ZN Reseñas: Contención

Por
1
624
 

Edición original: Containment 1 a 5
Guión: Eric Red
Dibujo: Nick Stakal
Entintado: Nick Stakal
Color: Nick Stakal
Publica: Norma, colección Made in Hell nº 35
120 páginas, color, 12 €

 

Todo el mundo ha soñado con ser astronauta alguna vez en la vida. Ya sea después de haber visto uno de esos documentales donde se nos muestra la belleza del espacio infinito o tras leer alguna historia espacial de los 4 fantásticos, a todos nos ha picado el gusanillo de meternos dentro de uno de esos colosos volantes y ver nuestro planeta desde fuera. Por no mencionar lo de probar el celebérrimo test de resistencia a la fuerza centrífuga. A fin de cuentas, lo peor que te podía pasar es que se te colara en la nave un bichito con aspecto fálico cuyo único fin es reproducirse dentro de tus entrañas. Pero bueno, todas las profesiones tienen sus riesgos.

Bien, después de Contención, se os quitaran las ganas.

La historia, guionizada por Eric Red e ilustrada por Nick Stakalnos pone en la piel de la tripulación del NASA Explorer, una estación espacial con destino a Saturno. Dentro, sus tripulantes duermen plácidamente durante los 30 años que dura el viaje. Pero la Comandante Stark abre los ojos cuando sólo han pasado 26. Eso ya supondría un problema en circunstancias normales, pero la capitana tiene otro más acuciante: uno de los miembros de su tripulación está intentado devorarla. Solucionado ese pequeño inconveniente, se da cuenta de que la mayoría de las cápsulas ya están vacías. Sólo unos pocos siguen dormidos, y sabe que fuera de la pequeña habitación el resto (o los restos) de los que fueron sus compañeros está esperando, agazapado en las sombras, buscando su sangre. Pero no terminan ahí sus problemas. Los zombis han destrozado el sistema de soporte vital, así que sólo les quedan unas pocas horas de oxígeno. Tienen que salir, llegar hasta los sistemas auxiliares, recorrer los estrechos pasillos, sabiendo que detrás de cada esquina unos seres que no están ni vivos ni muertos los acechan hambrientos.

Así comienza la pequeña odisea de estos personajes que tendrán que enfrentarse a una pesadilla claustrofóbica. Los enemigos son muchos, y el peor de ellos no son los zombis. Ante la cercanía de la muerte saldrá a la luz la realidad que esconden dentro de sí mismos: la amargura por lo que han dejado atrás en su búsqueda de gloria, el egoísmo mezquino del que está dispuesto a sacrificarlo todo por salvar el pellejo, o la incapacidad de asumir que los que antes eran amigos, ahora quieren destruirte. Pero también hay lugar para el heroísmo cotidiano, para la necesidad del ser humano de no sentirse sólo, e incluso para el amor.

Publicada originalmente en 5 números mensuales, Norma la publica en un tomo dentro de la colección Made in Hell que recoge este tipo de relatos de terror. En general, la historia resulta corta, muy corta, y quizás los oscuros dibujos de Stakal que siguen la estela de Templesmith favorezcan a ello, ya que (especialmente desde que se produce un apagón) es complicado diferenciar un escenario de otro, quedando bastante diluida la sensación de progreso de la historia, del que tenemos constancia únicamente por los diferentes encuentros con los zombis que pueblan alegremente la estación espacial. Esto conlleva una narración algo atropellada, que quizás podría haberse evitado con un poco más de tiempo (y espacio). Aún así la obra no puede sacudirse el lastre de ser demasiado parecida a cosas que ya hemos visto muchas veces antes, siendo un trasunto de Alien vs. The Walking Dead, obras que, cada una en lo suyo, son infinitamente superiores a esta Contención.

Ea, me ha quedao una reseña apañaíta, ¿no?

1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Yennefer
Yennefer
25 octubre, 2006 10:39

Mmmmmmmmmmmmm…creo que voy a dejar el viaje espacial que tenia preparado para más adelante, no sea el caso… ;P