Paraíso-X

Por
12
2578
 


Edición original: Marvel Comics – diciembre 2001 – agosto 2003
Edición España: Panini Comics – diciembre 2013
Guión: Alex Ross, Jim Krueger
Dibujo: Steve Pugh, Doug Braithwaite
Entintado: Steve Pugh, Bill Reinhold
Color: Nick Bell, Peter Pantazis,
Portada: Alex Ross
Precio: 30 euros, tomo en tapa blanda de 704 páginas de la colección Extra Superhéroes

 

En diciembre de 2013 Panini concluyó con la reedición de la trilogía-X de Alex Ross y Jim Kruegger, al lanzar al mercado un tomo modelo “ladrillo” de setecientas páginas dentro de la colección Extra Superhéroes. Con ésta son tres las festividades navideñas consecutivas en las que al quiosco se asoma la particular visión que el célebre ilustrador estadounidense (secundado por su guionista-escudero de confianza, Jim Krueger) tuvo hace más de diez años del futuro del universo Marvel. Ya en su momento tuve ocasión de reseñar Universo-X y en esa entrada se comentó algo de su continuación, la cual es considerada la más floja de las tres que componen el ambicioso proyecto de Ross.

Según cuentan las crónicas nemedias, la trilogía-X se presentó como el futuro oficial de Marvel. Un repaso a proyectos similares como la línea 2099 y un análisis de los derroteros posteriores de la editorial permiten concluir tranquilamente que la “oficialidad” acabó siendo sustituida muy rápidamente por esa “alteridad” que permite a las editoriales jugar con todo tipo de conceptos sin terminar de casarse con ninguno. No había problema, supongo, mientras Ross y Kruegger tuvieran libertad para seguir contando sus batallitas en un mundo futurible, pero con Paraíso-X se acabó la manga ancha. La maxiserie terminó precipitadamente y cualquier iniciativa relacionada con este universo alternativo acabó invariablemente en punto muerto. ¿Merecida o inmerecidamente? Ésa es una cuestión que quedará para el debate.

El tomo publicado por Panini incluye todas las publicaciones relacionadas con la saga principal. La miniserie Heraldos, la serie limitada propiamente dicha, un puñado de especiales y tres ejemplares más con los que hubo que echar un improvisado cierre a los múltiples argumentos empleados. Además, se añade un epílogo conformado por los diseños elaborados para el proyecto que permite comprobar una vez más las habilidades de los ilustradores participantes. Ross era a la vez diseñador y argumentista principal pues, como se ha comentado alguna vez, quería demostrar que el mérito literario no correspondía en solitario a sus antiguos conmilitones Mark Waid y Kurt Busiek. Si hubiera que valorar las cualidades de cada uno en base a la repercusión de sus trabajos en un mundo tan dado al consumo-y-a-la-basura como el cómic de superhéroes, habría que reconocer que Kingdom Come y Marvels superan con mucho al ambicioso proyecto del dibujante de Portland. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este último se articuló de forma bien distinta. Tomando en consideración la idea principal de que la trilogía X venía a ser la respuesta marveliana a la memorable miniserie deceera, compartiendo ambas la consideración de ser el futuro de una continuidad más o menos asentada, hay que indicar que Ross se embarcó en una empresa en la que quiso hacer, como en el circo, un número más difícil todavía. Si tomáramos por separado Tierra-X la valoración sería altamente positiva. Desgraciadamente, las distintas continuaciones fueron rayando a un nivel cada vez más bajo, en parte por la creciente complejidad argumental y por la suma constante de personajes y conceptos. La abrupta conclusión solamente hizo más pronunciada la caída.

El muerto más ilustre, redivivo
Mar-Vell triunfante

Centrándonos en Paraíso-X, la historia se inicia con la mentada miniserie Heraldos. X-51 decide reclutar un equipo que intente prevenir a las Tierras alternativas del peligro mortal y global que constituyen los planes de los Celestiales. Los reclutas conforman una selección proveniente de los más populares universos paralelos de la casa de las ideas, tanto en presente como en futuro. El Comandante Logan de Días del futuro pasado, la Tormenta vampirizada de Mutante-X (creo que era ella), el Iron Man del año 2020 Arno Stark (por cierto, que ahora que nos acercamos a esa fecha ¿sustituirán en Marvel al viejo Tony por su desagradable sobrino-nieto?), Killraven, el primer Deathlock (Luther Manning), un Hiperión obsesionado por la muerte y una Spider-Girl proveniente (o eso parece) de MC2. Éstos son los brazos ejecutores que el amigo Aaron Stack despliega en su duelo contra los Vigilantes, lo que da ocasión a los lectores para visitar nuevos mundos alternativos donde lo mismo hay un guiño a la era hiboria que una humanidad completamente vampirizada. En las ilustraciones de Ross la alineación tiene muy buena pinta pero el estilo de Pugh dista mucho de ser el más adecuado, estando don Steve muy por debajo del sobresaliente trabajo realizado por John Paul Leon y Doug Braithwaite.

Pasando a la maxiserie propiamente dicha, ésta aborda las consecuencias de la victoria sobre la muerte conseguida por Mar Vell. Ahora la Tierra está libre del toque de la parca pero ¿eso es necesariamente bueno? Más bien no, cuando el eterno reposo ya no está para liberar a una persona que agoniza. Por otro lado, el héroe cósmico se ha embarcado en la construcción de unos campos elíseos que acojan las almas de las personas ya fallecidas, pero a este lado, en el más acá, Reed Richards alberga crecientes sospechas en torno a las verdaderas intenciones del artífice de este nuevo cielo. La fundación de un nuevo más allá y la búsqueda de una muerte sustituta serán las líneas maestras de esta parte central de la historia en la que se entrecruzan, rodean y lían un buen puñados de subargumentos. El Capitán América, Thanos, el Castigador, los Guardianes de la Galaxia… Ross y Krueger aspiran a meter a toda la parroquia marveliana y a dar su particular explicación – teoría maestra sobre el multiverso en el que aquélla habita. De esta forma, no es raro que encontremos otra vuelta de tuerca al asunto de la verdadera identidad de los dioses asgardianos (manejando unos conceptos que también se pueden encontrar en la novela Dioses menores, de Terry Pratchett), pero ese deseo enciclopedista acabó jugando en contra del hilo principal. Para manejar tantas piezas, mayores y menores, hubiera sido necesario contar con un erudito memorión de la talla de Roy Thomas o Mark Gruenwald, cualidades que Ross y Krueger, con toda su buena voluntad, no tenían. La trama se va haciendo progresivamente difusa hasta que, en su prematura conclusión, se hizo incomprensible.

El misterio de los Devils, uno de tantos
Portada del especial dedicado a los Daredevils

En la parte gráfica hay que destacar el buen trabajo que, una vez más, hacen Braithwaite y Reinhold en la parte principal, y la habilidad con la que plasman los diseños elaborados por Ross. Don Doug volvería a colaborar con don Alex en una maxiserie dedicada a la Liga de la Justicia de América de la edad de plata como bocetista, aportando a las ilustraciones un dinamismo y una sensación de movimiento que Ross no era capaz de imprimir.

En conclusión, Paraíso-X es la más enrevesada y menos lograda de las tres partes de la monumental obra ideada por el célebre ilustrador de Oregón. El deseo de hacer, como ya se ha dicho, el más difícil todavía aumentado el número de participantes y la complejidad de la trama, así como el inesperado recorte en el número de páginas en los dos especiales finales jugaron en contra del propio tebeo. Así pues, quienes disfrutaran de las dos entregas anteriores bien pueden echarle un tiento a esta conclusión, aunque solamente sea por afán completista. Quienes no quedaran muy satisfechos con la propuesta de Ross y Krueger mejor no se acerquen.

Ángeles y héroes marvelianos según la visión de Alex Ross
Portada de la edición estadounidense

12 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Jack
Jack
Lector
6 enero, 2014 21:56

Sólo me leí la primera parte y no estaba mal, pero era ya bastante farragosa. Si las dos siguientes son más… Aún así me han dado ganas de buscar la primera, a ver dónde anda…

fantomas2099
fantomas2099
Lector
6 enero, 2014 22:38

Sinceramente, Tierra X me gustó, me resultó original y con unos conceptos interesantes pero todo esto se fue difuminando en Universo X, volviéndose cada vez más complejo y con una serie de conceptos muy disparatados que te hacen alejarte de la historia.
Paraiso X es sin duda la más floja de todas y en ella podemos ver como la conclusión de la misma se hace de una manera muy precipitada, y un tanto confusa, y se nota que ambos autores hubieran querido resolverlo de otro modo, deja la sensación de un enorme “continuara…” que nunca llego a ser. Aunque no me quiero imaginar con las otras dos partes de esta historia ,que tenían pensada hacer, como hubiera acabado todo.

Johnny99
Johnny99
Lector
6 enero, 2014 22:51

A mi tierra-x no me satisfizo. si, no estaba mal, pero tenia la sensacion de estar leyendo un what if enorme. un what if enrevesado.

TON-EL
TON-EL
Lector
6 enero, 2014 23:53

En su momento pillé la primera miniserie en tiempos de Planeta y me decepciono un poco ya que era la época de Marvels y Kingdom Come y me esperaba algo similar a la segunda, unos años después la volví a leer y me gustó un poquillo mas planteandome pillar las secuelas. Pero se me han quitado las ganas.

Khonshu
Khonshu
Lector
7 enero, 2014 11:23

Sin duda lo mejor de Tierra-X fue esto:

http://3.bp.blogspot.com/_8ie37mgxIXA/Se1Ea2XIpTI/AAAAAAAAFcc/4wZisZ9NtfA/s1600/EarthXWolverine%2Bsketch.jpg

Años antes de que se pusiera e moda que Scott molara, supuso un soplo de aire fresco poner a parir al sobre-explotado Logan y darle más protagonismo a Cíclope.

Mr. X
Mr. X
Lector
7 enero, 2014 13:08

Yo no pude en su momento con Tierra X, a lo mejor debería revisarlo, pero entre los monólogos del amigo Uatu, que se me hacían insufribles, y el dibujo tenebrista de ¿john paul leon?, ya no me acuerdo, que tampoco me entusiasmaba, lo dejé a la mitad. Y eso que el rollo “universos alternativos” siempre me ha gustado. Hablando de Marvel, me quedo con el Ruins, de Ellis, mucho más sencillo y a mi modo de ver más efectivo.

HenryJones
HenryJones
Lector
7 enero, 2014 13:53

A mi sí me gustó Tierra X,creo que el dibujo era muy apropiado por el tipo de história aunque al principio me costó, viniendo del arte de Ross en Kingdom pero luego vi que narrativamente funcionaba mejor .

De lo siguiente nada de nada, Paradise X no la hice básicamente porque recuerdo que el dibujo no me gustaba nada.

Ianu
Lector
7 enero, 2014 19:20

Tierra-X fue una obra muy redonda e injustamente infravalorada. La idea es de las más brillantes que se han planteado en el Universo Marvel, de por sí muy dado a machacar sobre estándares superheróicos. Además tiene un ritmo narrativo muy poco frecuente en las miniseries, lento al principio, pero revelando poco a poco la trama, hasta llegar a las revelaciones finales, impactantes como pocas. Si en Marvel fuesen valientes, habrían adoptado como oficial todo lo dicho en esta obra. Lástima que no lo sean…

Por otro lado, ¡encontramos la explicación a prácticamente toda la existencia del Universo Marvel!. Esto es algo que nadie había hecho con anterioridad (que yo sepa): explicar, desde un tiempo futuro (entiendo que para no entorpecer con el estándar de la editorial), todo el origen de los superhéroes. Ojo, y no hablamos de cómo Peter Parker o el Capitán América consiguen sus poderes, sino de por qué.
La explicación me vale por verosímil, por impactante y por cósmica.

El dibujo de Jean Paul Leon es muy bueno, alejado de los patrones Marvelitas (con un muy buen color) y se agradecían los aportes de Ross a los diseños de los personajes (y los bocetos al final de cada número). Las portadas, como casi todo lo de Alex Ross, unas obras de arte.

Otra cosa que me encandiló en su momento fueron los diálogos (sólo texto) entre Uatu y el hombre máquina, algo impensable en un cómic de hoy en día (y en aquel entonces también era raro), en el que hay dos “splash pages” cada tres páginas.

Lamentablemente sus continuaciones ni se acercaron a la brillantez de Tierra X: por un lado el dibujo no era nada especial, por otro, el rizar el rizo no funcionó. Hubiese quedado mejor como estaba.

Ocioso
Ocioso
Lector
7 enero, 2014 19:39

Ni me ha gustado ni lo he leído.

Tronak el Karbaro
Tronak el Karbaro
Lector
21 enero, 2014 20:05

Por cierto, chicos, estoy leyendo ahora este Paraíso X (que, la verdad, paree el título de una peli porno) y mi ejemplar está defectuoso.

Resulta que en la miniserie introductoria hay un montón de págias repetidas de la historia posterior en lugar de las páginas que debería haber. Mañana iré donde lo compré, para que me lo cambien, pero no se si será cosa de mi ejemplar o de toda la tirada.

¿A alguien más le ha pasado? Si no lo habéis mirado, revisad vuestros ejemplares!!!!!!!