Reseñas DC – Teen Titans Special #01

Tras lo visto en No Justice, llega este Espcial como preambulo a los nuevos Teen Titans.

Por
1
1819
 

Edición original:Teen Titans Special #01.
Guión: Adam Glass.
Dibujo: Robson Rocha.
Entintado: Daniel Henriques.
Color: Sunny Gho.
Formato: Grapa, 42 páginas, color.
Precio: 4,99 $.

 

Tras los acontecimientos narrados en No Justice toca afrontar las consecuencias y reestructurar a los equipos que se vieron afectados por el mini evento de DC. En este caso le llega el turno a los Teen Titans cuya alineación va a sufrir un severo cambio a raíz del evento. Cambio que en realidad no se nos va a presentar de forma clara en este especial, sino que tan solo se nos narran tres historias, de tres de sus miembros, dejando el final abierto con un vistazo a lo que va a llegar la serie regular de los Teen Titans.

Damian Wayne es un personaje lleno de matices. Desde que lo introdujera Morrison en la mitología de Batman, el muchacho ha ido ganándose lentamente el corazón de los aficionados, gracias al enorme trabajo realizado por el propio Morrison y, posteriormente, Tomasi en Batman y Robin o en Superhijos. La personalidad de Damian es, a falta de una palabra que pueda que pueda resumirla, intensa, acaparadora, arrogante y egocéntrica, pero tras esos rasgos definitorios, debajo de esa primera capa, se esconde un muchacho con las emociones maltrechas, necesitado de cariño y dispuesto a ayudar a quien sea necesario, pues es lo que se debe hacer. Damian no rehúye los problemas, los encara con arrebatadora fuerza y los supera a base de inteligencia y, si la situación lo requiere, usando la fuerza letal.

En la primera historia de las tres que componen el número, arrancamos siguiendo a Damian que disfruta de un plato de sopa de sangre de búfalo en un pequeño restaurante libanes. Un momento que aprovecha Glass para meternos en sus pensamientos y emociones, rememorando su vida pasada, sus tradiciones y como la gastronomía popular puede activar los recuerdos más lejanos. Un momento que se interrumpe por la llegada de uno matones que acaban con ese momento tan personal y que sirven de activadores de lo que vendrá luego: un enfrentamiento con Máscara Negra.

La historia de Damian nos muestra diferentes ángulos de la personalidad de Robin, el sentimental, el guerrero, el vengador, el sanguinario, el letal asesino… Glass conjuga en unas pocas páginas un retrato crudo y eficaz de quien es Damian y de lo que es capaz de hacer cuando esta convenientemente motivado.

La segunda fija su atención en Red Arrow, Emiko, en un enfrentamiento directo con su madre, Shado, en la que Glass se acerca a esta disfuncional y atípica relación materno filial, entre dos mujeres de extraordinarias cualidades. Glass consigue meternos en medio de esta relación y hacernos sentir los dolorosos sentimientos con los que Emiko ha de lidiar. Shado es quien es y Emiko lo aprende de la peor manera posible en esta historia. Emiko sufre y Glass consigue transmitirlo de forma muy honesta llevando la relación madre hija al extremo más inimaginable. Las flechas son Emiko y Shado es el arco.

La tercera se centra en Kid Flash, Wally, que mantiene un más que interesante conversación con el otro Wally, el que acaba de volver, en el que los dos velocistas se sinceran y tratan temas que hasta ahora se había mantenido debajo de la alfombra. Una conversación que viene motivada por la intervención de parte del Escuadrón Suicida y que gira, de forma inevitable, alrededor de la figura de Barry. Dos velocistas que se sienten bajo la sombra de Barry, pero que son perfectamente capaces de desarrollar sus vidas sin tener que buscar la aprobación de nadie.

Una historia que intenta ser un paso adelante para Wally, el que viste de amarillo, que busca su lugar en el mundo.
En el aspecto gráfico Robson Rocha cumple con un acabado sencillo y eficaz para los requisitos de la historia que Glass plantea. Su estilo no revoluciona nada y es muy conservador en su propuesta, pero tiene el tono adecuado para este especial.

Glass centra su atención en la relación entre estos jóvenes y sus figuras maternas y sus mentores, mientras buscan su sitio en la vida y su propia identidad. Un proceso natural que en ellos se ve complicado por la propia idiosincrasia de sus vidas. Un especial centrado en dibujarnos el cambio de actitud de sus tres miembros más relevantes antes de que llegue el cambio, la evolución dentro del grupo de jóvenes promesas por excelencia de DC. Veremos si con esta nueva alineación la serie logra encauzarse y encontrar su propia voz sin sentirse a la sombra de nadie.

  Edición original:Teen Titans Special #01. Guión: Adam Glass. Dibujo: Robson Rocha. Entintado: Daniel Henriques. Color: Sunny Gho. Formato: Grapa, 42 páginas, color. Precio: 4,99 $.   Tras los acontecimientos narrados en No Justice toca afrontar las consecuencias y reestructurar a los equipos que se vieron afectados por el mini…

Prometedor.

Guion - 7
Dibujo - 8
Interés - 7

7.3

Glass logra configurar un número interesante que abre la puerta a lo que ha de venir en los Teen Titans. Una restructuración que va a remover al fandom por su más que peculiar alineación.

Vosotros puntuáis: 9.8 ( 2 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Sardath
Sardath
Lector
17 julio, 2018 10:59

No me convenció mucho este primer número. La nueva serie de Titanes, de hecho, me convenció más y la veo con un punto más de interés por el qué tratarán. Habrá que esperar a ver el segundo número con la entrada de los prometedores nuevos personajes. Red Arrow va, bien; Damian, bueno, más de lo mismo; pero Kid Flash me resultó excesivamente repelente en este número la verdad.