Skaar – Hijo de Hulk

Por
19
3391

¿Qué ocurriría si metieras en una coctelera a Conan el Bárbaro + planetas alienígenas + magia + ciencia + Hulk? Pues que obtendrías exactamente a Skaar, Hijo de Hulk.

He de reconocer que, cuando me hice con el tomo que Panini ha editado recopilando varios números de la serie de tan curioso personaje, no esperaba gran cosa. Cierto es que, detrás de todo ello, se encontraba su creador, Greg Pak, pero eso nada quería decir. ¿Cuántas veces hemos asistido a reinterpretaciones de un mito llevadas a cabo por sus creadores con funestos resultados?

Y es que, regresar al planeta Sakaar, aquél solitario lugar al que los cerebritos entre los cerebritos de los héroes Marvel habían enviado a Hulk para deshacerse de su amenaza para siempre –sentando así las bases que propiciarían World War Hulk–, significaba más de lo mismo, supuse yo. Y supuse bien, pero me equivoqué en unas cuántas cosas.

La historia

El tiempo parece pasar de un modo diferente en el planeta Sakaar –vamos, que es lento, pero no tanto como en el resto del Universo Marvel– y, la última vez que lo visitamos, Hulk y su recién tomada esposa, Caiera Antiguafuerza, se alzaban como los reyes de la esperanza sobre la devastación de una guerra abierta entre diferentes facciones/civilizaciones que habitaban aquél lugar. Precisamente en ese momento, cuando Hulk y Caiera se proclamaban soberanos y se las prometían felices esperando un vástago incluso, es cuando la nave diseñada por Reed Richards y Tony Stark se convertía en heraldo de muerte explotando con catastróficos resultados.

El Coloso Esmeralda, dada su increíble resistencia, logró escapar con vida, no así su mujer, Caiera, que perecería fruto de la tremenda detonación.

Amargado y con unas ansias de venganza como no había sentido jamás, Hulk tomó una milenaria nave de piedra y puso rumbo a la Tierra con una sola idea: matar a los enemigos que habían provocado de nuevo su caída en desgracia cuando, por primera vez en años, se las prometía felices.

Y allí quedó Sakaar, con todas sus civilizaciones, sus largos años de guerra, y aquellas diversas facciones inmersas en el conflicto, saboreando aún las mieles de la felicidad en sus labios mientras todo se tornaba luz destructora y radiación letal. Y perdiendo al Sakaarson, Cicatriz Verde, dador de vida y legendario estandarte de las expectativas de mejorar sus vidas, para siempre.

Creo que, como muchos otros, yo pensé en su momento que el planeta había quedado arrasado por el exuberante estallido de la nave que había traído a Hulk a Sakaar. Y, como muchos otros, también me equivoqué.

En realidad, si lo pensamos bien, suponiendo que la nave poseyera un núcleo atómico, la deflagración no habría sido para tanto. Puede que la radiación se extendiera más allá del lugar de la detonación, pero ni de lejos podría haber destruido el planeta. Bueno, vale, no es del todo cierto. Supuestamente, levantó la corteza y llegó hasta el núcleo cargándose todo de raíz. Pero, o pero, se ve que el señor Pak tenía algo que decir al respecto.

Ignorando la supuesta condena de Sakaar, nos hace regresar una vez más a esos parajes fruto de su imaginación para entregarnos nuevas aventuras de aquellas gentes que allí quedaron abandonadas a su suerte. Y lo hace centrándose en un personaje que todos sabíamos que llegaría antes o después. Skaar, el hijo de Caiera Antiguafuerza y el propio Gigante Gamma. Después de todo, casi tuvimos ocasión de asistir a su nacimiento en la conclusión de World War Hulk.

Aquí, Greg Pak nos narrará sus orígenes. Cómo la criatura sobrevivió al holocausto que le vio nacer y cómo se ha ido desarrollando para convertirse en la perfecta combinación entre su padre y su madre.

No se trata de un cómic de superhéroes al uso, ya os lo digo. Aquí no hay héroes –aunque sí momentos de heroicidad épica–, ni villanos –aunque sí intereses bastante oscuros y peleas por el poder–, sino supervivientes que, en un mundo casi carente por completo de ética y moral, lucharán por la única máxima que conocen: sobrevivir. No hay reglas, no hay líneas divisorias entre bien y mal y la única elección posible es hacerte más poderoso que tus enemigos para poder machacarlos.

Así, Skaar será visto por muchos como el testimonio vivo de la esperanza, legado destinado a convertirse en profeta y conducirles a un mañana mejor, tal cual lo hiciere una vez Hulk, cuando en realidad él tiene poco o ningún interés por convertirse en salvador de nadie.

Entre aliados y enemigos –yo no diría que el muchacho tenga amigos, precisamente–, Skaar comenzará una búsqueda del poder con el que poder aplastar –esto debió sacarlo de su padre– a sus rivales. Y es que, la Antigua Fuerza también corre por sus venas…

La edición española

De tal modo, veremos a Skaar evolucionar hasta llegar a ser un guerrero temible en este tomo con el que Panini ha aglutinado los primeros seis números de su colección, más el especial Savage World of Sakaar, más el especial Hulk Family: Green Genes, todo reunido para la ocasión, por un precio bastante ajustado de doce euros.

El tomo, de portada y contraportada blanda plastificada, hace que la lectura del material resulte bastante cómoda, adaptándose a una hipotética lectura en posición vertical u horizontal –detalle importante para aquellos que leemos en mil y una posturas diferentes–.

El precio es más que razonable. Seis números más dos especiales por doce euros. Cualquiera puede calcular fácilmente lo que nos habría costado en grapa y, dado que no creo que sea una serie mayoritaria y superventas, considero que la elección del formato en tomo es más que aceptable –sobre todo si se trataba de esto o el olvido–.

En resumen, que Panini ha cumplido y se ha portado, una vez más. Y yo que se lo agradezco.

Los autores

Greg Pak es, sin lugar a dudas, de esa clase de guionistas que logran sorprendernos. Cuando nadie parecía saber muy bien qué hacer con Hulk –uno de los emblemas de la Casa de las Ideas que, da la sensación, a veces parece resultar incómodo incluso para ellos– el escritor supo orientarlo y concederle una nueva dimensión que nos dejó con la boca abierta. Americano de nacimiento, Pak se graduó en la Universidad de Yale. Comenzó a desarrollar su labor en el mundo del cine, donde destacó gracias a su cortometraje: Asian Pride Porn. Después dirigió Robot Stories, convirtiéndose en material de obligada reproducción en las escuelas de cine, ganando algún que otro premio y obteniendo la aclamación de crítica y público. Es, por tanto, uno de los directores de cine independiente más respetados de la actualidad. Y de ahí, a la historieta de la mano de Marvel. Ha trabajado en series como Warlock, Canción Final de Fénix, Canción de Guerra de Fénix, Iron Man y El Increíble Hulk. También ha escrito el destino del Increíble Hércules, World War Hulk: Warbound y Skaar: Hijo de Hulk. Recientemente, se ligó a dos proyectos que aún no hemos visto en nuestro país: Magneto: Testamento y Máquina de Guerra.

Ron Garney es quien ilustra la mayor parte del tomo –esencialmente, los números de la serie regular de Skaar–. Viejo conocido del medio, Garney ha tenido una trayectoria bastante irregular que le ha conducido a través de series –tanto Marvel como DC– tales como: JLA, Marc Spector: Caballero Luna, Asombroso Spider-Man, Motorista Fantasma, Lobezno, Capitán América, X-Men, Estela Plateada o Hulk, donde incluso llegó a contribuir con guiones ayudado por Jerry Ordway. Aunque ha hecho alguna que otra contribución en el mundo del cine, como diseñador de vestuario de Soy Leyenda, por ejemplo, su más reciente proyecto le trae de vuelta al mundo de la viñeta con Skaar: Hijo de Hulk, la obra de la que hablamos y en la que, cabría destacar, se ha aplicado el color directamente sobre los lápices de Garney consiguiendo un acabo francamente interesante.

Mi valoración personal

Dibujos que llegan a ser, en algunos momentos, espectaculares. Guiones divertidos centrados en historias que, de no ser por la piel verde del protagonista y su árbol genealógico, podrían provenir de cualquier novela de bárbaros o espada y brujería en general. Diversión garantizada para aquellos que gusten de ver mezclados relatos épicos con fantasía superheroica –no puedo evitar sentir cierta nostalgia por aquellas apariciones de Kulan Gath. ¿Os acordáis?–

De nuevo, advierto, si estás esperando leer la última obra maestra del noveno arte, no os molestéis en mirar en esta dirección porque, para que nos vamos a engañar, no lo es… mas, si lo que buscáis es un cómic bien escrito, donde la fantasía campa a sus anchas, que entretiene e, incluso, llega a enganchar en algún que otro momento, éste es vuestro tomito, nenes. Hacedme caso que, como poco, pasaréis un buen rato.

A mí, hablando con sinceridad, me ha sorprendido. Ahora estoy esperando que Panini reúna material suficiente y nos ofrezca la continuación, porque han logrado picarme la curiosidad.

Y, para terminar, sed sinceros vosotros también… ¿de verdad no pensáis que Skaar seguirá los pasos de papá antes o después y vendrá a la Tierra para exigir explicaciones al Coloso Esmeralda? Puede que incluso quiera vengarse de aquellos que él, todavía, considera culpables de la muerte de su madre. World War Skaar se huele en el aire.

Desde el Bosque Retorcido de Sakaar, aplastó… digo… informó Iván para Zona Negativa –bufh… creo que la radiación me está empezando a afectar…–

19 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
28 julio, 2009 12:11

Dime que no te has atrevido a traducir el apellido de la muchacha, dime que lo estas transcribiendo tal cual porque la cagada ha sido de panini por favor, dime que no te hemos de aplastar por semejante fechoria.

B.R.
B.R.
Lector
28 julio, 2009 12:18

En los tomos anteriores ya venia traducido el apellido creo…

Sergio Robla
Admin
28 julio, 2009 12:19

Yo aún me acuerdo de la última aparición de Kulan Gath, allá por el lejano 2007… 😛

Hacía muchos años que no me lo pasaba tan bien con el universo Hulk.

sibaix
sibaix
Lector
28 julio, 2009 12:38

Pues a mi no me ha gustado el dibujo, hay paginas horrorosas, muy irregular y eso para mi ya es un obstaculo.

John Space
John Space
28 julio, 2009 12:51

Y los Conan de Roy Thomas sin reeditarse. Ay, señor, señor…

lato
lato
28 julio, 2009 13:28

a mi me parecio una chustaza del 15 …

Perdido
Perdido
28 julio, 2009 13:39

A mi tambien me ha sorprendido que alguien pueda cobrar por escribir algo llamado «Skaar el hijo de Hulk».  De hecho dudo mucho que lo haya escrito una persona sino un generador aleatorio de palabras: Hulk, hijo, fantasia, violencia, conan….y la pasta que se ahorra marvel en guionistas….ala, lo proximo es inventar un generador de dibujos y ahorrarse pagar dibujantes….lo positivo es que la reduccion de costes redundara en un menor precio.

rodrigo
rodrigo
Lector
28 julio, 2009 14:01

estaría bien que Skaar llegara a la tierra y se topara con los nietos rednecks de hulk de old man logan…

Erik Lensherr
Erik Lensherr
Lector
28 julio, 2009 14:43

Yo solo hago una pregunta…..sin negar sus evidentes calidades artisticas y literarias….era necesaria una serie asi???

Fletcher
28 julio, 2009 15:53

Sakaar o Skaar? Que me estas liando!!

J. Santiago Martín
J. Santiago Martín
28 julio, 2009 16:05

Yo leí el tomo de Skaar por curiosidad y ser fan del Hulk verde de toda la vida, pero… ni me llamó la atención en su día Conan, ni me llama este tampoco…

Por cierto, es que nadie se ha dado cuenta de las hormigas híbridas que acompañan a Skaar, son calcaditas a Trankas y Barrankas…? Juro que cada vez que las veía en una viñeta creía que iban a decir: «Pablo, tu no sabes manejar la espada como Skaar, eh?» o algo así…

Destroyer
Destroyer
28 julio, 2009 18:41

Eso es porque las hormigas son un cruze entre los habitantes del planeta y los alienigenas del Nido(no me quiero ni imaginar como se han podido engendrar semejantes hibridos…).

La serie esta bien,con un toque muy Conan,una pena que no sea Pak el que este escribiendo Hulk y haya que tragarse a Loeb.

pepe grayson
pepe grayson
Lector
29 julio, 2009 1:09

una duda, cuanto tarda skaar en desarrollarse?? o  mejor dicho, estan viviendo en el mismo momento en el q en la tierra hay una secret invasion???
es q no entiendo como se desarrollara el wwhs con skaar, a menos q haya crecido a forma brutaca y ocn los tatuajes de drax en un mes.
en serio, es duda y no recochineo ni risa facil . como nació le hombre este??

J. Santiago Martín
J. Santiago Martín
29 julio, 2009 7:53

Nació por exigencias del guión o por la voluntad de los dioses editoriales… vamos, que era un fetillo que sobrevivió a la madre en medio de una explosión del carajo en un planeta remoto… la madre se hizo cenizas y el fetillo que era poco más que un blandi blub verdi-gris cayó en el lodo-pantano-loquesea y a partir de allí se desarrolló. Explicación: Es que es el hijo del Increíble Hulk. Ah, claro, eso lo explica todo, si es hijo del Increíble Hulk, es capaz de nacer con dientes y la fábrica del pan Bimbo bajo el brazo…  

pepe grayson
pepe grayson
Lector
29 julio, 2009 9:32

ey santiago, mil gracias. Me queda mas claro todo. otra duda(es q de marvel solo leo mutantes, DD q es una obra maestra y lo q saca millar) y  el hulk rojo quien es??
porq odio a loeb de veras y no me suele importar saltarme todo l q el hace, lo malo es q me lei el ultimates…en fin. Gracias de nuevo. buen dia, gracias!!

J. Santiago Martín
J. Santiago Martín
29 julio, 2009 11:10

El Hulk rojo es…

JEPH LOEB en sus sueños!

Ni el mismo lo sabe, debe de estar rebuscando en la enciclopedia Marvel a ver si hay alguien que no pinte nada desde hace 20 o 30 años y que en un momento clave pasara por allí (Donde quiera que sea «allí»)… Esto huele mucho a Agatha Christie… que al final, el culpable será alguien que sólo habló una vez con Bruce Banner en la Universidad o el hermano del mayordomo de los Vengadores o un clon maligno de Bruce Banner…

O lo mismo es que la personalidad de Magneto se ha fundido con la del profesor Xavier creando una sola entidad que…

Nah! creo que eso ya se hizo…

Lo dicho, ni él mismo lo sabe…

Un argumento, un argumento!!! Cuando Hulk estuvo exiliado en la Encrucijada, en uno de los mundos que visitó, (Uno que era de cultura medieval y muy marcial-militar)le hirieron, y como allí el tiempo discurre mucho más rápido que en la tierra 616 de marras, han conseguido desarrollar un Hulk con la sangre que el original vertió, y como allí, tenían la cara roja, por eso, este es rojo, y mediante un hechizo ha conseguido llegar a la Encrucizada y de ahí a la tierra 616…

No está mal, eh? Y luego, le pagan a Loeb…

Saludos 

harry7mason
29 julio, 2009 23:00

¡Me gusto mucho esa teoria de que Red Hulk es Loeb!! Eso lo explicaria todo, jajaja

Franz
Franz
Lector
1 agosto, 2009 17:42

Rulk debería ser alguna entidad espacial, solo asi se explicaría que haya podido golpear al Vigilante. Una explicacion aceptable tambien seria que Loeb haya estado pasado de copas !

Hulk Azul
Hulk Azul
6 junio, 2012 10:27

Truño. O eso, o Conan se tiró una tía-orco con vigorexia gamma. P’a mí que le compraron el guión y el concepto a los de la troma, o Marvel ha decidido reivindicar sus años publicando Conan usando a Hulk. ¿Era necesario?
De cualquier modo, si lo lees a cachondeo mola. Eh, yo también pensé lo de Trancas y Barrancas.
A ver cuándo un Hulk azul que pueda volar por el espacio o tire kamehames. Un saludo, apañeros.