Uncanny X-Force (VII): Remender, el Apocalipsis y X-Force se hace Pop

Por
16
937
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Es dinámica habitual en el Universo Marvel que los héroes hagan frente a los mas retorcidos planes de cualquier villano que se precie de serlo. La pregunta que aquí nos ocupa es la siguiente ¿es suficiente con abortar las ansias de conquista y destrucción de los siervos del mal o quizás una solución más expeditiva sería lo más deseable? Dos pesos pesados en la comunidad mutante como son Lobezno y Arcángel han ponderado los pros y los contras de tomar medidas drásticas en lo que a los tipos malos se refiere y la respuesta ha sido clara y contundente: No, no es suficiente en absoluto. De ese modo X-Force, un grupo creado por Ciclope en tiempos desesperados y que exigían medidas desesperadas, renace para continuar su misión, esta vez a espaldas del líder de los mutantes.

Así, ambos deciden reclutar en su misión de exterminio por el bien de la humanidad a Masacre, Fantomex y Mariposa Mental. En el primer número de la nueva colección Uncanny X-Force, el escritor Rick Remender y el artista Jerome Opeña nos ofrecen su bautismo de fuego enfrentándolos a una de las mayores amenazas que ha conocido el mundo, Apocalipsis. Lo que el grupo desconoce es que se han operado ciertos cambios en el autoproclamado primer mutante que pueden ocasionarles un dilema moral de difícil solución. CBR habló con Remender sobre sus planes para la serie que nos ocupa.

Aquellos que conozcan el trabajo de Remender en series como Punisher, o de creación propia como puede ser Fear Agent, sabrán como el escritor abunda en contar historias en las que sus protagonistas deben tomar decisiones difíciles que normalmente conducen a una serie de misiones peligrosas, de consecuencias más peligrosas todavía. “En Fear Agent”, relata Remender, “tenemos a una persona normal, de intenciones nobles, y la ponemos en una situación en la que tiene que elegir entre dejar que la Tierra sea invadida por una horda de alienígenas o prácticamente exterminarlos a todos. Asimismo, para el Punisher, las cosas son blancas o negras. Si él cree que eres malvado ya puedes darte por muerto, así que lo enfrentamos a personajes que viven en los tonos grises, villanos que son un reflejo del propio Frank, para de esa manera explorar la hipocresía inherente en su cruzada personal”.

Punisher intentó asesinar a Norman Osborn y desde entonces ha sido perseguido por ello; durante 21 números somos testigos de las consecuencias de intentar matar a una persona en una posición de poder predominante. “Consigan o no su objetivo, cuando manejas a personajes que matan, las ramificaciones de todo ello deben jugar un papel importante en la historia. Tenemos como ejemplo la clásica pregunta, ¿si pudieses viajar en el tiempo asesinarías a Hitler de bebé? La parte interesante de todo ello es pensar en que las consecuencias de tus actos podrían provocar una situación mucho más terrible todavía. Quizás otro triunfe allí donde Hitler fracasó. Tú podrías tener buenas intenciones pero lo cierto es que la Historia es la que es, y puede que sea así por alguna razón”.

El titulo del arco introductorio del nuevo X-Force, “La solución Apocalipsis”, relata una variante del dilema del joven Hitler, y nos presenta un renacido Apocalipsis en el cuerpo de un infante, obra y gracia de la Sociedad de Akkaba. “Ese dilema moral es parte del atractivo de tener a un jovencito Apocalipsis. Cuando tienes a un grupo de personajes dispuestos al asesinato, el enfrentarse a cosas así hace las cosas mucho más interesantes que, por ejemplo, las típicas peleas contra un ejército de fanáticos seguidores en pos del enfrentamiento final con su jefe”.


Dicha sociedad y su devoción por Apocalipsis van mucho más allá de lo que cualquier grupo fanático con ideas extremistas pudiese mostrar a una figura mesiánica a la que idolatrar, ya que para ellos el es familia. “La sociedad de Akkaba es un culto secreto que ha estado entre nosotros desde tiempos inmemoriales, y de un modo u otro todos sus miembros están conectados a Apocalipsis. Tal y como yo lo veo, pertenecer a dicha sociedad no es algo que sus miembros hayan escogido sino mas bien es algo en lo que han nacido”. Hace cientos de años un poderoso señor de la guerra egipcio llamado Ozymandias fue convertido en un ser de piedra viviente y sirvió a Apocalipsis como su escriba, oráculo y también su esclavo. Aunque su relación con el paso de los años no estuvo exenta de polémicas, ahora Ozymandias, con un joven y renacido Apocalipsis en sus manos, se halla en una posición de poder predominante dentro de la Sociedad de Akkaba. “Cualquiera que fuese el número dos de una entidad de tanto poder como Apocalipsis consideraría la idea de tomar todo ese poder para sí mismo, pero Ozymandias no, ya no. Los Akkaba y Apocalipsis mismo se encuentran en una débil situación, y ahora su única preocupación es reconstruir su imperio. El es el encargado de despertar a los cuatro jinetes del apocalipsis definitivos y de lidiar con los Celestiales para la resurrección de su amo y señor. Básicamente es el que pondrá en marcha el plan final de los Akkaba para dominar el mundo. Ozymandias, en definitiva, sirve a los Akkaba y por extensión a Apocalipsis, y esta vez no hay una doble intención por su parte”.

Los cuatro jinetes del apocalipsis son poderosos súper humanos que sirven a la voluntad de su amo bajo la apariencia de Muerte, Guerra, Hambre y Peste. Los jinetes definitivos que Ozymandias despierta son especialmente peligrosos y resistentes. Remender explica que “Los cuatro jinetes que hemos visto en anteriores encarnaciones han sido por norma general destacados miembros del Universo Marvel o miembros de los X-Men, así que sabemos que no habrá grandes cambios con ellos en ese sentido”. Y uno de los más destacados es Warren Worthington, actual miembro de X-Force conocido como Arcángel y portador de la Muerte a las órdenes de Apocalipsis en tiempos pretéritos. “La persona de Muerte es como una semilla. Hay mas personajes que, obviamente, han tenido esa semilla plantada en su ser, pero con el tiempo han conseguido deshacerse de ella y no permitirle crecer. En otras personas, sin embargo, esa semilla está dormida y suele manifestarse en los momentos más inoportunos. Es el caso de Warren, la primera elección de Apocalipsis como Muerte, y cuya semilla ya forma parte de su mente de tal modo que ni siquiera telépatas de la categoría de Xavier o Mariposa Mental son capaces de extirpar”.

Esta última, de todos modos, ayuda a Warren a mantener a Muerte dormido de tal modo que no pueda tomar el control. Además sus sesiones telepáticas, como ya se vio en el número uno de la serie, reafirman los lazos sentimentales que existen entre ambos y quizás eso sea una fuerza más a tener en cuenta en la lucha personal de Warren con su lado oscuro.

El número dos de la colección nos transporta a la luna, y más concretamente a la zona azul, donde hemos sido testigos en el pasado de las aventuras de los 4 Fantásticos o de los propios X-Men sin ir más lejos. Allí la sociedad de Akkaba dispone de una base secreta, y será allí donde se desarrolle la acción. Para tal fin Remender confía plenamente en las dotes artísticas de Jerome Opeña y del colorista Dean White, los cuales insuflaran las dosis justas de realismo y fantasía al escenario donde se desarrolla la historia. En palabras del propio Remender “Creo que Jerome está en el camino para llegar a estar a la altura de Romita Jr, o de Frank Quitely, dos de mis autores favoritos. Dean White además da a la obra un aspecto hermoso. Pienso que, en lo que al aspecto artístico se refiere, no se puede hacer mejor”.

La solución Apocalipsis” termina a principios del 2011, pero es solo el primer arco de una larga historia que Remender tiene planeada para Uncanny X-Force. “Los arcos sirven para contar historias independientes, pero sentirás que hay una conexión a gran escala entre ellas, y cuando las leas todas juntas tendrás una gran historia entre las manos. Y en cuanto a lo que nos deparara el año que viene, espera lo inesperado. Habrá unos cuantos escarceos con cosas que han sido plantadas en otras colecciones de los X-Men y también en el resto del Universo Marvel. Y entonces las consecuencias del primer arco de esta colección se harán sentir”.



EL CLAN AKKABA
Una Maldad Más Allá del Tiempo

Para ahondar en el origen del Clan Akkaba debemos adentrarnos, aunque suene contradictorio, mil años en el futuro trasladándonos al utópico mundo en el que creciera Kang el Conquistador. Hastiado de una sociedad gris y monótona en la que le era imposible dar rienda suelta a sus ansias personales, Kang viajaría 6 mil años en el pasado para encontrarse con el eterno Apocalipsis que camina con la intención de tomarlo bajo su tutela y remodelar así el tiempo a su imagen.

Paradoja temporal de libro, si Kang no hubiera regresado al pasado, el extraño bebé que eventualmente se convertiría en Apocalipsis habría muerto en las dunas limítrofes del asentamiento egipcio de Akkaba. Acogido por los Sandstormers, un grupo de nómadas guerreros que le bautizarían como Rama-Tut (“El que cae del cielo”), Kang haría honor a su apodo conquistando en un tiempo recor la región traicionando a sus salvadores. Coronado como faraón de Egipto, Kang daría caza a los Sandstormers con objeto de hallar los restos de su nave estrellada provocando que su líder Baal usara el Ojo de las Eras en su contra emprendiendo la búsqueda del mutante primigenio.

Tras una larga búsqueda, el destino permitiría que Baal lo encontrara en torno al Valle de los Reyes acogiéndolo como su propio hijo y, bajo el nombre de En Saba Nur, lo adoctrinara en las creencias guerreras de los Sandstormers. Único superviviente a la masacre de su tribu perpetrada por el gran general Ozimandias, Nur se convertiría en esclavo hasta que, tras ser bendecido por la misma Isis, se enfrentara al reinado de Rama-Tut. Tras el regreso de Tut al futuro como consecuencia de su encuentro con los Cuatro Fantásticos, En Saba Nur abriría su camino hasta la esfinge destruyendo el Ojo de las Eras no sin antes volcar todo su contenido dentro de la mente de Ozimandias, cuyo cuerpo quedó petrificado de forma instantánea. Dejando a antiguo general atrás, Nur asumiría el nombre de Apocalipsis abandonando el mundo lleno de crueldad y debilidad que le había acogido dando inicio a la forja de su leyenda. Aquellos eventos marcarían el nacimiento de la especie mutante.

Durante miles de años, Apocalipsis recorrería el mundo amasando poder mientras su nombre se convertía en sinónimo de muerte y destrucción. Manteniendo las arenas de Akkaba como su refugio al que regresaba periódicamente para reponer fuerzas manteniendo su vida eterna, Apocalipsis atesoraría grandes recursos tecnológicos abandonados por Kang o los Celestiales mientras en torno a él se creaba un culto formado por sus descendientes y aquellos que a los que encontraba dignos de unirse a él. Así nacería el Clan Akkaba, bendecidos con el poder fruto de su sangre y que servían con entrega a los ideales de los Sandstormers extendiendo la palabra de Apocalipsis por medio la guerra, el hambre, la enfermedad y la muerte.

Grandes héroes y aventureros del pasado como los Eternos, el Caballero Negro, el poderoso mago Garbha-Hsien o el Conde Vlad Dracul El Empalador se enfrentarían contra él mientras otros como Akenatón, el cruzado Bennet de París o el científico evolucionista Nathaniel Essex sucumbían a su promesa de poder. Con los fieles de su Clan extendidos por todo el mundo como un ejercito en la sombra dispuestos a entregar su vida por su señor, entre la élite de estos se encontraban los poderosos Jinetes del Apocalipsis (Guerra, Hambre, Peste y Muerte para más señas) además de los herederos Sandstormers que con el tiempo devendrían en los Jinetes de la Tormenta (Riders of Storm) y, posteriormente, los Jinetes Oscuros.

Mientras Apocalipsis reponía fuerzas durante sus profundos letargos, Ozimandias se ocupaba de organizar a los descendientes de Clan preparando la nueva llegada de su señor. Sin embargo, las disensiones entre sus fieles se acrecentarían durante la segunda mitad del siglo XIX a raíz de su guerra con Siniestro propiciando el debilitamiento del Clan que permitiría a Drácula cobrarse su venganza. Víctima de la traición, tras sufrir importantes bajas entre sus adeptos y casi convertirse el mismo en alimento para el señor vampiro, Apocalipsis ordenaría a Ozimandias disolver el Clan Akkaba como sociedad limitándose desde entonces a su guardia más leal o efectivos externos que no implicaran una excesiva dependencia. Sin embargo, Ozimandias actuaría a espaldas de su señor manteniendo vivo en secreto al Clan con la ayuda de Frederick Slade y Jack Starsmore. ¿Su intención? Usarlos para acometer un golpe contra su señor arrebatándole su poder una vez llegara el momento.

Bien entrado el siglo XX, Apocalipsis regresaría a las andadas en pleno auge de la especie mutante abandonando las sombras para proclamar el inicio de la nueva era. Durante los años anteriores a su regreso triunfal se dedicaría a fortalecer a poderosos peones de sus planes como el Monolito Viviente, Moses Magnum, Michael Nowlan y su Alianza Maligna o unos nuevos Jinetes Oscuros liderados por el inhumano Disco Duro mientras mantenía a raya a sus enemigos.

Tras un primer enfrentamiento contra X-Factor, El Que No Muere daría vida a la primera encarnación de sus Jinetes de la era moderna reclutando a Autum Rolfson (Hambre), Abraham L. Kieros (Guerra), la morlock Plaga (Peste) y Ángel (Muerte). Sustituyendo a este último por el también morlock Caliban, Apocalipsis regresaría a su letargo tras ser dado por muerto a raíz de su derrota en la Zona Azul de la Luna.

Regresando durante la batalla contra Onslaught tomando a Hulk como nuevo Jinete Guerra, Apocalipsis daría inicio a su más ambicioso plan: La reunión de Los Doce. Gestado a lo largo de la práctica totalidad del siglo XX, consistía en la reunión de doce mutantes de enorme poder para, supuestamente, acabar con él. En realidad era una estratagema orquestada en torno a los Diarios de Destino y que le permitiría alcanzar la divinidad. Acogiendo entre sus filas a un grupo de Skrulls y dando forma a un nuevo elenco de Jinetes que incluía a Caliban (esta vez como Peste), Ave de Muerte (Guerra), Lobezno (Muerte) y Ahab (Hambre) sería definitivamente derrotado por los X-Men y Cable, pero su malévola esencia se fusionaría con Cíclope emergiendo ambos como una entidad única.

Separados por Jean y Cable, este último facilitaría su regreso a la vida después de que el 98% de la población mutante perdiera su condición como tal tras los eventos de la Dinastía M. Anunciándose como salvador de la raza, Apocalipsis tendría que hacer frente a los efectos de la fusión con Cíclope sobre su persona así como a las maquinaciones de Ozimandias para reclamar su poder. Ni unos nuevos Jinetes formados por Gazer (Guerra), Fuego Solar (Hambre), Polaris (Peste) y Muerte (Gambito) pudieron evitar el fracaso de su precipitado plan y, tras ser derrotado por los X-Men y los Vengadores sería abducido por los Celestiales, en cuyas manos ha permanecido desde entonces.

Tras su desaparición, Ozimandias ha estado maquinando al frente del Clan Akkaba junto a sus últimos descendientes para retomar el poder perdido sin demasiado éxito. Con el teleportador Frederick Slade (ancestro de la ex-Generación-X Blink y descendiente del eterno al igual que esta) como mano derecha, tras revitalizar a Cámara (también miembro de Generación-X y heredero del legado genético de Apocalipsis) con la sangre de su maestro otorgándole potencial omega, él y el resto del Clan desaparecerían no volviendo a saberse de ellos. Hasta ahora.

Descubiertos recientemente por Masacre mientras operaban en Oriente Medio, el Clan se dispone a recuperar toda su gloria devolviendo la vida a aquel que trae la muerte. Como añadido, cabe destacar que entre otros de los descendientes de Apocalipsis conocidos se encuentran Holocausto, llegado a nuestro mundo desde la Era de Apocalipsis y muerto durante su estancia en los Exiliados, así como Hecatombe y Diamanda Nero, ambos pertenecientes a futuros alternativos diferentes.



ETAPA MILLIGAN/ALLRED/ALLRED

“Esta es una nueva era de superhéroes, no luchamos contra nadie, no salvamos el mundo, no hacemos el bien. Nuestro único objetivo es entretener”

Tras haber lidiado con la peor crisis de la historia de Marvel, Bob Harras sería incapaz de reconducir el rumbo de la editorial viéndose finalmente despedido de su cargo. Tras su salida, un flamante nuevo editor jefe tomaría el relevo. Hablamos de Joe Quesada quien, junto a Bill Jemas, llegaría lleno de ideas y entusiasmo reconfigurando la práctica totalidad de la editorial. Títulos morirían, otros nacerían, manteníendose únicamente aquellos que encajaban en la nueva dirección que querían darle. Tras años de crossovers y colecciones enlazadas entre sí, los editores apostaron por una Marvel a la “Vértigo” donde los títulos progresaban libremente con la justa interacción para dejar constancia que se encontraban en un universo compartido.

Siendo la franquicia mutante una de las más afectadas gracias a la labor de Axel Alonso, mientras que Grant Morrison y Joe Casey repetían la jugada del Contra-X en X-Men y Patrulla-X, X-Force sufriría un inesperado cambio de aires que derivaría en una de las obras de culto más rompedoras que haya parido la editorial.

Recurriendo a los servicios del guionista Peter Milligan, quien llegaba directamente desde Vértigo junto a Mike y Laura Allred, matrimonio de artistas en cuyo curriculum destacaba la creación de la delirante Madman. Al mando de la colección, Milligan y los Allred concebirían un producto pop de tono retro y acidísimos guiones manteniendo al equipo como una fuerza de asalto pero sin dejar rastro de Cable, Bala de Cañón y compañía. Nos presentaban así un elenco totalmente nuevo de personajes a cada cual más extraño que incluía a creaciones tan peculiares como Zeitgeist, U-Go-Girl, Gin Genie o el Anarquista. Si al fan medio que había pasado toda una vida enganchado a la franquicia aquellos nombres debían decirle más bien poco, más complicado debió tenerlo para digerir la presencia aquella ininteligible patata voladora a medio camino entre Moquete y Charles Laughton que se paseaba cámara al hombro cual Steven Spielberg por la colección.

Y es que, ante todo, esta irreverente revisión pretendía usar la plataforma de los sobrexplotados títulos mutantes como una brutal sátira de la fama convirtiéndolos en estrellas mediáticas odiadas y temidas por un público que vive enganchado a sus aventuras. Rebosando surrealismo y metalenguaje en cada viñeta, harían del grupo una marca comercial cuyos integrantes se vendían al espectáculo mostrándose tan mezquinos, ególatras y adictos (tanto a la fama como a cualquier sustancia psicotrópica legal o ilegal) como si de una psicotrópica fusión entre Gran Hermano y La Hoguera de las Vanidades se tratara.

Teniendo una de las tasas de mortalidad más altas de la historia del comic de superhéroes, sus argumentos canibalizaban elementos de rigurosa actualidad como la crisis del niño balsero Elián González, la legislatura de George W. Bush o los ataque del francotirador de Beltway. Si Quesada y Arad se hubieran atrevido a trasladar las andanzas del grupo a la pequeña pantalla, habrían obtenido un producto que fácilmente podría haber competido de tú a tú con South Park o Family Guy. Siempre buscando meter el dedo en la llaga mientras exploraban temas como la sociedad de consumo, el racismo inverso, la homosexualidad, los medios de comunicación, la anorexia o la dicotomía entre realidad y ficción en personajes expuestos a la opinión pública, sus certeros diálogos dejaron innumerables perlas para la galería siendo común ver los nombres de Cíclope y Tom Cruise en la misma frase.

De entre el amplio reparto que veríamos por estas páginas, aparte de los ya citados destacarían el meditativo Mister Sensitivo, el émulo de EMINEM Grasas, un gafapasta Vivisector, la caquéctica Chica Muerta o el magnate sin escrúpulos Spike Freeman. ¿Sus enemigos? Abogados, fans obsesivos… pero sobre todo, ellos mismos (ellos mismos y sicarios genéricos con helicópteros)

Tras un histórico arranque y otros tres arcos argumentales, la serie seria relanzada como X-Statix con la intención de aumentar las ventas mientras proseguía retratando la decadencia de sus protagonistas con temas como el suicidio o la necrofilia. Desgraciadamente, ese carácter aguerrido sería finalmente el que clavara el primer clavo sobre su ataud hiriendo a la serie de muerte tras la polémica de Lady Diana de Gales. Cuando apenas se habían cumplido seis años desde su trágica muerte, Milligan pretendía devolverla a la vida en las páginas de la serie convirtiéndola en el flamante nuevo fichaje del grupo. Los tabloides británicos no tardaron en hacerse eco provocando un gran revuelo que daría lugar a que la editorial diera marcha atrás reimprimiendo comics y portadas para que, con un par de retoques por aquí y una melena negra por allá, la madre del futuroo Rey de Inglaterra se convirtiera en Henrietta Hunter, una ficticia estrella del pop europea con legado aristócrata.

Si la premisa de Liefeld supuso semejante éxito por su rompedora forma de entender el comic, esta nueva andadura sería la que más cerca estuvo de repetir la gesta original, no ya por seguir los parámetros de este, sino por crear algo completamente nuevo dejando huella en el sector. Quizás no en el ámbito comercial, pero sí entre los fans del medio y la crítica especializada, pues la serie incluso logró abrirse hueco entre prensa poco dada a hablar del noveno arte como Rolling Stones o la patria Rock Deluxe.

A pesar de que tras el escándalo de Lady Di las ventas de la serie bajaron drásticamente, sumando los números de ambas cabeceras la etapa igualaría a las de Fabian Nicieza y Tony Moore en cuanto duración. Tras un delirante crossover con los Vengadores Milligan daría carpetazo a la colección a la colección como solo X-Statix podría hacerlo dejándola en el limbo hasta que dos años más tarde realizara la miniserie centrada en Chica Muerta.



Y con esto damos por terminado nuestro repaso de hoy al presente futuro y pasado del título más puntero y controvertido de la franquicia mutante. Con la salida a la venta del segundo número de la colección el miércoles de la semana que viene, desde Zona Negativa continuaremos ofreciéndoos todas las noticias al respecto a la par que proseguimos nuestro repaso de los elementos que conformaron la cabecera. Para próximas entregas, el regreso de Liefeld y el desembarco de Christopher Yost y Craigh Kyle.

16 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
chinchi
chinchi
8 noviembre, 2010 19:49

para cuándo una reedición de esta OBRA MAESTRA????

chinchi
chinchi
8 noviembre, 2010 19:51

Me refiero la Xforce de Milligan y allred, claro

Tiegel
Tiegel
8 noviembre, 2010 20:20

Al final no se sabía quién era el tío aquel con la máscara blanca que se dedicaba a sembrar el terror y a quien reconocía Guy, ¿no? Personalmente, siempre pensé que era Bush, pero supongo que alguien que se mueva mejor en el quién-es-quién yanki a lo mejor podría identificarlo por los mítines que daba o algo así 

Daniel Gavilán
8 noviembre, 2010 20:30

Jeje. Buen apunte Tiegel. La cosa es que Milligan siempre ha sido de tomarse esas cosas a coña como ya hizo en la mini de Chica Muerta

Aviso de Spoiler

no desvelando quien era el malo al final dejando solo un “No! no puede ser él!” para reirse de ese cliché del género.

Aun así, con especto al tipo que comentas siempre tuve sospechas

Aviso de Spoiler

al igual que tú de que se trataba de Bush, especialmente por un plano de la casa blanca cuando este aparecía. Pero a saber, creo que nadie le ha preguntado a Milligan al respecto

Y ya que estamos, aprovecho para pedir disculpas por el tiempo tardado en sacar la parte relativa al repaso de X-Force, que el tiempo no ha acompañado. Como dicta el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena. Procuraré que los dos restantes no tarden en salir.

Juan
Juan
8 noviembre, 2010 20:45

En las Prewiews del n 2 por fin podemos ver la Version 616 de Holocausto/Nemesis el “Hijo” de Apocalipsis de la Era de Apocalipsis; el Archienemigo de Nate Grey (Bueno Combatieron 4 Veces en Total) y Con Cable Muerto, (y repasando aparentemente todos los aspectos de la Vida de Apocalispsis en estas Sagas); quizas la mejor Coleccion para la Reaparicion de Nate Grey (Despues de Todo es el Arma Viviente Creada para Destruir a Apocalipsis por Siniestro) no sea X-men tras sus Regreso en oscuros x-men.
 

Tiegel
Tiegel
8 noviembre, 2010 21:15

Ey, es verdad, Daniel, no había caído en que hace lo mismo en la miniserie de Chica Muerta!

luis r
luis r
8 noviembre, 2010 21:48

Con Warren en el equipo y siendo el primer Jinete de Apocalipsis o de los primeros se pueden crear historias interesantes, ya veremos

Phantomas
Phantomas
Lector
8 noviembre, 2010 23:04

Y al final va a parecer que el bueno del tandem era Jemas. O al menos con él fue con el que tuvimos los NXM de Morrison, este maravilloso X-Force/X-Statix

avengersDB
avengersDB
8 noviembre, 2010 23:23

interesante articulo….una pregunta alguien podria decirme en que numeros de los x men fueron kuando combatieron con los avengers contra apocalypse…me encantaria ver esa historia….

salebaaay
salebaaay
Lector
8 noviembre, 2010 23:37

esa mujer se parece a galactus, yo le llamaria… galactica, o galatzia, o galactosa

magik
magik
8 noviembre, 2010 23:43

un primer numero de uncanny x force muy interesante la premisa y el equipo me encantan,el color muy currado si todo sigue así estamos ante una de las mejores colecciones de mutantes de los últimos años…
la relación de mariposa y ángel va a dar que hablar por eso de que el la necesite para mantener el control…

kyon-kun
kyon-kun
9 noviembre, 2010 0:10

el dibujo de psylocke es bastante fero(el rostro)
 

Blade Runner
Blade Runner
Lector
9 noviembre, 2010 0:24

A mí Remender me da un miedo… le puede tanto su vena terrorífica, que al final se olvida de que está escribiendo tebeos de supers. Que se lo digan al pobre Frank…
 
Conste que no he leído el X-Force éste. A ver qué tal se le da.

Peribáñez
Peribáñez
Lector
9 noviembre, 2010 17:58

Yo echo de menos los tiempos de Quasada-Jemas, sinceramente. Podías seguir una serie de Marvel sin que estuviera implicada en un evento, y además se daba un enfoque diferente a las colecciones, como pasó con X-Force en manos de Milligan.

luis r
luis r
9 noviembre, 2010 19:23

el detalle ese de que Arcangel necesita de los poderes mentales de Psylocke me recuerda cuando Sabretoth necesitaba que Jean le diera sus “toques” para mantenerse cuerdo

franz
franz
Lector
10 noviembre, 2010 17:08

A mi me sigue pareciendo harto sospechoso que NINGUN miembro de X-Statix haya aparecido en Necrosha. Y si…?