de pensar en que estaba ante un relevo de la saga mesiánica de Paul Atreides. Con la misma ambición y el mismo talento Ian McDonald nos presenta una saga que está llamada a convertirse en todo un clásico.

4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Oreades
Oreades
Lector
26 julio, 2016 21:10

Gracias por la recomendación. Parece interesante.

Una pregunta, ¿la temática es adulta? Me gusta la literatura de fantasía pero odio las de adolescentes o jóvenes adultos al estilo Juegos del Hambre, Crepúsculo y esas cosas.

Japacore
Lector
27 julio, 2016 10:27

Suena interesante! Como gran fan de la saga Dune le daré una oportunidad!

Igor Álvarez Muñiz
Autor
2 agosto, 2016 23:39

La empecé la semana pasada y no va nada mal, aunque fue justo después de acabar Justicia Auxiliar y es difícil superar eso.
Me llama la atención lo de Dune porque a mi también me recordó a ella mucho más que a Juego de tronos, pero bueno, la venta es la venta XD