ZN: Batería de Reseñas, semana del 14 al 20 de Diciembre

Por , y
3
217
Reseña de Ultimate X-Men #5, por Juanjo Palacios
/>

Guión: Robert Kirkman
Lápiz: Tom Raney
Tinta: Scott Hanna
Color: Gina Going
Correspondencia USA: Ultimate X-Men #67 y 68
Panini Cómics- 48 pág – 3,00 €

Las primeras historias del guionista de Invencible y Los Muertos Vivientes en esta serie durarán tres números cada una, pero en realidad es un formalismo porque se continúan unas a otras al ser una única trama en curso.
Sabemos que Kirkman es muy bueno caracterizando a jóvenes, y lo demuestra con su manejo del grupo estudiantil de Xavier, pero es al profesor a quien mejor escribe, llegando a clavar su personalidad en esa cena que mantiene con la sorprendente versión ultimate de la otrora princesa Lilandra.

A este arco argumental, Noche de Citas, se le supone calmado porque no hay un gran villano de por medio, a pesar de que reaparezca Dientes de Sable y le suelte una gran revelación a Lobezno en la cara, sin embargo en la supuesta calma se plantan abiertamente las semillas de sucesos venideos, algunos muy importantes para el devenir de la cabecera, sobre todo teniendo en cuenta que la estancia del guionista se prolonagará varios años y no sólo unos meses hasta que llease Singer y su equipo.

Por fortuna Kirkman retoma subtramas dejadas por Millar y Vaughan y lo hace con éxito, atando algunos cabos y dejando otros sin atar a propósito, como el asunto del Fénix cuyo nuevo origen es de lo más satisfactorio y grandilocuente.
La situación pinta bien y mejor pintaría si se reuniesen dos factores más, por un lado la reducción del plantel de hombres-x protagonistas, algo que se irá desarrollando poco a poco, por otro una mayor solidez en el dibujo, porque si el trabajo de Raney es agradable de ver pero no tan bueno como en anteriores encargos, el futuro artista Ben Oliver daña a la vista en una serie como esta tan necesitada de espectacularidad.

Reseña de Frankenstein, por Toni Boix

Basado en la novela de Mary Shelley
Guión: Martin Powell
Dibujo: Patrick Olliffe
Norma – 88 pág BN – 8,00 €

Este Frankenstein de Powell y Olliffe desprende un regusto añejo, siendo ésta su mayor virtud.

Lógicamente, la pretensión de adaptar un extenso relato de prosa a una historieta de 88 páginas se cobra sus peajes. Cierta precipitación en determinados momentos, confusión en otros, cortes bruscos demasiado a menudo. Pero la obra consigue compensar hasta cierto punto esos defectos a través de dos de sus logros más destacados.

Por un lado, la congoja que logra transmitir mediante esa perversa intuición de que un destino fatal se cierne sobre la esposa de Victor Frankenstein. Es éste uno de los momentos más conseguidos del cómic y logra transmitir verdadera aprensión, incomodidad y nerviosismo.

Por el otro, los virtuosos dibujos de Olliffel. Con un acabado muy setentero, algo deudor de Bernie Wrightson y Bruce Jones, Olliffe hace buena la premisa según la cual el acabado gráfico de una obra debe acompañar el tono del apartado argumental. Alejándose del trazo limpio que ha venido usando en sus trabajos de superhéroes (Spidergirl, Spiderman Las Historias Jamás Contadas), Olliffe consigue crear el ambiente adecuado para esta historia trágica sobre aspiraciones, errores, venganzas y soledad.

Reseña Daredevil #9 por David Fernández

Guión: Brian Michael Bendis
Lápiz y tinta: Alex Maleev
Color: Dave Stewart
Correspondencia USA:
Daredevil v.2 #76 y 77
Panini Cómics- 48 pág – 2,90 €

Con esta nueva entrega de las aventuras del “Hombre sin Miedo” comienza Los Papeles de Murdock, último arco argumental realizado por el equipo creativo formado por Brian Michael Bendis y Alex Maleev. De este modo finalizará una de las más longevas etapas de la colección protagonizada por Matt Murdock, poniendo punto y seguido (Ed Brubaker y Michael Lark continuarán evidenciando un estilo muy similar) a la saga río que en definitiva ha venido narrando Bendis durante tantos meses por medio de arcos argumentales interconectados que han servido para profundizar en la vida sentimental, profesional y superheróica de Murdock, desde una perspectiva que indudablemente bebe de las más ilustres fuentes del género negro. Mucho se ha escrito y comentado acerca de esta etapa de la colección, ejemplo paradigmático de lo que se ha venido en llamar “narración decompresiva”, y si bien es cierto que este estilo malamente se ajusta a un formato mensual de 24 páginas, no menos cierto es que con su lectura de forma agrupada gana muchos enteros. En este sentido, los seguidores de la colección hemos ganado con el cambio de formato producido tras la abrupta finalización de la infausta miniserie Daredevil Father (¿algún día se publicará el número 6?), pasando de 24 a 48 páginas, haciendo de este modo mucho más disfrutable su lectura.

El número 9 de la edición española retoma una temática ya tratada en entregas anteriores: la revelación de la identidad ¿secreta? de Daredevil, esta vez fruto de una inquietante “partida de poker”, con sus correspondientes faroles, ases en la manga, y jugadas maestras, entre el director del FBI y el mismísimo Wilson Fisk, más conocido como Kingpin, con Ben Urich como testigo de excepción. Por su parte, Matt recibirá dos inesperadas visitas que, una vez más, pondrán su vida patas arriba.

La presente supone una de las mejores entregas de la serie, y habiendo tenido la ocasión de leer el siguiente número (lo reseñaremos la semana que viene) se puede intuir que Bendis prepara una despedida por todo lo alto, a la altura del resto de su estancia en la colección. Y es que a buen seguro que de entre los que permanecemos fieles a esta colección, no somos pocos los que consideramos que esta etapa está a la altura de la de Frank Miller. De hecho, a mi entender la supera con creces, pero argumentaré esta opinión en un futuro artículo acerca de la totalidad de la “era Bendis”. Maleev, en su línea, es decir, excepcional. Carece de un dinamismo que puede llegar a echarse en falta en determinadas escenas de acción (eso sí, perfectamente narradas, y por ende, comprensibles), suplida con creces por su peculiar y reconocible trazo, de corte realista, tan sombrío como inquietante.

Una de las mejores lecturas del mes. Imprescindible

Reseña X-Men: Génesis Mortal #1 por David Fernández

Guión: Ed Brubaker
Lápiz: Trevor Hairsine
Tinta: Kris Justice
Color: Val Staples
Correspondencia USA:
X-Men Deadly Genesis #1
Panini Cómics- 32 pág – 2,50 €

Ignoro si ésta era la voluntad inicial de los responsables editoriales de Marvel Comics, pero esta polémica miniserie terminó por representar la enésima tentativa de revitalizar la franquicia mutante. No hay que olvidar que Ed Brubaker, solicitadísimo guionista que firma esta obra, fue finalmente el escogido para encargase del apartado narrativo de Uncanny X-Men, una vez demostrada durante este cómic su indudable pericia en el manejo de situaciones y personajes recurrentes de la familia mutante. Sea como fuere, obviaremos consideraciones acerca del trabajo de Brubaker en la serie regular de La Patrulla-X (en mi caso por desconocimiento, pues sigo la edición española), para centrarnos en X-Men: Génesis Mortal. La trama central parte de la premisa ligeramente esbozada en este primer número: con la pérdida de los poderes sufrida por la inmensa mayoría de los mutantes del mundo, y la decisión del Gobierno de los EE.UU. de custodiar los límites de la mansión-x con la presencia de intimidantes Centinelas demasiado recientes, los miembros de La Patrulla-X sufren extrañas alucinaciones, alusivas a los más profundos temores de su pasado. Mientras, una delegación de los hombres-x, encabezada por Cíclope, Lobezno y Rachel Grey, investigan la caída de una lanzadera espacial norteamericana dentro de los límites del estado de Nueva York, como consecuencia del despertar de un poderosos sujeto que parecía estar en un extraño estado de inconsciencia. A su vez, Sean Cassidy, alias Banshee, parece haber descubierto ciertas revelaciones relacionadas con Charles Xavier.

Mi primera impresión acerca de esta miniserie es realmente prometedora, pero de momento es demasiado pronto para aventurarse a enjuiciar de forma más contundente lo que puede llegar a ofrecernos. Limitándonos a esta primera entrega, cabe destacar que Brubaker ha sabido captar la atención desde la primera página, desconcertando y sorprendiendo al lector con la insinuación de un misterio que, según se desprende de la actitud de Banshee, bien podría sacudir los cimientos de la Patrulla-X. Obviamente, el otro gran punto de interés reside en la identidad del personaje que parece detonar la acción de esta trama, lo suficientemente poderoso como para poner en serios aprietos a tres de los más poderosos hombres-x.

En cuanto a Trevor Hairsine, cumple con creces, mostrándose como un dibujante solvente, a la par que buen narrador, evidenciando un estilo que alterna entre lo espectacular y lo más contenido, reminiscente de épocas pretéritas de los X-Men.

En próximas entregas de esta sección, seguiremos comentando cómo se desarrollan los acontecimientos, y cómo Brubaker juega con la retrocontinuidad mutante, pues todo parece indicar que los eventos que procederá a narrar están relacionados directamente con lo acontecido en el ya mítico Giant Size X-Men #1, dando la sensación de que, como parece reflejar la estupenda portada obra de Marc Silvestri, vamos a descubrir los esqueletos que durante años han permanecido ocultos en los armarios de la mansión de La Patrulla-X.

Artículo anteriorHULKA: MUJER VERDE SOLTERA…, de Dan Slott, Juan Bobillo y Paul Pelletier
Artículo siguienteZN CINE: SPIDER-MAN 3, 30 DIAS DE NOCHE, LOS CUATRO FANTASTICOS 2, FLASH
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y apasionado por el noveno arte desde que tiene uso de razón, en 2005 comenzó a colaborar en la web colectiva Zona Negativa, centrándose en la preparación de reseñas, entrevistas y crónicas de eventos relacionados con el mundo de la historieta. Estas tareas ocupan buena parte de su tiempo de ocio, junto con la redacción de artículos para las ediciones españolas de DC Comics por encargo de ECC Ediciones.
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
santibilbo
santibilbo
18 diciembre, 2006 17:23

Seguramente soy un bocazas,porque sólo leí los primeros episodios de Bendis,todo eso de la muerte de Kingpin,la identidad secreta y demás chorradas.Me parecía dificil contar menos con más páginas, así que lo dejé.Como no mejore mucho,compararlo con el DD de Miller es un puro sacrilegio(ya lo puedes argumentar bien, Juanjo,.Porque es que estamos hablando de uno de los mejores comics de supes de la historia,de mayor hondura,potencia visual y virtuosismo narrativo.Algunos de sus episodios8la resurrección de Electra,RULETA RUSA. y BORN again están entre los mejores comics de la historia,de cualquier género.Pregunto,de verdad Bendis es capaz después de lo mío transmitir una chispa de emoción? porque hasta ahora sólo le veo un dialoguista enamorado(de sí mismo,claro)

David
18 diciembre, 2006 22:11

No soy Juanjo, soy David. Y argumentos tengo, y aunque muy subjetivos, espero compartirlos pronto en un post global sobre esta etapa, aunque aquí tienes un avance:

https://www.zonanegativa.com/?p=1135

un saludo

Lonso
Lonso
23 diciembre, 2006 18:25

Ahora que tengo 2 números de Génesis Mortal puedo decir que me está gustando bastante, pero espero que la historia prometa de verdad y luego no se alargue mucho, a ver si son de verdad 6 números y no mucha paja y poca chicha… respecto al dibujante,
pues no me mata oyes!