Selecciones Marvel. Los Defensores: El nacimiento de los Defensores

5
591
 


Edición original: Marvel Comics – noviembre 1969 – diciembre 1971
Edición España: Comics Forum – Marzo 2000
Guión: Roy Thomas
Dibujo: Gene Colan, Marie Severin, Herb Trimpe, Don Heck, Ross Andru
Entintado: Tom Palmer, Marie Severin, Herb Trimpe, Don Heck, Ross Andru
Color: Johnny Craig, Frank Giacoia, Bill Everett
Portada: Rafael López Espí
Precio: 995 pesetas / 5,98 euros

 

La historia editorial de los Defensores en España es la de un conjunto de formatos, entidades, publicaciones y republicaciones que ha dejado en espera alguna de sus etapas más recordadas (principalmente fuera de aquí). Mientras esperamos a que Panini lance otro tomo de la línea Marvel Gold que incluya la primera parte de las historias escritas por el gran Steve Gerber, continúo este viaje en el tiempo por otro sello de recuperación de venerables “viejedades” que en el cambio de milenio rescató del olvido, a veces con más aciertos, a veces con menos (hay alguna que otra errata bastante lamentable en este tomo) materiales que, contemplados desde el ángulo que da la experiencia de los años, resultaron relevantes por sus autores o por su importancia en la trayectoria editorial de la casa de las ideas. Este Nacimiento de los Defensores aparece cronológicamente después de la reedición de los números de la primera colección regular del no-grupo (aparecida en la tercera entrega de la colección) que a su vez continuaban las aventuras derivadas del enfrentamiento con los Vengadores (continuamente recuperada por las distintas entidades autorizadas por Marvel para publicar sus tebeos en España). Su interés no es únicamente “completista”, sino demostrativo de cómo la necesidad de cerrar las tramas que habían quedado colgadas en una colección que había chapado se convertía en un afortunado invento. El responsable de ello, como de tantas otras cosas buenas de la Marvel de esos años, fue Roy Thomas.

Aunque lleve ya unos cuantos años alejado de la primera línea, don Roy es uno de los nombres más ilustres que han poblado las editoriales estadounidenses. Su cultura –extra e “intratebeística”- se ha combinado siempre con un gran amor por el medio y un conocimiento enciclopédico del pasado del mismo. Su paso por personajes y colecciones como las dedicadas al Doctor Extraño o los Vengadores puede y debe considerarse como definitorio, por no mentar sus trabajos con Conan (siendo el guionista definitivo de las aventuras del cimerio en los comics), la Patrulla-X o la Sociedad de la Justicia de América. En esta ocasión, la historia comenzó con la necesidad de echar el cierre a las aventuras de un Doctor Extraño cuya presencia en los quioscos bajo una cabecera propia ha sido siempre intermitente.

Cuando el Doc era más "súper"
El héroe, el mago, el hombre

A finales de los años sesenta, el buen Stephen lucía unas pintas que le aproximaban más a un superhéroe arquetípico que al místico de aspecto un poco singular / estrafalario al que hemos estado acostumbrados (y al que siempre ha vuelto después de cada breve período de “experimentación”). Su identidad, revelada en un momento de ofuscación, ha sido ocultada nuevamente por obra y gracia de Eternidad. El maestro de las artes místicas vuelve a ejercer sus labores bien asentado en el anonimato, y la primera de ellas es la de atender el llamado de un viejo conocido, Kenneth Ward, el cual le convoca en su morada a la hora bruja del día siguiente, en nombre de su antigua amistad. La visita enfrentará a Strange (bien escondido bajo el nombre de Stephen Sanders) con unas entidades extradimensionales diseñadas según los conceptos creados por H. P. Lovecraft. No sería Robert E. Howard el único escrito de novelitas de a duro que vería su obra transportada a las viñetas de la mano del señor Thomas. Junto a él encontramos al ilustrador Gene Colan, un maestro a la hora de hacer ambientaciones mágicas y terroríficas (como demostrará poco después en La tumba de Drácula) que aportará su inimitable talento para encontrar una historia de miedo que en nada desmerece la producción del escritor de Providence.

La segunda parte de la batalla entre Extraño y las deidades innombrables que aspiran a cruzar a la dimensión terrícola se desarrolla en las páginas de la colección que en aquellos días protagonizaba el Hombre Submarino. Roy Thomas da el salto de las brumas hechiceras de la mansión del mago al fondo del mar (mararile, rile, ron) acompañado por otro nombre ilustre, ilustrísimo, de la Marvel de esos años, Marie Severin. Namor es reclutado a su pesar (como casi siempre) para ayudar al Doctor en su tarea de cumplir el encargo de su amigo Ward. El salvaje señor de los mares visite la mansión que ya conocemos por el capítulo precedente y es víctima de las dobleces con las que los series ultraterrenos intentan camelar a los incautos. El atlante mestizo, que nunca se ha caracterizado por ser tener una mente especialmente bien amueblada, hace equipo con un Extraño que reaparece para salvar los muebles y, además, sacrificarse para evitar que su inesperado y casi inconsciente aliado caiga en una batalla en la que poco pueden hacer las habilidades.

Segunda parte del encuentro entre los futuros Defensores
El Doctor Extraño recluta al Hombre Submarino

La última parte de la historia se desarrolla en las páginas de la colección de la Masa, dibujada por aquel entonces por un nombre unido tanto al coloso esmeralda como al “terror” que inspiraba entre la afición lectora: Herb Trimpe. Aquí encontramos otra pieza recurrente en los relatos de irse patilla abajo como es el de los acólitos (algunos bien reconocidos, otros meros acólitos anónimos) que, no se sabe bien debido a qué, hacen lo posible y lo imposible por echar una mano a los entes innombrables (por lo impronunciable de su nombre) en su venida a la Tierra. Por su condición de alter ego de uno de los seres más poderosos del planeta, Bruce Banner, tan científico él, se ve enfrentado a un culto que pretende utilizarle para sus fines. Hulk será en consecuencia el aliado circunstancial de un hechicero terrestre que, al final de la aventura, decidirá colgar la capa y el amuleto óptico (inocente). Qué tiempos aquéllos en los que una historia podía desarrollarse en varias colecciones y la cancelación de una serie no era impedimento para cerrar cabos sueltos.

Éste fue el primer "Nightcrawler"
Hulk contra el Acechante Nocturno

El caso es que la interacción entre tres solitarios más o menos rechazados por la humanidad gustó entre la afición y, poco tiempo después, la cabecera Marvel Feature presentaba una reunión entre el Doctor Extraño, la Masa y Namor, una vez recuperado el primero de forma apresurada gracias a -¡cómo no!- Roy Thomas y otro dibujante todoterreno, Don Heck. El trío uniría sus fuerzas para evitar una catástrofe global que, en esta ocasión no se encontraba en otra dimensión sino en la presencia de uno de los hechiceros que componían la galería de villanos del maestro místico, Yandroth. Estela Plateada, que también había hecho equipo con el piel verde y el orejas puntiagudas en la colección de este último, no sería convocado en primer término, merced al monopolio que ejercía Stan Lee sobre él (tal y como cuenta en el artículo explicativo de acompañamiento Eduardo de Salazar). Ya habrá tiempo para la reunión del cuarteto. De momento, nos conformamos con la primera aventura propiamente dicha y el bautizo del no-grupo. Los Defensores de la Tierra (apelativo de bastante gancho que servirá para series de dibujos animados y videojuegos de reunión de héroes clásicos como la protagonizada por Flash Gordon, Phantom y Mandrake) contarán en esta primera andanza con un dibujante de categoría como Ross Andru y un colorista tan ilustre como Bill Everett. El guionista, el otrora ubicuo Roy Thomas.

Superhéroes, hechicería, terror, seres innombrables, misterio, emoción, intriga, puñetazos. Todo ello de la mano de una colección de nombres memorables de la industria de esos años: Roy Thomas, Gene Colan, Tom Palmer, Marie Severin, Herb Trimpe, Ross Andru, Bill Everett. ¿qué más se puede pedir? Para rematar el sabor nostálgico una portada del mítico López Espí (la segunda que realizaría para esta colección).

5
Déjanos un comentario

Please Login to comment
5 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Jerónimo ThompsonOdinsonJackForager Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Forager
Lector
Forager

Estoy deseando pillar algún ejemplar de este tomo, porque cuando lo leí en su día flipé con el dibujo de Gene Colan en el número de Doc Extraño. Y con portadaza de López Espí: imbatible.

Jack
Lector
Jack

Un tomo desigual, pero interesante.

Odinson
Lector

Completamente de acuerdo en lo de desigual pero interesante, y además, muy caro para la época: 70 páginas de historieta por 5.98 € mientras que el anterior tomo dedicado a este grupo en la misma colección un año antes, contenía 130 páginas de historieta por 6.58 €.

Sería interesante que reeditaran este tomo de El Nacimiento de los Defensores, incluyendo además Sub-Mariner 34 y 35 en los que aparecían el trío principal -Namor, Hulk y Dr. Extraño- y los Marvel Feature 2 y 3 dedicados a los Defensores, incluso la primera aparción de Valkiria -si no recuerdo mal- en Avengers 83, quedaría un tomo redondo como prólogo de la creación del grupo.

http://2.bp.blogspot.com/-Mb7ZndIx4dA/Uha_qm8OQOI/AAAAAAAA1Hw/x_kjn6F3xVw/s1600/064-065.jpg

Una curiosidad: el Selecciones Marvel nº3 de Forum contenía del 13 a 19 USA y el Marvel Gold de Panini Los Defensores: ¿Y quién heredará La Tierra? contiene 12 a 19 USA y Giant-Size Defenders 1 y 2 USA es para pensarse bastante comprar tanto material repetido, al tener el de forum….
Puñetero nº12 y anuales!!
Al final picaré.

Jerónimo Thompson
Lector

Más aún cuando los números “extra” del Marvel Gold tampoco es que sean imprescindibles… Yo pensé en pillarme el tomo de Panini (en un arranque de completismo), pero cuando después vi el precio que iba a tener, me convencí de que realmente mi Selecciones Marvel nº3 estaba muy bien y contenía los números que realmente me interesaban y (pienso) valían la pena, así que por el momento paso y me espero al siguiente Marvel Gold (si llega a existir) aunque mi colección de Los Defensores tenga un pequeño hueco.

Odinson
Lector

Ahora verán las cifras de venta de este último tomo: Los Defensores: ¿Y quién heredará La Tierra? y se preguntarán porqué son tan bajas; entre el material “repetido” y el precio -25 castañas- veremos si esta colección de Marvel Gold sigue su curso…
Y mira que es una de mis favoritas y por la que mas he estado esperando un porrón de años.
Ya podían haber ajustado un poco el precio, como en el tomo anterior.