War and Dreams

Por
10
550
 
Portada_war_and_dreams

Edición original: War and dreams v1: Le terre entre les deux caps, War and dreams v2: Le code Enigma, War and dreams v3: Le repaire du mille pattes, War and dreams v4: Des fantomes et des hommes (Casterman) .
Edición nacional/ España: Agosto 2014 (Yermo Ediciones).
Guión: Maryse Charles.
Dibujo: Jean-François Charles.
Formato: Cartoné 192 págs.
Precio: 40€.

 

Yermo nos presenta en versión integral este relato bélico de carácter íntimo, realizado por el matrimonio formado por Jean-François y Maryse Charles, que explora cómo las guerras juegan con el destino de los hombres, acabando con sus sueños y dejando secuelas tanto físicas como emocionales que sólo el tiempo puede sanar.

La guerra siempre ha sido un entorno en el cual desarrollar historias en las que el ser humano es llevado hasta sus extremos y es obligado a afrontar la muerte, la pérdida o la separación forzosa de los seres queridos. Es un marco en el que platear dilemas morales excepcionales sobre la vida y la muerte y donde el drama tiene vía libre para desarrollarse en su máxima expresión. De la misma forma, es el marco ideal para mostrar el lado excepcional de los seres humanos capaces de mantener su integridad y sus valores en situaciones donde lo más normal sería abandonar toda máscara de humanidad y caer en la barbarie más primitiva. Con estos ingredientes, la pareja artística belga formada por Jean-François Charles (dibujo) y Maryse Charles (guión) construye una historia donde no hay héroes de guerra o grandes villanos sino gente normal que se ve arrastrada por las circunstancias adversas de un gran conflicto bélico. La historia surge de la pasión de los artistas por la Costa del Ópalo, una región de la costa francesa del Canal de la Mancha que tuvo una gran actividad durante la Segunda Guerra Mundial por ser el punto más próximo entre el continente y las islas británicas. Aprovechando este paraje excepcional por la belleza de sus paisajes y su intensa historia durante el conflicto, construyen un relato donde las vidas de cuatro personas sin conexión aparente: un soldado alemán destinado a la Costa del Ópalo, un militar inglés destinado en África, un artillero de bombarderos norteamericano y un miembro de la resistencia francesa, verán sus destinos cruzados aunque ellos no sean conscientes de ello.

El relato empieza con Erwin, un antiguo soldado alemán que regresa, acompañado de su sobrina, a la Costa del Ópalo, donde estuvo destinado durante la Segunda Guerra Mundial. Su intención es encontrar a su antiguo amor a la que no ve desde que se vió obligado a abandonar la región por imperativos de la guerra. A través de las historias que le va contando a su sobrina, irá construyendo el relato de como conoció a su amada, una muchacha especial llamada Opale, y de como la presencia de los soldados alemanes afectó dramáticamente a las gentes de la zona. En paralelo veremos cómo Archie, un antiguo militar inglés, llega a la misma zona buscando una casa que comprar. A través de sus recuerdos de la guerra reconstruirá la historia de cómo quedó lisiado y como se involucró en la inteligencia militar, lo que le llevó a enamorarse de una mujer espía de la que se separó cuando su relación entró en conflicto con su integridad moral. El siguiente en entrar en escena es Joe, un antiguo héroe de guerra norteamericano que está de visita en la región acompañado de su nieto. Joe deberá hacer frente a sus fantasmas personales que le persiguen desde los tiempos de la guerra por las atrocidades que cometió entonces. El último en entrar en escena es Julen, un habitante de la región que se vio obligado a desplazarse a Alemania durante la guerra para trabajar en condiciones infrahumanas viéndose separado de la mujer a la que amaba y con la que nunca pudo volver a estar.

La estructura de la historia planteada por Maryse Charles se basa en cuatro relatos paralelos que se desarrollan en dos marcos temporales distintos (los años de la guerra y los años 90) lo que demuestra una ambición considerable por parte de los artistas para dar una visión lo más amplia posible de diferentes aspectos del conflicto bélico y de las personas implicadas en él. Esto también se refleja en la elección de los protagonistas y sus diferentes nacionalidades así como en el intento de escapar de maniqueísmos habituales en los relatos de la Segunda Guerra Mundial. Así, el soldado alemán se caracteriza por su humanidad y su capacidad de amar mientras que el soldado americano es el violento que desprecia a las mujeres. Esto, sumado al interés humano de las historias y la utilización de hechos históricos poco conocidos acontecidos durante la Guerra confieren al relato múltiples capas de interés que permiten más de una lectura de la obra.

Ilustraciones interiores a cargo de Jean-François Charles Interior_war_and_dreams_2Interior_war_and_dreams_3
Ilustraciones interiores a cargo de Jean-François Charles

A pesar de las buenas intenciones de la guionista y los notables puntos de interés de la obra, la estructura de la misma, siguiendo varias historias en paralelo, provoca que haya un desequilibrio de desarrollo e interés entre los diferentes relatos. Esto hace que dos de los relatos, la historia de Erwin y su amada y los recuerdos de guerra de Archie, tengan un desarrollo más detallado y rico, con unos personajes que enganchan al lector bien sea por su humanidad (el caso de Erwin y su romance con la especial Opale) bien sea por la intriga de la historia que cuentan (el caso de Archie y todo lo relacionado con las intrigas alrededor de la máquina Enigma). Esto hace que las otras dos historias queden relegadas a un segundo plano, con personajes menos elaborados y planos, a pesar de contar con hechos históricamente interesantes como el de los ciudadanos franceses obligados a trabajar para los alemanes (el caso de Julien) o moralmente discutibles como el de los crímenes encubiertos por las autoridades militares para proteger la imagen de sus supuestos héroes (el caso de Joe).

El dibujo de Jean-François Charles, en un delicado color directo de tonos suaves, transmite con acierto el amor del artista por la región retratada haciendo especial énfasis en los paisajes de la costa, retratados con profusión y dejando patente la belleza del lugar. También destaca todo el apartado visual del capítulo ambientado en Egipto en el que el dibujante hace un vibrante retrato de El Cairo de los años 40 con acertadísimo tratamiento de la luz que hace un buen contraste con la ambientación atlántica del resto del relato. A pesar de el estilo de Charles, de delicados trazos más aptos para los paisajes y las escenas íntimas, no parezca el más adecuado para retratar los horrores de la guerra o la abundante parafernalia bélica que requiere el relato no supone un problema para el artista que realiza un esfuerzo considerable para dotar de verosimilitud y realismo toda la parte bélica de la historia.

Una de las cosas que llama la atención de la edición original de la obra, fielmente reproducida en la edición integral de Yermo, es que la historia se desarrolla durante los tres primeros álbumes siendo el cuarto una especie de extra en el que se recopilan bocetos originales del dibujante e ilustraciones que acompañan un relato en el que se cierran algunos cabos sueltos de la historia. Esta extensión del material funciona como un complemento donde los autores tratan algunos aspectos de las historias de los protagonistas que no tuvieron cabida en los álbumes anteriores y que hubieran servido para completar precisamente los relatos que quedaron menos desarrollados.

Estamos ante un relato interesante pero desigual que se queda a medio camino entre el drama intimista de las historias personales de los protagonistas y el relato bélico en el que se transforma buena parte de la historia sin decantarse por ninguno de los dos y en el que el desequilibrio que hay entre las historias más interesantes y bien desarrolladas (Erwin y Archie) y las que tienen menos peso en el relato (Joe y Julien) afecta negativamente al resultado final dejando la sensación de que se podría haber logrado algo más satisfactorio centrándose en las primeras y dejando de lado las segundas.

  Edición original: War and dreams v1: Le terre entre les deux caps, War and dreams v2: Le code Enigma, War and dreams v3: Le repaire du mille pattes, War and dreams v4: Des fantomes et des hommes (Casterman) . Edición nacional/ España: Agosto 2014 (Yermo Ediciones). Guión: Maryse Charles.…

Review Overview

Guión - 7
Dibujo - 7.5
Interés - 7.5

7.3

Valoración

Vosotros puntuáis: 9.3 ( 1 votos)
10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
11 octubre, 2014 14:04

Lo vi y no me decidí a comprarlo.
Leo la reseña y tampoco es que me haga ir corriendo a por él.

Y eso que le das una buena nota en la valoración, Ugartondo. Pero, no sé, no me llama mucho, no.

Ossho
Ossho
Lector
11 octubre, 2014 14:24

Sigo varias cosas de yermo como Elric, pero con esta no pico…

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
11 octubre, 2014 15:59

Ah, mira qué bien. Pues estaré atento el próximo sábado a esa reseña de El Bosque de las Vírgenes. Que a este sí le tengo más ganas y aún no he decidido si lo pillo o no.

molon labe
molon labe
Lector
11 octubre, 2014 17:06

Lo he tenido esta mañana en la mano y al final no ha caido, un poco como a Retran, no me ha ilusionado mucho, eso si Yermo muy bien poquito a poco se estan haciendo un catalogo bien majo, muy buen momento de la BD en España, parece que hay mercado y se esta explotando bien. Una gozada.

PD: Retran ¿has empezado el de Buddy Longway? opiniones necesito (el de Bernard Prince ya lo tengo claro que me lo pillo) pero de este si que no conozco nada ( aunque en el preview de paginas que hace Ponent pinta cojonuten) Ya me diras.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
12 octubre, 2014 5:24

Molon; pues ahora mismo acabo de ventilarme de un tirón tres de los cuatro álbumes que componen el integral de Buddy Longway. Y me está encantando. Tanto de dibujo como de guión. Y, por definirlo sin desvelar nada (y de una manera un tanto absurda), te diría que es una especie de mezcla de El Príncipe Valiente y Las Aventuras de Jeremiah Johnson. Igual me dejo llevar por el entusiasmo, que acabo de terminar el tercer álbum y aún no lo he dejado reposar, pero… Pero nada. Un tebeo cojonudo. Para mí, vale cada céntimo que cuesta.

Y, por si eso no basta para picarte la curiosidad… En el segundo álbum, Buddy Longway se enfrenta a… ¡Lobezno!
(Ya lo entenderás si lo lees. XDDD)

molon labe
molon labe
Lector
12 octubre, 2014 10:53

Pues nada, pa la saca, la verdad es que no me lo he pillado antes porque mi librero no lo tenia y tengo que pedirlo de propio, pero pintaba muy bien, nada el lunes se lo encargo, ya te contare. Ultimamente Lobezno si que es el mejor en lo que hace y lo que hace es tocarme los huevos, no me jodas esta en todos los lados, bilocacion mutante editorial, el peor superpoder de todos.

sibaix
sibaix
Lector
12 octubre, 2014 23:40

Pues a mi ha sido una de las obras que más me ha sorprendido este año de BD, visualmente espectacular con un tratamiento del color brillante y un guión solido con múltiples lecturas, personajes interesantes y un desarrollo emocional y dramático que ya quisieran otras obras.
Mi nota un 9 y un imprescindible del catalogo de Yermo sobre todo si te gustan los cómics Bélicos donde se cuentan más cosas ademas de las batallas.

Dillinger
Dillinger
Lector
15 octubre, 2014 4:14

Me llamó más la atención el Ambulancia 13. Más bélico, 1ª guerra mundial, guerra de trincheras pura y dura.
Teniendo también su componente de drama y romance, se centra más en la guerra en sí. De este War and dreams, lo único que me ha echado para atrás ha sido que el 4º tomo sea más de relleno que de cómic.

El bosque de las virgenes me ha encantado aun con sus carencias.

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
15 octubre, 2014 12:19

Pues anteayer mismo, le eché un ojo por encima a Piratas de Barataria gracias a que, en el Fnac, había un tomo al que le habían quitado el retractilado (cosa que, por cierto, me toca un tanto las narices; deberían tener en todas partes uno así, sin plastiquito, para poder ojearlo a gusto; ya que me voy a dejar una pasta, pues qué menos que poder ver el interior) y, la verdad, creo que pasaré. Vale que fue un vistazo por encima. Pero es que el dibujo me pareció… bastante amateur, por decirlo así.