ZN Marvel: Bullseye, en la diana. Parte 1 de 2.

Por
4
680

Diana Para un villano el triunfo no es un objetivo nada sencillo. Los héroes son quienes acaparan la atención y disponen de películas, cómics o series de tv que protagonizar, amén de ser los principales receptores del calor del público. Sin embargo la figura del villano, del enemigo ante el cual ha de valerse el héroe, es a menudo un recurso para ensalzar más las virtudes del protagonista y engrandecerlo. Pero hay casos en los que el enemigo es un personaje tan carismático e interesante que obtiene por méritos propios una creciente cuota de protagonismo. Tal vez no consiga para sí una serie o película centrada en su persona como le ocurre al héroe, pero lo que sí está en su mano es lograr quedarse con las escenas más memorables, aquellas que quedan grabadas en el córtex del espectador. Una vez que el villano ha demostrado a través de esas escenas que su valía es la suficiente, le tendremos en cuenta más allá de como un mero comparsa de la historia de su rival. Es cuando llega el momento de profundizar en él.

Darth Vader, Magneto, Sauron, Voldemort, son éstos algunos de los villanos cuya grandeza ha trascendido el medio literario e historietístico que les ha visto nacer. El público contempla tan impresionado a estos personajes que acaba pidiendo más información, quiere saber más de ellos y de su vida, de sus inicios, de sus intenciones. Poco a poco su importancia asciende y con ello llega el privilegio de situarse al lado del héroe en términos de popularidad y capacidad de convocatoria. Entre esos villanos se encuentra Bullseye, de quien hemos conocido hace unos meses una información muy relevante: su origen.

Es discutible la necesidad de ser tan explícitos y contar con pelos y señales los primeros pasos de todos y cada uno de los personajes que pueblan el mundo del cómic. Por un lado al hacerlo se rompe el halo de misterio que les rodea y contribuye a su éxito. Por el otro se desentrañan los enigmas de su personalidad y se le da al lector el conocimiento que venía reclamando.

De todos los personajes de cómics cuyo origen primigenio desconocíamos, el campeón por excelencia era Lobezno. Una vez fue gestada y publicada la miniserie titulada adecuadamente Origen, encargada de narrar la infancia y adolescencia de Logan, la caja de los truenos quedaba completamente abierta y cualquier origen oculto hasta el momento era susceptible de ser desvelado. Así se hizo recientemente con el mítico Doctor Octopus, uno de los grandes enemigos del lanzarredes Spider-Man en Octopus Año Uno. Con la terrible Cassandra Nova en las páginas de New X-Men o con el mismísimo Doctor Muerte en Los Libros de Muerte. ¿Por qué no entonces aplicarle el mismo tratamiento al peor oponente de Daredevil?

Si bien se puede considerar a Kingpin, el Rey del Crimen, como el villano más importante en la vida de Daredevil, la forma en la que ambos se enfrentan no acostumbra a ser a través del combate físico directo. Ese tipo de confrontación suele suceder mediante los esbirros que Wilson Fisk envía a por el diablo enmascarado de la Cocina del Infierno o con duelos intelectuales como en la clásica historia de Frank Miller, Born Again, en donde el arma definitiva que empuña Fisk para vencer a Matt Murdock es el conocimiento de su doble identidad de abogado y justiciero.

En cambio los enfrentamientos entre Daredevil y Bullseye son tan crudos, cercanos y físicos que se ejecutan en primera persona, sin recurrir a intermediarios o subcontratados. Por ello se puede apuntar que, aunque Kingpin sea la némesis intelectual de Daredevil, Bullseye lo es pero en el plano físico. La manera de llevar a cabo la tarea de relatar el origen en cuestión fue mediante una miniserie de cinco números a la que se añadía el subtítulo de Greatest Hits, Grandes Éxitos, un ingenioso uso de la expresión utilizada para nombrar los discos recopilatorios de los mejores temas de los cantantes y músicos.

La ambición del proyecto pasaba por dar respuesta a la pregunta que todo el mundo se hacía, ¿por qué Bullseye es un asesino tan cruel como efectivo? Esa respuesta llega y de hecho es la base de la trama de Grandes Éxitos, porque en ella somos transportados hasta la niñez de Benjamín Poindexter, como también se conoce al villano, a pesar de que su nombre real es Lester. Es en esa niñez cuando se va fraguando la personalidad psicópata y depravada de la que Bullseye ha hecho gala cada vez que ha tenido la oportunidad. La influencia del abusivo trato de su padre biológico primero y del adoptivo después tiene mucho que ver en la aparición de los traumas que han atormentado su mente hasta convertirlo en un individuo perverso y desprovisto de sentimientos. Además se nos cuenta que se crió en un ambiente doblemente hostil porque procede del barrio neoyorquino más famoso por su conflictividad (al menos en aquella época) , el Bronx. Otra presencia que ha influido enormemente en el joven Lester es la de su hermano, un ferviente devoto de las armas de fuego, especialmente si se trata de rifles, que le ha contagiado su peligrosa afición. Es obvio que este hecho y el erróneamente enfocado talento del chico como jugador de baseball han convergido hasta conformar la habilidad que caracteriza a Bullseye y a sus acciones homicidas: convertir en un arma arrojadiza todo aquello que cae en sus manos.

No importa que se trate de un cuchillo, de un dardo o de un simple clip para unir folios, cualquiera de estos objetos y casi cualquier otro que podáis imaginar se convierte en un arma letal que Bullseye proyecta con una puntería olímpica para terminar con la vida de sus víctimas. Sabiendo esto, la diana que su oscuro traje lleva dibujada a la altura de la frente cobra un significado mucho más claro, es una firma y una declaración de intenciones: su puntería es infalible así que puedes ir dándote por muerto. Su talento y tendencias psicopáticas hacen de él un candidato perfecto para engrosar las filas del sindicato criminal de Kingpin, de quien fue el más prominente y respetado asesino hasta que cambió sus servicios por los de la exótica Elektra Natchios.

Mañana la continuación del artículo.

4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
jonny
9 enero, 2008 8:34

El caso es que ya explicarón, de forma cutre y totalmente distinta, su origen en la serie que salió a mediados de los noventa de Elektra, sin dudarlo este tomo es mucho mejor.

mivaga
mivaga
9 enero, 2008 10:56

Pues yo discrepo mas aún. No nos cuentan su infancia, pero en la primera aparición del personaje en Daredevil, un periodista, supongo que Ben Urich, le cuenta o le muestra a Daredevil sus archivos, con toda la historia de Bullseye, vietnan incluido. En un biblioteca marvel está.

Tzark
Tzark
9 enero, 2008 11:31

Pues a mi me hacia mas gracia el Bullseye de Masacre.

jonny
9 enero, 2008 14:24

Jejejeje, Masacre le dá lo suyo a Bullseye, jejee