Signal to Noise

Por
7
856
 
2187698990_b4cb2a88a3-scaled6961

Edición original: Dark Horse.
Edición nacional/ España: Astiberri.
Guión: Neil Gaiman.
Dibujo: Dave McKean.
Entintado: Dave McKean.
Color: Dave McKean.
Formato: Cartoné.
Precio: 14,95.

 

Neil Gaiman y Dave Mckean llevando a cabo un mismo trabajo es para algunos una señal de un buen cómic. Si no te convence, es un cómic al que debéis de darle una oportunidad si alguna vez habéis tenido alguna inquietud a la hora de escribir o mejor, de ser escritor. Esto lo digo en base a que la obra gira en torno a un director y guionista de cine al que le quedan pocos meses de vida debido a un tumor. Pero mientras esto ocurre, nuestro protagonista tiene una película en mente. Mente la cual podemos ver gracias al trabajo de Mckean.

Originalmente, Signal to Noise fue publicada en la revista The Face a principios de 1989 y no sería hasta el 1992 donde sería recogida como novela gráfica. El año siguiente ganaría el premio Eisner.

Una mención es que esta reseña pertenece a la primera edición. En 2007 Astiberri realizó una segunda que, a diferencia de esta, está más ampliada (96 páginas) incluyendo dos historias cortas y un nuevo prólogo de Dave Mckean. Lo que sí comparte con la edición de 1992 es la introducción de Jonathan Carroll, autor americano reconocido por sus obras de realismo mágico y terror.

En este cómic trata sobre la película de nuestro protagonista: Un grupo de personas esperan ver a Dios en la madrugada del año 999 a.C creyendo que llegará el Armagedón. Para ello hombres y mujeres de todas las edades y clases caminan por la nieve hacia lo alto de la montaña. Marchan entre las risas de los que se han quedado en el pueblo porque no creen en un rapto. Nuestro director les observa en su cabeza. Para darles un rostro, se sirve de caras que ha visto por la calle o algunos extras, actores. A medida que estos personajes van avanzando hasta lo alto de la montaña, nuestro director va palideciendo un poco más y empieza a cuestionarse a si mismo. Sobre todo en si será capaz de terminar la obra a tiempo. Se pregunta por las cosas que podría haber hecho, cosas que no hará… además de replantearse sus películas. Está llegando casi a una crisis de existencia haciendo rima con su historia. Su muerte, el apocalipsis, la vida tras la muerte junto a Dios, la culminación de su obra como vida eterna.

12

Para apoyo a lo dramático, no hay diálogo apenas. Solo monólogo donde podemos entender que es Gaiman el que habla a través de su protagonista con pensamientos que, naturalmente, pudo haber tenido a lo largo de su carrera. Recordemos que este cómic es de 1992 y aún Gaiman está cogiendo carrerilla en este mundo. … si por ello entendemos ganar un Eisner en el ’91 con Sandman.

Justo cuando ya parece que va a abandonar, nuestro director confiesa que ha empezado a escribir. Nuevos personajes aparecen en la metahistoria. Quizás podamos entender a cada uno de los que introduce como fases por las que va pasando el director, ya que el cómic se estructura en diez capítulos. Quizás un guiño a los diez mandamientos. Aquí cada uno es libre de interpretar, pues el cómic en un monólogo confiesa que no hay que tomarse las metáforas tan a la ligera.

Para esta metahistoria, nadie mejor que David McKean quien acierta de sobremanera a la hora de ilustrar algunas de las visiones que tiene nuestro protagonista sobre la subida a la montaña o de los jinetes del Apocalipsis. Alguna de las imagenes puede incluso recordar a los paisajes fantasmagóricos de Caspar David Friedrich. Resulta apropiado cómo intercala la fotografía como ilustración ya que se trata de reflejar una película y cómo para los pensamientos del director usa otra técnica de lápices difuminados. Y cómo no, páginas de un aparente sinsentido de collages con hojas secas o fotografías de animales.

Igual no es una de las mejores obras de Gaiman, pero no dejará indiferente. Al menos no con respecto a su nivel artístico y si el lector tiene inquietudes artísticas como una vez las pudo tener Gaiman, se sentirá identificado con algunas partes del monólogo.

  Edición original: Dark Horse. Edición nacional/ España: Astiberri. Guión: Neil Gaiman. Dibujo: Dave McKean. Entintado: Dave McKean. Color: Dave McKean. Formato: Cartoné. Precio: 14,95.   Neil Gaiman y Dave Mckean llevando a cabo un mismo trabajo es para algunos una señal de un buen cómic. Si no te convence,…

Review Overview

Guión - 8.3
Dibujo - 8.2
Interés - 8.5

8.3

Vosotros puntuáis: 9.5 ( 1 votos)
7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
New_Rodro
New_Rodro
Lector
16 septiembre, 2014 12:20

“Al que le quedan pocos meses DEBIDA”.

¡Ouch! 🙂

New_Rodro
New_Rodro
Lector
16 septiembre, 2014 12:34

Al menos tu puedes editar cuando das un patinazo. Otros tenemos que esperar a que el editor le de el OK a la corrección. Si yo te contase… 🙂

Mr. X
Mr. X
Lector
16 septiembre, 2014 12:47

Esto lo leí después de Casos violentos (me falta el Mr Punch) hace años. Me gustaron mucho, muchísimo. No creo que sea un Gaiman primerizo, de hecho, este y el de Sandman es el que ha aportado estas maravillas –bueno, para mí son maravillas- al cómic, no es de los últimos ¿quince? años que sólo se pasa a cobrar el cheque.

Igverni
Lector
16 septiembre, 2014 14:10

Gracias Paula por tu reseña 🙂

Me pasa una cosa curiosa… tengo este tomo hace un montón de años… y no me acordaba de él para nada !!
Supongo que no es muy buena señal, o que en su día no me encajó. Aunque p.ej. el Violent Cases o Mr. Punch de McKean sí que me encantan y aún de vez en cuando los cojo solo para flipar con el arte…

Supongo que ahora tendré que leerlo de nuevo… a ver si con unos años de más esta obra mejora como el buen vino…

Saludos!!

Sergio Robla
Admin
16 septiembre, 2014 20:39

Mr. X, lánzate con Punch.