Supergirl: ¿A la sombra del Hombre de Acero?

Supergirl vive uno de los momentos de independencia más dulces de su vida, con dos series de cómics propias en el mercado (Supergirl y Supergirl: Being Super) y una de televisión. ¿Será suficiente para dejar de ser la prima de...?

Por
3
2021

La Chica de Acero está pasando por uno de los momentos más populares de su vida. Recién cumplidos los 58 años desde su primera aparición, en el Action Comics #252, la prima de Superman tiene actualmente dos series de cómics propias en el mercado (Supergirl y Supergirl: Being Super) y una serie de televisión que este año estrenará su tercera temporada.

Históricamente Kara Zor-El ha vivido bajo la kilométrica sombra de su primo Kal-El, es inevitable. Primero, porque cuando nació, editorialmente hablando, lo hizo en una cabecera que fue pionera en los cómics de superhéroes, ya tenía más de veinte años de existencia y siempre ha sido uno de los buques insignia de DC Cómics. Su primo es, nada más y nada menos, que Superman, el primer superhéroe de la historia, un icono de la cultura popular, reconocible en cualquier parte del mundo. No lo tenía fácil desde el principio, para hacerse un hueco, pues nació con el pecado de ser la versión femenina de su primo. La prima de… y no, simplemente Kara o Supergirl.

Vivir siendo pariente de un personaje como Superman no ha sido un camino sencillo para Kara, a pesar de que ha tenido momentos en la historia muy álgidos como: la serie que tuvo a principios de los 80, The Daring New Adventures of Supergirl, aunque no terminó de cuajar; su heroica batalla mortal contra el Anti-Monitor en Crisis en Tierras Infinitas; la serie de Peter David y Gary Frank de 1996, que se alargó durante 80 números para ser su etapa más larga; su reintroducción en Superman/Batman #8 en 2004 y la serie iniciada por Jeph Loeb y Michael Turner al año siguiente. Para los románticos, la película de 1984 protagonizada por Helen Slater, que fue un fracaso de crítica y taquilla, también es uno de los puntos más fuertes de la historia del personaje.

Pese a todos estos puntos, es ahora cuando Supergirl vive su momento de independencia más dulce. Al menos en los cómics, gracias a sus dos colecciones separadas, pues en televisión no termina de volar sin lastres.

Pérdida de la serie de TV

La serie de televisión se estrenó el 26 de octubre de 2015 en la CBS y pasó al año siguiente al The CW Network. La primera temporada empezó con mucha fuerza, pero resulta que en la segunda parece que se está enfrentando todo el tiempo a un complot misterioso contra ella que le impide brillar con luz propia, pues se ha encontrado con la pérdida de protagonismo de su propia serie. Aunque no ha gozado del mismo al cien por cien en ningún momento.

Supergirl en plena batalla, durante la primera temporada.

Desde el episodio piloto Kara ha sido ayudada por su primo, aunque de manera indirecta, con la presencia de muchos personajes tradicionales de las páginas de Action Comics, Superman y el resto de series protagonizadas por el Hombre de Acero. Así, en el reparto principal, han acompañado a Supergirl versiones de Jimmy Olsen, Cat Grant, Mon-El y Maggie Sawyer, entre otras, algunas bastante más afortunadas que otras. En el apartado de villanos, han aparecido un buen número de enemigos originales de su primo, como Metallo, Parásito, Mister Mxyzptlk, Maxima, Silver Banshee, Livewire, Vartox y Winslow Scott ‘El juguetero’, por citar algunos. El hijo de este último es, además, el mejor amigo de Kara, Winn. Hank Hensaw / Cyborg Superman tiene una curiosa versión en la que la primera es la identidad humana de J’onn J’onzz / Martian Manhunter, un personaje del universo DC que recibe un inexplicable peso en la trama, restándole minutos de protagonismo a la que debería ser la única estrella de la serie. Parecido sucede con James ‘Jimmy’ Olsen, cuya versión incluye una faceta superheroica en la que se autoproclama como Guardián, personaje originario de Metrópolis que desde los años 70 tuvo mucha presencia en los cómics de Superman.

Pero la presencia de Superman ha estado desde el principio condicionando el argumento. Con un mundo en el que Superman llevaba años luchando por la humanidad, Kara vivía escondiendo sus poderes, puesto que con su primo, la Tierra ya no necesitaba que la salvaran. Así se presenta la serie desde el opening. Durante toda la primera temporada tuvo un puñado de aventuras interesantes, con una acción bastante decente, aunque unos villanos random mediocremente caracterizados y con unos episodios con tantas referencias al universo de Superman y una actriz, Melissa Benoist, tan buena y con tanta pasión en su interpretación que el espectador comiquero podía disfrutar bastante con la serie. Pero la segunda temporada, a pesar de que empezó de manera espectacular con la aparición Superman interpretado por Tyler Hoechlin haciendo equipo con su prima durante los dos primeros episodios, se diluyó conforme pasaron las semanas.

El guión de esta segunda temporada se ha llenado de tantas subtramas que Kara ha tenido que compartir, y a veces ceder, protagonismo a otros personajes, convirtiendo a los secundarios en miembros de un reparto coral. En ocasiones, la conexión de las tramas era tan nula que parecían más un spin off dentro de la serie original. Supergirl ha tenido que estar a la sombra de otros personajes, perdiendo la oportunidad de brillar en televisión como una heroína fuerte, independiente y con unas historias interesantes. Los productores, guionistas o quien quiera que tome las decisiones finales en el canal The CW Network, han dejado escapar la oportunidad de convertirla en un icono que reivindique el papel de los personajes femeninos en el mundo de los superhéroes.

Supergirl, ayudada por Mon-El y J'onn J'onzz.

La aparición del mismo Superman al inicio y al final de esta temporada presenta un debate. ¿Ha sido un reclamo para el espectador o un simple cameo? Tras su primera aparición pareció que iba a ser solo un regalo para los fans del personaje. Sin embargo, el devenir de la serie y la pérdida de peso de Supergirl en favor de otros hacen pensar que ha sido más que un reclamo, un complemento que se ha visto necesario para redondear.

Mención aparte merece el tema del presupuesto, que se vio tan reducido cuando pasó de la CBS al CW que los espectadores notaron un bajón en la calidad de los efectos especiales, los guiones (aunque para gustos, los colores) y hasta parte del reparto, como fue el caso de Calista Flockhart, que dejó de interpretar a Cat Grant durante la mayoría de los episodios. Parece que no han sabido darle a Kara la importancia que merece, ni a sus aventuras la trascendencia que sí han sabido darle en el cómic este último año. Así, no ha sido Superman el que ha hecho sombra a Supergirl, sino las decisiones creativas en torno a ésta.

Sin embargo, la serie ha tenido su propia aceptación y críticas positivas de quienes no conocen los cómics de Supergirl ni de DC. No son pocos los que esperan con interés la tercera temporada.

¿Supergirl en el DCEU?

La existencia de Supergirl en el DCEU es un asunto lleno de sombras. En Man of Steel hubo un detalle que demostró que Supergirl existe en el DCEU: cuando Clark encuentra la nave kryptoniana y recorre su interior, pasa junto a una cápsula de hibernación vacía, que deja entrever que alguien originario de Krypton ha salido de ella. Claro que en el cómic precuela, en el que ella es la protagonista y donde es presentada como un antepasado de Kal-El, juegan con la ambigüedad de que sea ella o Dev-Em, un villano kryptoniano, quien ha sobrevivido a un aterrizaje en la Tierra. El ideario generalizado siempre ha sido el de que es Kara quien ha dejado vacía esa cápsula.

La probabilidad de que haga su aparición en el DCEU ha quedado muy reducida desde la creación de su serie televisiva. El espacio que tiene ganado parece ser incompatible con pasar a formar parte del elenco de personajes cinematográficos, además, ningún productor ni director, ni nadie del entorno de Geoff Johns o Zack Snyder ha hablado acerca de ver a la Chica de Acero en la gran pantalla. Pero no se debe olvidar el hecho de que tener una serie de televisión no es excluyente para aparecer en las películas, los casos de Superman y Flash, interpretados por actores distintos en ambos medios, debería dejar claro este punto.

Henry Cavill en Man of Steel, con la vaina vacía detrás. ¿Será la de Supergirl?

Los fans de Superman nos quedamos con las ganas de saber más del origen de esa nave, pues se esperaba que fuera explicado en la película que hubiera debido de ser la secuela de Man Of Steel. Ahora, tras los acontecimientos de Batman v Superman y el uso que Lex Luthor hace de ella, parece que va a ser difícil que se sepa más acerca de su procedencia que no se haya contado ya en el cómic previo al lanzamiento de MOS. De todas formas, apenas se ha confirmado nada acerca de la secuela rumoreada tras BvS, que sigue sin año de estreno, ni información del reparto aparte de la presencia de Henry Cavill, por lo que solo se puede especular acerca de este respecto. ¿Por qué no va a tener Kara derecho a tener su espacio en el cine? Sería una aliada ideal para Superman en una película en la que pudiera hacer frente a amenazas como Brainiac u otros kryptonianos.

Las comparaciones con la situación con la homónima femenina de Batman pueden resultar odiosas, ya que el pasado mes de octubre se hizo público el anuncio de que Joss Whedon, quien ha sido director de Los Vengadores: La era de Ultrón y productor de Agentes de SHIELD, dirigirá, escribirá y producirá una película sobre Batgirl, centrada en la versión del personaje de Barbara Gordon, basada en la serie de los New 52. La presencia de un director tan mediático como Whedon es un indicativo de que la cinta tendrá un gran presupuesto y un proyecto por el que Warner/DC han apostado fuerte. Mucho más fuerte que con la serie Supergirl.

Puede que una película en solitario sea demasiado para el público, pero ¿por qué no podría tener un papel en la esperada continuación de Man of Steel? Después de todo, puede que no sea Superman el responsable de la sombra que opaca a Supergirl, sino los equipos creativos de Warner y DC los que no le dejan volar como se merece.

En los cómics

A día de hoy, las historias de cómics de Supergirl tienen motivos de sobra para mirar a la cara a las de su primo, o a las de cualquier superhéroe de DC sin achantarse.

La serie regular y homónima de Supergirl ha vuelto en Rebirth poderosamente influenciada por el micro-universo de la serie televisiva, pero usándolo sólo como punto de partida, introduciendo personajes nuevos, olvidándose de unos cuantos y avanzando con una historia llena de escenas intensas, combinadas con otros más carismáticos o, por qué no decirlo, tiernos.

Presenta un primer arco argumental que mezcla el día a día de Kara Danvers adaptándose a la Tierra con una space opera kryptoniana en toda regla, a la altura de las mejores historias de Superman. Cuenta con la presencia de Zor-El, padre de Kara, transformado en Cyborg Superman por culpa de Brainiac, plantea el misterio de la existencia de Argo City, la ciudad de Kara superviviente de la catástrofe de su planeta. Este hecho lleva a Supergirl, acompañada por su madre adoptiva, a una aventura espacial que resultará ser más retorcida y dura de lo esperado. El planteamiento de este argumento acaba teniendo una cierta similitud al de la película de Man of Steel, lo cual resulta ser formidable.

Aunque no invente nada nuevo, es una historia con tanta acción y un desenlace tan emocionante que jamás se llega a echar de menos a Superman, pues Supergirl brilla con una deslumbrante luz propia. Algo que, desgraciadamente, le ha venido faltando a su alter ego televisivo. Steve Orlando, guionista, ha dotado a Supergirl de un entorno mejorado respecto al de la pequeña pantalla, acompañándola con personajes secundarios propios que pueden darle un gran cantidad de matices a la serie en las próximas entregas. Brian Ching, dibujante tras el primer número de apertura de Rebirth, le ha dado un aspecto visual cercano al estilo cartoon, que encaja perfectamente en los momentos más humanos y que se adapta perfectamente a las escenas de acción, dándole una imagen definitoria muy adecuada.

El otro título que ha llevado a Kara a las tiendas ha sido Supergirl: Being Super, una miniserie de cuatro números, que aún no ha llegado a España y cuya última entrega ha salido a la venta en Estados Unidos este pasado mes de junio. Cuenta una nueva versión de la adolescencia de la kryptoniana, el comienzo del descubrimiento de sus poderes y primeras aventuras. Comienza muy a lo Smallville, pero enseguida se desmarca para sobrecoger al lector. El concepto es un origen distante al canónico, pues no tiene recuerdos inmediatos de su pasado kryptoniano, como sí ocurre en la serie regular y en la de televisión. El punto de partida puede llegar a perder un abanico importante de posibilidades acerca del génesis alienígena del personaje, pero la calidad y la evolución de los acontecimientos de la historia son tal que hacen que el cómic se disfrute enormemente, ya que el fin acaba justificando el planteamiento inicial para hacerlo redondo. Es una delicia que no tiene nada que envidiar al American Alien de su primo, publicado el año pasado.

Es muy importante, además, ver que dos autoras de gran talento y reconocimiento en la industria del cómic han formado un equipo que ha dignificado al personaje. La guionista, Mariko Tamaki, ganadora de un Premio Eisner, entre otros galardones (dato anecdótico, ganó un premio Joe Shuster por su obra Skim) y Joëlle Jones, dibujante nominada al Eisner por Lady Killer, le dan una identidad propia a la historia con mucha personalidad. El aspecto gráfico es espectacular, la trama te atrapa… ¿qué más se puede pedir?

Supergirl en Rebirth vuela tan alto como para esquivar la sombra de su primo. Tiene su propia razón de ser, sus similitudes obvias con Superman, pero sus diferencias que la hacen ser única. Ninguna de las dos cabeceras han necesitado nada más que darle a la buena de Kara un planteamiento definido y bien estructurado, en definitiva, unas aventuras propias y una calidad visual de altura para demostrar, una vez más, que tiene potencial para ser una de las mejores heroínas de DC.

3
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
gusgusbillyboyPau Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Pau
Lector
Pau

Gracias por el articulo. Yo creo que el hecho de que Kara fuera ideada como ” la prima de”,no es el motivo por el que no adquiere el total protagonismo en su serie de Cw . Si miras las demas , todas siguen el mismo patron de convertir secundarios en coprotagonistas en algun momento, convirtiendose en un conjunto bastante coral. No me entusiasma pero Cw es asi. Coincido en destacar a Melissa , es una buena Kara . Su serie en el renacimiento, no la tengo tan bien valorada. Para mi una de las muchas “herejias” que hicieron en el n52 pero que no la veia tan mala y con potencial , era su supergirl. Si comparas su primer arco post-flahspoint y este de renacimiento , no se yo cual saldria ganando. Ademas el dibujo de Ching no me gusta . Sobre la serie de Tamaki , me has picado la curiosidad comparandola con el super american alien. Si llega por aqui le echare un ojo .

billyboy
Lector
billyboy

Desde un tiempo a esta parte se intento que Silver Banshee fuera mas una villana de Kara que de su primo.

gusgus
Lector
gusgus

Muy buen articulo. Creo que el titulo es adecuado. ya que las versiones del personaje siempre han tenido ese “lastre”. Ahí tenemos todo el lío que siempre hubo tras Power Girl. Incluso como personaje en sí, Supergir tomó más fuerza, para mí, cuando se la desvinculo de la relación con Superman, como fue la Supergir Matrix. De todas formas, de las multiples muertes en COIE, siempre se destacó la de Flash, pero para mí la más dramática fue la de Kara. En cuanto a la serie, sigue como dice Pau Arriba, los tópicos de CW y sus series corales, con la diferencia que no se dieron el tiempo de posicionar como verdadera protagonista a una Supergirl, genialmente interpretada por Melissa Benoist. Una serie que se fue convirtiendo en una novela romántica de aventuras en los últimos tiempos, y que reciente terriblemente la falta de una Kalista Flockhart que con sólo aparecer unos minutos elevaba el medio general. Espero que mejore para su tercera temporada.