Top Ten: Diez razones para leer X-Men Cisma

Por
57
3185
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Tras años promulgando el ”mutantes, unidos, jamás serán vencidos” el eslogan se les ha quedado antiguo a los X-Men y, como veníamos anunciándoos durante los últimos meses, la comunidad mutante vivirá una segregación ideológica en toda regla en X-Men: Cisma. A cargo de el mejor en lo que hace, y lo que hace es escribir superhéroes como historias del oeste Jason Aaron, la miniserie evento en torno a la que girará la inminente reestructuración de la franquicia mutante nos narra como las diferencias entre Cíclope y Lobezno darán como resultado en una segregación sin precedente en el núcleo de los X-Men. Con su cuarto número recien publicado y apunto de alcanzar la conclusión, llega el momento de plantearse, porqué hay que leer Cisma y que puede esperar de ella un lector ávido de historias relevantes en los X-Men. A continuación os ofrecemos un repaso a los principales puntos de la historia.



1. Dos Hombres y Un Destino

Antes de poner fin a la cómplice camaradería que han desarrollado durante estos últimos años, Aaron se ha propuesto a ofrecernos lo mejor de estos infatigables luchadores que empezaron odiándose a muerte y que han terminado como inseparables camaradas de armas. Mucho ha pasado desde aquella época en la que Lobezno ponía constantemente en entredicho el liderato de Cíclope y ambos estaban enfrentados por el amor de una mujer. Alcanzando su punto álgido cuando Jean le dio el “sí quiero” a Cíclope en el altar, desde que este se recuperase de la posesión de Apocalipsis el líder de la Patrulla-X y el eterno díscolo del grupo comenzarían a fraguar una química en el campo de batalla que comenzó a gestarse durante la segunda venida de Scott Lobdell y alcanzaría su cenit a manos de escritores como Grant Morrison, Josh Whedon o Christopher Yost entre otros.

Introduciéndonos en la historia a través de lo que podría ser una mañana cualquiera en el día a día del ubicuo Lobezno, desde que Cíclope entra en escena Aaron capta a la perfección la esencia de la relación de estos dos estandartes del universo mutante regalándonos un tour de force verbal en el que –lejos de mostrarlo de una forma forzada ni con exceso de almíbar- los dos machos alpha mantienen un constante intercambio de pullas detrás de las cuales se oculta un respeto a prueba de fuego. Con un nivel de entendimiento suficiente como para entregarle a su contrario el único objeto capaz de acabar con su vida o para resistir sin apenas inmutarse un directo a la mandíbula tras incluir a su ahijada en un escuadrón de la muerte, estos dos incasables guerreros que lo han vivido prácticamente todo y que se conocen hasta el último milímetro discuten sin cesar pero a la vez se complementan apoyándose mutuamente frente a viento y marea.

Rememorando pasajes tan determinantes en la definición de su relación como su primer enfrentamiento en la sala de peligro durante los X-Men de Len Wein y Dave Cockrun sin que resulte decorativo ni dificulte el acercamiento a lectores noveles, la saga logra que brille como llevábamos sin ver desde tiempos de New X-Men haciendo todavía más trágico saber que al final terminarán llevándose las garras al cuello.



2. Conflicto Internacional

Los X-Men siempre han contado entre sus mejores historias aquellas de gran alcance en las que el futuro de la sociedad pende de un hilo y tanto medios como público vigilan celosamente sus acciones y las consecuencias de estas. Ya fue así durante las sagas de los Centinelas de Stan Lee junto a Jack Kirby y la de Roy Thomas y Neal Adams como en clásicos como Dios Ama, el Hombre Mata o Días del Futuro Pasado (y su nada desdeñable secuela ideológica El Fin del Sueño). Ahora, en X-Men: Cisma, Jason Aaron recupera gran parte de ese sabor en virtud de la conferencia internacional de control de armas en Suiza a la que acuden Cíclope y Lobezno.

¿Ahmadineyad o Rubalcaba?

Frente a los lideres de todo el mundo (con la salvedad de Obama, una casualidad poco aleatoria dado a que ya la liaron bastante con Bastión y sus chicos), el líder de la Patrulla-X hace público un insólito e incisivo manifiesto instando a las principales naciones mundiales a destruir cualquier rastro de tecnología Centinela que tengan en su haber. Considerando un insulto inconcebible contra su cuasi extinta especie que dichas unidades de fines genocidas y xenófobos continúen existiendo, Cíclope proclama que son perfectamente conscientes de la existencia de arsenales secretos que sus gobiernos se niegan a reconocer y que si no los destruyen lo interpretaran como una provocación con visos de casus belli más que justificado. Sus declaraciones desencadenan un inmediato revuelo en la sala con los líderes de varias de las naciones presentes acusando a Cíclope de haber levantando contra sus gobiernos imputaciones sin prueba alguna.

Aaron nos muestra el irresoluble conflicto entre humanos y mutantes desde su faceta más internacional y burocrática llevándonos hasta las más altos organismos de poder mundial para reflejar como el miedo y la intolerancia continúan arraigados en lo más profundo de una sociedad en el que la tan vetusta paradoja de ”armarse para la paz” se mantiene vigente.



3. El Regreso de Chico Omega

Lo que en principio podría haber sido el detonante para un arduo debate político-humanitario da lugar a un incidente internacional cuando irrumpe en la sala un viejo conocido para cualquiera que disfrutara de la etapa Morrison. Hablamos de Quentin Quire, joven mutante antaño alumno del Instituto Xavier quien tras descubrir su falta de raíces y la naturaleza terminal de sus poderes pasaría de freak repelente a disidente antisistema desencadenando una turbulenta rebelión estudiantil. Conocido por hacer popular el lema de ”Magneto Tenía Razón” como provocación contra los ideales de Xavier y como creador de la Banda Omega, el consumo de droga Coz potenciaría sus poderes mentales hasta alcanzar niveles omega trascendiendo a este plano de la existencia.

Enlazado ténuemente a la fuerza Fénix, su regreso en vísperas de la crisis ideológica que desembocará en la fragmentación de la comunidad mutante no podía ser más oportuna como signo de los cambios que se avecinan. Recuperado por Aaron como el adolescente subversivo y mordaz más cercano a la irreverencia de las plataformas anarquistas más proactivas que a los villanos al uso, el muchacho irrumpe como un elefante en una cacharrería ante el consejo de naciones proclamando el amanecer de la nueva revolución mutante. Desencadenando un potente rayo psíquico que deja inconscientes a los asistentes durante unos segundos, dejando como secuela que los líderes mundiales se sientan irrefrenablemente impulsados a revelar sus secretos más oscuros ante los medios presentes. Provocando un auténtico pandemonium en el congreso, los actos de Quire sirven de catalizador incrementando los efectos del discurso de Cíclope hasta el punto de poner fin a cualquier pretensión de llegar a un acuerdo pacífico. Reaccionando de forma drástica y desmedida al ver a sus dirigentes víctimas de un ataque psíquico de magnitud desconocida, los equipos de seguridad activan un dispositivo Centinela (los mismos que hace unos minutos alegaban no poseer) para contener a cualquiera sospechoso que encaje con los rasgos del causante del altercado en el centro. Para más seña: Mutante y de género masculino. Una descripción en la que encajan tanto Cíclope como Lobezno como la mitad de los mutantes que quedan en la Tierra.

Con Cíclope y Logan viéndose por trillonésima cuarta vez enfrascados en un enfrentamiento con Centinelas, los argumentos de Quire respecto al carácter falsario de la progresión en las relaciones humano-mutantes se hacen difíciles de negar. Haciendo público su alegato mientras afirma haber actuado con el único fin de exponer la hipocresía y mentiras bajo los que se esconden los gobiernos humanos, invita a sus congéneres a librarse de su venda para contemplar la reacción del Homo sapiens.

Inconformismo, ataque contra los estamentos de poder anquilosados con tácticas sutiles y creativas para destapar verdades incómodas, revolución social y el papel de los medios como arma de batalla manejable tanto para ricos como plebeyos… de nuevo temas muy a la orden del día que mediante la introducción de Quire obtienen un instrumento perfecto para tomar parte en el relato propiciando los eventos que darán al traste con el frágil equilibrio inmovilista del estatus quo.



4. El Fin de Una Era

Pero Quentin Quire no es el único joven mutante con peso en la trama, y es que ya casi desde las primeras páginas de la miniserie los componentes de Generación Hope ostentan un rol destacado en las discrepancias entre Lobezno y Cíclope por encima de miembros “clásicos” de los X-Men como Tormenta, Emma Frost, Magneto, Pícara o el Hombre de Hielo. Despertando su condición de mutantes con la llegada de la supuesta mesías mutante Hope Summers (la primera Homo superior aparecida tras Dinastía de M) las Cinco Luces son lo que podríamos denominar como el “reboot” de la especie mutante y la última generación de los mismos. Con poderes extraños que no se estabilizan hasta que entran en contacto con Hope, han gozado de serie propia desde que fueron presentados en Uncanny X-Men siendo su cabecera una de las que presumiblemente más afectadas se vean tras la conclusión del evento.

Habiendo tenido una especial interacción tanto con Cíclope como Lobezno durante los últimos meses, mientras para Scott Summers la joven heredera de Jean Grey representa la última esperanza de futuro a la que se aferra con toda su fe (rol con el que Hope no parece estar demasiado cómoda), para Lobezno supone la posibilidad de volver a revivir el dolor de dar muerte al amor de su vida a través de una de sus encarnaciones en caso de que la muchacha se convirtiese en una amenaza como Bishop predijo. En el caso de Logan, tanto Primal como Cero han tenido ocasión de interactuar con él ya sea por la condición feral del primero o las tentaciones del segundo durante la misión en Londres.

Pero en esta ocasión, será a la joven Idie Okonkwo (también conocida por el poco afortunado pseudónimo de Oya) a quien le toque llevar la voz cantante dentro de esta panda de zagales hormonados con todas las diatribas de su edad y un algunas más. Nigeriana de origen pero educada en un férreo catolicismo en detrimento de las creencias locales, a diferencia de otros creyentes gentiles como Rondador Nocturno o Arena, Idie representa al lado más represor y ultraortodoxo del credo católico considerándose a si misma como una aberración demoníaca sin derecho a vivir. Benjamina del grupo con sus apenas 13 años de edad, ha conocido en sus carnes la cara más cruel de la intolerancia perdiendo a su familia durante una de las matanzas con trasfondo religiosos que tuvieron lugar en dicho país.

Con poderes termodinámicos similares a los del antiguo villano de Hank Pym Equinox, en Cisma Idie se convierte en el objeto de las atenciones de Lobezno como penúltima incorporación a una lista de afortunadas que han tenido al canadiense como guardián. De carácter arisco y poco dado a pasar su tiempo con los alevines de los X-Men, paradójicamente tiene una larga trayectoria en lo que respecta a tomar a jóvenes muchachas bajo su manto transmitiéndoles sus enseñanzas mientras vela por ellas. Kitty Pryde fue la primera (aunque por retrocontinuidad Natasha Romanova estuvo antes) y fue seguida por otras como Júbilo, Ángel, Armadura, X-23 o Pixie. Representando esta tradición perpetuada por el relevo generacional a través de un cotidiano ritual en el que la propia Kitty toma parte, Aaron nos acerca al lado más humano de Lobezno así como sus dificultades para conectar con una juventud de la que le separan más de cien años de edad. Habiendo sufrido el dolor y la perdida durante su propia infancia, no resulta difícil entender el empeño del canadiense en velar por la inocencia de aquellos que se encuentran en la encrucijada de su desarrollo.

Brindándonos una escena tan entrañable como esa puesta de sol en la que ambos comparten un helado en el pacífico resguardo de Utopía, durante sus siguientes apariciones Aaron se esfuerza en distanciarla del resto de las pupilas de Lobezno con su carácter fatalista resignado a que cualquier horror que le arroje la vida es un justo castigo. Complicando la relación entre ambos haciendo de la determinación de Lobezno por salvaguardar su inocencia una cruzada imposible, el subargumento le sirve a Aaron tanto para reflejar la postura de Lobezno en el conflicto que se aproxima como para dar una nueva perspectiva a esta longeva tendencia del canadiense.



5. El Mal Tiene Forma

Con el incidente de Suiza como detonante, Aaron nos introduce en una situación mundial demasiado cercana a la de la Guerra Fría con varias naciones reactivando sus arsenales Centinelas como muestra de poder ante la población mutante. Agravados por los actos de Quentin Quire, sus dirigentes han decidido dejar claro por las bravas que no toleraran la impunidad con la que actuan los mutantes siendo paradójicamente los gobiernos con tendencias totalitarias los primeros en llevar a cabo este despliegue armamentístico. En un paralelismo muy similar a las pruebas de misiles nucleares que realizaran en 2009, Corea del Norte pone a sus Centinelas a patrullar sobre el mar de Japón mientras los gobiernos chino, ruso, frances y egipcio hacen lo propio con las unidades en su disposición. Pakistán cierra sus fronteras armándolas con minas antimutantes mientras en la bahía de Tokio ha sido avistado un robot cuaya descripción encaja mucho con la de Ronin Rojo (sutil guiño a los Vengadores de Michelinie donde los haya). Incluso el presidente de ese país al que no nos ateveremos a llamar Irán no tiene reparo en aparecer ante los medios sobre la palma de un Centinela Mark I proclamando que su país no tolerará la presencia de infieles genéticos en sus fronteras.

Con medio mundo abrazando una postura mucho más agresiva hacia ellos, Cíclope realiza un llamamiento para reunir fuerzas en Utopía dejando en el aire la cuestión de como ha podido escapar Quire de su reclusión en uno de los compartimentos de la isla y si puede ocultarse una misteriosa mano detrás de los acontecimientos. Respondiendo a la duda del ciceroniano Cui bono, Aaron introduce en escena a Carlton Kilgore visionario creador de una de las más poderosas industrias armamentísticas del mundo quien anunciará que rebajará a la mitad el precio de sus productos para que sus congéneres puedan presentar un frente común frente a la amenaza mutante. Viendo el creciente miedo hacia un conflicto interespecies una mina de oro desde la que potenciar el alcance de sus armas, esta suerte de amoral Tony Stark bebe de esa larga tradición de empresarios sin escrúpulos que tanto proliferaron en los 90 (con limusina voladora incluida, solo falta la firma de Byrne). Iluminados con obscenas cantidades de dinero y recursos a su disposición, serían el producto de la proliferación de esa nueva aristocracia que fueron los brokers y los magos de las finanzas durante los noventa y sus secuelas. Brindando por este nuevo panorama de hostilidad interespecies mientras echa cuentas de los ingresos que le puede suponer, el industrial encuentra una única oposición en sus planes

Aviso de Spoiler

en forma de cuatro disparos en el pecho que deja su cuerpo sin vida en el corazón de los Alpes. El responsable del crimen no es otro que su hijo de doce años Kade Kilgore quien, igual a su padre en genio intelectual, decide acabar con él para heredar lo que por derecho le pertenece.

Planteando la escena de forma que es imposible tener claro si sera Kade o su padre el que acabe ostentando el rol de villano de la historia hasta que vemos al segundo yaciendo muerto sobre la nieve, Aaron logra un golpe de efecto completamente insólito dentro del entorno de los macroeventos editoriales y más próximo a las irreverentes historias de Peter David. Cuando posteriormente vemos a Kade coronado como Rey Negro del Club Fuego Infernal y presentar a una cábala de “granujas” de su misma edad en la que tenemos desde herederos prepuberes de los grandes magnates sudamericanos del mercado negro a versiones infantes de Paris Hilton con habilidades más propias de la Hit Girl de Kick Ass pasando por el aspirante a convertirse en el enésimo científico loco de una larga tradición familar suiza Aaron desafía constantemente nuestra suspensión de la incredulidad con una trama que incluye transacciones con bizarros alienígenas y cinemáticos descuartizamientos con la contundencia de los cuentos infantiles de Roald Dalh. Con referencias que van desde El Juego de Ender hasta la citada obra de Mark Millar y John Romita Jr.. Su introducción en la historia lleva al límite una tendencia que durante los últimos años nos ha brindado aportaciones como Jenny Quantum, Layla Miller, Amadeus Cho, Jenny Quantum, Valeria Richards, Damian Wayne o la actual encarnación de Loki.

Para hacerlos algo más que un detalle pintoresco, el guionista aporta una interesante base a sus aspiraciones dándole una nueva vuelta de tuerca al eterno conflicto entre humanos y mutantes. Como los mejores de su generación, Kade y sus compañeros están destinados a heredar la tierra. O al menos así sería si no fuera por la presencia del Homo sapiens superior, que con sus ventajas genéticas hace de su especie una reliquia obsoleta sin posibilidades de tomar parte en la lucha por el control de la biosfera. Con su plan, estas diabólicas mentes que todavía no han alcanzado la pubertad tratan de eliminar a la competencia de una especie superior que ha conseguido escapar del bache evolutivo en el que se encontraban esparciendo críos capaces de volar a velocidades supersónicas o imponer su voluntad a las mentes ajenas por doquier.



6. Espera lo Inesperado

Pese a lo respetuosamente que trata a sus protagonistas y la forma tan consistente en la que desarrolla su argumento central, la miniserie tiene cuenta con un carácter irreverente y desinhibido que en mucho recuerda a los Astonishing X-Men de Josh Whedon o Astonishing Spider-Man & Wolverine del propio Aaron. Con unos diálogos ingeniosos y rápidos y una completa falta de prejuicios a la hora de poner patas arribas los clichés del género X-Men: Cisma es tan personal y atípica que casi parece un comic gestado fuera del mainstream superheroico que un evento editorial al uso. Sin hueco para el respiro, Aaron nos regala un festival de vueltas de tuerca a cada cual más imposible e imprevisible que la anterior. Saltando de una conferencia mundial a una escalada de la antipatía mundial contra los mutantes para luego volcarnos en una estrambótica crisis cuando los Centinelas resultan ser defectuosos y se vuelven contra sus “amos”, el espectáculo de imposibles se toma tan poco en serio a si mismo que es capaz de pasar de usar a Quentin Quire de amenaza a mofarse a su costa o presentarnos escenas tan tronchantes como el encuentro entre Kitty Pryde y el sosias de Ahmadinejad. Sin verse por ello perjudicadas la seriedad de su trama ni la relevancia de los temas que trata, Aaron tiene muy en cuenta que el comic de superhéroes es ante todo diversión encargándose de sorprendernos en cada viñeta mientras juega a su antojo con los tópicos más pintorescos del género sazonados con un dramatismo tragicómico. Tras un inicio de siglo en el que el género se vio forzado a bastardizarse con elementos ajenos para llamar la atención del público, actualmente parece más cómodo que nunca con sus propias reglas jugando con ellas con la creatividad de obras tan referenciales como el Batman de Morrison o el actual Capitán América de Ed Brubaker.

"Los X-Men están aquí. Traen a todos sus pesos pesados y a una especie de tipo hecho de hielo"



7. La Gran Pregunta

Mucho se ha criticado en el pasado la tendencia de Marvel a destripar las historias antes de que vean la luz en el papel. En el caso de X-Men: Cisma, el que supieramos con antelación que la saga terminaría con la ruptura definitiva entre Cíclope y Lobezno ha dotado a la historia de un suspense extra a costa del misterio de como se produciría finalmente la insalvable crisis entre ambos camaradas. Tras años cimentando su relación como estandartes de la comunidad mutante, desde los primeros números del evento asistimos a un constante choque en el que sus carácteres completamente dispares parecen haber alcanzado un nivel de entendimiento tal que ni las razones más comprometidas consiguen hacer mella en su respeto mutuo. Con momentos tan conflictivos como la decisión de Cíclope ante la crisis mundial hasta la enérsima espantada de Lobezno cuando el primogénito de los Summers decide ocultarle a Steve Rogers que tienen al responsable de enfurecer a la comunidad de naciones entre los suyos parecen suficientes como para provocar la ruptura definitiva entre ambos.

Al igual que obras cinematográficas como Carlito’s Way o American Beauty, el que los lectores sepamos cual es el final aporta todavía más intriga al desarrollo de la historia mientras poco a poco se va hilando la causa que dará pie al encarnizado encontronazo entre los leales camaradas. Pese a que el nombre de los X-Men está en el título y podemos ver a varios de ellos jugando papeles propiciatorios a lo largo del relato, tal y como Aaron describió, la final es una historia sobre Cíclope y Lobezno, por lo que a última instancia todo gira en torno a ellos.

Aviso de Spoiler

Con el tema de la infancia revoloteando desde varios puntos de la historia ya sea con Idie sumándose a la tradición de las sidekicks acogidas por el canadiense, Quentin Quire como detonante del conflicto o los villanos elegidos para la ocasión, era de cajón que el motivo fuera algo relacionado con dicho rango de edad tan efusivo como vulnerable a traumas y conflictos. Tema que ya sirvió de enfrentamiento entre Logan y Scott cuando el segundo introdujo a la ahijada/clon del primero en X-Force sin decirle nada, es una cuestión con la que el canadiense lleva siendo sensible desde hace un buen puñado de años. Desde la miniserie de Chris Claremont y Al Milgron en la que tomaba a Kitty como pupila, la susceptibilidad del canadiense ha dichas cuestiones ha crecido con el paso de los años alcanzando su cenit a raíz de los últimos acontecimientos de su colección regular (a cargo del propio Aaron, no es de extrañar que conexiones más que evidentes entre ambas historias). Dentro de la miniserie que nos ocupa, el conflicto entre Lobezno y Cíclope al respecto comienza a gestarse desde el primer número en el que Scott invita a Hope e Idie a presenciar los eventos que están teniendo lugar por todo el mundo pese a la disconformidad de Emma, mientras que Logan comparte opinión con esta prefiriendo que las jóvenes no tuvieran que ser testigos de tan amenazantes eventos. Conforme a sus ideales pasados y a una formación que empezó siendo muy joven en el Instituto Xavier, Cíclope ve algo natural e incluso acogedor que los jóvenes comiencen a formarse frente al mundo que los aguarda mientras que (habiendo sufrido en sus carnes el trauma de ser arrancado de su infancia y lanzado a un despiadado mundo de lucha sin cuartel) Logan lo considera algo brutal y terrible de lo que prefiere mantenerlos apartados.

La discusión alcanza un punto algido en el número tres donde Cíclope se ve obligado a poner contra la espada y la pared a la joven Idie en una situación desesperada en la que la muchacha no tiene más remedio que usar sus poderes de forma letal para salvar a los X-Men. Tras este suceso el camino queda abierto conduciéndonos hasta un penúltimo acto en el que las discrepancias de los protagonistas llegan a un punto de no retorno en el que se hacen particularmente violentas. A pesar de que a Cíclope le toca lidiar con la parte menos cómoda del pastel, Aaron nos presenta la cuestión de forma que cuesta posicionarse en uno de los bandos sin mostrar ningún tipo de preferencia hacia su personaje fetiche. Poniéndonos en el pellejo de Cíclope, cuesta pensar en una alternativa diferente. Mientras que la de Lobezno -pese a contar con una razón totalmente encomiable- no puede evitar tener cierto deje de hipocreasía dadas sus continuas escapadas durante las sesiones de entrenamiento y su determinación en librar a lo alumnos de algo a lo que más tarde o más temprano tendrán que enfrentarse.



8. El Arte de la División

En lo que respecta al dibujo, X-Men: Cisma cuenta con algunos de los mejores artistas que han pasado por la franquicia mutante. Estratégicamente distribuidos para que cada uno se ocupe de la parte que mejor encaja con sus capacidades, Carlos Pacheco se ocupa del pistoletazo de salida demostrando que, pese a no contar con las tintas de Jesús Merino, todavía mantiene todo su buen hacer en lo que respecta a entornos y la expresión corporal de los personajes por mucho que se le cuele algún dedo de más en alguna viñeta. Próximo responsable de la futura miniserie X-Girls, las voluptuosas figuras de Frank Cho ilustran el segundo número, y aunque no termina sentirse del todo cómodo con algún que otro personaje lo cierto es que la espetacularidad con la que da vida a la crisis Centinela, Emma Frost o los villanos de la miniserie es toda una delicia. La desbordante personalidad del dibujo de Daniel Acuña llena de elegancia el tercer número de la miniserie antes de dar paso a un Alan Davis que con su experiencia se encarga de retratar el punto álgido del enfrentamiento entre los dos protagonistas. Para dar la puntilla, Adam Kubert se encargará de dar rienda a la acción en un último número que promete ser legendario. Un reparto de lujo que si bien aporta una heterogeneidad gráfica a la que ya estamos acostumbrados en los eventos mutantes alcanza cotas muy superiores a la media.



9. Días del Presente Futuro

Tras su conclusión, la miniserie dará lugar a una reestructuturación de la línea a partir de la cual podrán engancharse tanto lectores versados en las tramas mutantes como aquellos que no los hayan catado nunca. Dejando un nuevo volumen de Uncanny X-Men a cargo de Kieron Gillen, Carlos Pacheco y Greg Land como serie capital para el bando liderado por Cíclope y Lobezno y los X-Men de la mano de Chris Bachalo, Nick Bradshaw y el propio Aaron para el que quede bajo el auspicio del canadiense, ambas colecciones no solo tendrán un elenco y una base de operaciones distintas, sino que además presentarán tonos diferenciados. Así, mientras la primera continuara con su endogamia mutante desde una perspectiva épica y glamurosa a medio camino entre la JLA y las tendencias proactivas de Authority, la de Aaron nos promete un surrealista delirio superheroico repleto de personajes extraños y conceptos que desafían la imaginación. Junto a estos dos ejes de la franquicia, la línea mantendrá de forma más o menos intacta títulos de culto como han sido hasta la fecha los Uncanny X-Force de Rick Remender, el X-Factor de Peter David o los Nuevos Mutantes de Dan Abnett y Andy Lanning. Las tres colecciones se verán tangencialmente afectadas por el evento tomando partido por los bandos resultantes pero mantendrán la libertad de la que han gozado hasta el momento. Otras como X-Men Legacy, Generación Hope o X-Men sufrirán cambios con la finalización de la etapa de Mike Carey en la primera y el desembarco de James Asmus e Ibraim Roberson en la segunda. Astonishing X-Men continuará en su línea desmarcada de la actualidad de la franquicia mientras que la subfranquicia de Lobezno y sus cachorros continúa como un entorno aparte cada vez más alejado de los asuntos y temas del resto de su estirpe. Con una oferta más que apetitosa para distintos tipos de lectores y gustos, el evento se antoja como un momento más que apetitoso para engancharse a la franquicia.



Como décima y última razón, si todavía queda alguna duda de que X-Men: Cisma es una apuesta ganadora, apuntar que al contrario que la práctica mayoría de eventos actuales nos ofrece una plataforma completamente accesible y sin ataduras para cualquier tipo de lector. Con formato de miniserie que no necesita de complementos innecesario para entenderla, los cinco números que la componen conforman una historia con su principio y su final en la que no hay que saber nada de la actualidad anterior. Un número uno de fácil acceso sin tirar por tierra 50 años de continuidad ni volantazos bruscos y que tiene en su haber a algunos de los mejores artistas de la actualidad. Así que, si todavía no la estas disfrutando, piensa que la historia de Aaron y compañía es una excelente opción con la que disfrutar de una excelente lectura. Buen provecho.

57 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
manuel
manuel
Lector
28 septiembre, 2011 2:17

Magnifico, miren que no sigo mucho a los mutantes por su constante guerra por Hope.
Pero aunque es un poco irritante, esto de separar a los Xmen después de haberlos mantenidos unidos, es interesante.
Jason Aaron? Magnifico.

l rodriguez
l rodriguez
28 septiembre, 2011 2:57

proxima miniserie X-girls? no lo sabia…
bueno, bueno, ya era hora de que los x-men se volvieran a internacionalizar, con lo bien que le sientan estos conflictos a los mutantes y dado que venimos de la magnífica Fisrt Class pues mejor.
 
En si el reparto de dibujantes es extraordinario y con Aron al frente yo no lo cambio por nada
 

Huguito
Huguito
Lector
28 septiembre, 2011 2:57

La historia la verdad que es bastante atrapante, la duda que me queda es cómo van a resolver el hecho de que los villanos sean niños…Sé que hoy por hoy el comic no está dirigido a menores de edad, pero cómo se tomará el fandom el ver a Wolverine eviscerando a un chico de 12 años? Puede que sea una estupidez lo que dije, pero es algo que estoy viendo en todos los comics: En DC hacen el reboot para tomar nuevos lectores y la de hectolitros de sangre y violencia que destilan es terrible. No sé, será que esto de estar a punto de ser padre me pone un poco pacato…

Huguito
Huguito
Lector
28 septiembre, 2011 2:59

Sé que Wolverine no va a ser justo el que pelee contra los chicos, iría en contra de lo que muestra la serie, era en sentido figurado mi comentario

Ernest
Ernest
28 septiembre, 2011 3:04

Excelentes razones, aún cuando no me agradan los mequetrefes, los prepubertos aquellos, sin duda fue algo inesperado y de gran detalle.
Aún sigo pensando que hubiera calzado perfectamente la muerte de Idie, de por sí la pobre tiene problemas psicológicos, graves, y aunque no la culpa a veces ese detalle me molesta, demasiado negativa, casi nihilista creo.

Por cierto, tras leer el #4, tengo que decir… ¿En serio Scott, digo, en serio? Tanto tiempo y tenía que sacarse esa astilla en aquel momento. Parecía hasta infantil la verdad.
Aunque ya sobre la división ideológica, creo que tanto Cyclops como Wolverine están llevando sus posturas de forma rádical; el primero que si son soldados y el segundo que si son inocentes criaturas, considero equivocados a ambos aún cuando tienen buenos argumentos para respaldar sus formas de pensar dadas sus respectivas vivencias.

Juanan Brundle
Juanan Brundle
Lector
28 septiembre, 2011 3:54

Solo sigo X-Factor,y me bajé del carro de los crossovers mutantes tras Complejo de Mesías.Me encantaría seguir Uncanny…pero cada vez que me acerco a algún numero de esta en la tienda de cómics,veo el nombre de Land y miro para otro lado.Y Wolverine y los X-Men…me llama,pero tengo a Logan hasta en la sopa.Puede que siga los X-Men de Gishler.Si siguen llevando el rollete a lo Marvel Team-up al estilo mutante,por mi encantado.

Parnassus
Parnassus
28 septiembre, 2011 4:43

gran articulo, gracias1

RdosDedos
RdosDedos
28 septiembre, 2011 5:01

onceava razón: No es tan difícil deducir que esta elipsis llevará a que nuevamente Charles Xavier se alce sobre sus pupilos

EL Humano Promedio
EL Humano Promedio
Lector
28 septiembre, 2011 6:40

hombre todo iba bien hasta…. el 4, no en serio, estoy de acuerdo con la mayoría del articulo y las primeras paginas del tomo 4 iban bien, hasta que sale wolverine del agua completamente salido de su personaje y con un completo sentido de la ilógica que se tira todo el climax, me da pena por que los diálogos venían siendo son buenos y luego se desbaratan en un sinsentido de discusión que simplemente no es creíble y al final de forma apresurada Aaron hace mal uso de su comodín (el factor Jean). Termina siendo mas interesante la pelea en si, que el motivo por el cual pelean. Ya sabia desde un principio que no iba a ser tarea fácil hacer que estos dos se pelearan, lo siento pero empezó muy bien pero no se logró. pasemos la pagina y ahora solo nos queda disfrutar de aruñazos y patadas.

Por otro lado, no veo buen futuro a eso de dividirse en tantos equipos, ya paso en los noventas, acabo de ver los covers de diciembre y no le encuentro ningún interés al equipo de psyloque con warpath y la pésima jubilo vampiro, creo que es el equipo que más ignorado será, sobretodo con lo bueno que esta ahora x-force. Y ojala que Rouge y Gambit todavía tengan cosas interesantes que contarnos por que sino serán los siguientes en la ola del olvido.

q-cho
Lector
28 septiembre, 2011 7:37

Epa hablen solamente de dc y las viejas glorias noventeras , no es broma buen articulo.

Spirit
28 septiembre, 2011 8:36

Pues yo me bajé de los x-men en los primeros números de Silvestri (ha llovido desde entonces) y sólo volví con Morrinson (y también ha llovido), pero el que esta serie sea accesible, independiente, etc…(narrativamente hablando) y el elenco de dibujantes que la configuran, hace que me piense en darle una oportunidad. No creo que para subir de nuevo a los mutantes (estoy muy mayor para eso ya), pero sí para leer una historia de los mismos bien llevada, que ni me acuerdo cúal fue la última.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
28 septiembre, 2011 9:32

El problema con los mutantes es que existen demasiadas series dedicadas a ellos y a veces, se hace muy cuesta arriba seguirlas todas…..estamos hablando de que , solo de la Patrulla, hay 5 series distintas…Uncanny, Legacy, Wolverine & X-Men, Astonishing y X-Men a secas….sinceramente, creo que hay demasiadas…eso sin contar X-Factor, X-Force o Nuevos Mutantes…una exageración, vaya..

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
28 septiembre, 2011 9:32

Y una para no hacerlo, hace siglos que no sigo a los mutantes, les tengo completamente perdido el hilo y, la verdad, tampoco me interesan. Vale, son dos razones.

aparrilla
aparrilla
Lector
28 septiembre, 2011 9:47

muy buena reseña….pero paso, deje a los mutantes en la era de apocalipsis, me senti estafado,me moletaba tener que comprarme 34 series para enterarme de todo…volvi co Morrison pq era una serie autocontenida, asi como con astonishing de Whedon…pero esto ya cansa y aburre..
La causa del cisma es que Ciclope prepara a los jovenes x-men para “la guerra” y a lobezno le molesta,,, espero que haya algo mas, pq ese argumento es una autentica memez…

Una cosa es que lobezno no quiera que los “incoentes puberes” sufran y otra muy distinta es mantener su mundo de ilusion y fantasia forever,,,nada mas alejado del espiritu de lobezno…

QuijoteX
Lector
28 septiembre, 2011 10:13

Muy buen análisis de lo que hemos tenido hasta ahora en Cisma y lo que nos espera en las series mutantes!!

Por cierto, vaya cambio le han dado a la portada de Lobezno y los X-Men, ¿no? Han metido a una rubia, le han quitado la corbata al pelo pincho y hay mini-rondadores por todos lados. Espero a ver quienes son y de donde han salido, aunque lo mismo son hijos del Rondador Nocturno AoA

Antoine
Antoine
Lector
28 septiembre, 2011 10:26

Muchas de la razones que el articulista da a favor de la miniserie son , en mi opinión, argumentos en contra de la miniserie.
Es ridiculo que los malos sean niños. No tiene ninguna homogeneidad en el dibujo ¿tan dificil era que la dibujara un solo autor?
spoiler
Resulta ridículo ver a Scott y Logan peleando mientras que un supercentinela se acerca a utopía
Fin del spoiler
Por otro lado me resulta extraño que los X men acepten perfectamente a Magneto y tengan marginado a Xavier.
 

josemari
josemari
Lector
28 septiembre, 2011 10:39

Para mí otra cosa absurda de los mutantes es la enorme cantidad de historias que han tenido lugar alrededor de Hope hasta finalizar Advenimiento dando la sensación de que ésta era algo más que una simple mutante. Y aquí estamos, un año después y Hope ahí está, simplemente está.

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
28 septiembre, 2011 10:43

La pregunta que siempre hago: Lobezno va a liderar su propia Patrulla-X, a X-Force y ademas ser miembro de los Vengadores todo ello a la vez?

jorgenexo
jorgenexo
28 septiembre, 2011 12:02

Todo ello a la vez que protagoniza sus propias aventuras en solitario, quieres decir.

Luisru
Lector
28 septiembre, 2011 12:12

La de Gillen suena bien, pero Greg Land debería dedicarse a cultivar patatas. Cuando veo un cómic suyo me dan ganas de arrancarme los ojos. Leeré Cisma, pero sólo porque hay un número de Davis. El argumento está trilladísimo.

Jorge
Jorge
28 septiembre, 2011 12:25

Está siendo uno de los cómics de mutantes que más estoy disfrutando en años. Me encanta la trama, los diálogos, el tratamiento de los personajes y el (espectacular) dibujo.

ASÍ deberían ser los tebeos mutantes. Si descuidamos a los personajes, todo se va al carajo. Si no ha habido un Claremont antes, el Jim Lee de turno no te vende los seis millones, ¿me explico? Por mucho fan favorite que pongas al frente de una colección, es difícil que un lector se identifique con un ritmo lleno de sagas, crossovers y eventos, pero se puede.

carapocha
carapocha
28 septiembre, 2011 12:30

Yo hace años que no leo X-Men y cisma me llama la atención, cuando salga por aquí estaré atento y si me gusta tal vez me enganche a alguna serie regular.
Además siempre me ha gustado la extraña rivalidad que tenían Logan y Ciclope, ese no estar de acuerdo en metodos y temas (por no hablar de Jean) pero saber que es el mejor compañero que tener a tu espalda en cualquier pelea siempre me ha parecido interesante.

db105
db105
28 septiembre, 2011 12:39

Como no lector de X-men, voy a darle una oportunidad a esto, que no suena nada mal. A ver si por fin encuentro una historia de mutantes que se deje leer por lectores nuevos.

Eso sí, ¿qué diantres hace Rubalcaba en este comic? 😀

jorgenexo
jorgenexo
28 septiembre, 2011 12:51

Algún valenciano fiel a la tendencia sociopolítica mayoritaria de su territorio que no ha visto mejor forma de encarnar el mal…

I´m with a Skrull!
Lector
28 septiembre, 2011 12:51

Rubalcabamineyadh querras decir.

jjdr
jjdr
28 septiembre, 2011 12:52

Dejando de lado toda el tema de trama. cada vez que veo a Cíclope dando hostias a alguien como Lobezno me da un repelús horrible. A distancia cuela, pero que aguante a Lobezno más de dos segundos en combate cuerpo a cuerpo…tiene tela. Por mucho rayo, hace siglos que un-ojo debería haberse quedado sin cabeza.
Resulta que Logan es unos de los 5 mejores luchadores cuerpo a cuerpo del universo Marvel y el Cíclope aguantando.

jorgenexo
jorgenexo
28 septiembre, 2011 12:54

Perdón, que este es gaditano. Soy un bocachancla.

jorgenexo
jorgenexo
28 septiembre, 2011 12:55

El Cíclope será uno de los 10, 15 o 20 mejores luchadores cuerpo a cuerpo del UM, hombre, algo le podrá aguantar al canadiense.

Ocioso
Ocioso
Lector
28 septiembre, 2011 13:00

jjdr ha comentado: pero que aguante a Lobezno más de dos segundos en combate cuerpo a cuerpo…
 
Digo yo que Lobezno no se estará empleando a fondo ¿no? Se trata de detener a Cíclope, no de cargarselo.
 
jorgenexo ha comentado: Soy un bocachancla.
 
Porque eres un rojo. Si fueras de los otros serías un ¿bocamocasín? ¿bocanauticos?

Dultyx
Dultyx
28 septiembre, 2011 13:01

Tambien creo que sobran series mutantes. Puedo entender hasta un limite que decidan dividirlos en grupos, entre (Legacy, Lobezno y X-Men y Uncanny aunque para mi 3 ya son muchos al amrgen de que me gusten o no) ahora que se separan, pero las demas pienso yo que podrian unirlas a una de las tres series anteriores. Hope, por ejemplo, podria introducirse en la serie principal de los X-Men, como se hacia antes. Se abrian varios frentes aunque el comic se centraba en tan solo uno, pero poco a poco iba avanzando. A ver, mas que nada es que yo ya deje de seguir todas las colecciones, porque llega un punto que es exasperante

Lo de Csiam no me parece tan malo. Lobezno y Ciclope ya llevan difiriendo hace bastante tiempo. Con el grupo de X-Force ya sucedio, luego con Second Coming tambien tuvieron algun encontronazo. Lobezno siempre ha dicho que no le cae bien Ciclope, pero lo respeta. Lo sigue porque cree que es el unico lider capacitado para mandar a los mutantes a la salvacio. Que al final se hayan liado a leches porque Lobezno cree que los crios no deberian tomar parte en segun que peleas no es la razon, sino el desencadenante. De hecho, una vez que Lobezno ha formado parte de la Patrulla-X ya por vocacion que no por apaciguar sus ansias de accion o para ver a la pelirroja y que ha llegado a liderar el equipo en situaciones complicadas, me extraño que tardara tanto en seguir a las ordenes de Ciclope y no formara su propia coalicion, mas aun con lo que les gusta a Marvel sacar el maximo de series posibles que den mas tiron comercial. Total, una serie mas de Lobezno ya no viene de aqui para ellos. Ya aparece en 6 o 7 me parece… Creo que esta muy bien llevado en las conversaciones, creo que son d elos mejores dialogos que les he visto entre ellos dos. Y la pelea del numero de Davis y en el que vendra de Kubert creo que son de un beun disfrute

Personalmente Cisma me esta gustando, lo cual me alegra porque Uncanny me estaba aburriendo de mala manera (Land tampoco es santo de mi devocion) lo cual me frustraba porque cont antos mutantes a su disposicion y tanta trama colgada (Kaos, Polaris y Rachel por alli, Kitty Pryde con problemas de intangibilidad que no se si al final lo resolvieron o que, Gambito con resquicios de jinete de Muerte, el tema de Hope…)

jorgenexo
jorgenexo
28 septiembre, 2011 13:09

Seguramente sería un “bocabotín”. ¿Bueno, eh?

jorgenexo
jorgenexo
28 septiembre, 2011 13:13

A mí lo que no me encaja de todo esto es que, al menos para mí, Lobezno es, ante todo, un “solitario”…

Ocioso
Ocioso
Lector
28 septiembre, 2011 13:14

jorgenexo ha comentado: Seguramente sería un “bocabotín”. ¿Bueno, eh?
 
Trrrrrrrrrr…¡chas!.  ¡Me gusta!

Shinomune
Lector
28 septiembre, 2011 13:56

¿Por qué Rubalcabamineyadh tiene 6 dedos? ES UN MUTANTE, UN MUTANTE! xDDD

Pachinko
Pachinko
Lector
28 septiembre, 2011 14:36

Que ciclope no le aguntaria ni 5 minutos a lobezno?

Por lo visto nadie recuerd ya el numero de la patrulla x donde, por obra de mente maestra, toda la patrulla x piensa que es fenix oscura y ciclope se tiene que pulir a todos…

Y yo sigo pensando que Ahmadineyad es el malo de la princesa prometida…

Tiamath
Tiamath
Lector
28 septiembre, 2011 15:05

Pues a mí me pasa un poco lo que el humano promedio, los primeros números se podían leer aunque cogidos con alfileres porque Aaron no es Morrison aunque intente serlo, pero el último número publicado (que por cierto creo que es el quinto y no el cuarto) no hay por donde cogerlo. A mi esta miniseries me deja la impresión de que la idea daba para 24 páginas por simplona y han querido exprimirlo más jugó del debido, quedando como resultante un producto de los que se olvidan rápido.

magnus
magnus
28 septiembre, 2011 15:28

No se porque pero me da que Ciclope tiene mejor equipo que Lobezno sin duda

Darquez
Darquez
Lector
28 septiembre, 2011 15:49

La miniserie tenía sus más y sus menos, pero el número 4 ha sido un quiero y no puedo, le ha faltado mucho ritmo para de verdad creerme que se van a ponerse a dar de leches. Ahora ya está y solo falta disfrutar de la pelea entre los dos.

Porque de verdad ¿despues de varias muestras de una coordinación y precisión propia de relojería suiza en las batallas se agilipoyan ante un centinela?
¿Y van a dividir a los mutantes entre estos dos?¿En serio?

ortodoxo
ortodoxo
Lector
28 septiembre, 2011 16:25

Todo esto suena mucho a Civil War y a caminos trillados. Esto cansa…

Hector
Hector
28 septiembre, 2011 16:41

SPOILERS

Con todo respeto, pero creo que algunos no han entendido la premisa de la serie, los villanos/niños de la historia son solo la excusa para que Cíclope y Logan hablen lo que tenían callado hace tantos años, incluso no se van a matar entre ellos, no solo se respetan, se aprecian, con los años se ha logrado convertir su relación en la misma que tienen Charles y Magneto, ¿ninguno de ustedes ha tenido un amigo o compañero con el que comparten el 90% de las cosas y hay un 10% que no pueden salvar? Pues eso es lo que ocurre aquí.

Cisma es la culminación de preceptos que se establecieron cuando ambos personajes debieron enfrentar al amor de su vida teniendo que estar dispuestos a asesinarla si era necesario.

¿Que Logan le demuestre a Cíclope que se gano su respeto en el primer número no les dice nada? ¿Cuanta gente lograría eso del canadiense? ¿Y cuando le dice que ha estado dispuesto a hacer todo lo que el le ha pedido? Ningún gobierno ni individuo ha logrado eso, con excepción de personajes como Steve Rogers o Charles Javier, y a este por momentos le fue difícil…

Se los digo sin rodeos, sería más fácil ver a Logan y Cíclope unirse para enfrentar nuevamente al Fénix que verlos buscar asesinarse, lo que presenta la historia es un recurso argumental que para los personajes, más humanos que nunca, es imposible sortear.

Muy bien logrado todo. La única duda que me queda, y por lo que presento el preludio creo que voy a tener la respuesta pronto, es que papel juegan, justamente, Charles y Magneto en todo esto…

SPOILERS

jorgenexo
jorgenexo
28 septiembre, 2011 16:45

Las ventas, desde luego, no están siendo lo que deberían.

Darquez
Darquez
Lector
28 septiembre, 2011 17:23

Yo creo que marvel está más interesada en la reestructuración de las series mutantes que en la miniserie en si, si no no la habría hecho coincidir con el evento Fear it self.

Parte de las series mutantes están actuando como tie ins del propio evento. Por lo que la gente estará más interesada en lo que pase en este, y ya más tarde se enterarán de Schism que parece que sucede despues de Fear it self.

Por otra parte aun no entendí por que pusieron un dibujante diferente por número, si la gracia en usar este tipo de miniseries es que la calidad sea la misma.

Sr. Rojo
28 septiembre, 2011 17:54

Excelente reseña. No hay más que decir.

Tiegel
Tiegel
28 septiembre, 2011 17:55

Magneto was right, coño ya!

l rodriguez
l rodriguez
28 septiembre, 2011 18:05

no, Cisma sucede a la par que Fear Itself, por lo de que quieren hacer coincidir los dos eventos para que todo cuadre a la hora de empezar las tramas para su evento de 2012, que por cierto, alguien preguntaba que que tanta atención para Hope, pues es que ya han dicho en Marvel que ella será una parte fundamental del megaevento de 2012
en cuanto a la atención a la miniserie pues es tanto el “interés” de Marvel por Schism que en vez que uncanny le dedique sus números a ello, se la pasa glorificando a Fear Itself, lo cual me hace plantearme si comprar esos números porque yo no estoy siguiendo esa serie, me harté del bendisverso…
 

Khonshu
Khonshu
Lector
28 septiembre, 2011 19:49

“Por qué Rubalcabamineyadh tiene 6 dedos? ES UN MUTANTE, UN MUTANTE! xDDD”

Cáspita!! es verdad!! Buen ojo Shinomune.

QuijoteX
Lector
28 septiembre, 2011 19:59

Ya sabemos más de la serie de Lobezno y los X-Men: Lobezno, director de la Escuela Jean Grey

http://www.miamiherald.com/2011/09/28/2428695/in-new-x-men-relaunch-a-new-headmaster.html
Buscando a un nuevo profesor para reemplazar al venerado Profesor X de los X-Men, el guionista Jason Aaron ha encontrado un sustituto quizás no demasiado adecuado en Wolverine and the X-Men. Lobezno dirigirá la Escuela Jean Grey de Alto Rendimiento que no solo educará a los jóvenes mutantes, sino que también pondrá a punto sus poderes. Logan contará con la ayuda de Kitty Pride, el Hombre de Hielo y Bestia, entre otros.

‘Estamos a punto de ver a Lobezno en una posición en la que nunca lo hemos visto antes’, dijo Aaron, apuntando que Lobezno siempre a sido uno de los más dados a la violencia antes de hacer preguntas.

‘Ciertamente, estamos un poco incómodos, pero creo que aún tiene sentido con el cariz que están tomando las cosas en el Universo X’.

Y lo que ha estado pasando no ha sido muy bueno después de que Lobezno viera a su compañero y amigo, y durante tanto tiempo líder de los X-Men, Cíclope destrozado en la reciente miniserie de 5 números X-Men: Schism que escribió Aaron.

Los dos se han hecho mala sangre entre ellos durante décadas. El hecho de que ambos amaran a Jean Grey, la Chica Maravillosa original que después se convirtió en la omnipotente Fénix, solo fue un añadido a ese resentimiento y desconfianza que se coció durante este verano.

El roce creado en esa historia fue tan profundo que Marvel terminó con Uncanny X-Men en el número 544, optando por reemplazarla con Wolverine and the X-Men el mes que viene junto a una nueva Uncanny X-Men en noviembre.

Nick Lowe, que editó las series previas y los títulos actuales de X-Men en Marvel, dijo que la lógica de dividir los equipos se hará aparente a medida que ambas series vayan avanzando.

‘En efecto, Lobezno tiene ideas poco ortodoxas’, dijo Lowe. ‘El nombre de la escuela, es una. Él es el único que la nombró y no puedo imaginar lo contento que se pondrá Cíclope cuando se entere’.

¿Y Lobezno? Bueno, dejadnos decir simplemente que mientras Charles Xavier hace una aparición en el primer número, su calmada conducta no es la base de cómo operará Lobezno.

‘No había planeado que apareciera el Profesor X’, dijo Aaron. ‘Pero una vez que empecé a trabajar en el cómic, sentí que tenía que mostrarlo. Tuve que hacer una escena de pasar la antorcha’.

Eso se hace evidente en las primeras páginas, que homenajean al primer número de X-Men que vio la luz en 1963, pero la escuela de Xavier es historia y la escuela de Lobezno es más avanzada, poblada por un reparto de mutantes familiares y nuevos.

‘Es más un cómic sobre esa escuela y Lobezno intentando construir algo nuevo desde las cenizas de la vieja escuela’, dijo Aaron, añadiendo que el Profesor X no será un invitado recurrente. ‘Lobezno lidera el espectáculo. No será Lobezno con el Profesor X mirando por encima de su hombro’.

Lowe dijo que el cómic también dará a los lectores un nuevo punto de vista de la complejidad del personaje que ha sido siempre Lobezno.

‘Pero Lobezno tiene muchas ideas de lo que funcionó y no funcionó en la vieja escuela y pone a la gente en posiciones de responsabilidad para cambiar realmente el viejo modelo y hacer algo nuevo’, dijo.

‘Otra cosa que aprenderéis sobre Lobezno es que no es un micro-director’.

wolvie
wolvie
28 septiembre, 2011 19:59

Leer el informe hace que quiera volver a las series mutantes que deje despues de la etapa morrison.
PREGUNTA (PORQUE NO LO SÈ Y TAMPOCO HABLA DEL TEMA): QUÈ SUCEDIO CON CHARLES XAVIER????? Y MAGNETO????? PASARON A UN TERCER PLANO????  SE QUE APARECEN  POR AHÌ EN LA HISTORIA PORQUE HE CHUSMEADO ALGUNOS COMICS, PERO YA NO SON LO QUE ERAN CON SUS FIGURAS COMO REPRESENTANTES VERTEBRALES DE LOS X-MEN?????
 

QuijoteX
Lector
28 septiembre, 2011 20:00

Artículo de esto YA!! :p
Q hay que comentar los posibles alumnos y el cast de profesores

Curioso
Curioso
Lector
28 septiembre, 2011 20:51

Le va ir mal a Wolverine tratando de proteger de la crueldad del mundo a los puberes.

Si no que vea lo que les ha pasado a los alumnos de Emma.

Sobre la pelea solo puedo decir ¡Tenia que pasar alguna vez!

darkfantomex
darkfantomex
28 septiembre, 2011 21:12

Creo que coom ya se menciono antes Wolverine no esta intentando matar a cyclops, solo son ambos peleando por el detonador de los 900 kilos de dinamita…

Esta es una exelente reseña, de vdd mis respetos, pero sigo sintiendo que es simplemente por donde lo veas una causa forzada para llegar a un efecto… pudo ser ppeor y darnos toda una realidad alterna para hacerlo (vease HoM y flashpoint) al final de cuentas creo que pasaos por 7 numeros (4 de preludio y los primeros 3 numeros de schism) para algo que todos sabiamos q pasaria y pudo darse en un annual de 48 paginas.

Hachas
Hachas
Lector
28 septiembre, 2011 21:48

SPOILERS
Qué gran serie la de CISMA!!! Los dos tienen razón, ke dilema, aunque lo de Lobezno a lo terrorista talibán me parece un poco ida de olla.
No nos engañemos, Cíclope siempre fue el soldadito de Xavier y con los mutantes al borde de la extinción todo parece matar o morir. Que algún chaval muera con ese centinela pues es muy creíble. Que ahora Lobezno que ha pasado siempre de dar clases (claro, sale en todas la series, no tiene tiempo) ahora le entre el ramalazo protector de camada sensiblero no me lo acabo de creer. Pero este tío qué va a enseñar a los chavales, a matar??? Saldrá Teen X-Force???

darkfantomex
darkfantomex
28 septiembre, 2011 22:38

tal vez todos nos vamos con la finta de: si logan pasa de dar clases, solo por que… ese es un dialogo de Scott.

Pero si vemos en el pasado, el siempre a tomado mas enserio su rol de enseñar, tal vez tomando pupilos por separado como aquí se recuenta o en plan un poco mas retirado a las aulas como con Zero.

Pero tambien sobre todo en tiempo de academy X, lo veíamos dando clases mucho mas que Scott, en clases de combate o en astonishing como se ve dando clases donde Hisako siempre terminada diciendo como deseaba no ser X men. O sus clases en el dager room, con: el solo sobrevivir a esa clases hace sentir a los estudiantes como super heroes.

BLAS
BLAS
28 septiembre, 2011 23:50

Estoy con QuijoteX, un !Fama, a mutantear, ya!

Fantasma
Fantasma
29 septiembre, 2011 2:57

El cambio de los X-Men con Logan como lider, tutor o director es una situaciòn que genera interès, debate y publicidad; como pasa con el nuevo Hombre Araña del Universo Ultimate. La Marvel debe cambiar como lo està haciendo la DC con su New52. Ahora este cambio no me parece malo, por el contrario atrayendo la atenciòn de nuevos lectores o el regreso de viejos, esta historia empezarà de cero y tendrà a alguien volátil, al psico-dad, a quien si se levantaba a las mujeres y que seguramente no tedrà mucha paciencia para explotar. Cambios saludables en el mundo del comic.

Frenesi
Frenesi
Lector
8 octubre, 2011 9:16

hola, ya terminado el cisma , logan me convence cada vez menos es inconsecuente ademas abre una escuela pero casi no hay mutantes, los ultimos son las 5 luces y los despierta el toque de hope. scott le encara lo de jean para provocarlo y quitarle la bomba que si detona mata a los mutis q logan decia cuidar y los x-men heridos, mato a un mutante insoportable, pero un adolecente,¿asi reaccionara con un alumno problematico? y no quiso defender a utopia, pero que hara cuando ataquen su escuela, debiera arrancar segun sus propias palabras. yo seguire a summers, siempre esta unos pasos mas alla al decidir y le han tocado tomar las desiones mas dificiles y no anda llorando traumado y desmemoriado.

Espaiderman
Espaiderman
Lector
1 enero, 2012 16:50

 Buena serie para quien quiera entrar en el mundo de los mutantes. Cuando salga en España me la compraré y me adentraré por fin en el mundo de los mutis (no sin antes leer el X men de Morrison).