Reseña de New Excalibur, una espada más reluciente

Por
0
983

Ha costado todo un volumen de 14 números, con cancelación incluída, pero por fin el nuevo Excalibur de Chris Claremont muestra signos vitales.

Si en el segundo volumen de la serie que en su día creó junto al genial Alan Davis, Claremont se fue por lo cerros de Úbeda contando una sosa historia sin dirección sobre Xavier y Magneto reconstruyendo Genosha, en el tercer volumen titulado New Excalibur, la serie ya tiene de una vez conexión con sus volúmenes predecesores, y no solo en el nombre.

New Excalibur

Ahora la premisa parece menos ambiciosa y por lo tanto más factible, se trata de volver a establecer un supergrupo europeo con sede en Inglaterra, y que sea el heredero del anterior Excalibur compuesto por el Capitán Britania, Rondador Nocturno, Fénix, Gatasombra o Meggan.
De hecho Brian Braddock permanecerá como uno de los miembros del equipo, junto a Dazzler, Nocturna, Peter Wisdom (también ex-miembro de Excalibur), Sabia y el Juggernaut, y en historias venideras se encontrará con la Capitán Britania introducida ela etapa de Los Vengadores escrita por Chuck Austen.

Viejos amigos al rescate

La primera historia, la única que hasta el momento ha aparecido, tiene de invitados a viejos miembros del grupo, como los citados Rondador y Fénix, además de ir presentando a los nuevos reclutas que tomarán el relevo, todo ello con el buen hacer de Claremont en cuanto a caracterización de personajes y de relaciones entre ellos. Por algo ha sido él mismo el creador de algunos de ellos.

De villanos tenemos a un misterioso quinteto y su calvo líder, una versión oscura de los X-Men originales que espero no se pierda en el olvido porque resulta muy atractiva.

Incluso el dibujante elegido interesa más en esta ocasión, porque si Aaron Lopresti no es mal artista en excalibur V2, Michael Ryan es mucho más dinámico y con un estilo que entra mejor por los ojos en New Excalibur.

Si la cosa continúa de bien como en éstos primeros números, se puede decir que los aficionados a las buenas historias de Claremont, y en general a los X-Men, tienen en esta serie una cita que entretiene con efectividad y sin irse por las ramas como en otras obras reciente del guionista. Además su conexión con House of M, de la que se supone se deriva, no es tan profunda como para entorpecer la accesibilidad de la serie.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments