Superman: La última familia de Krypton

Por
5
1307
 

Edición original: Superman: The Last Family of Krypton núms. 1 a 3 USA (DC Comics).
Edición nacional/ España: Enero 2014 (ECC Ediciones).
Guión: Cary Bates.
Dibujo: Renato Arlem.
Entintado:.
Color:.
Formato: Rústica. 160 págs.
Precio: 14.95€.

 

¿Qué hubiera pasado si Superman no hubiera llegado solo a la Tierra sino que lo hubiera hecho acompañado de sus padres kryptonianos? Esta pregunta sobre el origen más conocido del mundo del cómic tendrá su respuesta en esta serie limitada del sello Otros mundos (Elseworlds) escrita por el veterano guionista de Superman Cary Bates y dibujada por el artista brasileño Renato Arlem.

Superman, el primer superhéroe moderno, cuenta con un origen bien conocido por todo el mundo que, a pesar de las modificaciones sufridas con el paso del tiempo, en esencia consiste en que en los momentos finales del planeta Krypton, una pareja logra salvar a su hijo, aun un bebé, enviándolo al espacio y que éste acabará llegando a la Tierra donde será adoptado y criado por un matrimonio de Kansas que le enseñará los valores de la humanidad antes de convertirse en Superman. Como historia de origen es magnífica y sirve perfectamente para establecer algunos de los elementos fundamentales del personaje: ser el último de su especie, la soledad del alienígena, poseer poderes cuasi divinos y la humildad del hombre sencillo,…, pero para cualquiera que lo medite un poco este origen tiene un fallo importante: ¿Si Jor-el, el padre de Superman, fue tan inteligente como para predecir el fin de Krypton y preparar una nave para salvar a su hijo por qué no fue capaz de preparar una nave para salvar a toda la familia? En la historia oficial del personaje se han intentado dar justificaciones para esta incongruencia aunque la única razón real es que sin este origen el personaje sería muy diferente al que conocemos. Por lo que podemos comprobar en esta historia. Cary Bates no piensa lo mismo y para él el destino de Superman como defensor de la humanidad no depende de su origen sino que es su destino, tal como explica en esta historia.

Páginas de Renato Arlem para el primer número de la serieInterior_superman_ultima_familia_krypton_2Interior_superman_ultima_familia_krypton_3
Páginas de Renato Arlem para el primer número de la serie

En esta realidad alternativa, Jor-El y Lara, junto con el pequeño Kar-El, llegan a la Tierra tras la destrucción de Krypton. En el primer momento son tratados con recelo e incluso hostilidad pero la manifiesta voluntad de la pareja por ayudar a la humanidad en seguida hace que sean bien recibidos y tratados como celebridades. La pareja decide instalarse en Metropolis, donde empiezan a conocer la cultura humana. Con el tiempo la fama empieza a hacer mella en la pareja, sobre todo en lo tocante al pequeño Kal-El, y al final deciden apartarlo de la vida pública y lo envían a criarse con una familia humana, los Kent, para que pueda crecer sin la presión del escrutinio público y pueda conocer de primera mano qué significa ser humano. Mientras tanto Jor-El y Lara amplían la familia con los mellizos Valora y Bru-El. La obsesión de Jor-El por ser el benefactor de la humanidad lo distanciará de su mujer que buscará solaz predicando la filosofía kryptoniana entre los humanos. Las tensiones familiares harán que los El no se percaten del ascenso de una amenaza surgida de su círculo más cercano que puede acabar con toda la familia y de paso con la misma Tierra.

Cary Bates demuestra ser un perfecto conocedor de Superman y de lo que significa y aprovecha esta miniserie para construir un interesante planteamiento sobre la influencia de la familia en los individuos. resulta muy interesante contemplar como un personaje como Superman, caracterizado por un poder y una confianza en si mismo que lo convierten en ser casi divino para los humanos, se convierte en un ser inseguro que intenta conseguir la aprobación de su padre que no ve con buenos ojos el estilo de vida que ha decidido seguir su hijo. Este conflicto generacional hace del Superman de Bates un personaje aun más humano que el Superman de siempre, hecho que se acentúa gracias al excelente tratamiento que hace el escritor de las relaciones que establece el personaje con el resto de su familia. En este sentido destaca el gran trabajo de caracterización de los padres de Superman, que adquieren un protagonismo capital en la historia y que el escritor utiliza para realizar interesantes reflexiones sobre la familia y las diferentes faceta de ésta.

Aun realizando un planteamiento muy interesante sobre las relaciones familiares de los protagonistas, Bates sigue recurriendo a espacios comunes de cualquier historia de Superman como es el hecho de que Kal-El se acabe criando en una granja de Kansas con los Kent, desperdiciando así la posibilidad de marcar una divergencia importante entre este Superman y el oficial del Universo DC que le hubiera permitido explorar otro tipo de consecuencias de la presencia de los padres biológicos de Superman en la Tierra. En lugar de eso, el guionista prefiere integrar en su historia estos elementos del origen clásico del personaje para desarrollar un discurso sobre el determinismo del héroe y que aquí queda reflejado en los personajes de Superman y de Bruce Wayne. Como ya he mencionado antes, para Bates, que Kal-El se convierta en el defensor de la Tierra no depende de cómo llegó a ella sino que es algo para lo que estaba destinado y que sólo se puede sentir completo tomando el camino (Kansas, los Kent, Lois Lane, el Daily Planet,…) que le lleve a convertirse en Superman.

Los padres de Superman resolviendo sus diferencias y reconciliándose al estilo KryptonInterior_superman_ultima_familia_krypton_5Interior_superman_ultima_familia_krypton_6
Los padres de Superman resolviendo sus diferencias y reconciliándose al estilo Krypton

A pesar de los puntos de interés que tiene el planteamiento de Bates, que son bastantes, el desarrollo que el guionista hace de la historia tiene un problema grave para un cómic de superhéroes como este ya que durante buena parte de la trama no existe un enemigo visible o una amenaza tangible que sirve de antagonista a los personajes principales. Aunque Brainiac o Lex Luthor aparezcan desde el primer acto de la historia, no es hasta el acto tercero que realmente estalla el conflicto, dejando los dos primeros actos dedicados a mostrar los conflictos familiares y los diferentes tipos de integración en la humanidad de los miembros de la familia El. Esta falta de conflicto externo a la familia le resta intensidad a la historia, sobre todo en su tramo central, dedicado a mostrar la transformación de Clark en Superman. Por fortuna, Bates es un escritor con mucho oficio y compensa esta falta de intensidad con una excelente caracterización de personajes y unos diálogos muy bien construidos.

El apartado gráfico recae sobre Renato Arlem, artista de origen brasileño que empezó su carrera en la Image de los años 90 y que con el paso del tiempo transformó radicalmente se estilo para acercarse al estilo de artistas como Alex Maleev o Michael Lark. En esta serie limitada Arlem realiza uno de sus mejores trabajos, lo que quiere decir que no abusa tanto de la repetición de viñetas, expresiones o figuras como ha hecho en otros trabajos, y se dedica más a dibujar la historia. Esto no quita que mantenga algún defecto de su estilo como es el excesivo uso de referencias fotográficas para los fondos o los vehículos. También se nota el uso de referencias fotográficas para algunos de los personajes principales ya que su Superman joven guarda un sospechoso parecido a Tom Welling, el Clark Kent de la serie Smallville.

Esta obra, aparecida en el 2010, además de ser una interesante revisión sobre el origen de Superman también fue un intento por parte de DC de resucitar la línea Otros mundos, finalizada en el 2005. A pesar del satisfactorio resultado artístico de esta miniserie, la iniciativa no ha tenido continuidad y de momento no han aparecido más títulos con este sello.

5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
MrKeating
MrKeating
Lector
1 febrero, 2014 12:28

Cary Bates es un gran desconocido. Esta historia es magnífica y la recomiendo.

Su Flash está a la altura de los mejores

frankbanner71
frankbanner71
Lector
1 febrero, 2014 12:54

¿renato harlem?.a mi me recuerda mas a gene ha.

eso si,las paginas estan muy chulas.con homenaje a miracleman,incluido.

Spirit
Spirit
Lector
2 febrero, 2014 17:21

Yo tengo un especial cariño a Cary Bates (no citar fuera de contexto), pues las primeras historias que me leí de DC correspondían a su FLASH, publicado en la primera etapa de zinco, y a su SUPERMAN, ídem.

Con los años y pese a no haber leído más cosas suyas (salvo su etapa en CAPITÁN ATOM después de las crisis en tierras infinitas, lastrada por un horrible dibujo), lo cierto es que estas historias me siguen pareciendo muy inteligentes y entretenidas.

Pillaré este tomito y desde aquí dos peticiones; una que sigan en esta línea de tomos autoconclusivos a precios populares y otra que a ver si repescan más historias del amigo Bates.

Lemmytico
Lemmytico
Lector
2 febrero, 2014 19:03

Pues la verdad es que la reseña no me había convencido para comprarlo, pero vuestros entusiastas comentarios me han hecho replantearmelo.

También influye que los últimos Elseworlds que me he pillado me han gustado mucho. Vaya pasada gorda que es “El Clavo” de Alan Davis.

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
2 febrero, 2014 23:14

Pendiente lo tengo de compra. Y caerá seguro, si fuera posible, este mes. Lo estuve ojeando el mes pasado y el colega dueño de la tienda me lo recomendó fervorosamente. Pero ya pasaba en ese momento del presupuesto del mes en tbos.
Pero, vamos, que después del “Superman: La Guerra de los Mundos” y del “Batman: Nueve Vidas” (por no hablar del recuperado “A Luz de Gas” o de la maravilla de “El Clavo”), estos tomos de la línea Elseworls se están convirtiendo en compras seguras con más o menos retraso, que eso ya depende del bolsillo de cada uno 😉
Nivel alto, muy alto, lo de estos Otros Mundos.

Rockeros Saludos.