#ZNLibros: American Gods

La novela de Neil Gaiman, American Gods, esta más de moda que nunca. ¿Merece de verdad tanta atención?

Por
5
2425

American Gods no es el nuevo libro de Neil Gaiman. American Gods hace más de quince años que se publicó por primera vez y que hoy gracias tanto a su adaptación a la televisión como al cómic, vuelve a estar en boca de todos. Y la verdad es que merece estarlo por derecho propio.

Gaiman en el prólogo que acompaña a esta edición especial por su décimo aniversario (que es también una versión extendida de la obra original al contener 12.000 palabras adicionales), destaca el proceso de escritura de la misma como un proceso muy importante en su vida. Una de las preocupaciones más grandes que tenía cuando estaba encarando el proyecto era como él, un inglés, iba a ser capaz de escribir una novela que versara sobre los Estados Unidos en una especie de road movie sobrenatural. Puede que Gaiman se muestre humilde al respecto, pero su trabajo es sin duda alguna excelente y su meticulosidad a la hora de moverse por los vastos Estados Unidos es, cuanto menos, quirúrgica.

American Gods sufre de dos vertientes de seguidores. Los hay que la leen con entusiasmo y disfrutando de ella de principio a fin y los hay que la ven como un ejercicio sobrevalorado dentro de la producción del autor. La obra ha logrado alzarse con cinco prestigiosos premios, todos entre el 2001 y el 2003, como el Nébula, el Locus, el Bram Stoker, el Hugo y el Bob Morane. Un palmarés que habla por si mismo del excelente trabajo del Gaiman y que nos da una idea de las razones para que sea considerada por ciertos círculos como una obra sobrevalorada y por otros como uno de los grandes trabajos del autor.

Independientemente de las opiniones que hay sobre la novela, todas válidas y muy respetables, pues gozan de sólidas argumentaciones, el libro sorprende cuando se encara su primera lectura. Sorprende por la delicadeza con la que Gaiman nos introduce en un mundo que nos rodea pero que no vemos ni somos capaces de percibir. Con su estilo elegante, preciso y sincero logra hacer de lo cotidiano algo extraordinario y nos mantiene interesados por su agradable capacidad para la caracterización y gestión de las relaciones entre sus personajes.

American Gods es la historia de Sombra, un ex convicto que ve como su vida cambia el día que lo dejan en libertad y conoce a Wedsnesday. Todo cuanto hasta entonces había dado por sentado, todo cuanto pensaba que era importante, va a dejar de serlo para descubrir que una guerra se cierne sobre los Estados Unidos y que nada tiene que ver con los hombres. Ha llegado la hora de reclutar soldados y para ello ha llegado el momento de viajar y vislumbrar esa América perdida que hay al final de las carreteras comarcales, esos lugares místicos, cargados de poder, que esconden una verdad pasada que pugna por sobrevivir en nuestros días.

El libro mezcla grandes dosis de folclore estadounidense, con magia, misticismo y mitología que se dan la mano en un crisol donde el denso néctar de los sueños se va espesando a medida que la trama se desarrolla. Una trama intensa, que no decae, donde vamos descubriendo a infinidad de personajes, a cada cuál más interesante y atractivo. Gaiman los trata con respeto y se aleja de los clichés para hacerlos únicos, indescriptibles y terriblemente interesantes.

Los dioses se mueren y todo porque nadie cree en ellos. Nuevos dioses, en lo que es una acertada crítica por parte de Gaiman, aparecen a diario en forma de tecnología y nos apartan de nuestro interior más espiritual. Gaiman no entra en el terreno de las religiones, ni las creencias, para Gaiman todo es posible, todo existe y todo es válido. No importa de dónde vengas o quien seas, tus creencias son válidas y respetadas.

American Gods es la cuarta novela de Gaiman y Los Hijos de Asansi la quinta, pero esta fue concebida antes que American Gods, compartiendo con ella un personaje, Mr. Nancy, lo que nos puede llevar a pensar que Gaiman ha ambientado ambos trabajos en un mismo universo compartido, dejando la decisión final en manos del lector que deberá decidir si es así o por el contrario solo se trata de un guiño por parte de Gaiman.

Gaiman destila sencillez narrativa en cada página, sabiendo contarnos la historia de tal forma que no necesita de densos párrafos descriptivos para que seamos capaces de vislumbrar lo que el protagonista está viendo, sintiendo e incluso comiendo, tocando u oliendo. American Gods es un libro en el que los cinco sentidos adquieren un valor muy importante y que gracias al talento de Gaiman se despliegan frente a nosotros con excelente lucidez.

La novela, sin embargo, sufre de algunos altibajos a lo largo de su lectura, no graves, pero si son lo suficientemente patentes como para llegar a reparar en ellos. Son momentos muy puntuales, concretos, que se pueden perdonar gracias a las subtramas que van retomando siempre el interés de lector cuando el escritor intuye que puede estar despistándose.

Un mal menor para una obra sobresaliente, intensa, que despierta muchas preguntas y da pocas respuestas, porque es un libro exigente, que puede hacerse pesado (nunca lo suficiente como para abandonarlo), donde Gaiman nos abre una puerta que merece la pena abrir para descubrir que hay al otro lado… No te va a defraudar.

5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
javipal
javipal
Lector
31 agosto, 2017 16:54

Pues he de decir que me fue imposible acabarlo y eso que me encanta Neil Gaiman, para mi fue soporífero y no acababa de pillarle el gusto, me leí hasta la mitad.

Argonas
Argonas
Lector
31 agosto, 2017 18:06

A mi me gusto el libro. Pero disfrute mas de los pequeños relatos en los que se desarrollan las historias de los dioses y personajes secundarios, etc… que de la trama general en si. A veces me sorprendía a mi mismo deseando que Sombra y CIA se fuesen a la cama y me dejasen con una historia de como dos gemelos vudu la liaron en el sur de los USA y Haití. Esas partes si estaban muy, muy bien, al mismo nivel que los relatos que Gaiman hacia en Sandman en los cuales lo menos importante era el propio protagonista de la Serie, que salía en escasas dos viñetas en un determinado momento y a volar.
Gaiman, coge a P. Craig Russel y haznos una saga nueva de Sandman, venga, tío, estírate.

Linkin Boy
Linkin Boy
Lector
31 agosto, 2017 21:16

A mí me encantó, siempre lo recomiendo. Ese difícil equilibrio entre terror y sensibilidad me enamoró completamente.

Alberthor
Alberthor
Lector
1 septiembre, 2017 0:19

Me encantó de principio a fin

gusgus
gusgus
Lector
3 septiembre, 2017 6:04

A mi me gusto mucho, pero si, hay partes que se hacen muy lentas, mas allá de eso es un buen libro, no sé si el mejor de Gaiman, por ahora me gustó más Neverwhere.