Spider-Man nº 78: Spider-Man Vengador

Por
4
1101
 


Edición original:
Edición España:
Guión: Kevin Shinick, Cullen Bunn, Rob Williams
Dibujo: Aaron Kuder, Gabriele Dell’Otto, Brad Walker
Entintado: John Livesay
Color: Matt Hollingsworth, Dommo Aymara, Chris Sotomayor
Portada: S. D.
Precio: 5,95 euros (tomo de la serie regular de 120 páginas)

 

Tercer tomo de la colección del trepamuros rojiazul que “para” las series principales para centrarse en la interacción intrascendente con personajes de todo el universo marveliano. Una versión moderna de la entrañable Marvel Team Up (o Marvel Two in one si pensamos en la Cosa) en la que Spidey ayudaba a promocionar personajes nuevos (con futuribles colecciones), recuperaba creaciones olvidabas y / o daba fin a tramas que quedaban colgadas cuando una serie se cancelaba por falta de ventas (¡ah! Esos tiempos remotos en los que se preocupaban por esos temas). En Avenging Spider-Man se capta a la perfección el espíritu de esas colecciones de equipo que tan bien se dieron en los setenta y tan infructuosamente se han intentado relanzar desde que se les diera pasaporte en los ochenta.

En esta ocasión los elegidos para hacer equipo con el trepatochos son Masacre, el Dinosaurio Diabólico y la Cosa. Cada uno viene de la mano de un equipo creativo distinto en el que se mezclan nombres tirando a desconocidos con otros que podríamos etiquetar bajo la leyenda “consagrados”. En primer lugar le toca el turno al mercenario bocazas que, junto a una versión chapurrera del factor de curación de Lobezno recibió también su don de la ubicuidad. ¡Quién habría de decir una creación de Rob Liefeld alcanzaría tanta popularidad! Aunque, siendo justos, hay que reconocer a Fabian Nicieza el mérito –casi total- de haber convertido a Wade Wilson en un personaje divertido y el hecho de que, junto a Joe Kelly, sobre todo, haya sido de los pocos guionistas que haya sabido hacer algo interesante con él más allá del chascarrillo, la astracanada o el sinsentido. Su encuentro con Spider-Man corre de la mano de Kevin Shinick y Aaron Kuder, presentando una historia en la que Masacre visita bajo encargo de un villano un tanto anacrónico el interior de la mente de Peter Parker, dándose un garbeo por sus temores principales… o al menos una versión más cómica de los mismos. Spidey sigue viéndose como el adolescente friqui con el que los matones del instituto se metían, con lo que la historia tiene su parte de homenaje más o menos involuntario a los clásicos ochenteros de desmadre en la escuela secundaria estadounidense. No son muchas las ocasiones en las que, en estos veinte años, ambos personajes han tenido ocasión de interactuar, algo curioso si tenemos en cuenta que en sus inicios Masacre parecía una versión siniestra y asesina de Spider-Man, principiando los contrastes en las propias máscaras (ojos blancos grandes y contorno negro frente a ojos negros que rodeaban una minúscula marca blanca) y pasando por la tendencia al parlamento continuado. El encuentro de esta ocasión no es nada del otro viernes, con un lanzarredes que intenta averiguar qué demonios está pasando y un Masacre que demuestra ser el mejor en lo que hace: el conato de comedia de lo absurdo. Los dibujos están bastante bien y tienen el adecuado toque para el disparate onírico que se supone viven los protagonistas y para el tono humorístico que el guionista intenta imprimir en todo momento.

El friqui contra los abusones
Pesadillas de instituto
/

A continuación viene una aventura elaborada por Cullen Bunn (que ha realizado una etapa corta pero entretenida en la colección de Lobezno) y Gabrielle Dell´Otto (célebre por sus ilustraciones pictóricas en series como Secret War). El compañero o, mejor dicho, los compañeros de fatigas de Spider-Man para esta ocasión son el Chico Luna y su dinosaurio diabólico. La premisa resulta un tópico clásico de la historia del arácnido, pues en virtud del mismo acaba dando con sus huesos en la Tierra Salvaje, la región antártica donde el tiempo se detuvo y lo mismo vale para un roto de fauna extinta que para un descosido de civilización desconocida. La trama también redunda en los estragados lugares comunes por los que –parece- tiene que discurrir todo relato ambientado en el país de Ka-Zar (que, por cierto, no sale en esta ocasión): expedición científica en la que está Peter, captura por parte del villano local (en este caso el cabezón Niñolisto, mutado creado en la ficción por Magneto y en la realidad por Roy Thomas y Neal Adams) y rescate improvisado con aliado circunstancial. La gracia del asunto es que el Chico Luna, pese a ser una especie de antropoide de una rama del poblado árbol de la evolución humana, tiene la sesera suficiente como para hacer ironías a costa de un Spidey que no puede pillarlas porque la comunicación entre ambos es muy básica. No está mal, siempre y cuando se supere la sensación de “esto ya me lo han contado y además varias veces”. Dell´Otto abandona su estilo habitual y demuestra que fuera de las pinturas de guerra es un profesional más que notable.

SpiderMan783 /

Por último se publica el especial anual en el que los héroes-de-equipo-por-antonomasia hacen tándem sin quererlo, como consecuencia de las maquinaciones y acciones involuntarias de dos chorizos de mala muerte. Se da la circunstancia de que Peter y Ben comparten nada menos que dos equipos, sin que les hayamos visto actuar tampoco demasiado, más allá de una vaga consideración de que se sienten un poco como familia. La historia es divertida y juega con algunas cosas del estatus actual de los Cuatro Fantásticos, pero también es de leer y olvidar.

SpiderMan784 /

En definitiva tenemos tres historias que sumar a la lista de intrascendencias que es la colección original estadounidenses. Siendo justos hay que reconocer que los equipos creativos responsables de este trío de episodios no dan patadas a la continuidad ni tiran a la papelera la caracterización de los personajes con los que trabajan. Todo un detalle después de ver las chorradas que se hicieron con el Capitán América u Ojo de Halcón en esta misma serie.

4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
skreemer
skreemer
Lector
14 mayo, 2013 14:44

Has acertado de pleno: INTRASCENDENTE.

Tildoras
Tildoras
Lector
14 mayo, 2013 15:15

O lo que es lo mismo, serie que podría incluirse en el apartado “¿hacía alguna falta?”

train hard. fight hard. party hard.
train hard. fight hard. party hard.
Lector
14 mayo, 2013 23:33

Ojo con Kevin Shinick, es un gran escritor, el team up de Deadpool y Spiderman es de los mejores numeros de Avenging Spiderman (que no es decir mucho.

Estoy seguro de que su miniserie de Carnage va a gustar mucho.

Franz
Franz
Lector
15 mayo, 2013 6:23

Siempre me han simpatizado el Moonboy y el DD, ojala los mostraran mas seguido