#ZNDayNealAdams – Los Vengadores: La Guerra Kree-Skrull

Los Vengadores se enfrentan a su aventura más galáctica.

Por
6
1300

Edición original: The Avengers num. 92-97 USA (septiembre de 1971 – marzo de 1972)
Edición nacional/España: Los Vengadores- La Guerra Kree/Skrull. Panini Comics (Marvel Comics, agosto-2016)
Guion: Roy Thomas
Dibujo: Neal Adams, John Buscema, Sal Buscema
Tinta: Tom Palmer, Neal Adams, Alan Weiss, George Roussos
Color: S. D.
Formato: Cartoné, 656 páginas. 37,95 €

Prólogo: perdurar en un mundo efímero.

Cuando comencé a leer tebeos en series dotadas de continuidad, caí en la cuenta de que había algunas historias que, al menos en lo que a menciones se refiere, eran recurrentes. Las guerras secretas, las crisis, la batalla del santuario, la muerte de Fénix… y la guerra Kree-Skrull. Recuerdo uno de mis primeros comics de la serie de los Vengadores, con la firma de Roger Stern, John Buscema, Tom Palmer y Christie Scheele. La Capitana Marvel, perdida en el espacio, se topaba con una tripulación pirata al servicio de un reyezuelo skrull. Descubría, por primera vez a aquellos verdosos cambiantes y, por la iracunda reacción de uno de ellos al encontrarse con Mónica Rambeau, leía por primera vez una menciona de su conflicto con los kree. Para aquel soldado alienígena, los Vengadores habían sido los responsables de su derrota. Al año siguiente, me topé con un topo recopilatorio de los primeros cinco números de la colección de Estela Plateada y pude descubrir al otro imperio galáctico, así como a la Inteligencia Suprema, cabeza visible (ejem) de su gobierno. Hasta ese momento, había caído en la trama de asignar a cada potencia un rol. Los «marcianitos verdosos» eran los malos y los humanoides eran los buenos. Las cosas, no eran, ni mucho menos, tan simples y, merced al acercamiento de Steve Englehart y Marshall Rogers, descubrí que los señores de azul tampoco eran trigo limpio… amén de considerar que su enfrentamiento con los skrull no se había saldado con una victoria. ¿Qué había pasado aquí?

La respuesta llegó, vía préstamo, de la mano de los primeros números de Clásicos Marvel, aquella entrañable cabecera con la que Comics Forum -bendita sea- intentaba cubrir las lagunas de una parroquia lectora ansiosa por conocer. Aunque, por aquel entonces, la aventura tenía más de veinte años, devoré aquellos tebeos una y otra vez, fascinado por aquella emocionante aventura de los Vengadores y, sobre todo, rendido ante el talento de Neal Adams.

Usque ad coelum et usque ad ínferos

Casualidades de la vida, había descubierto a Neal Adams un par de años antes, merced a unos tebeos de la Patrulla-X que un primo un poco mayor que yo había conseguido, en los viejos tiempos de Vértice. En ese momento, no sabía quién era aquel buen señor, pero me cautivó aquella historia en la que los cinco jóvenes pupilos de Charles Xavier libraban una batalla perdida contra una nueva generación de centinelas. Tampoco sabía que el guionista era Roy Thomas, pero no tardaría en conocer más de ambos. En la versión de Clásicos Marvel, parte de la historia se resumía, por cortesía de Walter Simonson y nos dejaba con la impactante entrada de la triada vengadora preguntándose que había pasado con sus colegas de equipo. La respuesta llega a través de un tambaleante Visión, que se derrumba ante los ojos de sus camaradas.

Aquí comienza una trepidante aventura, donde las emociones fuertes aparecen de inicio. La aparición de un Hombre Hormiga que anuncia que ha renunciado al equipo nos sirve para una versión tebeística de Viaje alucinante, en la que Henry Pym debe adentrarse en los misterios del sintezoide, con el fin de repararlo. La atmósfera, daliniana -en palabras del propio personaje- es el escenario de una persecución en la que el héroe científico ha de salvar a su amigo y salvarse a sí mismo. El éxito de la misión no supone pausa alguna ya que, una vez recuperado, la Visión se convierte en elemento que lleva a los Vengadores al siguiente punto de la historia: la lucha entre dos imperios galácticos y la Tierra como campo de su particular batalla.

Thomas y Adams brindan una historia trepidante, donde la parroquia lectora apenas tiene ocasión de tomar aliento. Enfrentamientos con los skrulls en el campo, secuestros estelares, persecuciones a cargo de las fuerzas del orden, cazas de brujas, manipulación genética a largo plazo y, finalmente, una revelación sobre el futuro de la humanidad. Todo ello en media docena de números.

Más allá de la frontera del próximo número.

La historia de estos Vengadores, constantemente editada y reeditada y todos y cada uno de los formatos posibles que haya visto el mercado español durante los últimos cincuenta años, ha dejado patente su durabilidad, siendo disfrutable como tebeo que combina ciertos toques de ciencia-ficción -robótica, manipulación genética, conflictos estelares- con la epopeya cósmica más trepidante de tiros, explosiones, naves y combates para la salvación del mundo. Cincuenta años después de su primera aparición, sigue resultando tan fresca como entonces, más allá de los cambios operados en la forma de explotar el negocio que se han ido sucediendo al correr de las décadas.

vengadores

Por otra parte, los conceptos presentados en los Vengadores han alimentado durante muchos años la franquicia vengadora y, por extensión, una parte fundamental del universo marveliano: el paseo de Hank Pym por el interior de la Visión abrió la puerta al misterio de su origen (del que cada cierto número de años tenemos una vuelta de tuerca); el sintezoide acabó revelando plenamente sus sentimientos hacia la Bruja Escarlata (configurando una de las relaciones emblemáticas de Marvel, más allá de la viñeta); el futuro evolutivo de la humanidad, concretado en la figura de Rick Jones, sería el germen de varias historias posteriores -como la memorable Siempre Vengadores-. La guerra entre los kree y los skrull sigue estando presente, sirviendo además para justificar otro tipo de conflictos con otras civilizaciones. Veinte años después, una franquicia vengadora con siete colecciones presentaba un conflicto que pretendía ser igual de determinante, enfrentando a los kree con los shi’ar. Por supuesto, los skrulls andaban de por medio pero, durante mucho más y teniendo implicaciones a corto, medio y largo plazo, queda como uno de esos ejemplos en los que el émulo, aunque aventajado, no alcanza al original.

Pocas ocasiones he tenido la ocasión de disfrutar de un tebeo como lo hice cuando descubrí éste de los Vengadores. Espero que nuevas generaciones tenga la oportunidad de acercarse a este clásico y de descubrirlo, como hice yo.

6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
19 mayo, 2022 22:16

Gracias por la nota…pero un pecado que sea sobre Adams y no poner ni UNA página o viñeta.

Gustavo Higuero
En respuesta a  Dr Kadok
20 mayo, 2022 12:15

Tema resuelto. 🙂

Last edited 1 mes atrás by Gustavo Higuero
Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Gustavo Higuero
20 mayo, 2022 12:23

Gracias!

Drury Walker
Drury Walker
Lector
21 mayo, 2022 21:05

Como decian en otra pagina, el Hombre Hormiga nunca lucio tan bien, tan interesante y tan superheroico como en el viaje al cuerpo de la Vision. Thor transmitia poder. La Trinidad vengadora realmente transmitia autoridad. Y cuando lo lei de niño, recuerdo la imagen de la Cosa fumandose un puro con esa gente turbia y me preguntaba: «pero no era de los buenos?» XD

Un clasico que ha envejecido muy bien

Sith
Sith
Lector
23 mayo, 2022 15:42

Un excelente comic por donde se lo mire y una de las mejores obras de los Vengadores.

Un detalle sobre la edición, la primera vez que lo pude leer fue en una edición de la extinta Forum que cometieron el pecado mortal de publicarla sin los primeros números que hacia perder el hilo de la historia, recién cuando muchos años después pude hacerme con la edición de Panini integra y donde se aprecia verdaderamente toda la trama.