Hulka, Otra yo, otra tú

Por
7
149
 

Edición original: She-Hulk vol. 2, 19-21 y Savage She-Hulk 1 USA
Guión: Dan Slott, Ty Templeton y Stan Lee.
Dibujo: Rick Burchett y John Buscema.
Formato: formato tomo de 96 páginas a color.
Precio: 7,75 €

 

Hulka fue uno de esos personajes nacidos bajo la sombra de sus contrapartidas masculinas. El hirviente éxito del Capitán Marvel, Spiderman y Hulk décadas atrás propició la aparición de variantes suyas femeninas, como fueron Ms. Marvel, Spiderwoman y Hulka, solo que nunca llegaron a ser versiones 2.0, sino personajes en contenido y continente claramente distintos.

Hulka es un ejemplo tan válido como los otros mencionados, si no más. Fue Vengadora, Cuatrifantástica y, de la mano de John Byrne, se granjeó el éxito y el cariño de sus lectores al encontrar, en sus cómics, una mezcla perfecta entre la acción y el humor.

La época de Byrne pasó, si bien nunca dejó de ser recordaday, hoy en día, de la mano de otro guionista desconocido hasta hace recientemente poco, Dan Slott, la salvaje Hulka ha recobrado una cabecera propia donde, el escritor, el personaje y los lectores se han encontrado de lo más a gusto.

El tomo que aquí reseñamos es nada menos que el último escrito por Slott, cuya fama y prestigio, en buena parte gracias a este título, le ha abierto las puertas a nuevas series, ante lo cual tuvo que elegir con qué quedarse. Y una de las series que tuvo que sacrificar fue, precisamente, Hulka. Y esto es lo que tenemos, un tomo final, único, un volumen que soluciona tramas pendientes, que sirve para echar unas últimas risas y que nos despidamos hasta la próxima vez. A partir de ahora otro será quien se ocupe de guiar los pasos de Hulka, Peter David nada menos, pero eso ya es otra historia.

Brevemente… ¿recordáis cómo concluyó el anterior volumen, el 6? A raíz de las graves consecuencias de la Guerra Civil, Hulka acabó formando parte de Shield, concretamente, dentro de una subdivisión ocupada de localizar a Hulk y todas las amenazas tipo Hulk. Los Hulkbusters salen del helitransporte una y otra vez, siempre en busca de esa terrorífica amenaza destructora conocida como Hulk, pero éste nunca aparece. Nosotros sabemos por qué y Hulka lo descubrirá por puro accidente no tomándolo nada bien. De hecho, su ira hacia el que creía que era un amigo suyo, Iron Man, concluirá de forma dramática cuando éste le inyecte unos nanites en su organismo que, de forma permanente e irreversible, le deje sin sus poderes. La promesa y venganza de Jennifer Walters no se hará esperar: muerta Hulka, lo que queda es una temeraria y decidida abogada dispuesta a enterrar al Hombre de Hierro en una montaña de pleitos.

Y aquí es donde nos encontramos, con Jennifer empezando una nueva vida, dado que sus andanzas como superhéroe o agente de Shield o demás ha quedado desterrada para siempre, siente que su camino está de nuevo en el tragicómico bufete de abogados donde iniciaría su andadura (en este volumen). Pero no todo es como en sus inicios. Mallory, la ambiciosa y un tanto poco escrupulosa socia en el bufete está decidida a recuperar su aplastado prestigio defendiendo al único cliente que le queda: el Líder. ¿Podría ser declarado inocente de sus atroces crímenes? Y no queda ahí todo, puesto que son muchos los puntos que quedan por resolver: ¿Qué le pasó a Stu? ¿Quién es en realidad el sr. Zix del bufete y qué oculta? ¿Cómo terminará la relación entre Jennifer y Jameson? Y, por otra parte, ¿veremos a Jennifer y Pug besándose?

Todo eso y mucho más en tres últimos números que marcan el final de una etapa y el inicio de otra, con el añadido del primer número de todos, el She–Hulk #1, que servirá para revivir (o conocer) el origen del personaje tal como lo pensaron dos leyendas: Stan Lee y John Buscema.

Por último, hay que hacer mención al dibujo. Rick Burchett es un dibujante discreto, más inclinado hacia la línea sencilla, casi de dibujo animado, que al estilo clásico y en las antípodas de la “escuela Image”. Para el tono de la serie, desenfadado y centrado en el “frikihumor” (muchas referencias a pasados episodios sucedidos en el universo Marvel epigrafiadas por el experto en comics Stu, seguro seguidor de esa divertida serie que os recomiendo: Big Bang Theory ¿la habéis visto acaso?), cumple, si bien se habría agradecido algo más de seguridad en el trazo y mayor experiencia.

7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
filgonfin
filgonfin
Lector
7 agosto, 2008 22:03

q tal estan los tomos que han salido hasta ahora editados por panini? estaba pensado en comprarmelos pero estoy indeciso..

1saludo!

Fenix_Oscuro
Fenix_Oscuro
7 agosto, 2008 22:09

MCP(me cawen la puta)…!!! Carlos Pacheco, Pascual Ferry y Koldo Azpitarte en la pagina 10 del numero 4 de Invencible Iron Man dibujada por Salvador Larroca???

Raku
Raku
Lector
8 agosto, 2008 3:53

filgonfin, me leí los dos primeros tomos de Panini y no puedo hacer más que recomendártela. Simpática, curiosa, buen dibujo, buen guión y, sobre todo, muy divertida.

De hecho, me voy a leer el tercer tomo ahora.

ZalayA
ZalayA
8 agosto, 2008 4:17

Solo por la explicación del asunto del Juggernaut y la presencia de los Jovenes Vengadores Wiccan Y Hulkling en la Iniciativa, este comic ya merecia la pena. A eso añadele la resolución de un monton de tramas pendientes.

Y me encantó Big Bang Theory, pese a que Sheldon sea fan de DC.

Un saludo

Don Guri
8 agosto, 2008 4:32

>La época de Byrne pasó, si bien nunca dejó de ser olvidada

¿No será: “nunca dejó de ser recordada”? 😉

Carlos
8 agosto, 2008 8:22

“…Ms. Marvel, Spiderwoman y Hulka, solo que nunca llegaron a ser versiones 2.0, sino personajes en contenido y continente claramente distintos”

Sobre todo en continente, gracias a Dios 😉

Animal Man
Animal Man
Lector
11 agosto, 2008 20:24

La verdad es que los primeros tomos eran bastante mejores (me encantaba Bobillo, qué le vamos a hacer), pero éste concreto, sólo por la pulla al Nextwave de Ellis, merece la pena.