80 Aniversario Robin – ¿Por qué un Robin? Una amistad aristotélica.

Una amistad aristotélica.

Por
7
721

*Todas las conclusiones de este artículo están extraídas del artículo Aristóteles y el círculo íntimo del Caballero oscuro, escrito por Matt Morris e incluido en Los superhéroes y la filosofía (Blakie Books, Páginas 163-185, 2010). A su vez las lecciones de Aristóteles pueden encontrarse en Ética a Nicómaco (Alianza editorial, 2014).

Decía Frank Miller acerca de Robin que el personaje le parecía la típica idea de dibujante: visualmente atractiva (un pequeño punto de color que contrasta con esa enorme masa de músculos negra que es Batman) pero terrible en lo literario. ¿De verdad es así? ¿No se basa todo, en la literatura y en la vida, en el contrapunto y en la réplica?

En este artículo examinaremos de qué modo ilumina la figura de Robin (o de los distintos Robins) el mito y la vida de Batman. Para guiarnos contaremos con la ayuda de un pensador bastante versado en los asuntos de la amistad y la educación (no en vano, educó a Alejandro Magno y dirigió el Liceo, una institución que en tiempos llegó a rivalizar con la Academia platónica): Aristóteles.

Aristotéles (con su Ética en la mano) y Platón vistos por Rafael.

El filosofo griego creía que existían tres tipos de amistad. La amistad por interés se sustenta en el beneficio práctico que obtienen ambas partes, y dura hasta que duran los beneficios de la relación. La amistad por placer se basa en la felicidad que experimentan dos personas al compartir tiempo o actividades de manera conjunta. La amistad perfecta (la más pura y la más rara) se produce con la unión de dos personas entregadas cada una de ellas al bienestar del mundo.

Cabe destacar que cada uno de estos tipos puede contener características de las otras categorías. Un ejemplo práctico. Superman y Wonder Woman sin duda son personas virtuosas al servicio del planeta, pero seguro que también experimentan placer al compartir tiempo juntos. Ahora bien ¿qué tipo de amistad une, según Aristóteles, a Batman y Robin?

Está claro que en su relación hay ciertos componentes de interés. Robin obtiene de Batman una mansión enorme, un mayordomo, educación física y mental y un sentido vital bajo la forma de una profesión. Hay quien diría que un millonario como Batman no obtendría ningún bien material de su relación con Robin. Eso sería inexacto, ya que en muchos casos el placer del benefactor es superior al del beneficiado (esperemos que Bruce no se encuentre nunca con Kant). Además, a un tipo tan solitario como Batman no le viene nada mal tener algo de compañía.

Por otro lado, resulta evidente que un joven tan risueño como Dick Grayson se siente pleno al compartir las aventuras de un hombre como Batman. La emoción de la caza, el vértigo al descubrir sus propias capacidades como detective y luchador, la placidez que aporta hacer el bien…todo eso obtiene Robin de Batman.

Pero ya el propio Aristóteles decía que la amistad de los jóvenes suele ser ligera, voluble y cambiante. Es algo natural, si tenemos en cuenta que las relaciones de los jóvenes se transforman a medida que ellos mismos se transforman. Cuando Dick Grayson alcanzó la juventud plena quiso alejarse de la sombra del murciélago convirtiéndose en Nightwing. Como era de esperar, esto causó fricciones con un Bruce que interpretó la decisión de su pupilo como una traición.

Por fortuna para los dos, y una vez que Dick demostró que podía ser un vigilante a su manera, Batman aceptó que el petirojo de Gotham debía volar solo. Desde entonces han mantenido una relación de (casi) igualdad, hasta el punto de que Dick ha portado el manto del murciélago cuando Bruce estaba ocupado, indispuesto o muerto.

Pero Bruce no parece capaz de tener otro sidekick duradero, ni de alcanzar amistades plenas. Resulta obvio que se precipitó al elegir a Jason Todd como 2º Robin (con desastrosas consecuencias); pero Tim Drake (un chaval afable, disciplinado y voluntarioso como Dick) también parece querer alejarse de la alargada sombra de su mentor. Y luego está Damian Wayne, pero ese crío es un psicópata (además Bruce es su padre, con lo que difícilmente podrán ser “amigos”).

¿Por qué le ocurre esto a Bruce? Aristóteles definía la amistad perfecta como “la existencia de un alma en dos cuerpos”. En el caso de Bruce/Batman bien podríamos decir que su espíritu habita en dos máscaras. Ese “amigo” de Bruce entregado al bienestar del mundo no es otro que Batman.

Cada una de las incógnitas de la ecuación de Batman está consagrada a una misión, y de este modo Bruce se consagra a sí mismo. Por suerte para todos y por desgracia para él, Bruce solo puede ser amigo de sí mismo.

7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Drury Walker
Drury Walker
Lector
30 abril, 2020 16:32

Una lectura muy agradable. Gracias!

Ziggy
Lector
30 abril, 2020 20:57

Interesante perspectiva.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
30 abril, 2020 21:25

Pues muy interesante la conclusión, da que pensar. ¿Será que Batman solo puede establecer relaciones cercanas de tipo paterno filial?

Dick (el virtuoso), Jason (el rebelde) y Tim (el disciplinado) son a efectos prácticos tan hijos como Damian (el loco).

Y Alfred el padre comprensivo.

HASTUR
HASTUR
Lector
2 mayo, 2020 10:58

Interesante aportación, así como las del resto de redactores de ZN. En mi opinión, Batman se mueve por venganza y por tanto todas sus amistades son interesadas. No tiene amistad con nadie. Sólo se relaciona por interés y Robin es ese contrapunto para humanizar, o al menos intentarlo, un personaje con una única motivación.
Repito, felicidades a todos los redactores de los anteriores artículos. Seguiré con los siguientes.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  HASTUR
2 mayo, 2020 13:28

Sin animo de polemizar, ya que todas las opiniones tienen su grado de validez y que hay etapas que actua como vengador (sin ir mas lejos su primer año de historia en la que llevaba pistola y partia cuellos), creo que mas que vengador se mueve por ser el gran protector que intenta evitar que otros sufran lo que el, y que incluso cree y promueve la rehabilitacion del delincuente (con excepciones como Joker o Zsasz, que por ello le parecen repugnantes). Como escribia Englehart al Caballero Luna cuando Pajaro Burlon mataba a su torturador “los Vengadores tienen que vengarse”. Si Batman no ha matado ni al Joker se le da fatal lo de vengar y Capucha Roja tenia razón (y que se vendan camisetas con eso)

El Batman vengador con angst y extra de creepy es una idea muy afincada en un sector del fandom, qquese ha multiplicado por un Miller mal digerido. Pero Morrison (mas o menos), Snyder y King han huido de eso

gusgus
gusgus
Lector
En respuesta a  Drury Walker
3 mayo, 2020 19:02

Muy interesante artículo, como todos los de esta seguidilla. Creo que ya sea como vengador o como protector, al extremo, si me parece que Hastur tiene un punto, en el que para Batman todas las amistades tienen son interesadas. Esto, me parece, en principio no tiene que ser siempre malo, pero sí implica que en realidad nunca podría llegar a la amistad por placer o la amistad perfecta, ya que el componente “interés”siempre termina jugando un papel más importante.

Juan Iglesia Gutiérrez
En respuesta a  Drury Walker
3 mayo, 2020 20:49

Lo primero, un artículo muy interesante, como siempre, Pablo.
Lo segundo, estoy bastante de acuerdo con algunas cosas que dices, Drury Walker.
Está claro que en 80 años de cómics más series, pelis, videojuegos, etc. dan para muchas versiones del personaje. El Batman vengador que mataba no existe desde hace ochenta años. Pero das en el clavo con eso de que esa visión está muy arraigada y tiene a Miller como argumento de autoridad. Sin embargo falla en lo esencial: Batman no mata. Y Miller es consciente de ese límite y lo que significa en la “psique” del personaje (más conflicto, no menos), cosa que otros no parecen tener tan claro. A mi modo de ver, a Bats le atormenta tanto el asesinato de sus padres como el miedo a convertirse en aquello contra lo que lucha. Alfred, que mucha veces hace de voz de la conciencia de Bruce, lo ha dicho en múltiples ocasiones: que teme que un día Bruce vuelva a la cueva convertido en un loco asesino como los que persigue. Y ahí entra Robin. Siguiendo a Pablo (y a Aristóteles), la amistad sería “por interés”: tu mitigas mi dolor yo mitigo el tuyo, tu aplacas mi ira yo canalizo la tuya. Pero el drama para Bruce es que sus pupilos pasan a la “siguiente fase”, él no. Al final los “quema” en una venganza eterna (Dick, Tim) o los frustra en una venganza “sin consumación” (Jason). Se podría decir que Dick/Tim y Jason son dos posibles líneas de evolución de Bruce: o dejo atrás el dolor y sigo como un guardián menos vengativo o me dejo llevar plenamente por la ira y a tomar por culo el no matar.