Sex Criminals 5. Con el cinco te la hinco

El quinto volumen de la serie se hizo desear pero la espera por leer un nuevo tomo de Sex Criminals siempre merece la pena.

Por
2
975

Edición original: Sex Criminals, Volume 5: Five-Fingered Discount (Image Comics).
Edición nacional/ España: Astiberri.
Guion: Matt Fraction.
Dibujo: Chip Zdarsky.
Entintado: Chip Zdarsky.
Color: Chip Zdarsky.
Formato: Cartoné, 17 x 26 cm., 128 páginas.
Precio: 16,00 €.

Reencontrarse con una serie regular que se viene leyendo y siguiendo hace varios años es como encontrarse de nuevo con amigos de toda la vida: cuando ocurre, se salva la distancia rápidamente y no hace falta mucho más para volver a pasar un buen rato. Eso sucede con la lectura del quinto volumen de Sex Criminals, que Astiberri publicó un año después del cuarto y nos ocupamos de reseñarlo casi con la misma cadencia temporal. Ha pasado un buen período de tiempo pero la lectura del cómic no se ve afectada en lo más mínimo por ello. De manera similar ha ocurrido en la publicación original estadounidense entre los cómics del volumen 5 y el 6, que ya están aproximándose al final de la historia. Pero no nos adelantemos, que por ahora nos falta para ello y nos debemos ocupar del número cinco, que de hecho también comienza con un salto temporal: seis meses después del final del cuatro.

Decíamos sobre el volumen pasado que terminaba de manera análoga al Imperio Contraataca, con un final abierto y negativo para los personajes que viven en Sex Criminals. Este quinto libro no llega a ser por completo El Retorno del Jedi aunque sí es un poco un primer acto de ese filme, continuando con la comparación, reuniendo a todo el reparto y las diferentes tramas de cara al próximo desenlace. Para conseguir ese objetivo, Matt Fraction y Chip Zdarsky se comprometen a un trabajo de continuación de las respectivas historias que no brinda grandes emociones ni momentos tan espectaculares; un lector desprevenido diría que no sucede demasiado a lo largo de estas páginas pero en cambio hay muchísimo en juego para Jon y Suzie, y todos quienes los rodean.

Hemos señalado en pasados comentarios a este cómic la manera en que la relación de la pareja protagónica es el motor y el centro de todas las historias que transcurren en Sex Criminals. Más allá del momento explicativo en este volumen que marca como acertada esta lectura (sin spoilers, tranquilos), en el quinto libro ocurre nuevamente que las diferentes tramas están a tono con lo que ocurre entre ellos dos.

[Si no han leído hasta el cuarto, ahora sí puede haber algunas revelaciones que mejor evitar].

Suzie y Jon se han separado al final del volumen 4 y ambos están intentando rehacer sus vidas, con nuevas parejas y nuevas problemáticas. Del mismo modo, Anna y Dave, Myrtle Spurge, Alix y Dewey… todos ellos y sus subtramas (no solo en lo romántico y lo sexual) discurren por similares caminos de intentar acomodarse a un nuevo mundo. Pero todos los lectores sabemos que eso no va a durar. Primero, porque la historia en general sería aburrida, y Matt y Chip son cualquier cosa menos aburridos; y segundo, porque la historia romántica de Jon y Suzie es un eterno retorno como en Cuando Harry encontró a Sally, De este modo, asimismo, se siguen abordando todas las etapas de una relación romántica siendo ahora el turno del incómodo primer reencuentro tras una separación, y lo que ello puede generar en lo sucesivo: un mensaje, una llamada, intentar saber si el otro sigue o no pendiente de uno…

Por lo tanto, la lectura de este volumen 5 de Sex Criminals es en gran medida esperar que todo vuelva a su curso mientras ocurre de todo, Zdarsky nos bombardea con chistes en los fondos, y Fraction sigue divirtiéndose con la creación y desarrollo de sus personajes así como realizando disquisiciones sobre temas diversos como el arte contemporáneo… entre tanto más que no vamos revelar. Sí nos vamos a detener como siempre en cada reseña de estos libros en lo que respecta a lo sexual, ya que cada uno tiene sus particularidades y sus temas específicos a abordar.

Sin develar demasiado, en estas páginas vemos el abordaje con total naturalidad de una relación abierta (y mucho más que para solamente tener sexo con otras personas fuera de la pareja) por un lado, y por otra subtrama se trabaja con la llegada a la menopausia por parte de una mujer manteniéndose perfectamente activa en su sexualidad. Todo esto, claro, a la manera habitual de Sex Criminals: con total responsabilidad pero atravesado constantemente por el humor.

Si lo dicho hasta aquí hace pensar que se hace a un costado la trama conspirativa de la Policía del Sexo y el enfrentamiento con ellos liderado por Jon, están equivocados. Sigue presente en cada capítulo de este tomo de principio a fin, con interesantes revelaciones del villano principal y relación directa con la historia de nuestros protagonistas. Es en esto último que el guión deja con deseos de muchísimo más y para los que la leían a ritmo norteamericano los mantuvo en ascuas por más de un año, retomando su publicación en enero de este 2020 tras quedar en pausa desde junio de 2018. Esperemos que Astiberri no decida hacer lo mismo, y el sexto y final volumen vea la luz pronto.

Edición original: Sex Criminals, Volume 5: Five-Fingered Discount (Image Comics). Edición nacional/ España: Astiberri. Guion: Matt Fraction. Dibujo: Chip Zdarsky. Entintado: Chip Zdarsky. Color: Chip Zdarsky. Formato: Cartoné, 17 x 26 cm., 128 páginas. Precio: 16,00 €. Reencontrarse con una serie regular que se viene leyendo y siguiendo hace varios…
Guión - 9
Dibujo - 9
Interés - 9

9

Pasa el tiempo y los volúmenes, y Sex Criminals continúa siendo de los mejores cómics del panorama

Vosotros puntuáis: 8.9 ( 2 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Raku
Raku
Lector
21 octubre, 2020 16:08

Sex Criminals sigue siendo una serie tan recomendable como al principio. Deseando que salga el último tomo y leer cómo culmina todo. Y ya de paso, volver a leerla entera del tirón 😀