Soy la Malinche, de Alicia Jaraba Abellán

Malinche, Malīntzīn, Malinalli o simplemente Doña Marina, fue una mujer clave en la conquista de México por parte de las tropas de Hernán Cortés. Sin embargo, lejos de juicios patrioteros esta traductora y diplomática indígena representa un poderoso ejemplo de supervivencia personal y empoderamiento femenino.

2
3124

Edición original: Celle qui parle (Bamboo Éditions. Abril, 2022)
Edición nacional/España: Soy la Malinche. Nuevo Nueve. Mayo, 2022
Guion: Alicia Jaraba Abellán
Dibujo: Alicia Jaraba Abellán
Color: Alicia Jaraba Abellán
Formato y precio: Cartoné, 224 páginas. 25€

Crónicas de adolescencia de una superviviente

«Tiene gracia… que alguien piense que estos puedan ser dioses. Y sin embargo, míranos hoy. Nos tratan como a tales»

Alicia Jaraba Abellán, con su obra titulada Soy la Malinche, realiza un atrevido pero logrado ejercicio de ficción histórica.
Partiendo de diversas biografías y crónicas históricas, la autora viguesa fabula sobre los años iniciales en la carrera de esta traductora, consultora y diplomática nahua llamada Malinche, Malīntzīn, Malinalli o simplemente Doña Marina.

Soy-la-Malinche-ejemplo01

Malinche, como se la conoce popularmente, nació en la región de Veracruz y desde muy joven aprendió a dominar tanto los dialectos mayas como los aztecas. Malinalli era hija de un cacique de Oluta. Al morir su padre, siguió aprendiendo las lenguas popoluca, náhuatl y maya chontal con el fin de convertirse en una integrante más del círculo de jefes de su tribu. Sin embargo, en 1519 Malinche fue entregada como esclava al ejército español de Hernán Cortés, junto a otras diecinueve mujeres. Una vez asumida esta terrible situación personal, en plena adolescencia, la llamada Marina, se convertirá en traductora del ejército invasor español, en consejera de su líder Hernán Cortés y posteriormente en su compañera y madre de un hijo. Su conocimiento de las culturas indígenas y su talento para la diplomacia la convertirán en un elemento indispensable para la conquista europea y en una figura muy criticada por los patriotas mexicanos.
Sin embargo, la recreación de Jaraba nos muestra un personaje tierno, traicionado por los suyos, al que los mexicas raptaron a su hermana y mataron a su padre y que encuentra refugio en sus tradiciones más telúricas y en una serie de personas como su abuela, en Jerónimo de Aguilar o en la osada María de Estrada, de verdadero nombre Miriam.

Soy-la-Mliche-ejemplo02

La autora viguesa se recrea en el choque de culturas, tanto entre aztecas con los mayas, como entre indígenas y conquistadores. Su relación con su primera pareja por obligación, con el capitán Alonso Hernández Puertocarrero evidencia la falta de humanidad de los soldados españoles, su discutible sentido del higiene y, sobre todo, su desprecio por las mujeres. La protagonista busca desesperadamente la comunión con la naturaleza que poseían los habitantes originales de México y sufre el terrible sexismo que existía entre las tribus aztecas y sobre todo en la cultura cristiana española de la época.
Alicia Jaraba detiene su relato a las puertas de la conquista de Tenochtitlán, cuando la protagonista ya había adquirido su estatus en la contienda, cuando ya era oficialmente Malīntzīn; la que habla.

Pero, Soy la Malinche es ante todo el retrato de una superviviente. La génesis de una mujer fuerte, inteligente y valiente que consigue persistir y prosperar en un entorno violento y terrible. A caballo entre dos mundos, juntando dos civilizaciones completamente opuestas y en guerra. Malīntzīn usa la palabra para tender puentes, intentando minimizar los daños pero consiguiéndolo en contadas ocasiones.

Gráficamente, la artista residente en Madrid realiza un trabajo muy maduro tanto en el apartado artístico como en el narrativo. Alicia Jaraba nos ofrece un conjunto páginas predominantemente estructuradas en unos esquemas de tres o cuatro tiras con dos o tres viñetas cada una. En algunas secuencias utiliza cuadros más grandes para describir el paisaje o para potenciar la acción.
Su descripción de los personajes es clara y eficaz. La documentación es rigurosa y exhaustiva y la definición de paisajes y del entorno es evocadora, exuberante pero sin entorpecer el ritmo narrativo.

En cuanto al color, Jaraba potencia los diferentes tonos del verde y del naranja para describir la abundancia forestal y la aridez de la tierra. Otros colores predominantes son el azul celeste y el marrón de las pieles de los mexicanos. Son colores planos, con matices y que toman protagonismo casi único en las escenas dependiendo de su temática, localización o momento de la jornada. En Soy la Malinche, el tratamiento del color adquiere un evidente sentido artístico, pero también discursivo.

Alicia Jaraba Abellán nació en Vigo en 1988. Estudió dos carreras de filología, concretamente la hispánica y la francesa, en la Universidad de Santiago de Compostela. Sin embargo, su pasión por el dibujo y la narración la lleva a cursar un año en la Escuela Superior de Dibujo Profesional (ESDIP) de Madrid.
A partir del 2017 empieza su carrera como artista con la serie Les détectives du surnaturel (2017-2018), con guion de Naïma Murail Zimmermann, publicada por Éditions Jungle y que consta de dos álbumes. El año siguiente publica la serie de dos volúmenes titulada L’Onde Dolto (2018-2019), con guion de Séverine Vidal y que publica Éditions Delcourt. También en 2018 participa en el álbum colectivo O puño e a letra de Edicións Xerais de Galicia con el relato de dos páginas titulado Yolanda entra en escena. En 2022 publica como autora completa la obra Celle qui parle que le publica la firma francesa Bamboo Édition y que en castellano está producida por Nuevo Nueve Editores bajo el título de Soy la Maliche (2022).

Alicia Jaraba reside actualmente en Madrid, realiza ilustraciones y relatos cortos para editoriales y concursos, da clases de Photoshop para niños en una academia, participa en el web cómic colectivo Hotel Gran Hotel y está preparando sus siguientes proyectos como autora, que se titulan (de momento) Los viejos de 2070 y con el que está negociado su publicación con alguna editorial o Loin también con Bamboo.

La confección técnica y material del álbum a cargo de Nuevo Nueve Editores es bastante buena. El tomo es en cartoné, tiene un tamaño algo menor que el álbum francés, pero suficiente para una buena lectura, el papel es correcto y la impresión algo oscura, si la comparamos con la edición de Bamboo. Cuenta, además, con un posfacio de la misma autora, embellecido con numerosos bocetos e ilustraciones. Su precio es bastante ajustado por todo el material que ofrece.

Soy la Malinche es una de las grandes obras del año 2022. Su autora Alicia Jaraba demuestra un excelente dominio de la narrativa, así como de los recursos gráficos y artísticos indispensables para enfrentarse a un relato tan cargado de matices como este, que le permiten salir victoriosa del empeño. Con esta obra la artista viguesa presenta su candidatura como integrante de pleno derecho en la nueva hornada de narradores que tanto está enriqueciendo el mercado del cómic europeo. Con Soy la Maliche ha conseguido que esperemos su próximo trabajo con auténtica expectación. Ojalá no tarde mucho…

Salut!

Lo mejor

• La redefinición de un personaje histórico maniqueamente despreciado.
• La excelente calidad gráfico-narrativa de la obra.
• El descubrimiento de una voz propia en el panorama del cómic europeo.

Lo peor

• Una reproducción algo oscura de la obra.

Edición original: Celle qui parle (Bamboo Éditions. Abril, 2022)Edición nacional/España: Soy la Malinche. Nuevo Nueve. Mayo, 2022Guion: Alicia Jaraba AbellánDibujo: Alicia Jaraba AbellánColor: Alicia Jaraba Abellán Formato y precio: Cartoné, 224 páginas. 25€ Crónicas de adolescencia de una superviviente"Tiene gracia… que alguien piense que estos puedan ser dioses. Y sin…
Guion - 8.5
Dibujo - 8.5
Interés - 8.5

8.5

Plural

Una obra hermosa que pone de relieve las injusticias y los maniqueísmos de la Historia oficial

Vosotros puntuáis: 8.24 ( 21 votos)
Subscribe
Notifícame
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Denji Juzo
Denji Juzo
Lector
9 marzo, 2023 22:02

Pasando, un comic más que alimenta la leyenda negra española de la que ya muchos estamos hartos de oír. Los listillos os deberíais enterar que nadie fue peor que los franceses y los ingleses que redujeron la población indígena del continente a niveles enfermizos y ahora quieren ir de buenistas agregándole sus «hazañas genocidas» al pueblo español cristiano que fue a estos lugares. Muchas personas indígenas y negras llegaron a ocupar puestos militares en el ejército español, y llegaban a tener sus propiedades y matrimonios consagrados, dime tu a mi si podemos decir lo mismo de los bebe-tés y los devora-quesos… esos ahora tratan de ser compasivos y de darles espacio a todas estas personas que sus familias sufrieron el asedio pero realmente no lamentan nada…

Ziggy
Lector
9 marzo, 2023 23:14

Vaya, esta historia debio haber sido tema para el dia de ayer.
La historia de la Malinche es una historia bien complicada porque habla mucho de los matices de como los humanos pertenecemos a varios grupos a la vez y como tenemos que elegir nuestras lealtades, porque aunque no nos guste, no siempre podemos converger las necesidades de nuestras distintas identidades.

La chica pertenecía a una etnia oprimida por los aztecas y que por eso se alio a los españoles, logrando cierto estatus para si misma y esto nunca ha sido perdonado por algunos sectores. De hecho su nombre se ha convertido en palabra maldita en Mexico y es un insulto. Dudo que las feministas mejicanas usen la figura de la Malinche como icono. Tal como yo conozco la historia, esta mujer velo por sus intereses y eso la colocó en bandos opuestos y contradictorios en el choque de culturas que significo la conquista hispana en América.
Me interesaría leer esta versión, porque como dije esta historia se puede interpretar de muchas maneras.