Super Villanos, de Patton Oswalt, Jordan Blum y Scott Hepburn

Es el turno de los Super Villanos, un cómic que derrocha frescura, realizado por Patton Oswalt, Jordan Blum y Scott Hepburn. Edita Grafito.

5
2244

Edición original: Minor Threats Volume 1 USA (Dark Horse)
Edición nacional/España: Super Villanos (Grafito Editorial, 2024)
Guion: Patton Oswald y Jordan Blum
Dibujo: Scott Hepburn
Color: Ian Herring
Traducción: Yolanda Dib Cabello y Guillermo Morales
Maquetación: Estudio U-GET!
Formato: Rústica con solapas. 120 páginas. 17€

Una visión desde el otro lado

«¿Por qué lo haces?»

Entre el aluvión de novedades que suele llegar estos meses, básicamente por el Salón de Barcelona, se ha colado una gratísima sorpresa, una obra que ya nos llamó la atención en la redacción cuando salió en USA en Dark Horse y que nos llega de la mano de Grafito a España. Hablo de Super Villanos, conocida al otro lado del charco como Minor Threats. Quienes sigan nuestras noticias indie USA (todos los viernes por la tarde) sabrán de qué estamos hablando.

A pesar de acaparar durante años y años los puestos más altos en la lista de ventas, el “género” de superhéroes ha seguido dando alguna que otra sorpresa década a década dentro y fuera de los dos grandes universos superheroicos. No vamos a apelar solo a esa gran biblia ochentera llamada Watchmen, ni a los Elseworlds o What if…? lanzados por DC o Marvel. Desde las Tortugas Ninja hasta Invencible, pasando por Supreme, Astro City, Kick-Ass, The Boys o (inserte aquí su filia personal) ha habido un buen puñado de historias que empezaron como “trasuntos de” y acabaron con un mensaje propio. Incluso algunas pasando a la historia. Y hoy en día siguen saliendo. Es más que loable la modernización de conceptos que ha traído el Massiveverse de Radiant Black o, también proveniente de Dark Horse, el Universo Black Hammer de Jeff Lemire, más cercano al homenaje. Así que, por ambientar un poco de qué hablamos, digamos que Super Villanos juega en esta liga. En la de ofrecer algo nuevo a base de jugar con conceptos ya vistos y presentando personajes que, de una manera u otra, ya conocemos.

Super Villanos supone una ruptura que parte de una base bien conocida pero lleva a los personajes hacia lugares que no son los habituales, pero sobre todo el punto fuerte es la perspectiva desde la que lo hace, tomando como protagonistas a un grupo de villanos de segunda fila, de esos que rellenarían uno o dos números de la colección de superhéroe de turno, pero en los rara vez se profundiza. Y mucho menos se les da protagonismo.

super villanos

La acción nos sitúa en una imaginaria Ciudad Crepúsculo y arranca cuando un villano conocido como El Monigote, y que es una especie de Joker, mata a Niño Noche, el Robin de un Batman aquí conocido como Insomnio. Lo importante no es tanto dicha acción sino la situación que genera, es decir, este Insomnio, al estilo Bruce Wayne, ha generado un miedo en la comunidad superheroica que ha hecho que todos ellos vayan a Ciudad Crepúsculo a buscar información sobre El Monigote, creando una especie de estado de sitio donde cualquier criminal, o persona relacionada con ellos, que pise la calle no tarda en recibir una paliza o, como mínimo, un fuerte interrogatorio. ¿Por qué? Pues porque si los pilla Insomnio los va a matar a todos y eso es lo último que necesitan los supers, mala prensa.

En realidad esta base es sobre la que se cimenta una historia muy sólida protagonizada por un grupo de Super Villanos que simplemente intentan sobrevivir. Ni que decir tiene que detrás de todo esto se puede ver una crítica al vigilantismo o los estados policiales agresivos, con episodios que perfectamente se pueden extrapolar a Estados Unidos, pero desde el primer minuto todo se torna muy personal cuando los autores deciden tomar el punto de vista de estos villanos a nivel más íntimo.

Super Villanos trata de unos perdedores, ya solo el título lo dice cuando ofrece un Super Villanos con ese Super tachado, una decisión extraña por parte de Grafito, ya que la traducción real del título Minor Threats sería Amenazas Menores, pero la verdad es que encaja muy bien por esa pequeña dosis de humor que tiene, no tanto en los propios personajes sino más bien en cómo nosotros vemos a esos perdedores tratar de manejar una situación seria.

Y es que Super Villanos tontea con muchos géneros. Si bien hay algún momento en el que nos podemos reír de los personajes, ellos no hacen gracietas, el cómic tiende a tomar más bien un tono dramático. Cada capítulo dedica unas páginas a mostrar el origen de un miembro de este variopinto grupo, sus pensamientos, lo mal que lo pasan en ciertos momentos clave de su vida y lo que les hace ser como son. Aquí hay que destacar la habilidad de los autores para hacernos empatizar con estos super villanos de tercera división en muy poco espacio, pues el grueso del tomo está ambientado en ese presente juntos, la historia que realmente nos importa.

Lo curioso de esa historia presente es que por momentos adquiere un tono detectivesco que se acerca al género negro, probablemente la parte que más engancha, dejando unos clffhangers en cada capítulo que hace imposible no querer pasar de página. Y, por supuesto, tiene buenos momentos de acción superheroica (o supervillanesca, depende cómo se mire) en el que no hay problemas con el nivel de violencia. Una buena forma de aprovechar que estamos ante una serie sin ataduras.

Crítica, fondo, diversión, buenos diálogos y un desarrollo de personajes envidiables hacen de Super Villanos, como decía al principio, una enorme sorpresa dentro de los cómics de superhéroes actuales, que deja un regusto parecido al que nos dejaban los primeros tomos de Black Hammer, quizás por la cercanía y la similitud de sus personajes con los de los grandes universos, pero considerablemente más macarra, además de tener un fondo más reflexivo que se aleja del puro homenaje.

Los escritores de Super Villanos no son muy conocidos en el medio, pero sí por otras obras. Por un lado tenemos a Jordan Blum, director y guionista para televisión que participó en series como la de M.O.D.O.K. para Marvel o la querida Community, mientras que por otro tenemos al actor y cómico Patton Oswalt, que ya escribió cómics en DC o para la propia Dark Horse en el universo Black Hammer, cuya cara os puede sonar de muchas series como Brooklyn 99, Agentes de SHIELD o Modern Family, aunque sobre todo se ha dedicado a poner voz a muchos personajes conocidos de animación. Quizás con estos precedentes sorprende encontrarse con una historia tan seria. Personalmente no tenía las expectativas muy altas, aunque me esperaba una buena historia por las referencias, lo que me he encontrado está muy por encima de lo que pensaba.

Y uno de los motivos de su grandeza está en las manos de su dibujante, Scott Hepburn. El canadiense ya lleva más de dos décadas muy asociado al mainstream, además de trabajar para estudios de videojuegos. Batman, Superman, Masacre o Spiderman son algunos de los personajes que han pasado por sus manos, trabajando también en la franquicia de Star Wars. En lo que se refiere a Super Villanos hay mucho que decir. Se notan las tablas. Sus diseños de los personajes tienen un tono muy clásico, pero no parecen antiguos, dando a la historia mucha personalidad. El estilo es precioso, aunando ese aire de antes pero sintiéndose actual, y la narrativa perfecta, con páginas que rompen con las distribuciones clásicas de viñetas y ofreciendo juegos muy interesantes, ganando al atreverse con ciertas perspectivas. Dentro de todo esto hay que añadir el trabajo de Ian Herring, su selección de colores es la justa y necesaria para este cómic. Ni una pega.

Y aunque Super Villanos tenga un final redondo, hay continuaciones. Aquí tengo mis más y mis menos. Lo cierto es que a un cierre como este no hay por qué añadirle nada más, la última imagen, con esa frase, roza la perfección, por lo que no me duele lo más mínimo recomendar este tomo a cualquiera que quiera leer una buena historia de supers. Pero claro, si nos dan más a este nivel pues bienvenido sea. En Estados Unidos hay una segunda miniserie, que aún no ha terminado, un spin-off con personajes diferentes llamado The Alternates, y también de cuatro números, y Barfly, a puntito de salir a la venta y de la misma duración. Un poco en la línea Black Hammer, con historias diferentes unidas por su universo y autocontenidas.

Esperemos que a Grafito le vaya bien con este tomo, que se lo merece, y poder disfrutar de más, aunque como digo, aquí hay una historia muy autocontenida. Además la editorial española ofrece una edición en rústica con solapas con muy buen papel, una traducción muy bien trabajada y esos pequeños cambios en los nombres y el título que hacen notar un cierto mimo en el tomo, que como lector siempre se agradece. Toda una sorpresa en todos los sentidos.

Lo mejor

• La frescura con la que trata un tema ya visto y la perspectiva que toma.
• El desarrollo de los personajes, en especial de Juguetera.
• El apartado gráfico.
• Que haya llegado a España en una buena edición.

Lo peor

• Que pueda pasar desapercibida entre tantas novedades.

Edición original: Minor Threats Volume 1 USA (Dark Horse) Edición nacional/España: Super Villanos (Grafito Editorial, 2024) Guion: Patton Oswald y Jordan Blum Dibujo: Scott Hepburn Color: Ian Herring Traducción: Yolanda Dib Cabello y Guillermo Morales Maquetación: Estudio U-GET! Formato: Rústica con solapas. 120 páginas. 17€ Una visión desde el otro…
Guión - 8.8
Dibujo - 9
Interés - 9

8.9

Toda una sorpresa en los cómics de Super... villanos.

Vosotros puntuáis: 7.04 ( 6 votos)
Subscribe
Notifícame
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Zamaelis79
Zamaelis79
Lector
6 mayo, 2024 12:53

Gracias por la reseña, me llamo la atención cuando lo vi por los nombres de Patton Oswald y Jordan Blum y con lo que decís me voy a animar a comprarlo, parece que me gustará.

Henro
Henro
Lector
6 mayo, 2024 16:52

Pues me ha dado muy buena sensación la recomendación. Me han entrado ganas de leer a estos Super Villanos (excelente y simpática traducción/interpretación con ese «Super» tachado, por cierto).

La premisa del cómic me ha recordado a «Los enemigos superiores de Spiderman», de Nick Spencer. Una serie muy divertida y muy recomendable también (y que no está protagonizada por Spiderman).

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Henro
6 mayo, 2024 20:53

«Enemigos superiores…» que es una continuación (o más bien un retomar los personajes) de una miniserie noventera «Los enemigos mortales de Spiderman» bastante decentilla para la época.

Y si la premisa no puede menos que recordar ya que es clavada, al menos en su sipnosis.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Igor Álvarez Muñiz
7 mayo, 2024 20:10

Si buena pinta tiene. A ver si le echamos un ojo.

Gracias por la reseña.