Reseñas DC: Grayson #1 y New Suicide Squad #1

Por y
20
1248
 
Grayson portada DC Comics

Edición original: DC Comics.
Guión: Tim Seeley & Tom King.
Dibujo: Mikel Janin.
Entintado: Mikel Janin.
Color: Jeromy Cox.
Formato: Grapa, 24 páginas
Precio: 2,99 $

 

En DC Comics, alguien le tiene mucha manía a Nightwing. Tan solo el cariño y la nostalgia que el ala más nostálgica de las oficinas de la editorial profesa a uno de los cinco mejores personajes de su catálogo ha impedido que el personaje fuera abocado a destinos mucho peores que el que actualmente está sufriendo. Ya quienes vivimos en tiempo real el trascurso de Infinite Crisis tuvimos que escuchar menosprecios y burlas en torno a uno de los personajes sin los que no se entiende DC Comics. Dan Didio, el quasi-jefe jefazo por aquel entonces, pretendía cargárselo de un plumazo en los últimos compases de la saga de Geoff Johns y Phil Jimenez. No en vano, quien relea aquellos capítulos comprobará sin poco esfuerzo cómo se estaba condicionando la historia para tal fatal desenlace, antes de que Paul Levitz (quien ya no está presente para contener a Didio, habiendo sido sustituido por un mucho menos apto Jim Lee) o el propio Geoff Johns hicieran ver la luz al mandamás y sustituyeran a Dick por el pobre de Superboy. Sin embargo, la serie de Nightwing se vio severamente afectada y nada volvió a ser igual para el personaje. Lejos quedaban los tiempos de Chuck Dixon y Scott McDaniel o incluso los infravalorados capítulos de Devin Grayson y Patrick Zircher. Grayson desapareció de su propia cabecera para dejar paso al mucho-más-molón Jason Todd y todo fue cuesta abajo en manos de un lamentable Bruce Jones. Y ya no era que la lectura de la serie mes a mes fuera una penitencia incomprensible, sino que existía una sombra continua sobre el personaje. Estaba marcado. Ni siquiera los esfuerzos de Marv Wolfman o Peter Tomasi (incluso Fabian Nicieza muy brevemente) primero y de Grant Morrison después sirvieron para nada. Dan Didio quería cargarse a Nightwing como fuera. No le habían dejado hacerlo una vez en el pasado. Pero Nightwing tenía que desaparecer. Y sus deseos, más a menudo de lo que nos gustaría, son órdenes. Como consecuencia de Forever Evil, uno de los eventos más sosos de la historia reciente de DC Comics (a pesar del quasi-redimidor último número), Nightwing ha muerto. Larga vida a Nightwing.

Ahora bien. Nightwing ha muerto, pero hay un plan b. Dentro de las viñetas, el personaje ha muerto. Pero fuera de ellas, sigue vivito y coleando. Dick Grayson por orden de Batman deja las mallas y el skyline de Gotham para coger una pistola y una peluca rubia para infiltrarse en Spyral, cambiando el género superheroico por un feeling de espionaje al estilo de Misión Imposible o James Bond y alejándose de la sombra del murciélago. De esta forma, los guionistas Tim Seeley y (el anteriormente no anunciado) Tom King son capaces de hacer eso tan de moda últimamente: deconstruir el personaje. Única y exclusivamente la calidad del equipo creativo salva a este primer número de ser un despropósito total, consiguiendo que a Dick le encaje el estilo de superespía sin dar mucho el cantazo.

En el dibujo de Mikel Janín, hasta hace dos telediarios al frente de Justice League Dark, se observa un mayor desahogo al no tener que dibujar toneladas de personajes y cabezas parlantes en todas las viñetas y páginas. Más relajado, el dibujo se centra en retratar a Dick Grayson y sus características más básicas, desde sus capacidades trapecistas hasta su perfil más casanova. Incluso en las escenas de acción con un invitado especial no previsto (pero que puede dar mucho más de sí si vuelve a aparecer) vemos a Mikel Janín ofrecer algunos recursos que hasta ahora había estado guardándose bajo la chistera.

En definitiva, un arranque por encima de las previsiones (y del último número de la serie anterior) al que todavía le falta por definir el rumbo de la serie sin destapar todas sus cartas pero que al menos mantiene la atención de los aficionados, como un servidor, más fanáticos de Nightwing.

New Suicide Squad #1, por Jordi Molinari
 

Números:: New Suicide Squad #1
Guión: Sean Ryan
Dibujo: Jeremy Roberts
Color: Blond
Portadas: Jeremy Roberts, Blond
Formato: Grapa, 24 páginas
Precio: 2,99 $

 

El anterior volumen de la Suicide Squad fue un placer culpable. De esos que, al inicio de los Nuevos 52, difícilmente entraría entre las 25 mejores series. Pero que al cabo de año y medio, habías dejado por un motivo u otro muchas de ese Top 25, y sin embargo seguías leyendo las desventuras de la Task Force X. Aunque ni eso hizo que fuera un peñazo monumental tener que aguantar a Regulus y su Basilisk, esa versión Nuevo 52 de Kobra que los editores se han puesto entre ceja y ceja hacernos tragar. Un poco como Helspont, salvo que la amenaza daemonita es oro en comparación. Una vez Adam Glass abandonase la serie, tomó las riendas un prometedor Ales Kot. Por desgracia, las promesas no iban en ambas direcciones, y quedó en un escueto arco de 4 números, porque con Forever Evil decidieron que había que darle la serie a Matt Kindt. Y como no le sentó nada bien, decidió irse a Marvel, donde los editores – que no las ventas – parecen tratarlo mejor. Quizás por el hecho que allí también acabó, una vez DC Comics anunció que movería las oficinas a Burbank, el editor Wil Moss. En este punto, habría una extensa discusión: ¿ganó Suicide Squad con el cambio de guionista? En mi opinión si, aunque quizás sea algo indulgente con Kindt, dado que pasó de ser un guionistas multitarea estilo Charles Soule, a no tener trabajo actualmente ni en DC Comics ni en Marvel. Y de los últimos trabajos en DC Comics, es sin duda el que más destacaba. En cualquier caso, todo lo sucedido durante Forever Evil hacía que la Task Force X fuera cerrada… para ser reabierta nuevamente, pero bajo control directo del gobierno de los Estados Unidos. Vamos a obviar el hecho que nadie de la Justice League se ha percatado de su existencia, y que ni siquiera se haya preocupado en asegurar si se ha desmantelado. Que si, que siempre la Task Force X ha estado ligada al gobierno de USA, pero siempre tenía ese halo clandestino. Ahora la cosa la han vuelto la CIA de siglo pasado, para cargarse a los gobiernos que no les gustaba, y poner al cargo del país dictadores amigos – hasta que dejaban de ser amigos.

Con todo esto, tenemos que de la antigua Suicide Squad, sólo quedan Deadshot y Harley Quinn, que juntamente con King Shark, eran los principales reclamos/protagonistas del anterior volumen. Que ha pasado con King Shark y otros miembros, es algo que no sabemos – imaginamos que James Gordon Jr logró escaparse en algún momento -, el Suicide Squad #30 escrito por Sean Ryan sólo aclaraba 2 cosas. Como acababa Black Manta en el grupo, y es algo de lo que hablaremos después, y que Floyd Lawton recuperaba su bigote. Eso siempre es un punto a favor. En New Suicide Squad #1, descubrimos que a diferencia de estos 3, Deathstroke trabaja por contrato y la Joker’s Daughter porque le han prometido al Joker. Si, recapitulemos. La Task Force X/Suicide Squad sirve de usar presos como carne de cañón para misiones suicidas. Aquí, pese a que Belle Reve ha sido reconstruida y escondida, con un montón de presos disponibles, se traen a 2 “externos”, sin el control explosivo de los presos. Además, que en ambos casos, son redundantes a lo que ya había. ¿Para que quieres un asesino y a una groupie del Joker, teniendo YA un asesino – Deadshot – y una groupie – Harley Quinn? Competitividad. Ponerle picante – a un silo lleno de explosivos. Si el nuevo jefe no fuera suficientemente gilipollas, sueña con que usando a la Joker’s Daughter, puedan atraer al verdadero Joker y poderlo usar como al resto de criminales/presos.

¿Y quien es este maldito burócrata? Victor Sage. Wait, WHAT?! Pero… ¿ese no era el nombre de The Question? ¡Y además es pelirrojo! Y entonces, todo cobra un sentido diferente. Está claro que Sean Ryan escribe de forma deliberada mal a Victor Sage, ya que el resto de diálogos e interacciones de los otros personajes están bien. ¿Es un plan retorcido de The Question? ¿O es simplemente un caso de separación de personajes, como el de Helena Wayne/Huntress y Helena Bertinelli? Y si fuera el caso, ¿están preparando el personaje para que The Question lo saque de en medio, y tome su identidad y el control de la Suicide Squad? Tanto el primer como el tercer caso, hacen que uno vea con más interés la serie. Y es que una Suicide Squad bajo el control de The Question podría ser muy interesante. Tanto, que se podría apostar más dinero por la opción 2. Pero sin dudad, llegar a estas conclusiones es ya de por si mayor cliffhanger para seguir leyendo la serie. Luego, hay otro punto que esperemos que se aclare mientras avance la serie. Y es que queda muy poco creíble el “derrotado” y “servicial” Black Manta. Si aprovecha la posición para hacerse con recursos/gente para, una vez preparado, ir a cargarse a Aquaman, será una gran jugada. En caso contrario, será una innecesaria e inmerecida de-evolución del personaje. Finalmente, todos deseamos el momento que Harley Quinn le arree bien fuerte a la Joker’s Daughter. Pero temo que esto será lo más difícil de ver. Lo cual, nos lleva a otro punto en principio negativo: ¿que tiene de suicida el grupo, si todos son pesos fuertes y no van a matar a nadie – sin resucitarlo el siguiente número/arco?

harley_quinn_jeremy_roberts Harley Quinn antes y ahora, ambas por Jeremy Roberts
A la izquierda, Jeremy Roberts dibujando una página para Harley Quinn #0. A la derecha, dibujando el New Suicide Squad #1

Finalmente, lo que debería ser el plato fuerte, el apartado gráfico, cumple menos de lo esperado. Y sinceramente, no se a quien echarle exactamente la culpa. Desde luego los colores de Blond no le hacen ningún favor a Jeremy Roberts, pero su estilo no se ve tan depurado como en ocasiones anteriores. Si esta fuera la única comparación, quizás se podría pensar que simplemente va apurado para cumplir con una serie mensual. Aunque es el primer número, donde en principio eso no debería de notarse aún. Y es que tampoco es su primer número entero dibujado por él en DC Comics. Ya hizo el Stormwatch #30, y era más cercano a lo visto en la página de Harley Quinn #0 que lo visto en este número de New Suicide Squad #1. Quizás es algo que se pueda solucionar, hay casi un mundo entre el primer número de Green Arrow dibujado y coloreado por Andrea Sorrentino, al resto cuando se encargó del mismo alguien sobresaliente como Marcelo Maiolo. Pero como digo, da la impresión que es algo más que el color. Si ha sido algo puntual, se puede arreglar bastante de cara al siguiente número. A fin de cuentas, los cambios recientes de DC Comics en favor de los encargados del color, tiene que atraer/hacer regresar a más y mejores a la editorial. En general, es un número que no está mal. Incluso puede gustar. Pero no es lo suficiente para considerarlo un gran número, ni parece tener “eso” que hace volverlo un placer culpable. Hay más deseos que contenido real para seguir la serie, y aunque el potencial está ahí si saben verlo y aprovecharlo, da la impresión que la serie está maldita y que hará más mal que bien.

20 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
10 julio, 2014 18:17

-Grayson/Misión Imposible me ha gustado bastante: es popero y molón, es entretenido, está bien escrito y mejor dibujado.

-New Suicide Squad: ¿ha llegado el momento de reivindicar a Adam Glass?

Lemmytico
Lemmytico
Lector
10 julio, 2014 18:23

“¿que tiene de suicida el grupo, si todos son pesos fuertes y no van a matar a nadie – sin resucitarlo el siguiente número/arco?”

Has dado en el clavo. Uno de los (muchos) atractivos del Escuadrón Suicida de OStrander/McDonnell era que, siendo todos personajes de segunda fila, tenías la sensación de que cualquiera podía morir realmente en cualquier misión, como El Destructor en el origen del equipo. Al menos hasta que Deadshot y el Capitán Boomerang se hicieron con nuestros corazones.

Terrific Lines
Terrific Lines
Lector
10 julio, 2014 18:29

Una corrección: el cómic de Grayson cuesta $2.99.

Y sí, flojete el New Suicide Squad, con una historia simplona y un dibujo que, como dice la reseña, no se parece en nada lo que el tipo mostró en el Harley Quinn.

Y Mr. X, en mi opinión la etapa de Adam Glass fue casi excelente. Sin duda su #1 fue muchísimo más interesante que el New…

Mr. X
Mr. X
Lector
10 julio, 2014 18:39

Hombre, excelente… excelente es mucho decir. Pero, vamos, por deméritos ajenos, al final la están haciendo buena.

Excelentes, fueron los tres números y medio de Ales Kot.

Pero, en fin, en mi opinión, pequeña gran positiva, Grayson.

Mr. X
Mr. X
Lector
10 julio, 2014 18:42

pequeña gran “sorpresa” positiva, je

Tronak el Karbaro
Tronak el Karbaro
Lector
10 julio, 2014 18:59

Pues yo me lo pasé muy bien con Adam Glass. Vale que no era una seriaza, pero era muy divertida. La nueva…..pues qué queréis qe os diga, no me llama mucho a comprarla. Creo que me pasaré a la de Harley (que además parece que el dibujante se lo curra más en ella)

Daniel Gavilán
Autor
10 julio, 2014 19:03

Quizás es que no sea amigo de las teorías conspirativas, pero no me creo los maquiavélicos planes de DiDio para “destruir” a Dick Grayson por mucho que se haya comentado en más de una ocasión desde la editorial.

Más que nada porque si DiDio de verdad hubiera querido hacerlo, ha tenido cuarenta mil ocasiones de cargarselo como se cargó a la JLI o eliminó de un plumazo personajes como Rene Montoya, Silencio o el Azrael de Quesada.

Y sin embargo, ahí ha estado de forma ininterrumpida durante todo el mandato editorial de DiDio (que por cierto, Jones nunca llegó a sustituir a Dick por Grayson, simplemente en el arco de OYL ambos se enfrentaban por el manto). Lo cual me conduce a pensar que no creo que haya habido un plan maquiavélico para destruir a Grayson, y que su problema probablemente haya sido más bien lo de siempre: Que como les ocurre a la mayoría de los personajes “legado”, demasiado apegados a otro, los guionistas no saben muy bien como hacerlo brillar por si mismo

Resumiendo, me remito a la maxima de que si hay algo más eficaz que cargarte a un personaje, es hacer creer a los lectores que te lo quieres cargar, para que sean los primeros en la tienda cada vez que lo pongas en peligro. Teniendo en cuenta que esa es la situación que ha vivido Dick en cada evento en el que ha estado implicado desde Crisis Infinita y Forever Evil (pasando por Batman RIP, el Regreso de Bruce Wayne, la Noche de los Búhos, etc), no me extrañaría que fueran por ahí los tiros…

obnose
obnose
Lector
10 julio, 2014 20:43

Grayson me ha parecido uno de los mejores nº1 de DC desde el reboot. Janin hace un gran trabajo, y me ha sorprendido muy favorablemente el nuevo planteamiento para el personaje. Tiene todo mi interés esta serie, espero que funcione y que ECC lo publique más pronto que tarde. Cortísimo se queda el 3,5/5 que le dais en la reseña.

Respecto al New Suicide Squad… decepcionante, otra vez. Siempre nos quedarán Ostrander y los Secret Six de Simone.

Mr. X
Mr. X
Lector
10 julio, 2014 20:57

De acuerdo con el Sr Obnose: probablemente yo le daba medio punto más a Grayson (y le quitaba uno al NuSuicide)

r7varola
r7varola
Lector
10 julio, 2014 21:05

La reseña y los comentarios de los contertulios me confirman algo que intuía desde que se anunció la serie: Que Grayson puede funcionar muy bien. No solo porque me parece interesante la vuelta de tuerca (al fin y al cabo si no resulta la movida, Dick podrá siempre volver a ser Nightwing), sino porque el equipo creativo es prenda de garantía. A esperar ahora la edición de Ecc.

Nacho Teso
Autor
10 julio, 2014 21:14

¿Por qué se supone que Didio odia a Nightwing?

samanosuke
samanosuke
10 julio, 2014 21:16

¿Y por qué odiaba a la JLI? ¿A qué huelen las nubes? 😛

Daniel Gavilán
Autor
10 julio, 2014 23:11

Que el Grayson arranque resumiendo la historia del personaje en cuatro paneles a lo All-Star Superman es ya de por si un adelanto de que este Dick Grayson superespía promete estar bastante bien. Y así está este primer número, que tampoco creo que tenga que definir mucho rumbo ya que de eso va todo el cómic. Me encanta el dinamismo que transmiten diálogos y dibujo, que Seeley haya elegido a Midnighter como primer adversario -ojala se continúe prodigando por estas páginas- o diseños como el del encargado de Spyral (¿es cosa mía, o es uno de los tipos de Final Crisis: Escape?

Por ponerle un par de pegas, quizás le falte un poco más de contundencia a la introducción de Dick en Spyral, echándose de menos algo más de vida en el colegio de chicas británico y la presencia de “ese personaje” que volvió con Morrison (aunque parece que se intuye que está entre las sombras). Que en una orjanización de ultraespionaje con inventos como el hypnos, que Dick tenga que recurrir a llevar una peluca rubia queda un poco cutre, como el hecho de que se carguen la tensión entre él y esta molonada de Helena Bertinelli (a la original la podéis dejar en el cajón de los juguetes viejos o como hija del Batman de Tierra 2, gracias) con lo de que no puede confraternizar, que queda un poco fuera de lugar.

Pero en fin, pecata minuta frente a un número que está entre lo mejor publicado por las grandes esta semana. Es curioso ya que estamos, que se pueda incluir en ese mismo bloque el septimo número de X-Force, que si bien Rock-He Dim está lejos -lejísimos- de Janin, comparte con Grayson esa aproximación a las ideas locas del metaespionaje morrisoniano desde un enfoque más cercano.

Y siguiendo con los esquipos paramilitares, del Nuevo Escuadrón Suicida solo puedo decir que parte de una idea buena -los jefazos eligiendo a lo nuevos miembros del grupo para mole más y sea más “vendible”, como si de los propios editores de DC se tratasen- seguido por una caracterización más bien pobretona. Pero vamos, tampoco soy muy de la etapa de Glass, de la que lo más que se puede decir es que era cafre y que por suerte lo mantuvieron atado más en corto que la desastrosa mini que hizo durante el Flashpoint

Antoine
Antoine
Lector
11 julio, 2014 0:01

Coincido en que el número de Grayson está bastante bien, a priori no me gusta nada el enfoque de agente secreto de Dick, pero este debut me ha convencido, parece que el guionista tiene ideas para la serie y a donde llevarla, ahora falta que le dejen. Janín está incluso mejor que la JLA dark.

La del escuadrón tiene un horrible guion y un horrible dibujo. Sigo esperando (sentado, ,me temo) a que ECC se decida a publicar la buena.

sergioaph
sergioaph
Lector
11 julio, 2014 9:13

Este cómic ya lo leí hace muchos años:
http://ecx.images-amazon.com/images/I/6147VIO0OGL._SS500_.jpg

obnose
obnose
Lector
11 julio, 2014 10:02

El de sergioaph no lo conocía, me perdí esos años… Mi referencia de cómic de superhéroes/espía es… http://img4.wikia.nocookie.net/__cb20081004220118/marvel_dc/images/0/0f/Justice_League_International_v.1_16.jpg

Uno de los puntos fuertes en Janin es que es único jugando con las expresiones a lo Maguire. Un poco menos cartoonish, lo que en mi opinión lo hace aún más interesante.

Jordi Molinari
Autor
11 julio, 2014 11:23

Yo creo que ahora mismo hay pocas mujeres más hot que la Helena Bertinelli de Mikel Janín.

Y ciertamente Daniel, se me pasó de comentarlo, pero lo de la elección de Deathstroke y la JD, parece un meta-comentario crítico hacia los editores. Por cosas así le quiero tener fe a Sean Ryan, antes de reivindicar plenamente a Adam Glass.

Khonshu
Khonshu
Lector
11 julio, 2014 17:46

“¿Por qué se supone que Didio odia a Nightwing?”

Pues igual no es algo tanto contra el propio personaje de Dick, como un intento de joder a Chuck Dixon, con quien está enemistado y es quizás el guionista más emblemático del personaje.

Didio es un tío tan poco profesional que es capaz de ir en contra de los intereses de la compañía para la que trabaja, perjudicando su stock de propiedades, para darse el lujo de satisfacer sus vendettas personales.

Y yo sí creo lo de la perreta de Didio con Nightwing, Daniel. Lo de Crisis Infinita es muy descarado y no parece un truco. Se ve a la legua que Dick debía morir al final.

Seguramente, a la hora de la verdad, siempre sale alguien que le recuerda que es un personaje muy querido (y no exento de valor comercial) y que no merece la pena cargárselo e incurrir en la ira de los fans.

Yo creo que le tiene ojeriza al personaje, pero es consciente de que su muerte sería una mala decisión editorial y eso le refrena.

Nacho Teso
Autor
11 julio, 2014 20:38

Gracias por la aclaración, Khonshu.

Daniel Gavilán
Autor
14 julio, 2014 14:05

Yo creo que le tiene ojeriza al personaje, pero es consciente de que su muerte sería una mala decisión editorial y eso le refrena

Sí, si eso es justo lo que pienso yo. Pero con el añadido de que probablemente si ha habido una única vez en la que realmente ha pensado en cargarselo de verdad ha sido en la Crisis Infinita, y todo lo demás han sido “Venga Dan, aprovechémonos de que de verdad se creen que te quieres cargar a un personaje que tan bien nos funciona, para hacerlos llevar por el pánico a las tiendas cada vez que lo pongamos en peligro”.

Por mucho que DiDio haya tenido sus movidas, no lo veo como para cargarse a un personaje con tanto gancho por simple manía. Y si de verdad lo fuese, pues ya lo habría hecho independientemente de lo que otros le hubieran dicho, ya que tiene tanto el poder como el último voto.

Pues igual no es algo tanto contra el propio personaje de Dick, como un intento de joder a Chuck Dixon, con quien está enemistado y es quizás el guionista más emblemático del personaje

No creo que esto fuera realmente así, puesto que Dixon continuó trabajando para la editorial hasta bastante después de que intentasen cargarse a Nightwing en la Crisis Infinita