Spider-Man: Triunfo y Tragedia

Por
15
3751
 


Edición original: Marvel Comics – noviembre 1993 – abril 1994
Edición España: Comics Forum – diciembre 1994
Guión: David Michelinie
Dibujo: Mark Bagley
Entintado: Randy Emberlin, Al Milgrom
Color: Bob Sharen
Portada: Mark Bagley
Precio: 2250 pesetas (tomo en tapa blanda de 288 páginas)

 

Cuando pienso en la trayectoria de David Michelinie en la casa de las ideas, pienso inevitablemente en su paso por la colección dedicada al Hombre de Hierro. En mi opinion, él -junto a Bob Layton y John Romita hijo- forma parte del equipo definitivo de la serie de Iron Man. El personaje, su identidad civil, su entorno, su mundo, sus secundarios… lo que hemos visto en la gran pantalla, se debe en muy buena medida a la labor de don David y sus dos colegas. Sus dos etapas en la colección aguantan muy bien el tiempo y no fue extraño que, en su momento, se le llamara para contar la última aventura de Tony Stark enfundado en la armadura del cabeza de lata. Sin embargo, tiendo a olvidar que estuvo un largo tiempo escribiendo los guiones de la principal colección de la franquicia arácnida. Entre 1987 y 1994, maese Michelinie se encargó de la serie decana dedicada a Spider-Man, en un tiempo en el que la escudería de la araña contaba con tres cabeceras regulares (a las que luego se uniría una cuarta, pero esa es otra historia). Sin embargo, cuando se echa una mirada a ese período o se rebusca en la memoria, se tiende a recordar en primer término a los dibujantes. Esos fueron los años de ascenso a la gloria y la popularidad del dibujante Todd McFarlane y de su sucesor en los lápices asombrosamente arácnidos, don Erik Larsen. La imagen icónica del trepa-muros -que no había cambiado en esencia, traje negro aparte, desde los días de John Romita padre- dejó paso a una nueva versión, de aspecto más próximo al del artrópodo en cuestión. Veneno hizo su aparición, como la unión de Eddie Brock y el simbionte alienígena y con un diseño marca McFarlane que casi ha borrado -injustamente, en mi opinión- la aportación de Michelinie al asunto. En honor a la verdad, me cuesta entresacar de esos siete años largos alguna historia que se haya convertido en hito, en el medio siglo de historia editorial de Spidey. Quizá Michelinie no tenía en esta franquicia principal de la empresa la libertad que tenía con Iron Man; quizá no estaba tan inspirado, pero hay que reconocer que, durante ese largo período, mantuvo el tipo y dio a la parroquia el entretenimiento que demandaba. En la mejor tradición del culebrón, presentó a un Peter Parker que compaginaba su vida de casado con Mary Jane Watson con su labor en el Daily Bugle y su responsabilidad como Spider-Man, todo ello sazonado con tramas y dramas tributarios de los culebrones de la época. Triunfo y tragedia recoge los últimos números que llevaron la firma de Michelinie -con permiso de una aportación puntual, fechada en 2008-. Su despedida tenía un tono amargo, que presagiaba el giro siniestro que sufriría la franquicia poco después y que llevaría a sagas tan polémicas como la del clon.

Antes de entrar en materia, hay que indicar que, en España, estos números se publicaron dentro de un grueso tomo, cuya aparición permitió a Forum coordinar y alinear la publicación de las cuatro cabeceras arácnidas. Aunque, en su momento, se publicitó el producto con los nombres de Michelinie y Mark Bagley (dibujante de la colección arácnida escrita por aquel) y se tomó como imagen principal la portada del último número de la historia (en una contundente revelación del final de la misma) lo cierto es que el volumen contiene material de las otras dos series principales, firmadas por equipos diferentes. Aquí me voy a centrar en la parte que corresponde a don David, dejando para otra ocasión las restantes aportaciones.

Cuando se llega a este punto de la colección The Amazing Spider-Man, estamos en un momento en el que los días de vino y rosas del cómic estadounidense están tocando a su fin. Las cifras millonarias de poco tiempo atrás empiezan a dejar paso a una situación que anticipa una crisis muy severa. En la franquicia arácnida, Mark Bagley es ahora el dibujante principal; con el tiempo, su nombre quedará unido al de Spider-Man pero, en ese entonces, aún tiene la difícil tarea de ocupar el hueco dejado por Larsen y McFarlane. El personaje acaba de cumplir treinta años, y lo ha celebrado con historias de la calidad de Matanza Máxima. En un giro de los acontecimientos, se ha tomado la decisión de traer de vuelta a Mary y Richard Parker, sus padres biológicos. En la continuidad oficial -remontándonos, más o menos, al plioceno- ambos habían desaparecido tras el telón de acero, ejerciendo su función de espías. La caída del muro y la desaparición de la Unión Soviética, fue la justificación de tal reaparición. La pareja, declarada fallecida, hizo una impactante aparición, llamada a volver del revés la vida de un Peter Parker que no les había conocido y que consideraba como sus verdaderos progenitores a sus tíos Ben y May. Las tensas relaciones entre padres e hijo formarían parte del elenco de sub-argumentos de la colección y, a la hora de narrar las mismas, se presenta un progresivo acercamiento, que desembocará en la revelación por parte de Peter de su otra vida, con funestas consecuencias.

La despedida de Michelinie se estructura en tres arcos argumentales, en los que están implicados de forma directa o indirecta, tres de sus principales adversarios: Veneno, el Buitre y el Camaleón.

La primera historia se presenta como una consecuencia de Protector letal, la primera miniserie protagonizada por Veneno -y reseñada también en el día de hoy-. Spider-Man ha de verse las caras con el Jurado, un grupo de justicieros dedicado a dar caza a Brock, que decide tomarla con el trepa-muros, habida cuenta de que este ha decidido dar un poco de manga ancha a su viejo adversario, ahora que se ha convertido en anti-héroe e imparte su extraño concepto de justicia lejos de allí. Michelinie y Bagley habían firmado conjuntamente la primera parte de esa serie limitada, trayendo aquí a algunos de los secundarios de la misma. Se trata de la aplicación de un argumento clásico del género, en el que, cuando el fin justifica cualquier medio, la persona que asume ese pensamiento puede convertirse en aquello contra lo que lucha.

La segunda plantea el retorno de uno de los villanos más veteranos de la franquicia, Adrian Toomes, el Buitre que, en aquellos días, estaba reducido poco a menos que al estatus de parodia. Aquí, se echa mano de su habilidad y sus conocimientos, para dar un giro de tuerca a su situación y presentar una nueva, mejorada y rejuvenecida versión. El traje plumífero verde deja paso a un atuendo más propio de aquellos años noventa, al tiempo que convierte a Peter Parker en un anciano. La reversión temporal de los efectos de la transferencia energética, convierte a Toomes en un hombre obsesionado por la recuperación del vigor perdido y a Spidey en alguien consciente de las limitaciones de la senectud. Como dato anecdótico, hay que señalar que este arco argumental fue reciclado para la recordada serie animada de los noventa.

La tercera y última, plantea repetir el giro habitual de la franquicia, de dar a Peter una tragedia con la que llevarle al límite, y tiene como némesis al Camaleón, con la adición de un Buitre que, siguiendo con la trama precedente, actúa como aliado-peón de aquel. El espía de las mil caras ha orquestado una venganza contra su pertinaz y añejo oponente, que tiene como herramientas a los redivivos progenitores de Peter y cuyas revelaciones supondrán para él un fuerte mazazo, sirviendo como justificación hacia un giro más oscuro, que acompañará a la franquicia durante los años inmediatamente posteriores.

Las tres historias demuestran el oficio de un escritor que llevaba largo tiempo en la labor, pero muestran claros signos de agotamiento, en el marco de una franquicia cuyos responsables intentaban por todos los medios recuperar el impacto que antaño consiguieran unos dibujantes que se habían marchado con viento fresco. Con ellas, se cerraba no solo la etapa de Michelinie en la serie, sino también, una época en la escudería arácnida.

  Edición original: Marvel Comics - noviembre 1993 - abril 1994 Edición España: Comics Forum - diciembre 1994 Guión: David Michelinie Dibujo: Mark Bagley Entintado: Randy Emberlin, Al Milgrom Color: Bob Sharen Portada: Mark Bagley Precio: 2250 pesetas (tomo en tapa blanda de 288 páginas)   Cuando pienso en la…
Guión - 6.5
Dibujo - 7.5
Interés - 6

6.7

Vosotros puntuáis: 5.82 ( 4 votos)

15
Déjanos un comentario

Please Login to comment
4 Comment threads
11 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
randomboyscarlet spiderultron_ilimitadoZombieSquirtleIgnacio Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Save
Lector
Save

Los padres de Peter son unos robots. De todos los bodrios que se ha soportado Peter, ése sin duda me parece el peor de todos.

Ignacio
Lector
Ignacio

Peor que descubrir que durante 25 años has sido un clon? Yo creo que no, eh?

Por cierto…un 6,7 a “esto”? En serio?

Save
Lector
Save

Sí, peor. Entre otras cosas porque con Ben Reilly al final se echaron atrás. E incluso sin eso, me sigue pareciendo que esto y otras cosas son bastante peores que el clon.

Ojo que esto vale un pastón en el mercado de segunda mano por haber sido editado en España una sola vez. Las maravillas del funcionamiento del mercado de coleccionistas.

Ignacio
Lector
Ignacio

Esto es un mal tebeo, sin más. La saga del clon es un engendro casi desde el principio al fin. Para mí no hay color.

Save
Lector
Save

La Saga del Clon, por mucho odio que engendre, entre toda su morralla tiene más de un tebeo bien escrito a cargo de DeMatteis (principalmente pienso en Los Años Perdidos y AS 400). Y siendo claros: no es ni de broma lo peor que se hizo con el personaje en los 90. No habiendo cosas como Matanza Máxima, Byrne senil con Mackie o esta cosa.

Esta abominación es horrible de principio a fin y muchísimo peor que cualquier clon porque no tiene ni un solo momento de redención o que justifique parir este aborto. No hay por donde coger la idea de los robots asesinos. El clon es un recurso cutre, pero aprovechable. Esto no le parecería buena idea ni a mi yo de 8 años.

Tebeo malo sin más una leche. Tebeos malos son los de McFarlane como autor completo. Esto es una basura que dejaba al personaje inservible (sí, muchísimo más que el clon). Si alguna vez ha habido que retconear algo es esta porquería.

Ignacio
Lector
Ignacio

Probablemente seas la única persona del universo capaz de defender esa postura. Piensa en ello.

Save
Lector
Save

De momento pienso que no me estás argumentando.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

Yo estoy con Ignacio. No se puede comparar el daño que hizo la saga del clon con lo que fue esto. Es una historia que no altera el pasado de Peter de forma significativa y que posteriormente con el paso del tiempo tampoco ha tenido ninguna influencia, ni para bien ni para mal, fue una subtrama mal concluida que tampoco quitó mucho espacio a las tramas principales de la época.

La saga del clon lo infectó todo durante casi dos años. Todos los meses teníamos que si Kaine por ahí, que si el Chacal por allá, que si cuando pensabas que todo estaba solucionado resulta que tío abuelo del vecino del quinto era un clon malvado que sacudiría el mundo de Spiderman como nunca antes. 20 años después todavía tenemos a gente como Slott a los que les da por hurgar en el armario y sacarte los fantasmas trayéndote personajes que deberían estar muertos y bien muerto, y además trayéndolos de la forma más abyecta posible. (claro que si a Slott le dejas más tiempo te acababa por sacar también este tema).

randomboy
Lector
randomboy

Sinceramente este Triunfo y Tragedia es una castaña bien gorda. Pero la desilusión de sus padres robot fué uno de los factores que empezó a dejar a Peter, psicológicamente, en la mierda.

Os quejáis de La Saga del Clon, pero para mí gusto fue el soplo de aire fresco que necesitaba la colección. Para juzgar bien esa saga hay que ponerla en el contexto. Y es que desde el fin del coleccionable azul de Planeta, todas las historias hasta este punto son morraya infumable, incluso la muerte de Harry.

Solo por dejar atrás a la mayoría de villanos, crear otros nuevos, nuevos personajes, mostrar la locura de Peter, maltratandole mentalmente putada tras putada, con la tensión de no saber quién es el clon, la muerte de tía May… A mi me pareció una saga muy entretenida y disfrutable. Pero eso no quita que la alargaran demasiado, o que el intento de poner a Ben Reilly como Spiderman fuera otra cagada, por no hablar del tema del supuesto rapto/muerte de la niña sin dejar ni una pizca de trauma en sus padres.

Me pareció mucho peor intentar arreglarlo todo justo después. Deshacer todo el entuerto, llevar de nuevo a Peter a la inmadurez, y hacerle parecer el eterno adolescente, aun siendo presuntamente viudo y habiendo perdido una hija. Metiendo con calzador a la tía de MJ para suplantar a May. Por no hablar de la resurrección de personajes con vaselina como la de Octopus, tía May, o la inexplicable reaparición de Madame Web. Y joder… las historias de crisis de identidad con los trajes raros son pestilentas xD.

En conclusión, en la Saga del Clon, al menos tuvieron las narices de intentar trastocar los cimientos del personaje, se arriesgaron y dieron polémica, aunque al final la cagaran un poco. Pero lo prefiero mil veces a dejar a los personajes inmóviles durante 50 años contando una y otra vez las mismas historias con los mismos villanos de turno. Así que dejad de criticar tanto esta saga, porque se han hecho cosas peores con Spiderman.

scarlet spider
Lector
scarlet spider

Estoy con Save. La saga del clon dió algunos grandes momentos, personajes y títulos. Los años perdidos es uno de los mejores comics de Spiderman sin Spiderman de aquella época. Muertes como las de la tía May u Octopus fueron muy impactantes y recordadas. El AS400 me hizo llorar como un enano, claro que yo era un enano cuando lo leí. Sin embargo,la saga de los padres de Peter fue una verdadera decepción. Unos robots…¿En serio?? Tan terrible fue que apenas se recuerda entre el fandom. Al nivel del pecados del pasado. De esas lecturas insustanciales y anticanon que omites de la continuidad como si nunca hubiesen sido escritas. Para mi la saga del clon es muy reivindicable con todos sus defectos y sobresaturación.

ZombieSquirtle
Lector
ZombieSquirtle

Entro, veo un 6,7 a esta basura y el mundo me parece un lugar más cruel.

ultron_ilimitado
Lector
ultron_ilimitado

Pues a mí me gustó. Eran mis años en los que empezaba a coleccionar Spiderman de manera regular y casi todo me parecía chulo en aquellos tiempos y el efecto nostalgia pesa mucho, además soy un gran fan de Bagley. Es cierto que lo de que los padres fueran robots dejaba bastante que desear, pero el enfrentamiento con el Jurado me moló.

Eso sí, si de verdad el tomito vale un pastón quizá podría replantearme venderlo…

Save
Lector
Save

En todocolección no baja de 65 euros.

scarlet spider
Lector
scarlet spider

Pues bastante ha bajado, ya que hace años no lo encontrabas por menos de 100 euros. ¿No se ha reeditado en el coleccionable que sacaron el año pasado?

Save
Lector
Save

Ni me acordaba de que existía ese coleccionable. Pues es la entrega 51. No sé a que altura andarán, pero no creo que lo hayan alcanzado.

Por un lado me alegro de que ya no se vaya a especular con esta cosa, pero por itro no entiendo muy bien el contenido del coleccionable.