X-FACTOR: LA NOCHE MÁS LARGA, de Peter David, Ryan Sook y Dennis Calero

Por
15
476
 

Edición original: X-Factor #1-6 (enero / junio de 2006); Marvel Comics.
Edición española: noviembre de 2006 / abril de 2007; Panini Cómics.
Guión: Peter David.
Dibujo: Ryan Sook y Dennis Calero.
Entintado: Dennis Calero y Wade Von Grawbadger.
Color: José Villarrubia.
Formato: serie mensual de 24 págs.
Precio: 1’70 €.

 

Más de quince años han sido necesarios para que el bueno de PAD (Peter Allen David) regrese a X-Factor, colección donde despuntó a principios de la década de los noventa. Para afrontar esta nueva andadura, David ha optado por “reclutar” a ilustres personajes de la franquicia mutante, como Fortachón, Ríctor, Loba Venenosa, Syrin, M y Layla Miller, misteriosa joven presentada en sociedad por Brian Michael Bendis y Oliver Coipel durante Dinastía de M. Liderados por Jamie Madrox, El Hombre Múltiple, unirán sus esfuerzos para fundar una agencia de detectives situada en el Distrito-X, barrio anteriormente habitado por mutantes.

Segundas oportunidades

En X-Factor #71 (octubre de 1991), Peter David y Larry Stroman dejaron a un lado un lustro de tebeos, y un puñado de buenas historias narradas por Bob Layton, Jackson Guice, y Louise y Walter Simonson, para reformular por completo una colección que parecía encontrarse en un callejón sin salida. Con grandes dosis de arrojo y atrevimiento, las ideas muy claras, y un curioso sentido del humor y de la aventura por bandera, David y Stroman optaron por convertir al enésimo supergrupo del Universo Marvel, en el primer equipo mutante asalariado del Pentagono. Kaos, Polaris, Mercurio, El Hombre Múltiple, Fortachón y Loba Venenosa coordinaban esfuerzos bajo las órdenes de la Agente Valerie Cooper, nexo de unión entre esta remozada versión Factor-X, y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Apenas un par de años, periodo durante el cual Peter David estuvo al frente del proyecto, bastaron para causar una gran impresión entre los pocos (pero fieles) lectores de la colección, fascinados por la variedad de ingredientes empleados por el hábil escritor norteamericano: humor, acción, aventuras, y una fuerte interacción de los personajes convirtieron a X-Factor en una propuesta diferente, atípica e independiente. Por desgracia, sus planes se vieron continuamente frustrados debido a múltiples episodios de injerencia editorial, en forma de crossovers entre los diferentes títulos integrantes de la franquicia mutante. Así, en 1993, David tomó la decisión de abandonar la colección, aunque tres palabras terminarían propiciando un regreso no por inesperado, menos deseado…

“No más mutantes”: preludio al ansiado relanzamiento

Estas tres palabras, enunciadas por La Bruja Escarlata en la última entrega de la miniserie Dinastía de M (House of M) cambió de forma radical el “status quo” de los portadores del gen-x, quienes debido a las artes mágicas de Wanda Maximoff pasaron de amenazantes herederos de los homo sapiens, a especie en extinción. Evidentemente, las consecuencias fueron analizadas en las diferentes colecciones relacionadas de un modo u otro con la familia mutante, que sin excepción sufrirían un drástico “lavado de cara”. Por fortuna, dentro de la planificación de la enésima revolución marvelita, Joe Quesada y compañía encontraron acomodo para Peter David, quien disfrutaría de una pequeña y familiar parcela, llamada X-Factor, donde una vez más poner de manifiesto su talento.

Con objeto de evitar un relanzamiento brusco, David optó por presentar un prólogo en forma de miniserie titulada Madrox: Elecciones Múltiples. En ella, además de sentar las bases para el posterior desarrollo de las tramas protagonizadas por la Agencia de Investigaciones afincada en el Barrio mutante de Nueva York, David profundizaría como nunca en la utilización de los poderes y en la personalidad (o mejor dicho, en las personalidades) de Jamie. En esta ocasión, sus duplicados representan un reflejo individualizado de aspectos concretos de su personalidad, gozan de una autonomía de la que carecían en anteriores apariciones de este personaje, hecho que será aprovechado por nuestro protagonista para adquirir vivencias, conocimientos y habilidades procedentes de sus “otras vidas”. Lo cual plantea interrogantes realmente interesantes: ¿Qué tipo de motivaciones puede tener quien no necesita escoger entre una opción vital concreta, sino que puede disfrutar de todas ellas al mismo tiempo? y es que tenerlo todo y nada al mismo tiempo puede ser una pesada carga…

Precisamente una de sus copias errantes regresará a Nueva York tras su estancia en Chicago, donde al parecer no sembró muchas amistades. Intrigado por lo que su copia la reveló, el Madrox original decide poner rumbo a “La Ciudad del Viento”, donde recurrirá a Stringer, un viejo amigo que ejerce como periodista valiéndose de sus poderes mutantes. De este modo, descubrirá que su copia entabló una relación muy especial con Sheila Desoto, atractiva mujer casada con un mafioso local. Clay, mutante albino asalariado del molesto señor del crimen, pondrá en apuros a nuestro protagonista, gracias a unos poderes muy familiares. Todo ello, mientras Fortachón, Loba Venenosa, Ríctor y Syrin regresaban a la vida de Jamie…

El tono, deudor de los géneros negro, cómico y superheróico, estaba plenamente establecido. Y el reparto, presentado. Hora de alzar el telón…

Análisis argumental

X-Factor #1: Esta primera entrega sirve para poner al lector en antecedentes, presentándonos los hechos e introduciendo a los personajes, al tiempo que se sientan las bases de una trama que gira alrededor del asesinato de Victoria Santiago, que centrará buena parte del primer arco argumental de la colección.

A modo de flashback, se explica cómo el peculiar grupo obtuvo los fondos necesarios para sufragar la fundación de la agencia de investigación X-Factor en pleno Barrio Mutante de Nueva York. También se analizarán las dificultades de Ríctor para asimilar la pérdida de sus poderes, y el regreso de la inquietante Layla Miller. El final, un cliffhanger bestial, es sencillamente brillante.

X-Factor #2: Además de asistir a la presentación de una sospechosa agencia denominada “Investigaciones Singularidad”, que no tardará en acaparar sus buenas dosis de protagonismo en la colección, se retoma el final de infarto del primer número. Por otra parte, se revelarán nuevos detalles acerca del primer caso de X-Factor, que, lejos de aclararse, parecen complicarse por momentos. ¿Quién y porqué mató a Mrs. Santiago? La pregunta martillea de forma incesante la mente de Madrox y compañía.

X-Factor #3: Continuando con la investigación del asesinato de Gloria Santiago, Syrin y Madrox deciden entrevistarse personalmente con los responsables de Investigaciones Singularidad, con la intención última de esclarecer su posible participación en el crimen. Mientras, Fortachón, Ríctor y Loba Venenosa se enfrentarán a una serie de tumultos que tienen su origen en disputas racistas en el Barrio Mutante.

X-Factor #4: La resolución del primer caso de X-Factor, el desenlace de los disturbios en el Barrio Mutante, un nuevo encuentro entre Syrin y Mr. Tryp, de Investigaciones Singularidad, y un final inesperado… Un denso número, clave en el devenir de la colección, que depara un buen montón de sorpresas…

X-Factor #5: Retomando el inquietante final de la anterior entrega, donde era golpeada por un enemigo oculto entre las sombras de un inhóspito callejón, presenciamos cómo Syrin se ve obligada a padecer las consecuencias más indirectas y dramáticas del Día M. Al mismo tiempo, el resto de integrantes de Factor-X continúan devanándose los sesos tratando de encontrar una explicación razonable que justifique la perdida de poderes por la inmensa mayoría de la población mutante.

X-Factor #6: Layla parece conocer el secreto de la “Diezma” que ha afectado a la población mutante, y por motivos desconocidos parece destinada a jugar un papel decisivo en lo que al mantenimiento o la revelación de la verdad acerca de tan dramático día. Conocedora de la interrelación entre determinados acontecimientos, cumple su autoproclamada misión de asegurarse de que todo suceda tal y como se supone que debe suceder, desviando ligeramente todos aquellos cursos de acción anómalos que pongan el peligro el futuro que tanto se esfuerza en proteger. Pero no toda la acción está centrada en Mrs. Miller, pues gran parte de este número se centra en la reacción de los protagonistas frente a lo acontecido con Syrin en la anterior entrega.

La obra, en palabras de sus autores

Peter David:

“Una vez que Dinastía de M y La Diezma entraron en escena, supe que sería necesario revisar parte de lo que tenía preparado. Así que de acuerdo con Andy Schmidt (editor Marvel) y Brian (Michael Bendis), establecí la dirección y varios aspectos de las prioridades y la misión del grupo.”

“Básicamente recurrí a personajes que pensé podrían proporcionar contrastes interesantes. La base del drama es el conflicto, de modo que son necesarios personajes cuyas diferencias provoquen ese conflicto.”

“En primer lugar, tratarán con amenzas básicas. Problemas relacionados con mutantes que deben afrontar su integración en la vida normal. Para mí, mantiene la serie en un tono más terrenal, en lugar de simplemente intentar tratar con la última mega-amenaza. Aunque esto no significa que la mega-amenaza no exista. Llegara cortesía de su polo opuesto, Investigaciones Singularidad.”

Ryan Sook:

“La serie original fue uno de los pocos cómics que coleccioné siendo niño, cuando los protagonistas eran los X-Men originales, y Jackson Guice y Walt Simonson eran los artistas, creo. Al menos cuando yo los leía. No seguí más allá de los quince primeros números. Así que algunos de estos personajes son nuevos para mí. Mi atracción inicial hacia el título creo que se debe a la nostalgia, ¡y a unos grandes guiones!”

“Creo que con esta colección vamos a establecer un nuevo tono visual para los libros-x. Probablemente llevará un fuerte sentimiento de cine negro, incluso, de algún modo, del tipo de apariencia de los años cuarenta o cincuenta. Así que el lenguaje visual, mezclado con el dramas de personajes clásicos de Peter David va a hacer muy divertido dibujar este libro.”

“Sólo espero capturar a los personajes, y el sentimiento pulp criminal clásico que estos guiones piden a gritos. Si efectivamente puedo establecer el tono, y capturar el drama y la acción necesarios, estaría dando lo mejor de mí.”

Valoración personal

Jaime Madrox, Syrin, Loba Venenosa, Fortachón, M, Layla Miller y Ríctor. El heterogéneo grupo, sabiamente reunido por David, combina diligentemente veteranía y juventud, vestigios de un pasado glorioso, y retazos de un futuro prometedor.

Sin lugar a dudas, en las seis entregas de la colección comentadas en este artículo destaca la brillante caracterización e interacción de los personajes, mostrando a un Peter David que parece decidido a volver por sus fueros: valiéndose de su característico sentido del humor, presenta situaciones y conversaciones realmente ingeniosas, aportando sutiles detalles que a priori parecen pasar desapercibidos, pero analizados en conjunto permiten definir los caracteres y profundizar en las motivaciones de los integrantes de la extraña y carismática galería de personajes de esta colección. Como en todos los títulos corales, una de las mayores dificultades para un escritor radica en saber dotar a cada personaje del protagonismo necesario como para no ejercer de mero comparsa. Y en este caso se logra con creces: evidentemente “El Hombre Múltiple” es el personaje más carismático de cuantos integran X-Factor (mérito, por cierto, del propio guionista, quien ya con la miniserie Elecciones Múltiples analizó la idiosincrasia del personaje desde ópticas hasta entonces infrautilizadas, o directamente inexploradas), pero el resto de miembros de la agencia han gozado de intervenciones significativas: Layla Miller y el intrigante papel que al parecer desempeñó en la Diezma, Ríctor y su imposibilidad de afrontar la pérdida del gen-x, Ranhe y su eterno a temor a que lo salvaje se imponga a lo racional, M, mezcla de insolencia, arrogancia y soberbia, y Fortachón, quien con el paso de las entregas ganará en protagonismo.

Se trata, pues, de un “reparto” de altura que en su interacción propicia interesantes encontronazos narrados con el añorado sentido del humor del veterano guionista, con una trama propia del género negro como telón de fondo. Pocas veces la presencia de tantas viñetas plagadas de diálogos (o “talking heads”, como dirían los americanos) ha logrado, no sólo mantener el interés del lector, sino acrecentarlo con cada entrega de la colección.

En cuanto a Ryan Sook, decir que su trabajo es sencillamente alucinante, deudor del mejor Adam Hughes: expresivo y detallista, dinámico y enérgico…un cúmulo de virtudes entre las que no parece encontrarse la disciplina o rapidez necesarias para hacerse cargo de una serie mensual, ya que tras los cuatro primeros números se vio obligado a dejar paso a diversos dibujantes encargados de la ingrata tarea de sustituir a quien había dejado el listón a una altura prácticamente inalcanzable. Dennis Calero, su más inmediato sucesor, trata de sacudirse el legado de Sook mediante el aprovechamiento de su trabajo en el diseño de los personajes, combinado con un estilo que, sin llegar ser contradictorio con el de su predecesor, se aleja lo suficiente como para demostrar una gran personalidad y elegancia.

Buenas dosis de acción, y humor, unos toques de misterio e intriga, y una pizca de género negro hacen de X-Factor una propuesta consistente y convincente que, esperemos, goce de la estabilidad suficiente como para continuar siendo la mejor colección mutante contemporánea.

Enlaces de interés

Entrevista a Peter David en Newsarama.
Entrevista a Ryan Sook en Comixfan Forums.
Reseña de Dinastía de M.
Reseña de Madrox: Elecciones Múltiples.
Reseña de X-Factor #1.
Reseña de X-Factor #2.
Reseña de X-Factor #3.
Reseña de X-Factor #4.
Reseña de X-Factor #5.
Reseña de X-Factor #6.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

15 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Parasiempre
Parasiempre
22 diciembre, 2007 10:07

No llevé la primera etapa de David/Quesada, no me he comprado el tomo con la miniserie de Madrox, pillé los 2 primeros números de esta etapa pero por circunstancias la dejé, ahora estoy pensando en reengancharme. Si quisiera subir a bordo ahora me perdería, hay algún número en especial por el que debería empezar o me voy olvidando?.

Sergio
Sergio
22 diciembre, 2007 13:55

X-Factor y sus tramas, así como la interacción entre sus personajes, el tono de la colección…es lo que la hace diferente de las demás,,,
Un auténtico Factor X.

Pablo
Pablo
22 diciembre, 2007 14:10

Grande

El crítico
El crítico
22 diciembre, 2007 14:17

Parasiempre,te aconsejo que hagas caso a David Fernández.Pero si de momento vas mal de pasta puedes comprártelos desde el 12.No te vas a enterar de todo,pero más o menos…Eso sí,según vayas podiendo ve poniéndote al día.Y si te puedes comprar el Madrox,mejor que mejor.

El crítico
El crítico
22 diciembre, 2007 14:19

Por cierto,no creo que los tengas que pedir por Internet porque son más o menos recientes,pero con las minitiradas que hace Panini…

L.C.
22 diciembre, 2007 15:52

Bueno David, si buscabas un detractor…vas a tener que seguir esperando. A mí, desde luego me encanta. Tiene algunos números realmente brillantes. La única pega que le pondría es el baile de dibujantes.

carlangas
carlangas
22 diciembre, 2007 17:26

Ultimamente me aparezco para hacer comentarios anti marvel, pero esta serie me volo la cabeza, Jaime Madrox es un personaje y medio, que gran grupo, por mucho la mejor coleccion de mutantes que he leido, (talvez deberia tener un rotulo: no recomendado para adolescentes descerebrados devoradores de cualquier cosa donde salga wolverine….)
Por que gracias a dios, al enano de canada, es muy poco probable que lo veamos por aca….

En todo caso , hasta ahora no tiene nombre como han desplazado a X-factor de protagonismo en “Messiah Complex…” espero que rectifiquen este gran error….

CURIOSO
CURIOSO
Lector
22 diciembre, 2007 17:27

X FACTOR MOLA Y PUNTO.,

para mi lo mejor de los mutantes.,

y con complex messiah se pone interesante.

Nach
Nach
22 diciembre, 2007 18:52

La mejor serie de mutis para mi,David demuestra que cuando quiere es uno de los mejores guionistas de Marvel.

El crítico
El crítico
22 diciembre, 2007 22:30

David,yo también he vivido en primera persona la búsqueda de números recientes.Por ejemplo,sigo sin tener el primer número de Astonishing ni el primero del lobezno de Millar(vale,no son tan recientes,pero si pides algo que por las mismas fechas sacase Planeta o Norma seguro que lo consigues)Desde luego con Panini si llegas tarde a una serie no te lo pone fácil para engancharte.

deuorld
deuorld
23 diciembre, 2007 1:34

Pues sumenme a esa lista …. una coleccion que se disfruta tanto o mas en las conversaciones entre miembros, que en su reparticion de puñetazos de rigor….
Madrox y Layla hacen una dupla de aquellas…..

Erik Lensherr
Erik Lensherr
Lector
23 diciembre, 2007 16:46

Pero no debería ser tan dificil conseguir los primeros números de series tan recientes..y no creo que Panini haga tiradas tan bajas como para que no esten disponibles, vaya….