YŪ YŪ HAKUSHO, de TOGASHI Yoshihiro

¿Qué harías si fueras un detective espiritual?

Por
2
614
yuyu-portada


Edición original:幽☆遊☆白書 (Yū Yū Hakusho, Shūeisha, Weekly Shōnen Jump, 1991-1994)
Edición nacional/ España:YU YU HAKUSHO, (Editorial Ivrea, 2021-2023).
Guion:TOGASHI Yoshihiro.
Dibujo: TOGASHI Yoshihiro.
Demografía y género: Shōnen, nekketsu, spokon, drama, aventuras.
Formato:Tomo A5 (250×210), rústica con sobrecubierta, sentido de lectura japonés, 250 páginas, 15 volúmenes, completa, edición bimensual.
Precio:14 euros

Este mes de diciembre nos ha traído numerosas sorpresas editoriales, entre ellas Ivrea nos sorprende con la reedición de uno de los grandes títulos de la era dorada de la revista semanal Shōnen Jump. Se trata de la inigualable Yū Yū Hakusho de TOGASHI Yoshihiro, también autor de otro de los grandes éxitos del manga en nuestro país: Hunter x Hunter.

Hablar de Yū Yū Hakusho es volver a la década de los noventa y observar el mundo editorial del manga de aquellos años en Japón. Las grandes editoriales explotaban los títulos firmados por los grandes autores del momento y entre ellas la editorial Shūeisha que tenía en nómina a los más grandes autores. Cada semana, los lectores japoneses se deleitaban con las aventuras publicadas en la mítica Shōnen Jump y con los manga más diversos en diferentes géneros como el spokon, la ciencia ficción y las aventuras épica. Pero hubo una que destacó entre tantas otras, cuya base argumentativa entraba de llano en la mitología japonesa y los yūrei (霊), los espectros y fantasmas. Precisamente, estos entes buscaban la diversión visitando nuestro mundo, rompiendo las fronteras dimensionales entre el mundo humano y el mundo de los espíritus. Así que las visitas, el asobu (ぶ) o el concepto japonés de la visita como mero pasatiempo eran continúas. Parecía ser que los espectros no tenían otra forma de pasar el tiempo.

Por lo tanto, no es de extrañar que el Más Allá estuviese algo descontrolado, así que, el hijo del gran Juez del Otro Mundo, conocido como Koemma Daiō (閻魔大王) necesitaba agentes que controlaran tanto jolgorio fantasmal. Gracias a estos agentes espirituales los yūrei díscolos se metían vereda y de paso rellenaban un sinfín de informes (白書) sobre sus actividades en el mundo humano. Si habéis sido avispados hasta este momento, los caracteres que aparecen en negrita conforman el título en japonés de Yū Yū Hakusho y su traducción aproximada a nuestra lengua seríaExpediente Fantasmal o Expediente Espiritual, ya que
hakusho, sería un libro blanco, una guía que alguien tiene que seguir para actuar y aquí empieza el argumento de este manga.

Esta vez, la figura del detective espiritual está encarnado en Yūsuke Urameshi, un joven estudiante de secundaria que muere atropellado por un coche en las primeras páginas del manga para salvar la vida de un niño. El espíritu de Yūsuke llega hasta el mundo espiritual y es juzgado por Koenma Daiō. Pronto descubre que su sacrificio fue en balde, ya que el niño igualmente se iba a salvar, pero recibe una segunda oportunidad para volver a la vida. Para ello recibirá la ayuda de Botan, una bella shinigami, que le encomendará una serie de misiones para que cumpla su deber como detective espiritual y pueda lograr volver al mundo de los vivos. Además, como espíritu descubrirá quienes son en verdad sus amigos y enemigos.

En este caso, vemos que los argumentos de los primeros capítulos son autoconclusivos, son misterios y enigmas que Yūsuke debe resolver para conseguir su objetivo final, que es volver a la vida. En estas primeras páginas podemos observar la gran influencia que tuvo Kitarō no Hakaba, el gran manga creado por MIZUKI Shigeru, ya que su técnica principal, la pistola espiritual o Rei Gun es la misma técnica que utiliza muchas veces Kitarō para derrotar a los yōkai y demás seres espectrales y demoníacos. Otra influencia de este manga clásico es la división del mundo mitológico y el mundo humano.

En el caso de Yū Yū Hakusho estamos hablando del Mundo Espiritual o espectral, allí donde van las almas de los fallecidos, mientras que en el manga de Kitarō no hakaba estamos hablando del mundo de los yōkai y el mundo de los humanos, dos mundos que muchas veces quedan conectados produciéndose la intromisión de los espíritus en las vidas terrenales.

El universo creado por TOGASHI Yoshihiro no es tan simple como nos puede llegar a parecer, ya que ambos mundos tienen toda una serie de reglas que se deben cumplir a rajatabla, llegando incluso a expandirlo a medida que va avanzando la serie. Así que, también encontramos una terminología base que nos permite observar cierta coherencia argumentativa dentro del guion:
Ningenkai (人間界): Es el planeta Tierra y el mundo donde viven los humanos, totalmente separado del resto de universos.
Reikai (霊界): Este es el mundo espiritual, en el cual los humanos y los seres de otros universos pueden visitar y vivir.
Makai (魔界): Este es el mundo de los demonios, diferente al Infierno, tal y como lo conocemos.
Meikai (冥界): Los demonios, cuando mueren, también tienen su más allá, en este caso es el meikai, y este sí que sería el Infierno, tal y como lo conocemos.
Reikai Tantei (霊界探偵): Es el detective del Mundo Espiritual y el encargado de llevar a raya a los espíritus rebeldes para evitar que interfieran en el mundo humano. Estos detectives están bajo el control de Koenma.
Reiki (霊気): Se trata de la energía espiritual que tienen los seres humanos.
Seikōki (聖光気): Es la energía de luz sagrada, que tienen los espíritus del Reikai o mundo espiritual.
Yōki (妖気): En este caso es la energía de los yokai, también se la suele llamar como energía demoníaca.

yuyu-02 La idea original del manga tuvo su éxito editorial, así que, este manga llegó a publicarse a lo largo de tres años entre 1991 y 1994, alcanzando los 19 volúmenes recopilatorios. Pero, una base argumental tal sencilla se vio de pronto superada por la fama y a los pocos capítulos, el guion se fue volviendo cada vez más complejo. Si al principio se trataban de aventuras cortas, luego se transformaron en grandes sagas de lucha, siendo uno de los claros ejemplos del nekketsu. Además, la influencia de Dragon Ball marcó las series de la revista Shōnen Jump de estos años, de esta forma podemos observar como los personajes van superando sus límites, consiguiendo nuevos poderes y transformaciones. Eso sí, sin olvidarnos tampoco de los Torneos de Artes Marciales para conseguir un determinado objetivo. De esta forma, también tuvo su ración de spokon.

El estilo particular de dibujo de TOGASHI Yoshihiro lo continuó desarrollando en Yū Yū Hakusho, llevándola directamente a los primeros puestos en las listas de los mangas preferidos de los lectores. Su diseño fue evolucionando y las escenas de luchas iban mejorando a medida que se desarrolloba la historia del manga en sus diferentes sagas. Pero a TOGASHI Yoshihiro le sobrepasó el éxito y la fama de esta serie. En aquella época se encontraba enfermo y cada vez le costaba más y más dibujar. Esta situación acabó por afectar la calidad gráfica de la serie. No tuvo más remedio que cerrar rápidamente el último arco del manga y sus últimas páginas no fueron más que meros bocetos. Las aventuras de Yūsuke Urameshi y sus amigos llegaron a su fin.

Diez años después de su finalización en la revista Shōnen Jump, este manga se publicó por primera vez en nuestro país gracias a la desaparecida editorial Glénat. Entre marzo de 2004 y noviembre de 2005 se publicaron los 19 tomos recopilatorios originales, haciendo el deleite de sus fans más acérrimos, ya que la serie de animación también fue licenciada en su momento por Jonu Media y emitida por algunos canales autonómicos. Ahora, la editorial IVREA nos trae una reedición de este manga en su formatokanzenban en la cual prima la calidad del papel y en la que se ha trabajado una nueva traducción. Esta edición kanzenban tendrá quince volúmenes con páginas a color incluidas, en un tamaño A5 en la que se podrá observar con detenimiento el trabajo de dibujo de TOGASHI Yoshihiro. Como viene siendo habitual, se mantedrá el sentido de lectura original japonés. Por último solo cabe añadir que la edición será bimensual. Desde Zona Negativa celebramos la recuperación de este importantísimo título de uno de los mejores mangas de la década de los noventa y que merece ser recuperada para los nuevos lectores.

Edición original:幽☆遊☆白書 (Yū Yū Hakusho, Shūeisha, Weekly Shōnen Jump, 1991-1994) Edición nacional/ España:YU YU HAKUSHO, (Editorial Ivrea, 2021-2023). Guion:TOGASHI Yoshihiro. Dibujo: TOGASHI Yoshihiro. Demografía y género: Shōnen, nekketsu, spokon, drama, aventuras. Formato:Tomo A5 (250x210), rústica con sobrecubierta, sentido de lectura japonés, 250 páginas, 15 volúmenes, completa, edición bimensual. Precio:14 euros…
Guion - 8.5
Dibujo - 8
Interés - 9

8.5

La Editorial Ivrea ha celebrado estas últimas navidades con la reedición de uno de los grandes títulos de manga de los noventa: ¡la incombustible Yū Yū Hakusho, de TOGASHI Yoshihiro.

Vosotros puntuáis: 6.54 ( 3 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Raku
Raku
Lector
8 enero, 2021 14:26

¿Es bimensual o bimestral? Me parece raro que salga dos veces al menos como pone en la ficha, pero oye, cosas veredes…

Arconte
Arconte
Lector
9 enero, 2021 17:37

Ayer justamente vendí toda mi colección de Ivrea Argentina. Puedo leer shonen, pero es como demasiado shonen, para mi, Yu Yu Hakusho. La compradora lo va a disfrutar mas que yo…