Red Skull: Incarnate

Por
9
1180
 

Edición original: Red Skull: Incarnate #1-5 USA (Marvel Cómics).
Fecha de publicación: Septiembre de 2011 a Enero de 2012.
Guión: Greg Pak.
Dibujo: Mirko Colak.
Color: Matthew Wilson.
Entrada en Comixology
Precio: 9,95€.

 

Si abordar los orígenes de un supervillano de forma retroactiva es ya de por sí una tarea difícil, cuando Greg Pak decidió liarse la manta a la cabeza y Marvel anunció que el escritor de Action Comics y El Increíble Hulk narraría los primeros días de Cráneo Rojo, una voz dentro de su cabeza seguramente le dijo que se había metido en un berenjenal en que tenía muchas papeletas de salir escaldado.

Y es que de entre todos los villanos del universo Marvel, seguramente no haya ninguno más espinoso para dichas labores que la eterna nemesis del Capitán América. Con una calavera ensangrentada por rostro, el archivillano con más abriles de Marvel cómics no es el más poderoso ni el más próspero de la editorial. Sin embargo, el tratarse de un villano ligado a una tragedia tan palpable y real como fue el holocausto judío perpetrado por el III Reich, obligan a andar con un par de pies de plomo extras si uno quiere acabar bien parado.

Habiendo saldado con notable éxito su experiencia en esa reivindicable joya que fue Magneto: Testamento, Pak se armó de valor, disponiéndose a amortizar todo su trabajo de investigación en torno al entramado de la II Guerra Mundial. Pero si en la miniserie centrada en los orígenes del amo del magnetismo, la perspectiva de la víctima era perfecta para narrar los funestos acontecimientos que tuvieron lugar en la Alemania del siglo pasado, con Craneo Rojo: Encarnado no solo se enfrentaba con las expectativas, sino que además deberían andarse con mucho ojo en no frivolizar ni hacer demasiado humano a un personaje que básicamente es un monstruo palpable de carne y hueso.

Encarnación de todas las atrocidades que fueron cometidas en nombre de la supremacía racial y la más voraz hambre expansionista, la mini-serie de Cráneo Rojo tiene como principal interés ofrecernos un detallado viaje a través de la evolución socio-política de Alemania, desde la crisis posterior a la Gran Guerra hasta el auge del partido nacionalsocialista de Adolf Hitler. Pudiendo servir precuela a Magneto: Testamento además de relato de orígenes del encarnizado enemigo del Capitán América, a través de cada capítulo podemos aproximarnos a pasajes históricos como las interminables colas en busca de comida durante los días de la inflación, las interminables guerras entre diferentes organizaciones políticas en un entorno de revuelta social, los tejemanejes de aquellos que buscaban sacar partido de la turbulenta situación o el incendio del Reichstag en el 33.

kull05En medio de este escenario, el viaje Johann Schmidt comienza como un taciturno cruce entre Nelson Muntz y Huckleberry Finn que sobrevive en un orfanato berlinés, en un relato a la mejor tradición de Charles Dickens pero sin toda la parte entrañable. Mostrándonos sus esfuerzos para salir adelante, el joven Schmidt se nos muestra como un superviviente nato, con el cinismo necesario para adaptare a las circunstancias que le convengan pero con una testarudez a prueba de bombas para no dejarse doblegar.

Usando a un apocopado compañero del orfanato como contraste, Pak nos muestra a un joven Schmidt complejo y desafiante, sin miedo a sacar la cara por sus compañeros aunque lo haga con cierto desprecio ante su incapacidad de defenderse por si mismos. Un producto de un sistema en el que se culpa a los jóvenes condenados a vivir aferrados a la caridad de la derrota, por no tener el coraje de la generación que murió en la guerra.

Un entorno despiadado y asolado por la pobreza y el hambre, en el que las primeras esvásticas comienzan a verse por las calles y en el que lema “El hombre es un lobo para el hombre” cobra un brutal simbolismo, en una desgarradora escena absolutamente no apta para los que sean incapaces de tolerar violencia contra animales ni cuando se trata de ficción. Tras esta contundente entrada, Pak prosigue con el deambular del joven que se convertiría en Cráneo Rojo aproximándolo a la cultura judía, los sindicatos o el crimen organizado antes de enrolarlo definitivamente en el partido nazi.

Está senda le sirve para perfilar paso a paso el carácter del personaje a merced de sus circunstancias, siempre movido por su determinación a no dejarse someter por las adversidades de la vida, y su negativa a ser una víctima. Con insinuaciones tan interesantes como las de una madre judía y siempre sin dejar claro cuanta parte de su historia es real y cuanta una mera invención para sobrevivir, Pak acierta en convertir al joven Cráneo Rojo en un personaje creíble sin ningún tipo de histrionismo villanesco ni idealización trágica.

kull01

Una suerte de Barry Lyndon del III Reich, que no cree en ningún poder benefactor más allá de él mismo, y está seguro de que si quiere algo tendrá que tomarlo por su propia mano. La ley del más fuerte en una pecera llena de tiburones, donde en la voluntad de cada uno está la clave para decidir que posición ocupará dentro de la pirámide trófica de la sociedad alemana de la primera mitad del siglo XX.

¿Depredador? ¿Presa? ¿Algo más? Pak evita convertir al personaje en un simple sirviente adoctrinado de la ideología de Adolf Hitler, para convertirlo en alguien ajeno a cualquier tipo de credo o ideal, más allá de la convicción de que solo los fuertes sobreviven y que en el poder está la llave para tomar las riendas del destino del mundo. Cualquier muestra de sentimiento, compasión o humanidad es solo un lastre que nos retrasa en la implacable lucha en esta jauría de lobos despedazándose los unos a los otros que es el mundo, y ningún precio es alto si permite escalar un peldaño más para convertirse en la mano dominante.

kull02Pero aunque todo lo dicho pueda sonar muy bien sobre el papel, puede que el haber guionizado Magneto: Testamento haya jugado en su contra, puesto que nunca termina de dar la sensación de implicarse en los primeros días de Cráneo Rojo como lo hizo con los del amo del magnetismo. Y aunque es en parte comprensible, no parece que termine de sacarle partido a los primeros días de la Alemania nazi, ya sea al retratar los días de penuria de los años 20, el recelo hacia el pueblo judío o las guerras de poder entre los diferentes partidos políticos y facciones interesadas que surgieron durante aquellos turbulentos días.

Algo parecido podría decirse respecto a un Schmidt demasiado distante, cuya evolución a lo largo de la mini-serie cuenta con varios momentos sumamente interesantes, pero otros en los que la transición de un punto a otro no termina de entenderse del todo. El protagonista nunca termina de asumir enteramente su rol como tal, habiendo demasiados pasajes en los que o bien se mueve al margen de las circunstancias que se nos están narrando, o simplemente queda en un segundo plano respecto a estas.

El cambio de la expresividad de Carmine DiGiandomenico por la rigidez dubitativa de Mirko Colak tampoco ayuda demasiado, y aunque el dibujante serbio se esfuerza en hacer a su protagonista reconocible aun siendo todavía un crío con el rostro intacto, nunca consigue pasar de lo aceptable. Gráficamente el mayor hallazgo de la miniserie son las impresionantes portadas de David Ajá, más algunas composiciones más voluntariosas que efectivas, como la del charco de sangre representando el rostro de Cráneo Rojo.

Todavía inédita en nuestro país, Cráneo Rojo: Encarnado funciona mejor como aproximación a la Alemania previa al régimen del III Reich que como relato de origen del personaje. En este último aspecto, cumple, pero sin nunca terminar de brillar ni formar un todo que lo conviertan en una lectura obligatoria para aquellos fascinados con las historias de origen de los supervillanos.

icarnate01incarnate02incarnate03

Dejando con la sensación de que le falta algo para ser del todo redonda, si que es una lectura interesante para aquellos todos aficionados del Capitán América que tengan interés por conocer algo más sobre los primeros días de su antagonista, los que disfrutasen Magneto: Testamento o simplemente gusten de las historias más alejadas de la tónica habitual de los superhéroes, a pesar de estar ambientadas en su mismo entorno. Siguiendo una estructura similar a la de Roma o Forrest Gump, Cranero Rojo: Encarnado introduce los orígenes del implacable brazo ejecutor del III Reich en un turbulento episodio histórico que definiría el devenir posterior tanto de nuestro mundo como del universo Marvel.

Siendo su mayor pecado que al final deje el regusto de estar ante una historia más del personaje que frente a la historia definitiva de Cráneo Rojo a pesar de su lúcido aprovechamiento del marco histórico, si que es una historia perfecta para quienes quieran conocer más sobre los inicios del villano, ahora que se dispone a sacudir los pilares del universo Marvel en Axis.

  Edición original: Red Skull: Incarnate #1-5 USA (Marvel Cómics). Fecha de publicación: Septiembre de 2011 a Enero de 2012. Guión: Greg Pak. Dibujo: Mirko Colak. Color: Matthew Wilson. Entrada en Comixology Precio: 9,95€.   Si abordar los orígenes de un supervillano de forma retroactiva es ya de por sí…

Review Overview

Guión - 7
Dibujo - 5
Interés - 7

6.3

Valoración

Vosotros puntuáis: Be the first one !

9
Déjanos un comentario

Please Login to comment
9 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
TheBaldRockerbatlanderDynamo JoeDaniel GavilánKhonshu Recent comment authors
Recientes Antiguos
Tronak el Karbaro
Lector
Tronak el Karbaro

¡Vaya portadas! Sólo por eso seguro que merece la pena tenerlo. Bueno, por eso y por la época retratada, que para mí es fascinante.

Khonshu
Lector
Khonshu

Me quedo con esta, gracias:

http://media-cache-ak0.pinimg.com/236x/ef/9f/46/ef9f460658f1010622e96a9d2eb44036.jpg

No veo necesidad de actualizar su origen por muy chorras que fuera (el botones de hitler! WTF!). Craneo es un villano que representa un mal tan visceral y absoluto que es mejor no tratar de darle mucha explicación o humanizarlo.

Dynamo
Lector
Dynamo

Me duele pasar cuando veo comics con villanos como protagonismo, no les veo la gracia. En el caso de Cráneo coincido con Khonsu, es un mal bicho que no necesita una explicación de su origen . En la mayoría de los casos estos números defraudan y es preferible dejar el pasado en el reino de lo inexplicado.

Khonshu
Lector
Khonshu

Hummm, en realidad no siempre, si se hace bien, un número de origen de villano puede ser muy bueno y servir de interludio para darle más profundidad a un antagonista dentro de una historia más general:

Ejemplo 1: El Origen del Dr. Doom por Lee & Kirby

http://2.bp.blogspot.com/-NcdZx6RBiIY/VBl0c0n3ZsI/AAAAAAAAF3I/mQ0SzABhWuk/s1600/Hero-Envy-fantasticfour-annual-2a.jpg

Un episodio corto soberbio que sorprende por su perfeción a pesar de los años que ya tiene.

Ejemplo 2: Dreadstar 11
http://img1.wikia.nocookie.net/__cb20080803201927/marveldatabase/images/e/e1/Dreadstar11.jpg

Este es el mejor ejemplo que se me ocurre. No nos hace falta saber nada de la historia del Sr. Papal para el desarrollo de la serie de Dreadstar, pero Starlin consigue darle al personaje una historia trágica sin restarle ni un ápice de villanía. Entendemos mejor al personaje y nos resulta más interesante, pero no se puede decir que nos identifiquemos con él. Además mete esta historia en un momento muy preciso de interludio entre dos etapas muy diferenciadas de la colección, fue un movimiento ejecutado con gran habilidad.

Khonshu
Lector
Khonshu

Ejemplo 3: El origen de Loki por Straczinsky

http://i237.photobucket.com/albums/ff258/616pictures/BR-616/thor-loki-orign01.jpg

Solo por este genial número, le perdono a Strac todos sus sinspasts y espantadas varias.
El hombre se marcó una genial revisión del origen de Loki, con participación del propio Loki adulto para quitarse el sombrero. No cuento más de esta joya para no chafársela a todo el que no la haya disfrutado.

Ejemplo 4: Cuervo Rojo en Scalped.

http://farm2.static.flickr.com/1073/525628855_c013c96396.jpg

Esto es un poco trampa por tratarse no de un supervillano, sino el antagonista de una serie realista. Pero es que lo que hizo Aaron con Cuervo Rojo fue asombroso. Un personaje que parecía bastante cliché y cuyo pasado podría haberse ceñido a su relación con la familia del protagonista, se nos va revelando como el que para mí es el mejor “villano” que he visto en un comic en los últimos 10 años y un personaje tan interesante que se gana nuestra simpatía por encima de la del propio protagonista.

Dynamo
Lector
Dynamo

Bueno, en mi descargo diré que he señalado “en la mayoría de los casos”. El origen del Dr Muerte imagino que será el tema de la brujería a la que era aficionado y el alma de su madre en poder de Mefisto. Muerte es uno de los mejores villanos de Marvel en mi opinión. Hace poco se hizo la serie de Thanos y no parece haber mucha gente contenta. En todo caso siempre habrá guionistas que sean capaces de crear buenas historias. Excelentes ejemplos de ellos acabas de señalar.

batlander
Lector
batlander

Curiosamente el Thanos Rising es una copia/inspiracion/homenaje/serendipia del Papal de Dreadstar. Pero en cutre claro, ya que para contar lo mismo y mal tarda mucho mas.

A mi personalmente lo de contar la genesis de los villanos me gusta. Pero claro, como en todo, las habra buenas, regulares y catastroficas. Cambiandolo al terreno del manga por ejemplo, yo disfrute mucho con los flashbacks donde te cuentan la historia de Madara o de Aizen.

TheBaldRocker
Lector
TheBaldRocker

Yo me pillé el “Magneto: Testamento” y el de “Los Libros de Muerte” en su momento.
Los dos me encantaron y ya he dado buena cuenta de ellos un par de veces, como mínimo.
Así que si este llega por estos lares, caerá también. Y en tomito, aun mejor.
Aunque no pierdo de vista su reseña, Mr. Gavilán.
Cráneo es la versión opuesta al origen de Erik. No hay justificación posible en él,
como si se podría vislumbrar en Magneto o, incluso, en el mismísimo Von Muerte
cuando conoces más profundamente su desgraciado origen y el de sus padres.
Johann Schmidt es un mal bicho y Cráneo es un monstruo, como bien dice usted.

Rockeros Saludos