The Red Wing

Por
14
711
 

Edición original: The Red Wing TPB USA. 2011.
Edición nacional/ España: Junio 2012.
Guión: Jonathan Hickman.
Dibujo: Nick Pitarra.
Color: Rachelle Rosenberg.
Formato: Libro con solapas. 144 págs.
Precio: 14,00€.

 

Uno de los géneros favoritos de Jonathan Hickman es, sin duda, la ciencia ficción y en especial la temática de los viajes temporales y las posibles realidades surgidas de ellos. Junto al dibujante Nick Pitarra, nos trae ahora una nueva vuelta de tuerca al género mezclado con una buena dosis de space opera.

En otras ocasiones Hickman ha tratado el tema de los viajes temporales desde diferentes perspectivas. En su serie Pax Romana, de Image, ya había explorado la posibilidad de reescribir la historia utilizando el viaje temporal como un arma estratégica y en S.H.I.E.L.D., de Marvel, los viajes temporales eran parte fundamental de la compleja trama que montó para redefinir los orígenes secretos del Universo Marvel. En el caso de The Red Wing lleva el tema de los viajes temporales un paso más allá y los convierte en el tema central de esta epopeya de ciencia ficción.

En el siglo XXIII la Tierra vive en un estado de guerra contra un enemigo despiadado y cruel de origen desconocido que se dedica a saquear los recursos del planeta en cualquier época del presente y del pasado. El campo de batalla es el propio tiempo y las fuerzas terrestres deben hacer frente a estos enemigos a bordo de los TAC, naves espaciales capaces de desplazarse tanto por el espacio como por el tiempo. El cadete Dominic Dorne está a punto de convertirse en piloto de TAC pero antes debe superar los fantasmas de su pasado ya que vive obsesionado con la posibilidad de que su padre, también piloto de TAC, siga vivo y perdido en algún momento de la corriente temporal.

Esta obra de Hickman es la que con más detalle se centra en explicar y desarrollar el concepto de viajes temporales y como los concibe el autor. El autor emplea su tiempo para explicar su punto de vista sobre el tema e incluso echa mano de varios de sus habituales diagramas Hickman para dar una visión más detallada del asunto y que se resumiría en la sentencia: “el tiempo no es lineal“. Con este concepto Hickman construye la historia del cadete Dominic y su padre y la lleva hasta un giro final que cierra el círculo pero a su vez abre nuevas posibilidades para demostrar que los pecados de los padres no han de condenar el futuro de sus hijos, ya que en el fondo este es el tema fundamental de la obra.

Jonathan Hickman es un gran autor a la hora de plantear premisas interesantes para sus obras y The Red Wing es una buena prueba de ello. La combinación de viajes temporales y batallas espaciales es un buen gancho para cualquier aficionado a la ciencia ficción y autor tiene suficiente habilidad para crear una historia interesante con estos ingredientes. El problema de The Red Wing es que carece de otra de las características habituales de la obra de Hickman. El guionista es conocido por construir historias elaboradas y complejas, con tramas dentro de tramas y varios niveles de lectura, y eso es algo que se echa en falta en esta obra. La trama está centrada en unos pocos personajes y el poco misterio que pueda haber (la identidad de los atacantes) queda resuelto bastante pronto dentro de la historia. Esto no quiere decir que sea un mal cómic pero la premisa planteada por Hickman es lo bastante amplia como haber desarrollado una historia más ambiciosa y después de su lectura, la obra deja con la sensación de que se podría haber hecho algo más.


Viajes temporales y naves espaciales son al oferta de Hickman en esta serie
Viajes temporales y naves espaciales son al oferta de Hickman en esta serie


El dibujante Nick Pitarra es un colaborador habitual de Hickman y juntos están trabajando actualmente en la aclamada The Manhattan Projects para Image. The Red Wing supuso el debut en solitario de Pitarra a cargo de una serie y demostró un nivel altísimo. El estilo de Pitarra, con trazos finos y mucho nivel de detalle, recuerda por momentos al de Geof Darrow pero sin llegar a la exageración de éste. También se nota cierta influencia de Frank Quitely, sobre todo en la forma de dibujar las figuras humanas. Aunque en algunos momentos aun son evidentes ciertos tics de artista novel, Pitarra demuestra solvencia para resolver secuencias complicadas como las de los accidentes temporales mediante composiciones de páginas tan efectivas como espectaculares. También destaca el trabajo de diseño del artista, sobre todo en la parte de las naves espaciales, donde trabajó con modelos 3D de los vehículos para conseguir mayor realismo a la hora de dibujar las escenas de combate.

Es una pena que Hickman no haya aprovechado la interesante premisa de la serie para desarrollar una historia más compleja y ambiciosa porque el tema da para mucho más de lo que ha planteado en la serie. No puedo evitar hacer referencia a Universal War I, de Denis Bajram, serie francesa de seis álbumes publicada por Norma entre 2003 y 2009, y que comparte más de un paralelismo con The Red Wing, pero que a diferencia de ésta, aborda la temática de los viajes temporales desde una perspectiva más amplia y ambicios y, a la postre, más satisfactoria.

14 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Khonshu
Khonshu
Lector
4 mayo, 2013 12:52

Esta es una obra un poco incomprendida a la que en su momento le cayeron bastantes palos. Creo que el problema es que la gente se esperaba un enfoque más épico y ambicioso (aunque en cierta medida la serie sí es ambas cosas) y no el tratamiento que Hickman le dio.

A mí me parece que tiene una estructura argumental muy interesante y que la serie sabe mantener muy bien el misterio que encierra. No tanto el del origen de los enemigos, que es algo bastante obvio desde el principio, sino el de esa lucha generacional (y cronal) que plantea.

Incluso el final, que puede parecer un coitus interruptus que te deja con cara de “me han tangado” me parece bastante inteligente. En realidad la cara esa se te queda más bien con los precios de Panini para su línea Cult Comics. Están tan inflados que esas páginas de diagramas o de diminutas naves flotando sobre páginas vacías en fondo blanco duelen al bolsillo… Y MUCHO.

Me gustaría darle el tiento a más de la obra independiente de Hickman, pero es que quiero ir sobre seguro en vista de los precios.
De Manhattan Projects ya tengo bastantes referencias… ¿Qué tal están Informativo Nocturno, Pax Romana o Réquiem por Marte? ¿Merecen la pena?

samanosuke
samanosuke
4 mayo, 2013 13:53

A mí de momento Hickman no me ha convencido en lo que le llevo leído, la verdad. Quizá si se centrase en unas pocas obras sus cómics serían más redondos, en vez de andar tan disperson con tanto trabajo a cuestas (ahora mismo, si no me dejo ninguna, está con Avengers y New Avengers, Secret (en pausa hasta octubre por el dibujante creo), Manhattan Projects e East of West, y anda preparando nuevas cosillas, como Infinity…). Parece que es algo que se lleva ahora mucho, el andar tan disperso, y necesariamente tiene que repercutir en el resultado final y es una pena (Scott Snyder, Jeff Lemire, Jonathan Hickman, Bendis que lleva años así, etc).

Yo al que le tengo muchas ganas es al Informativo Nocturno, pero como comenta Khonshu, con los precios de Panini no suelo probar mucho.

Fábula del Mundo
Fábula del Mundo
Lector
4 mayo, 2013 13:59

A mi me gustó mucho esta obra de Hickman, me gusta mucho el estilo de Pitarra y los juegos con diagramas -aunque en este cómic hay menos que en otras de Hickman-, incluso esos juegos de introducir el “silencio” en las páginas con tres páginas de fondo negro con la nave flotando en el espacio me parecieron muy adecuadas para la narración.

Yo no estoy de acuerdo con los que esperaban mayor profundidad con Red Wing, es más, creo que es un cómic que se beneficia de una segunda lectura.
De hecho, aunque se le ha dado mucho bombo como si ahí se explicara una posición del espaciotiempo en estratos en ese campo es bastante pobre y creo que es que no se debería enfocar desde ese punto sino que habría que entender la historia como “una excusa en tres partes” que se alimentan entre ellas circularmente: La visión del espaciotiempo en estratos, una dimensión generacional entre dos generaciones distintas donde la nueva culpa a la primera de su posición, y otra que sería más humana o familiar, de un hijo que quiere recuperar a su padre. Hay una tensión entre lo negativo de la generacional y lo positivo de la humana que choca con la neutralidad del tiempo como campo de batalla-.
Es lo que quería poner en juego en Red Wing se puede uno quejar de poco desarrollo en el fondo de la historia pero entonces no hubiese quedado tan clara la importancia de la estructura, creo yo.

En fin, que sin ser una obra maestra es bastante disfrutable y puedes empatizar con los personajes y quedar algo confundido con el ‘Quien es quien’ que no se desvela hasta el final.

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
4 mayo, 2013 14:58

Buena reseña. Le tengo ganas, pero son 14 euros. A lo mejor en un futuro próximo.
Khonshu, de esas solo he leído Pax Romana. Te aconsejaría que le echaras un vistazo al dibujo primero (es una de las cosas que me echaron para atrás al principio). La premisa es la siguiente: el Vaticano descubre como viajar en el tiempo y decide viajar a la época de Constantino. A partir de ahí, Hickman va re escribiendo la historia de esa época (aunque en realidad no, si tienes conocimientos sobre el Imperio Romano) en un juego de traiciones bastante interesante. Eso si, el final puede defraudar, pues es bastante abierto. No vale los 14 euros, pero merece la pena leer.

Tiegel
Tiegel
Lector
4 mayo, 2013 15:37

Conceptos interesantes en un bonito envoltorio y, sin embargo, para mí se queda en historia del montón. Gana en una segunda lectura, pero no sigue ganando en las posteriores. Por las previas prometía más.

Kravinoff
Kravinoff
Lector
4 mayo, 2013 16:58

Yo pensé también que la premisa eran los viajes temporales, pero realmente ese solo es un mero marco para la historia de Dominic y su padre. Un marco que es demasiado bonito para el cuadro que contiene y que da un poco de rabia que no se explore más pese a que no sea una mala historia per se (pero como dice Khonshu, más rabia da lo que pagas por páginas en negro/blanco en las que si tienes suerte hay una nave pequeñita en la esquina).

De todas formas me parece claramente lo peor del Hickman de Image. Las otras tres que dice Khonshu están mucho mejor, aunque Réquiem por Marte también peca bastante de esa relación marco bonito/cuadro normal, pero el Informativo Nocturno y, sobre todo, Pax Romana me parecen redondas en toda su Hickmanidad.

Jerónimo Thompson
Lector
4 mayo, 2013 17:28

Añadir para cuando termine publicándose aquí, que Transhuman (otra miniserie de Hickman para Image de cuatro números) es sólo un chiste tremendamente alargado que como historia corta para una de aquellas revistas inglesas de ciencia ficción de los 80 estaría bien, pero que con un formato de este tipo… En fin, que no la recomiendo (al contrario que Pax Romana, que me encantó a pesar de que lo poco atractiva que pueda resultar visualmente).

Fábula del Mundo
Fábula del Mundo
Lector
4 mayo, 2013 18:11

Pregunté a Panini sobre la intención de publicar Transhuman, su respuesta fue negativa. Se ve que perdieron el interés en Hickman cuando se les escapó Manhattan Proyects.

Jerónimo Thompson
Lector
4 mayo, 2013 18:45

O quizá simplemente que no apuestan por esa miniserie. Yo tampoco lo haría en su lugar. Si las críticas de este Red Wing o Réquiem por Marte han sido en buena parte tibias, me imagino cómo podrían ser las de Transhuman…

Khonshu
Khonshu
Lector
4 mayo, 2013 21:11

“De todas formas me parece claramente lo peor del Hickman de Image. Las otras tres que dice Khonshu están mucho mejor, aunque Réquiem por Marte también peca bastante de esa relación marco bonito/cuadro normal, pero el Informativo Nocturno y, sobre todo, Pax Romana me parecen redondas en toda su Hickmanidad.”

Pues habrá que darles una oportunidad, porque, si Red Wing es la peor y me dejó buen sabor de boca, imagino que las otras me encantarán.

Probaré con Pax Romana. No le di la oportunidad por el dibujo, pero la premisa es muy atractiva.

Johnny99
Johnny99
Lector
5 mayo, 2013 0:33

a mi pax romana me gustó mucho, fue la primera obra del hickman independiente que lei y me impresiono mucho su estructura.
sin embargo el informativo nocturno me parecio,como poco, confusa y dificil de leer.
requiem por marte es un poco truñete, al menos en mi opinion

FotoStorm
Lector
6 mayo, 2013 14:01

Pues en mi caso esto fue lo que me hizo dejar de buscar comics de hickman.
Leí el #1 de Manhattan Projects y me gustó tanto que busqué mas cosas del autor. Pax Romana me encantó, lo que me hizo ir a por informativo nocturno que me dejó un poco cansado del estilo de hickman de dibujo-gráfico pero aunque me resultó un poco pretenciosa no me pareció mala obra así que cuando ví Red Wing en la estantería como la premisa me interesaba y además era el mismo dibuijante de Manhattan Projects lo compré. Y menuda decepción y menudo despercio de una premisa y un universo que podría dar, en mi opinión, muchísimo más de sí. Requiem por Marte tendrá que esperar a que se me olvide, de momento me ciño a MP de este autor. (por cierto el TPB #2 sigue siendo una pasada XDD )

Resumiendo:
Pax Romana: sí
Informativo Nocturno: psé/sí
Red Wing: no

Saludos

Professor Castanya
Professor Castanya
Lector
7 mayo, 2013 16:36

Pues va a ser que para gustos se hicieron los colores… a mi me atrajo inicialmente mucho la premisa de Pax Romana, pero luego me decepcionó bastante la verdad, lo suficiente como para no volver a comprar Hickman… luego el MP me tienta un poquillo y ya me lo habría pillado si no fuera por el mal sabor de boca que me dejó PAX ROMANA… a mí la verdad que el tema de los diagramas este no me pone pero nada, pero supongo que si contectas con ese rollo la cosa igual es más fácil…en fin.. pero me parece que ahora mismo para mi gusto hay otras muchas cosas mas interesantes por ahí..y encima con la crisis no queda más remedio que ser un poco selectivo, y de Hickman paso

FotoStorm
Lector
8 mayo, 2013 11:22

@Professor Castanya: eres muy libre de hacer lo que quieras, pero el estilo de Manhattan Projects no tiene nada que ver con el de Pax Romana, que no te gustara este último no tiene que ver con que puedas disfrutar del primero.

Saludos