Reseñas DC: Rorschach #1

Reseña USA del primer número de Rorschach, la esperada nueva miniserie del sello Black Label de DC, con Tom King como guionista, y Jorge Fornés al dibujo.

Por y
1
3060

Edición original: DC Comics.
Guion: Tom King.
Dibujo: Jorge Fornés.
Entintado: Jorge Fornés.
Color: Dave Stewart.
Formato: Grapa, 32 páginas.
Precio: 4.99$

Uno de los personajes más apasionantes del universo Watchmen es y será siempre Rorschach. Dibujado por Moore como un justiciero enmascarado implacable, que aplica sus propias normas y reglas de forma implacable, y que se cree por encima del bien y del mal, y con la legitimidad para aplicar la justicia por su propia cuenta, sin confiar en el sistema. Así mismo, su final es uno de los momentos más emotivos e interesantes de la obra original. Se ha escrito mucho sobre las motivaciones de Rorschach, sobre su complicada personalidad, y cómo su truculento pasado ha podido influir en ello, especialmente la relación con su madre.

Debido a su final en Watchmen, nunca hemos podido averiguar mucho más sobre Walter Kovacs. El personaje, o mejor dicho, la máscara, se ha retomado en la obra de Geoff Johns: Doomsday Clock, pero evidentemente la identidad que se ocultaba tras el traje del famoso justiciero era una bien distinta, algo además que supimos muy pronto, ya que Johns no quería jugar con esa ambigüedad. Todos aquellos que nos quedamos con ganas de más, parece que ahora vamos a poder satisfacer esa necesidad con Rorschach, la maxiserie de doce números que Black Label acaba de presentarnos, publicando su primer número en EEUU, y con un equipo creativo que quita el hipo: Tom King y Jorge Fornés.

La pregunta sobre la necesidad de seguir explotando la franquicia Watchmen no voy ni a plantearla, puesto que la respuesta es muy diferente según cada persona, y nunca va a llevar a un consenso. Lo que sí tenemos claro es que, salvo excepciones, como algunas de las precuelas de Before Watchmen, el resultado de la expansión del universo Watchmen ha sido claramente positivo y exitoso. Desde la propia adaptación al cine de Snyder, hasta las recientes secuelas: la miniserie Watchmen en HBO de Lindelof, y la ya nombrada Doomsday Clock.

Con estos precedentes, nada nos tiene que hacer pensar que el resultado de la maxiserie Rorschach no sea estupendo, máxime con Tom King a la cabeza del proyecto, que es uno de los mejores guionistas de la actualidad. Ni siquiera este descafeinado primer número, que no nos ofrece más que los primeros compases de una historia, que parece estar bastante centrada en la investigación criminal, al más puro estilo detectivesco, y que está emparedada entre un cliffhanger inicial y otro final que es lo que nos aporta el interés suficiente para seguir leyendo. Efectista, desde luego. Eso, y el equipo artístico de lujo: Jorge Fornés, cuyo dibujo encaja muy bien con el tono de la historia, y el maestro Tom King, que se toma su tiempo para presentarnos la historia y nos narra el proceso detectivesco fantásticamente, aunque de momento sin ofrecernos mucho más. Queda, sin embargo, aún muchos números por delante, y si hay alguien que puede sorprendernos y escribir algo que de verdad sea algo más que un simple y entretenido spin-off de franquicia, ese es sin duda Tom King.

Tom King es el heredero espiritual de Alan Moore. Es un lugar común. Pero lo que ocurre con los lugares comunes, los refranes y los tópicos es que a menudo ocultan profundas verdades. ¿Cuál es la profunda verdad, en este caso concreto? Que quizás haya un “algo” por encima de King y Moore, un sentimiento que se esparce por el aíre y que impregna sus palabras como un perfume.

Quizás ese “algo” sea (pero no solo) un fuerte sentido político de la naturaleza humana. Al fin y cabo, tanto Moore como King fueron militantes, aunque sus guerras resultaron ser muy distintas. King ha dedicado la mayoría de sus obras importantes (El sheriff de Babilonia, La Visión, Mr.Milagro, Strange Adventures) a indagar en la psicología del soldado que descubre que no existen las guerras justas.

El soldado es en este caso (y en esta esperada aproximación de King al universo de Moore) un detective: un detective encargado de investigar a un hombre vestido de Rorschach y a su disfrazada acompañante, ambos abatidos durante el intento de asesinato (en plena campaña electoral) del candidato republicano a la presidencia. El hombre bajo la máscara de Rorschach no es otro que Walter Kovacs…o al menos eso es lo que vienen a decir las huellas dactilares del cadáver. Quizás sea un tipo sospechosamente parecido a Steve Dikto…cuyos cómics de piratas están a punto de ser adaptados a la gran pantalla.

La faceta política de este primer número es evidente, pero no es la política lo que hace que este primer número sea formidable. Lo formidable es que King y Fornés logren apropiarse de los recursos de Moore y Gibbons, y a partir de ellos (y aún en estos tiempos) crear algo nuevo.

Una síntesis prácticamente sobrenatural (en su aparente sencillez) de diseño gráfico, narrativa cinematográfica, literatura, subtextos lingüísticos y visuales, discursos políticos, paralelismos con Watchmen, metalenguaje y alienación.

Por supuesto, gran parte del mérito de este éxito debe llevárselo el artista catalán Jorge Fornés. Heredero por derecho propio de Alex Toth Y David Mazzucchelli (otro lugar común) el talento visual del dibujante se pone de manifiesto en la rotundidad con la que construye una atmosfera triste, solitaria y final (ayudado por la paleta de colores de Dave Stewart, probablemente el mejor colorista de la historia del medio). Un mundo más cercano a Serpico, Todos los hombres del presidente o Los tres días del cóndor que al cyberpunk realista del referente original.

A este respecto no se puede dejar de destacar el maravilloso diseño del cómic, con portadas e interiores que remiten a ediciones antiguas de clásicos del pulp, del noir, de Georges Simenon y de Bruguera.

Para terminar, me gustaría resaltar la importancia de las dos últimas frases del cómic: “Mire el reloj, detective. Es 2020. Rorschach ha muerto”. Al yuxtaponer esta oración con un cártel que anuncia la adaptación cinematográfica de Los relatos del navío negro, King puede querer hablarnos de la muerte de cierto tipo de arte, de cierto tipo de visión.

Pero esto es solo una interpretación de entre las infinitas posibles. Rorschach es tan vasto, inabarcable e impredecible como Watchmen o como las arenas rojas de Marte.

Edición original: DC Comics. Guion: Tom King. Dibujo: Jorge Fornés. Entintado: Jorge Fornés. Color: Dave Stewart. Formato: Grapa, 32 páginas. Precio: 4.99$ Uno de los personajes más apasionantes del universo Watchmen es y será siempre Rorschach. Dibujado por Moore como un justiciero enmascarado implacable, que aplica sus propias normas y…

Rorschach #1, de King, Fornés y Stewart

Guion - 8.5
Dibujo - 8.7
Interés - 9

8.7

Formidable

El talento de King y Fornés no tiene fronteras.

Vosotros puntuáis: 7.1 ( 13 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
16 octubre, 2020 0:17

Bueno, recién lo termino. A mi me gustó, siempre King arranca con un misterio a desenrrollar. Como referís, quizás la máxima coincidencia con Watchmen: empieza con la investigación de un asesinato. Pero después es totalmente otro rollo, otro estilo. Y lo de Fornes me encanta, se que es un clon actualizado de Mazzuchelli (te parece un lugar común? Vamos, es muy calcado, más que Aja) pero me encanta. Veremos que pasa, a mi me tiene atrapado, y creo que más que Strange Adventures hasta ahora (que me gusta mucho más el trabajo de Gerads que de King)